er Pó­qu ES­CA­LE­RA DE EMOCIÓN

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Ob­je­ti­vo For­mar una ju­ga­da de va­lor superior a la de los con­tra­rios. Co­mo se ha di­cho, no es ne­ce­sa­rio que la ju­ga­da sea me­jor que la del res­to, bas­ta­rá que los ri­va­les se crean que lo es y que se re­ti­ren an­tes de que se des­cu­bran las car­tas.

Ba­ra­ja La in­gle­sa de 52 car­tas. Se sue­len em­plear dos, de di­fe­ren­te color re­ver­so. Una es­tá en jue­go, la otra que­da ba­ra­ja­da jun­to al que tie­ne que dar la pró­xi­ma vez. Se pue­den em­plear co­mo­di­nes.

Número de ju­ga­do­res De dos a sie­te. Es in­di­vi­dua­lis­ta, ca­da uno jue­ga pa­ra sí, sin com­pa­ñe­ro.

Ca­rac­te­rís­ti­cas Ca­da ju­ga­dor, con sus cin­co car­tas, po­drá for­mar, des­car­tes in­clui­dos, de­ter­mi­na­das ju­ga­das. De ma­ne­ra es­que­má­ti­ca, el or­den, de la me­nor has­ta la ma­yor, es: pa­re­ja, do­ble pa­re­ja, trío, es­ca­le­ra (de va­lor co­rre­la­ti­vo, sin que sean del mis­mo pa­lo), color (mis­mo pa­lo sin ser de va­lor co­rre­la­ti­vo), full (tres car­tas del mis­mo va­lor con otras dos car­tas igua­les en­tre sí), pó­quer (cua­tro car­tas del mis­mo va­lor), es­ca­le­ra de color (cin­co car­tas del mis­mo pa­lo y va­lor co­rre­la­ti­vo). La mo­da­li­dad del Te­xas Hol­dem es di­fe­ren­te por la di­ná­mi­ca, pe­ro no por las ju­ga­das.

car­tas ve­ran­de

o Jue­go in­di­vi­dua­lis­ta y en el que se pue­de ga­nar (y des­pil­fa­rrar) mu­cho di­ne­ro. En­cum­bra­do por el ci­ne y la te­le­vi­sión, el pó­quer, de ori­gen fran­cés pe­ro ame­ri­cano de adop­ción, se ha con­ver­ti­do en un pa­sa­tiem­po uni­ver­sal. A di­fe­ren­cia de otros jue­gos de nai­pes, en es­te no es im­por­tan­te te­ner las me­jo­res car­tas, con ha­cer creer a los con­trin­can­tes que se tie­nen, ya bas­ta Es el jue­go de mo­da en­tre los más jó­ve­nes, en­tre otras co­sas gra­cias a su re­la­ti­va­men­te re­cien­te po­pu­la­ri­dad te­le­vi­si­va y el in­flu­jo que siem­pre ha te­ni­do en el ci­ne. Aho­ra, la mo­da­li­dad Te­xas Hol­dem, muy ágil, es la que arra­sa en los ca­si­nos. La gran ven­ta­ja de es­te jue­go es su re­la­ti­va ra­pi­dez y su atrac­ti­vo (y pe­li­gro) re­si­de en que se pue­de per­der (o ga­nar) di­ne­ro en po­co tiem­po. Los ex­per­tos ta­chan al pó­quer de te­ner una fi­na­li­dad “un tan­to ma­te­ria­lis­ta”. El com­po­nen­te de suer­te tie­ne su pe­so. La ha­bi­li­dad del ju­ga­dor tam­bién re­si­de en su ca­pa­ci­dad de trans­mi­tir men­sa­jes, más o me­nos creí­bles a los con­trin­can­tes, so­bre las car­tas que tie­ne en­tre ma­nos. Es­to ha­ce que no siem­pre se lle­ve la mano quien tie­ne las me­jo­res car­tas sino quien fin­ge que las tie­ne. Y es una de las gra­cias que tie­ne el pó­quer, pre­ci­sa­men­te. Aun­que su ori­gen es fran­cés, se con­si­de­ra es­ta­dou­ni­den­se. La me­cá­ni­ca es sen­ci­lla, sin cálcu­los ex­ce­si­va­men­te com­pli­ca­dos, lo que ha con­tri­bui­do a su di­fu­sión.

DOS MA­NOS MAES­TRAS EN PÓ­QUER

Es­ca­le­ra real de color Hay que con­se­guir que las cin­co

Jun­tar los cua­tro ases es si­nó­ni­mo de vic­to­ria ca­si se­gu­ra; car­tas sean del mis­mo pa­lo y co­rre­la­ti­vas del 10 al as la ju­ga­da es aún más po­de­ro­sa con el co­mo­dín, el re­pó­quer de ases El pó­quer se jue­ga con ba­ra­ja in­gle­sa, tie­ne ori­gen fran­cés e iden­ti­dad es­ta­dou­ni­den­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.