Me­du­sas, la peor com­pa­ñía del ve­rano

El ca­len­ta­mien­to glo­bal, la con­ta­mi­na­ción y la so­bre­ex­plo­ta­ción marina son tres cau­sas de la pro­li­fe­ra­ción de me­du­sas en nues­tros ma­res y pla­yas. Me­jor no to­par­se con ellas, pe­ro si es el ca­so, aquí tie­nen una lis­ta de sos­pe­cho­sas ha­bi­tua­les y unos con­sej

La Vanguardia - ES - - ED -

Aten­ción ba­ñis­tas, la tem­po­ra­da em­pie­za con un avi­so so­bre la pre­sen­cia de gran­des can­ti­da­des de me­du­sas en el Me­di­te­rrá­neo. De mo­men­to han si­do lo­ca­li­za­das en al­ta mar y só­lo en ca­sos oca­sio­na­les han lle­ga­do a las pla­yas, pe­ro los cien­tí­fi­cos aler­tan de que la ten­den­cia pue­de trans­for­mar nues­tro mar de pe­ces en uno me­nos atrac­ti­vo de me­du­sas. La sar­di­na, el aren­que y la an­choa es­tán de­jan­do pa­so a la ya po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo hue­vo fri­to ( Coty­lor­hi­za tu­ber­cu­la­ta), la cu­bo­me­du­sa ( Caryb­dea mar­su­pia­lis) y la de lu­na­res blan­cos ( Phy­llor­hi­za pun­cta­ta). Los cien­tí­fi­cos son po­co pro­pen­sos al alar­mis­mo y a las ge­ne­ra­li­za­cio­nes, pe­ro exis­ten di­ver­sos es­tu­dios que ava­lan la per­cep­ción po­pu­lar de que las me­du­sas son ca­da vez más abun­dan­tes. Mo­ti­vos cien­tí­fi­cos, no fal­tan. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do el pa­sa­do mes de enero por un equi­po in­ter­na­cio­nal de ex­per­tos en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Bu­lle­tin of Ma­ri­ne Scien­ce ex­pli­ca, por ejem­plo, la re­la­ción que se es­ta­ble­ce en­tre la so­bre­pes­ca de sar­di­nas, aren­ques y an­choas y la pro­li­fe­ra­ción de las me­du­sas. Pa­ra com­pro­bar sus sos­pe­chas, el equi­po li­de­ra­do por Philippe Cury, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción pa­ra el Desa­rro­llo (Mar­se­lla), ha es­tu­dia­do dos zo­nas del li­to­ral del sur de Áfri­ca con con­di­cio­nes am­bien­ta­les si­mi­la­res. En aguas de Su­dá­fri­ca, don­de la vi­gi­lan­cia de la ac­ti­vi­dad pes­que­ra es muy es­tric­ta des­de ha­ce 60 años, la pre­sen­cia de me­du­sas se ha man­te­ni­do es­ta­ble y no su­po­ne nin­gu­na ame­na­za pa­ra las pla­yas. En cam­bio, unos 1.000 ki­ló­me­tros más al nor­te, fren­te a las cos­tas de Na­mi­bia, la pes­ca es in­ten­si­va des­de ha­ce dé­ca­das y só­lo hay ve­das cuan­do las re­ser­vas es­tán ba­jo mí­ni­mos. Ahí, las me­du­sas se han con­ver­ti­do en una enor­me pla­ga, di­ce el es­tu­dio. La re­la­ción en­tre so­bre­pes­ca y pro­li­fe­ra­ción de me­du­sas es múl­ti­ple. Por un la­do, es­tas se be­ne­fi­cian de la re­duc­ción de las po­bla­cio­nes de pre­da­do­res co­mo tor­tu­gas o atu­nes. Ade­más, las me­du­sas ha­llan más fa­ci­li­da­des pa­ra ali­men­tar­se