EL PE­SO DE LA LUZ

La luz tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con nues­tro es­ta­do de áni­mo. Por eso, en pri­ma­ve­ra y ve­rano ten­de­mos a es­tar más ani­ma­dos, y al con­tra­rio en los me­ses de oto­ño e in­vierno. Sin em­bar­go, la vida en la gran ciu­dad per­vier­te la re­la­ción con ese as­pec­to de n

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

El in­tré­pi­do ex­plo­ra­dor del Ár­ti­co Fre­de­rick Cook par­ti­ci­pa­ba en 1898 en una ex­pe­di­ción. El 16 de Ma­yo anotó en su dia­rio: “El in­vierno y la os­cu­ri­dad han ido len­ta y pro­gre­si­va­men­te apo­de­rán­do­se de no­so­tros (…) No es di­fí­cil leer en las ca­ras de mis com­pa­ñe­ros su es­ta­do de áni­mo... La cor­ti­na de ti­nie­blas que ha caí­do so­bre el mun­do ex­te­rior de de­sola­ción he­la­da ha des­cen­di­do tam­bién so­bre el mun­do in­te­rior de nues­tra al­ma... Al­re­de­dor de la me­sa los hom­bres se sien­tan tris­tes y aba­ti­dos, per­di­dos en sue­ños de me­lan­co­lía, de los que una y otra vez se des­pier­tan con un ric­tus de en­tu­sias­mo. Por bre­ves mo­men­tos al­guien in­ten­ta re­ba­jar la tensión con al­gún chis­te ar­chi­sa­bi­do. Otros se es­fuer­zan por trans­pi­rar op­ti­mis­mo; pe­ro to­dos los em­pe­ños en­ca­mi­na­dos a in­fun­dir al­gu­na es­pe­ran­za fra­ca­san”. Cook era un hom­bre lú­ci­do –qui­zás de­ma­sia­do: hoy se cree que sus dos gran­des ha­za­ñas aven­tu­re­ras fue­ron frau­des–. Y en es­te pá­rra­fo ha­ce una de las es­ca­sas re­fe­ren­cias vi­ven­cia­les es­cri­tas que se re­cuer­dan al po­der que tie­ne la luz am­bien­te pa­ra mol­dear nues­tros sen­ti­mien­tos. El sen­ti­do co­mún co­no­ce ese in­flu­jo y por eso mu­chas per­so­nas creen que las de­pre­sio­nes au­men­tan en los lu­ga­res con me­nos días de sol y que la gen­te es­tá más ale­gre en los mo­men­tos en los que el cie­lo se des­pe­ja. Pe­ro cuan­do ana­li­za­mos es­te te­ma, so­le­mos re­fe­rir­nos a los de­más. So­mos va­ni­do­sos y nos gus­ta creer que nues­tros sen­ti­mien­tos tie­nen cau­sas pro­fun­das, que no es­tán de­ter­mi­na­dos por el me­dio am­bien­te. Por eso nos cues­ta ad­mi­tir el as­cen­dien­te que tie­ne en nues­tro es­ta­do de áni­mo ama­ne­cer en un día cu­bier­to o en un día so­lea­do. La evi­den­cia cien­tí­fi­ca, sin em­bar­go, nos de­mues­tra que la luz in­flu­ye en el es­ta­do de áni­mo de to­das las per­so­nas. Cuan­do se tra­ba­jan con gru­pos de vo­lun­ta­rios y con estadísticas, el in­flu­jo de es­te fac­tor au­men­ta y dis­mi­nu­ye la me­dia glo­bal en mu­chas cues­tio­nes psi­co­ló­gi­cas. Sa­be­mos, por ejem­plo, que el des­cen­so de ho­ras de luz au­men­ta las sen­sa­cio­nes de re­la­ja­ción: el so­sie­go y la calma, pe­ro tam­bién la me­lan­co­lía y la tris­te­za. Y tam­bién hay evi­den­cias de que el au­men­to de cla­ri­dad con­tri­bu­ye a la ac­ti­va­ción, tan­to en su sen­ti­do po­si­ti­vo (ale­gría) co­mo ne­ga­ti­vo (an­sie­dad). De he­cho, la evi­den­cia clí­ni­ca apo­ya es­ta re­la­ción en­tre la luz y la de­pre­sión. En los pa­cien­tes que su­fren es­ta en­fer­me­dad, es ca­rac­te­rís­ti­ca la ten­den­cia a la fo­to­fo­bia: en­ce­rrar­se en cuar­tos os­cu­ros, ce­rrar per­sia­nas, lle­var ga­fas de sol… La tris­te­za se es­con­de en la os­cu­ri­dad y por eso los hu­ma­nos he­mos crea­do tan­ta tec­no­lo­gía pa­ra alejar las ti­nie­blas. Otro ti­po de in­ves­ti­ga­cio­nes que ava­lan la in­fluen­cia de es­te fac­tor son las que es­tu­dian el in­flu­jo de los cam­bios de es­ta­ción en nues­tra vida psí­qui­ca. Un ejem­plo: el psi­quia­tra Mi­chael Ter­man, uno de los pio­ne­ros de la cro­no­te­ra­pia, reali­zó un es­tu­dio ha­ce unos años que mos­tra­ba que las va­ria­cio­nes lu­mí­ni­cas y de tem­pe­ra­tu­ra son de­ci­si­vas in­clu­so en el me­dio ur­bano. En la ciu­dad de Nue­va York, la mi­tad de las per­so­nas ana­li­za­das per­día par­te de sus ener­gías en oto­ño y en in­vierno, el 47% ga­na­ba pe­so en ese pe­rio­do, un 31% dor­mía más y otro 31% per­día in­te­rés en las ac­ti­vi­da­des so­cia­les. En­tre los en­cues­ta­dos que de­cla­ra­ron cier­ta dis­mi­nu­ción de sus ener­gías en de­ter­mi­na­da épo­ca del año, apro­xi­ma­da­men­te el 50% la re­fi­rie­ron al oto­ño y al in­vierno, só­lo el 12% se sen­tía así en ve­rano. El ex­tre­mo de vul­ne­ra­bi­li­dad psi­co­ló­gi­ca a es­te fe­nó­meno es lo que se ha lla­ma­do tras­torno afec­ti­vo es­ta­cio­nal (TAE). Es­te sín­dro­me, que sue­le apa­re­cer en­tre fi­na­les de oto­ño y prin­ci­pios de in­vierno y que acos­tum­bra a du­rar has­ta la pri­ma­ve­ra si­guien­te, se ca­rac­te­ri­za por un es­ta­do de de­pre­sión y le­tar­go. El TAE, que es más ha­bi­tual en las la­ti­tu­des al­tas de los dos he­mis­fe­rios, pa­re­ce te­ner re­la­ción con la ne­ce­si­dad de hi­dra­tos de car­bono en el or­ga­nis­mo: los afec­ta­dos su­fren ata­ques epi­só­di­cos de de­pre­sión com­bi­na­dos con un an­sia de con­su­mir hi­dra­tos de car­bono. A pe­sar de que duer­man mu­cho sien­ten que su sue­ño no ha si­do com­ple­ta­men­te re­pa­ra­dor. Se sien­ten som­no­lien­tos a lo lar­go del día y por eso no­tan di­fi­cul­ta­des pa­ra con­cen­trar­se. Pe­ro en cuan­to lle­ga la pri­ma­ve­ra, vuel­ven a re­cu­pe­rar las ener­gías y la crea­ti­vi­dad –al mis­mo tiem­po que dis­mi­nu­ye su an­sia por los hi­dra­tos de car­bono–. La co­rre­la­ción con los rit­mos de luz (y no con las tem­pe­ra­tu­ras ni el ca­len­da­rio la­bo­ral) es cla­ra por­que en el he­mis­fe­rio sur los me­ses más de­pre­si­vos son los de ju­nio y ju­lio, aun­que las per­so­nas es­tén de va­ca­cio­nes.

