MEN­TI­RAS Y DE­DUC­CIO­NES

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

La se­ma­na pa­sa­da les pre­sen­ta­ba un vi­deo­jue­go (Gods will be wat­ching) na­ci­do de un con­cur­so de crea­ción rá­pi­da. Hoy les trai­go un pe­que­ño pa­sa­tiem­po que sur­gió de otro cer­ta­men, en es­te ca­so con­vo­ca­do por la web About.com so­bre jue­gos de de­duc­ción. El ga­na­dor fue Liar!, (men­ti­ro­so) un pe­que­ño desafío de car­tas pa­ra dos ju­ga­do­res crea­do por el ho­lan­dés Re­né Wiers­ma. Pa­ra com­pe­tir se ne­ce­si­tan nue­ve car­tas (pue­den usar una ba­ra­ja de pó­quer o una es­pa­ño­la), tres de ca­da número. Se re­par­ten cua­tro a ca­da par­ti­ci­pan­te y la que so­bre se de­ja bo­ca aba­jo en el cen­tro de la me­sa. El au­tor pre­pa­ró una ba­ra­ja que se pue­de des­car­gar en Boar­dGa­meGeek (Boar­dGa­meGeek.com) la cual es­tá for­ma­da por tres círcu­los, tres trián­gu­los y tres cua­dra­dos, ro­jos, ama­ri­llos y azu­les. Se jue­ga por tur­nos. En ca­da uno el ju­ga­dor de­be mos­trar una de las car­tas que tie­ne en la mano de­ján­do­la de­lan­te bo­ca arri­ba. Lue­go pre­gun­ta al opo­nen­te cuán­tos nai­pes tie­ne del número o del pa­lo que ha mos­tra­do. Una vez se ha ju­ga­do una car­ta, es­ta se que­da bo­ca arri­ba du­ran­te el res­to de la par­ti­da. Por tan­to ca­da vez los con­ten­dien­tes tie­nen me­nos car­tas en la mano hay más in­for­ma­ción so­bre la me­sa. En el mo­men­to en que un ju­ga­dor cree que tie­ne su­fi­cien­tes pis­tas, pue­de usar su turno pa­ra adi- vi­nar el nai­pe es­con­di­do, en vez de ju­gar car­ta y pre­gun­tar. Pa­ra ello de­be de­cir exac­ta­men­te qué car­ta es la que hay bo­ca aba­jo. Si lo adi­vi­na, ga­na la par­ti­da, si no, pier­de. Pa­ra dar un po­co más de emoción ca­da ju­ga­dor pue­de men­tir só­lo una vez a lo lar­go de la par­ti­da. Así que des­pués de ca­da res­pues­ta, su ad­ver­sa­rio pue­de no creer­le y en­ton­ces tie­ne que mos­trar las car­tas que aún le que­dan en las ma­nos pa­ra com­pro­bar­lo. Si ha­bía men­ti­do pier­de la par­ti­da y lo han atra­pa­do, pe­ro si ha­bía di­cho la ver­dad, ga­na au­to­má­ti­ca­men­te. Liar! for­ma par­te de la gran fa­mi­lia de jue­gos de de­duc­ción (el más co­no­ci­do, el Clue­do) y, con la nor­ma de po­der men­tir, ir de fa­rol. Tie­ne un par de ele­men­tos que me pa­re­cen bas­tan­te des­ta­ca­bles. El pri­me­ro es el número de car­tas. Wies­ma, el au­tor, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta que ini­cial­men­te se ju­ga­ba con die­ci­séis, pe­ro que es­to obli­ga­ba a te­ner un pe­que­ño cua­dro pa­ra se­guir to­das las res­pues­tas. Nue­ve nai­pes es un número ideal pa­ra re­cor­dar las res­pues­tas y, ade­más, per­mi­te que la du­ra­ción de una par­ti­da sea bre­ve, unos cin­co mi­nu­tos. El se­gun­do ele­men­to in­tere­san­te es que hay que ma­ni­fes­tar que se sa­be cuál es la car­ta ta­pa­da jus­to an­tes de co­men­zar el turno, por lo que ha­brá que ir con cui­da­do pa­ra no dar de­ma­sia­das pis­tas al ad­ver­sa­rio. Si tu­vie­ra que en­con­trar al­gu­na me­jo­ra, pro­pon­dría que las car­tas tu­vie­ran un te­ma. Por ejem­plo po­drían ser per­so­na­jes de tres eda­des (abue­los, pa­dres y nie­tos) y de tres fa­mi­lias di­fe­ren­tes. De es­ta for­ma per­de­ría abs­trac­ción pe­ro per­mi­ti­ría crear una na­rra­ti­va in­tere­san­te (po­drían lle­gar a per­so­na­li­zar­lo con los miem­bros de su fa­mi­lia).

LIAR! ES UN FAN­TÁS­TI­CO JUE­GO PA­RA DIS­FRU­TAR DE LA CA­PA­CI­DAD DE DE­DUC­CIÓN A PAR­TIR DE LAS MEN­TI­RAS RI­VA­LES

Liar! es un jue­go pa­ra lle­var en­ci­ma y ha­cer una par­ti­da en cual­quier mo­men­to. Apún­ten­lo co­mo en­tre­te­ni­mien­to de ve­rano, pa­ra ju­gar en una te­rra­za mien­tras to­man al­go o mien­tras ha­cen un des­can­so des­pués de un ra­to de co­che o de pa­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.