de zoo­planc­ton por­que es­tán des­apa­re­cien­do los pe­ces pe­que­ños que com­par­ten su die­ta. Fi­nal­men­te, la pes­ca ex­ce­si­va re­du­ce los pe­ces que se ali­men­tan de lar­vas y hue­vos de me­du­sas, lo que da pie al au­men­to de ejem­pla­res adul­tos. Así, ade­más, se pue­de apli­car con to­da pro­pie­dad la ex­pre­sión de la pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la por­que las me­du­sas se ali­men­tan a su vez de lar­vas y hue­vos de pe­ces, y la ex­pan­sión de es­tos ani­ma­les ge­la­ti­no­sos agra­va los pro­ble­mas cau­sa­dos por la so­bre­pes­ca. Un in­for­me del pa­sa­do 30 de ma­yo ela­bo­ra­do por la Co­mi­sión Ge­ne­ral de Pes­ca pa­ra el Me­di­te­rrá­neo, de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Ali­men­ta­ción (FAO), incluye otros tres mo­ti­vos pa­ra la pro­li­fe­ra­ción de las me­du­sas. El ca­len­ta­mien­to glo­bal –que per­mi­te la ex­pan­sión de es­pe­cies ha­bi­tua­les en la­ti­tu­des tro­pi­ca­les–, la eu­tro­fi­za­ción (más nu­trien­tes en el mar a cau­sa, por ejem­plo, de la con­ta­mi­na­ción) y la cons­truc­ción de di­ques pa­ra evi­tar la ero­sión cos­te­ra y puer­tos de­por­ti­vos, re­fu­gios idea­les pa­ra las me­du­sas en sus pri­me­ras fa­ses de desa­rro­llo. Pa­ra ha­cer fren­te a la su­per­po­bla­ción, la FAO pro­po­ne “desa­rro­llar pro­duc­tos a ba­se de me­du­sas pa­ra la ali­men­ta­ción y la me­di­ci­na”. Ya exis­ten cul­tu­ras que se apro­ve­chan de al­gu­nas me­du­sas co­mo ali­men­to y se sa­be que hay es­pe­cies co­mo la me­du­sa in­mor­tal ( Tu­rri­top­sis nu­tri­cu­la) que tie­nen una ca­pa­ci­dad de re­ver­tir su pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­da pa­ra uso mé­di­co en hu­ma­nos. En nues­tras cos­tas y en nues­tra cul­tu­ra, la uti­li­za­ción de me­du­sas en ali­men­ta­ción es po­co plau­si­ble, por­que –co­mo re­cuer­da el pro­fe­sor de in­ves­ti­ga­ción Jo­sep Ma­ria Gili, del Ins­ti­tut de Cièn­cies del Mar–, só­lo hay una es­pe­cie de me­du­sas que se pue­da con­si­de­rar co­mes­ti­ble en las aguas más pró­xi­mas. Cu­rio­sa­men­te, la me­du­sa me­di­te­rrá­nea que, en con­di­cio­nes ade­cua­das, pue­de ser uti­li­za­da en la co­ci­na es la que tie­ne un nom­bre po­pu­lar y una for­ma más cu­li­na­ria, la ya men­cio­na­da me­du­sa hue­vo fri­to. La chef Car­me Rus­ca­lle­da (que acu­mu­la cin­co es­tre­llas Mi­che­lin en sus dos es­ta­ble­ci­mien­tos) des­cu­brió los se­cre­tos de las me­du­sas co­mes­ti­bles ha­ce una dé­ca­da en una vi­si­ta a Ja­pón y por eso incluye en su car­ta al­gu­nos pla­tos con es­tas exó­ti­cas va­rie­da­des, si bien no de­jan de ser una cu­rio­si­dad que di­fí­cil­men­te lle­ga­rá a te­ner im­pac­to en el pro­ble­ma real de la su­per­po­bla­ción de me­du­sas.

