En­tre tor­tu­gas

La Vanguardia - ES - - ED -

Es de­fi­ni­da co­mo “una de las dos for­mas de or­ga­ni­za­ción en la al­ter­nan­cia de ge­ne­ra­cio­nes de gran número de ce­len­té­reos cni­da­rios y que co­rres­pon­de a la fa­se se­xua­da, que es li­bre y vi­ve en el agua. Su cuer­po re­cuer­da por su as­pec­to acam­pa­na­do a una som­bri­lla con ten­tácu­los col­gan­tes en sus bor­des”. Y un ce­len­té­reo es un animal con si­me­tría ra­dia­da, y cu­yo cuer­po pre­sen­ta una ca­vi­dad úni­ca gas­tro­vas­cu­lar, que co­mu- ni­ca con el ex­te­rior por un ori­fi­cio que es a la vez bo­ca y ano. Son las me­du­sas. Sus be­ne­fi­cios son po­co co­no­ci­dos. Por ejem­plo, sir­ven co­mo ali­men­to en Asia, don­de exis­ten pis­ci­fac­to­rías, y en al­gu­nas tri­bus abo­rí­ge­nes se pien­sa que tie­nen efec­tos po­si­ti­vos so­bre la sa­lud. Sí son co­no­ci­dos, y mu­cho, sus per­jui­cios. Pue­den cha­far el ve­rano, no só­lo el pro­pio, sino tam­bién el ajeno (léa­se da­ñar el tu­ris­mo). La con­ta­mi­na­ción de las aguas, la so­bre­pes­ca y el cam­bio cli­má­ti­co con­tri­bu­yen a su pro­li­fe­ra­ción. Has­ta tal pun­to que, du­ran­te los úl­ti­mos años, es­tá en­con­tran­do un hue­co en la hit pa­ra­de del ve­rano el es­tri­bi­llo “¡hay me­du­sas!”. Aler­ta que po­ne a to­dos fue­ra del agua. ES ex­pli­ca en es­te ejem­plar por qué pro­li­fe­ran y da con­se­jos pa­ra ac­tuar en ca­so de pi­ca­du­ras. Pa­ra evi­tar­las, mi ami­go Fran­cis­co re­co­mien­da ba­ñar­se con tor­tu­gas: se co­men a las me­du­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.