AMIS­TAD Y RE­LA­CIÓN AMO­RO­SA

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PRE­GUN­TA

Ten­go ca­si 69 años y soy viu­do des­de el 2007. Mi mu­jer fa­lle­ció al es­tre­llar­se con­tra un ca­mión mien­tras con­du­cía su co­che. Dos Mos­sos d’Es­qua­dra vi­nie­ron a ca­sa y me lo co­mu­ni­ca­ron. A mi es­po­sa la co­no­cí con 16 años y yo 19, nos ca­sa­mos y tu­vi­mos dos hi­jos y he­mos con­vi­vi­do fe­li­ces. En to­do he­mos te­ni­do mu­cha suer­te, fue­ron 38 años jun­tos. Al po­co de en­viu­dar me apun­té en esas di­rec­cio­nes de bus­car pa­re­ja y he sa­li­do con unas diez mu­je­res, pe­ro ci­tas muy bre­ves por­que he si­do ca­si siem­pre yo quien ha aban­do­na­do. Nin­gu­na ha lo­gra­do ha­cer­me ol­vi­dar a mi es­po­sa. A ve­ces he pen­sa­do que, des­pués de seis años y qui­zá su­pe­ra­dos esos asun­tos psi­co­ló­gi­cos, po­dría vol­ver a in­ten­tar­lo, pe­ro ya con 69 años tam­bién lo veo muy di­fí­cil. Me si­guen gus­tan­do las mu­je­res pe­ro de eda­des bas­tan­te in­fe­rio­res a la mía. Lo cier­to es que si­go so­lo. Mi vida es bas­tan­te abu­rri­da, aun­que in­ten­te que no sea así, y con mi ca­rác­ter mal va­mos por­que ca­da año lo voy a ver peor. Creo que no sa­brá res­pon­der­me por­que lo que he he­cho aho­ra es ex­pli­car­le lo que es aho­ra mi vida.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do se­ñor: es muy do­lo­ro­sa una pér­di­da co­mo la que us­ted ha su­fri­do, má­xi­me por las cau­sas que la han pro­du­ci­do. Lo cier­to, por terrible que re­sul­te, es que la al­ter­na­ti­va a la que nos en­fren­ta­mos es o per­der a los se­res que­ri­dos o que ellos nos pier­dan a no­so­tros. Sién­ta­se, no obs­tan­te, muy agra­de­ci­do por ha­ber te­ni­do la in­men­sa for­tu­na de es­tar tan­tos años con una mu­jer con la que se lle­va­ba tan bien y con la que tan­to se que­rían. La vida es muy fu­gaz, el tiem­po hu­ye, y por eso te­ne­mos que dar lo me­jor de no­so­tros a los se­res ama­dos y evi­tar con­flic­tos. Ca­da mo­men­to es úni­co y hay que vi­vir­lo con pro­fun­da co­mu­ni­ca­ción. Por su­pues­to, la per­so­na que se fue, amán­do­le, es­ta­ría en­can­ta­da de que us­ted en­cuen­tre otra re­la­ción que le sa­tis­fa­ga y, ade­más, co­mo us­ted se­ña­la, ya ha pa­sa­do mu­cho tiem­po. Pe­ro no se em­pe­ci­ne en en­con­trar esa re­la­ción ni lo ha­ga con un sen­ti­do de ur­gen­cia. A ve­ces no se pue­de pro­vo­car y lle­ga in­clu­so en el mo­men­to más ines­pe­ra­do o la si­tua­ción más im­pre­vis­ta. No es cues­tión de edad ni pa­ra us­ted ni pa­ra la otra per­so­na, sino de que se pro­duz­ca esa co­ne­xión que a me­nu­do no se pue­de for­zar, pe­ro que hay que es­tar abier­to y re­cep­ti­vo a la sor­pre­sa.

LAS RE­LA­CIO­NES AMO­RO­SAS NO SE DE­BEN FOR­ZAR, SINO QUE DE­BEN OCU­RRIR DE MA­NE­RA NA­TU­RAL, SIN IM­PO­NER­SE

No pue­de pre­ten­der que esa per­so­na, sal­vo que fue­ra una mu­jer muy jo­ven, no lle­gue a la re­la­ción tras vi­vir otras re­la­cio­nes o ma­tri­mo­nios ade­más de hi­jos. Tam­bién us­ted lo ha­ce. En su­ma, no creo que de­ba an­gus­tiar­se, sino po­ner las con­di­cio­nes pa­ra que lle­gue lo que desea, pe­ro sin es­tar ob­se­sio­na­do por los re­sul­ta­dos. Tam­bién ad­mi­ta, mien­tras lle­ga una re­la­ción de amor, que pue­de man­te­ner re­la­cio­nes de amis­tad con las que lle­var a ca­bo in­tere­san­tes ac­ti­vi­da­des que le ani­men y dis­trai­gan. La amis­tad es muy en­ri­que­ce­do­ra, aun­que no sea amis­tad amo­ro­sa. No hay que idea­li­zar que la pa­re­ja va a ser la so­lu­ción a to­das nues­tros pro­ble­mas. Tan­to si de mo­men­to hay o no una pa­re­ja, hay que tra­tar de es­tar bien con uno mis­mo. Un re­frán orien­tal di­ce: “Así co­mo me sien­to, así me re­la­ciono”. Va­lo­re su en­torno, sus fa­mi­lia­res, sus ami­gos, sus queha­ce­res y ca­da mo­men­to de su vida. Co­mo di­jo el per­so­na­je de un cuen­to es­pi­ri­tual : “Si estoy con ella me sien­to bien; si estoy sin ella, me sien­to bien”.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.