El pro­fe­sor Jo­sé Luis Acu­ña, del de­par­ta­men­to de Bio­lo­gía de Or­ga­nis­mos y Sis­te­mas de la Uni­ver­si­dad de Ovie­do, hu­ye del alar­mis­mo ge­ne­ra­li­za­do, aun­que coin­ci­de con el es­tu­dio de la FAO so­bre los mo­ti­vos del cam­bio. “No hay una cau­sa úni­ca que mo­di­fi­que la abun­dan­cia de me­du­sas, exis­ten di­ver­sas con­di­cio­nes que ac­túan de una for­ma di­fe­ren­te en ca­da lu­gar, y en­tre esas cau­sas es­tá por su­pues­to el cam­bio cli­má­ti­co, pe­ro tam­bién la con­ta­mi­na­ción, la eu­tro­fi­za­ción (au­men­to des­me­su­ra­do de nu­trien­tes), la so­bre­pes­ca o la cons­truc­ción de sus­tra­tos ar­ti­fi­cia­les que fa­vo­re­cen la ins­ta­la­ción de los pó­li­pos de las me­du­sas”, in­di­ca Acu­ña. En to­do ca­so, es­tas con­di­cio­nes, “ac­túan de for­ma di­fe­ren­te en ca­da zo­na y por eso pue­de ha­ber una si­tua­ción de es­ta­bi­li­dad en al­gu­nas aguas y un au­men­to preo­cu­pan­te de las po­bla­cio­nes de me­du­sas en otras zo­nas co­mo el Me­di­te­rrá­neo, co­mo me ex­pli­can mis co­le­gas que es­tá ocu­rrien­do”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Acu­ña, uno de los tres con­fe­ren­cian­tes in­vi­ta­dos del sim­po­sio in­ter­na­cio­nal so­bre me­du­sas (Fourth In­ter­na­tio­nal Jelly­fish Bloom Sym­po­sium) que se ha ce­le­bra­do del 5 al 7 de ju­nio en Hi­ros­hi­ma (Ja­pón). Jo­sep Ma­ria Gili, uno de los pre­cur­so­res de los es­tu­dios so­bre es­ta es­pe­cie en el Me­di­te­rrá­neo, des­ta­ca que pa­ra sa­ber a ciencia cier­ta la evo­lu­ción de las po­bla­cio­nes y sus cau­sas es im­pres­cin­di­ble con­tar con re­des de se­gui­mien­to y es­tu­dios a lar­go pla­zo. “En Ca­ta­lun­ya ha­bía­mos con­se­gui­do un tra­ba­jo se­rio y con­ti­nua­do que per­mi­tía ob­te­ner con­clu­sio­nes y pro­po­ner me­di­das pa­ra pre­ve­nir las pla­gas de me­du­sas pe­ro es­te pro­gra­ma se que­dó sin ayudas en el 2012 a cau­sa de la cri­sis”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Gili. El año pa­sa­do es­te pro­gra­ma de­jó de con­tar con el apoyo eco­nó­mi­co de la Ge­ne­ra­li­tat y se ha vis­to for­za­do a “tra­ba­jar só­lo en las áreas bá­si­cas de in­ves­ti­ga­ción, gra­cias en par­te a los fon­dos con­se­gui­dos en con­vo­ca­to­rias eu­ro­peas”.

