SI­TUA­CIÓN DU­RA, BE­LLE­ZA PU­RA

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Exis­ten áreas del pla­ne­ta don­de ha­blar de aven­tu­ra co­bra sen­ti­do en ca­da una de sus fa­ce­tas, des­de la su­per­vi­ven­cia dia­ria a un sim­ple des­pla­za­mien­to. Al mar­gen de la in­men­sa ex­ten­sión de de­sier­to que ocu­pa la to­ta­li­dad del país –im­po­si­ble de re­co­rrer sin un ma­pa de­ta­lla­do y el com­ple­men­to in­dis­pen­sa­ble del GPS al la­do–, a las ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas de Mau­ri­ta­nia hay que aña­dir una si­tua­ción po­lí­ti­ca con­vul­sa, el re­to pa­re­ce ex­ce­si­vo. Y sin em­bar­go, siem­pre hay quien via­ja a paí­ses po­co re­co­men­da­bles en bus­ca de un cos­qui­lleo es­pe­cial en la es­pal­da. En to­do ca­so, es pru­den­te se­guir las re­co­men­da­cio­nes del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, en las que nos re­cuer­dan que en la fron­te­ra de Mau­ri­ta­nia con Ma­li pue­den tran­si­tar gru­pos te­rro­ris­tas o asal­tan­tes sin otra ban­de­ra que el di­ne­ro de los se­cues­tros. El tra­mo pró­xi­mo con Ar­ge­lia tam­po­co es­tá mu­cho me­jor, y en cuan­to al lí­mi­te con el Sáha­ra Oc­ci­den­tal, aquel que pro­ba­ble­men­te ele­gi­rán los que afron­tan una ru­ta transahariana, incluye una tie­rra de na­die de 10 km mi­na­da a am­bos la­dos de la pis­ta. No es pre­ci­sa­men­te una de­li­cia. En­ton­ces, ¿por qué ir? Pues por el pai­sa­je de du­nas fi­jas del sur, pu­ro Sahel que lue­go se abre al va­lle del río Se­ne­gal. Por las du­nas vi­vas, en mo­vi­mien­to, que el vien­to arras­tra in­can­sa­ble por el Ti­ris Zem­mur en el nor­te. O qui­zá por la ári­da be­lle­za de las me­se­tas del Adrar o Ta­gant, don­de in­sos­pe­cha­dos arro­yos se abren pa­so por pal­me­ra­les se­cre­tos, es­con­di­dos en­tre mon­ta­ñas. Y tam­bién por la her­mo­su­ra cal­ci­na­da de ciu­da­des co­mo Chin­gue­ti, o por la con­mo­ve­do­ra sim­pli­ci­dad de las ca­sas de pa­ja o de la­ta de Atar o Azu­gui, don­de las pin­tu­ras ti­ñen de color el ma­te­rial re­ci­cla­do. La cá­li­da aco­gi­da es otro pun­to a fa­vor. Pe­ro por en­ci­ma de to­do es­tá la atrac­ción eter­na de los es­pa­cios don­de la ru­ta es só­lo un pun­to geo­grá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.