Los cien­tí­fi­cos pa­de­cen los re­cor­tes en car­ne

pro­pia pe­ro se re­sis­ten a aban­do­nar un cam­po de tra­ba­jo que con­si­de­ran im­por­tan­te no só­lo pa­ra la se­gu­ri­dad de los ba­ñis­tas o el fu­tu­ro de la pes­ca sino tam­bién pa­ra el equi­li­brio glo­bal del me­dio am­bien­te. Los in­ves­ti­ga­do­res del pro­yec­to Me­dSea, por ejem­plo, de­di­can par­te de sus es­fuer­zos a es­tu­diar tam­bién es­te año las po­bla­cio­nes de me­du­sas. Du­ran­te el cru­ce­ro cien­tí­fi­co en que han par­ti­ci­pa­do es­ta pri­ma­ve­ra por el Me­di­te­rrá­neo, los ex­per­tos de es­ta ini­cia­ti­va han po­di­do ob­ser­var gran­des con­cen­tra­cio­nes de me­du­sas en al­ta mar, en es­pe­cial de la me­du­sa lu­mi­nis­cen­te ( Pe­la­gia noc­ti­cu­la) y de la vela de mar o vela púr­pu­ra ( Ve­le­lla ve­le­lla). El tra­ba­jo de es­te equi­po coor­di­na­do por Pa­tri­zia Zi­ve­ri, del Ins­ti­tut de Cièn­cia i Tec­no­lo­gia Am­bien­tals de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, ser­vi­rá pa­ra con­fir­mar o des­men­tir si la pro­li­fe­ra­ción de me­du­sas es una pla­ga o se tra­ta de una os­ci­la­ción na­tu­ral. En los úl­ti­mos me­ses se han re­gis­tra­do va­rias olea­das de me­du­sas en la cos­ta me­di­te­rrá­nea que po­drían con­fir­mar los peo­res pre­sa­gios. El pri­mer fin de se­ma­na de ju­nio, por ejem­plo, los pri­me­ros ba­ñis­tas de la tem­po­ra­da se en­con­tra­ron con la pre­sen­cia del Aca­le­fo ra­dia­do o me­du­sa com­pás ( Chry­sao­ra hy­sos­ce­lla) des­de las pla­yas de To­rre­vie­ja has­ta el sur del li­to­ral de Calp. An­tes, en ma­yo, los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les de lim­pie­za de San­ta Margalida (Ma­llor­ca) re­co­gie­ron más de 40.000 ki­los de res­tos de me­du­sas vela púr­pu­ra que ha­bían si­do arras­tra­das por las co­rrien­tes y el vien­to has­ta las pla­yas de Can Pi­ca­fort, Son Bau­ló y Son Real, en el nor­te de la is­la. Los pri­me­ros da­tos ana­li­za­dos por la red de avis­ta­mien­to del Ins­ti­tut de Cièn­cies del Mar en el pro­yec­to eu­ro­peo de se­gui­mien­to de me­du­sas Yell­yRisk in­di­can que la tem­po­ra­da pue­de ser di­fí­cil por­que, coin­ci­dien­do con los da­tos de Me­dSea, la pre­sen­cia de me­du­sas an­te la cos­ta me­di­te­rrá­nea es muy superior a la me­dia, se­gún ha in­di­ca­do Ve­ró­ni­ca Fuen­tes, in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del equi­po es­pa­ñol en es­te pro­yec­to. Yell­yRisk cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de cien­tí­fi­cos de Es­pa­ña, Mal­ta, Ita­lia y Tú­nez y su ob­je­ti­vo es el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas de gestión del pro­ble­ma, des­de la for­ma­ción de una red de vi­gi­lan­cia de la pre­sen­cia de me­du­sas –si­guien­do el mo­de­lo crea­do des­de ha­ce años en Ca­ta­lun­ya– has­ta la in­for­ma­ción de­ta­lla­da a los usua­rios de las pla­yas. Es­te pro­yec­to eu­ro­peo ha per­mi­ti­do que, pe­se a los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios de las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les, es­te mes de ju­nio se ha­ya pues­to en mar­cha una apli­ca­ción pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les

LA ‘PE­LA­GIA NOC­TI­CU­LA’ ES LA ME­DU­SA MÁS UR­TI­CAN­TE DE NUES­TRA COS­TA

( smartp­ho­nes, ta­ble­tas y si­mi­la­res) pa­ra to­da la cos­ta ca­ta­la­na a tra­vés de la cual se pue­de te­ner in­for­ma­ción cons­tan­te so­bre la pre­sen­cia de me­du­sas y do­cu­men­ta­ción de apoyo so­bre la pe­li­gro­si­dad de ca­da una de las es­pe­cies, así co­mo pro­to­co­los de ac­tua­ción en el ca­so de pi­ca­das. La pre­sen­cia de me­du­sas en las pla­yas su­pera en mu­chas oca­sio­nes las po­si­bi­li­da­des de res­pues­ta de las ad­mi­nis­tra­cio­nes y su­po­ne una ame­na­za pa­ra un sec­tor de tan­ta im­por­tan­cia en nues­tro país co­mo el tu­ris­mo. Es­te es uno de los mo­ti­vos de que du­ran­te los úl­ti­mos años se ha­yan pro­ba­do so­lu-

cio­nes tan sin­gu­la­res co­mo la crea­ción de ba­rre­ras an­ti­me­du­sas for­ma­das por re­des ca­la­das an­te las pla­yas. Los cien­tí­fi­cos no es­tán se­gu­ros que es­te mé­to­do sea efec­ti­vo, pe­ro los ex­per­tos del pro­yec­to Yelly Risk pon­drán a prue­ba va­rias re­des pa­ra com­pro­bar su via­bi­li­dad y su im­pac­to am­bien­tal. El po­si­ble im­pac­to de es­tos ani­ma­les en el sec­tor tu­rís­ti­co ha mo­ti­va­do, por ejem­plo, que la Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra y Agua de la Co­mu­ni­dad de Mur­cia ha­ya de­ci­di­do ade­lan­tar al 1 de ju­nio el dis­po­si­ti­vo de con­trol y cap­tu­ra de me­du­sas que ha­bi­li­ta anual­men­te en las zo­nas de ba­ño del Mar Me­nor, que in­clu­yen 43 ki­ló­me­tros de re­des an­ti­me­du­sas. El sis­te­ma cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de do­ce em­bar­ca­cio­nes de la Co­fra­día de Pes­ca­do­res de San Pedro del Pi­na­tar y del bar­co Bio­mur pa­ra la re­co­gi­da se­lec­ti­va de me­du­sas en el mar. “Es­ta­mos an­te una pri­ma­ve­ra muy car­ga­da de or­ga­nis­mos ge­la­ti­no­sos en al­ta mar y an­te las pla­yas del área me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na o en Dénia he­mos de­tec­ta­do ejem­pla­res muy gran­des, por ejem­plo, de me­du­sa lu­mi­nis­cen­tes, la es­pe­cie más ur­ti­can­te que en­con­tra­mos nor­mal­men­te en es­tas aguas”, de­ta­lla Ve­ró­ni­ca Fuen­tes. “Las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas es­te año son un po­co ra­ras, con mu­chas llu­vias, y es­to pue­de crear un fren­te ma­rino que im­pi­da que las me­du­sas lle­guen a las pla­yas pe­ro de­pen­de­rá, co­mo siem­pre, de las con­di­cio­nes de vien­to y co­rrien­tes du­ran­te el ve­rano; de mo­men­to só­lo po­de­mos de­cir que hay mu­chas me­du­sas en mar abier­to y que la ame­na­za es real”, in­di­ca la in­ves­ti­ga­do­ra. La te­mi­da me­du­sa lu­mi­nis­cen­te se ha de­ja­do ver bas­tan­te po­co en la cos­ta ca­ta­la­na du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años, co­mo se pue­de com­pro­bar por el número re­la­ti­va­men­te ba­jo de in­ci­den­tes por picotazos, “pe­ro es­te año, por las ob­ser­va­cio­nes en al­ta mar, la si­tua­ción pue­de ser mu­cho más ne­ga­ti­va”, avan­za Ve­ró­ni­ca Fuen­tes. En las cos­tas del del­ta del Ebro, en los úl­ti­mos años se ob­ser­va un au­men­to en la pre­sen­cia de es­pe­cies in­va­so­ras que, “no son tan ur­ti­can­tes co­mo la noc­ti­cu­la, pe­ro que afec­tan ne­ga­ti­va­men­te a los eco­sis­te­mas, co­mo la Mne­miop­sis leid­yi, la me­du­sa bom­bi­lla (o nuez), que ha­ce años cau­só es­tra­gos en la pes­ca del mar Ne­gro, o la Phy­llor­hi­za pun­cta­ta, de lu­na­res blan­cos”. Por for­tu­na pa­ra los ba­ñis­tas me­di­te­rrá­neos, aún es es­ca­sa la vi­si­ta de la pe­li­gro­sa ca­ra­be­la por­tu­gue­sa ( Phy­sa­lia phy­sa­lis), una es­pe­cie que se ca­rac­te­ri­za por te­ner una par­te flo­tan­te for­ma­da por un flo­ta­dor con gas, color trans­pa­ren­te vio­le­ta en for­ma de vela, y una par­te su­mer­gi­da for­ma­da por ten­tácu­los azu­les muy ur­ti­can­tes que pue­den al­can­zar los vein­te me­tros de lon­gi­tud. “Al­gu­nos ejem­pla­res de ca­ra­be­la por­tu­gue­sa han lle­ga­do a la zo­na sur de la cos­ta ca­ta­la­na a prin­ci­pios de tem­po­ra­da, co­mo en años an­te­rio­res, pe­ro en ve­rano no es fre­cuen­te en­con­trar­la”, ex­pli­ca Ve­ró­ni­ca Fuen­tes. En cam­bio, la úl­ti­ma se­ma­na de abril y la pri­me­ra de ma­yo, la pla­ya del Es­pi­gón Juan Car­los I, en Huelva, fue ce­rra­da por or­den del Ayun­ta­mien­to onu­ben­se des­pués de que se de­tec­ta­ra la pre­sen­cia de nu­me­ro­sos ejem­pla­res de es­ta me­du­sa al­ta­men­te pe­li­gro­sa. Tam­bién en las cos­tas ga­di­ta­nas se lo­ca­li­za­ron ca­ra­be­las por­tu­gue­sas de for­ma oca­sio­nal a fi­na­les de ma­yo. Ade­más, en aguas del nor­te de Es­pa­ña, igual­men­te, “es cier­to que ha­ce apro­xi­ma­da­men­te una dé­ca­da que se re­ci­be la vi­si­ta de la Phy­sa­lia phy­sa­lis o ca­ra­be­la por­tu­gue­sa, que es una es­pe­cie que an­tes no se de­ja­ba ver tan­to por el Can­tá­bri­co”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Acu­ña. “Ha­cen fal­ta es­tu­dios pa­ra ave­ri­guar cuá­les son las cau­sas pe­ro to­do pa­re­ce in­di­car que se tra­ta de po­bla­cio­nes más tí­pi­cas de aguas cá­li­das que an­tes no pe­ne­tra­ban en es­ta zo­na pe­ro que aho­ra sí lo ha­cen aso­cia­das a un cier­to ca­len­ta­mien­to del agua su­per­fi­cial”, con­clu­ye Jo­sé Luis Acu­ña.

ES- 20 DE JU­LIO DEL 2013

EN FOR­MA Arri­ba la me­du­sa Coty­lor­hi

za tu­ber­cu­la­ta­tu­ber­cu­la­ta, más co­no­ci­da co­mo hue­vo fri­to

Fo­to superior, una Phy­llo­ri

za pun­cta­ta, co­no­ci­da co­mo me­du­sa de lu­na­res blan­cos So­bre es­tas lí­neas, me­du­sa bom­bi­lla (o nuez), Mne

miop­sis leid­yi

Arri­ba, una me­du­sa lu­mi­nis­cen­te, Pe­la­gia noc­ti­cu­la, en el Cap de Creus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.