EL CLI­MA TIE­NE IN­FLUEN­CIA EN EL CUER­PO Y LA MEN­TE EN NUE­VA YORK, EL 50% DE PER­SO­NAS PIER­DE ENER­GÍA EN OTO­ÑO

Y aun­que pa­rez­ca que a los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des les de­be­rían afec­tar me­nos los cam­bios en la na­tu­ra­le­za, la ma­yor o me­nor cla­ri­dad es igual­men­te de­ci­si­va. La razón es pre­ci­sa­men­te que en el me­dio ur­bano no so­mos cons­cien­tes de las ne­ce­si­da­des de nues­tro cuer­po. Y nues­tro es­ti­lo de vida au­men­ta la vul­ne­ra­bi­li­dad ha­cia la de­pre­sión es­ta­cio­nal al re­cor­tar­se el tiem­po que nos ha­lla­mos ex­pues­tos a la luz. El psi­quia­tra Da­niel Krip­ke mi­dió ha­ce unos años la can­ti­dad de tiem­po que an­cia­nos sa­nos de San Die­go (una re­gión de cli­ma par­ti­cu­lar­men­te fa­vo­ra­ble) se ex­po­nían a la luz so­lar. El sor­pren­den­te re­sul­ta­do es que los hom­bres no es­ta­ban al sol más de se­ten­ta y cin­co mi­nu­tos por día y las mu­je­res, vein­te. Evi­den­te­men­te, el ser hu­mano ne­ce­si­ta más ex­po­si­ción lu­mí­ni­ca, por­que eso fue lo na­tu­ral pa­ra nues­tros an­te­pa­sa­dos. Pe­ro los ha­bi­tan­tes de

EN LAS CIU­DA­DES HAY UN DÉ­FI­CIT DE EX­PO­SI­CIÓN AL ME­DIO LA LUZ IN­FLU­YE DE FOR­MA DI­REC­TA EN LA SE­XUA­LI­DAD

los me­dios ur­ba­nos no son cons­cien­tes de te­ner un dé­fi­cit en es­te sen­ti­do. To­das es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que la can­ti­dad de luz in­flu­ye en nues­tras vi­das, pe­ro lo ha­ce de una for­ma in­cons­cien­te. Si nos sen­ti­mos tris­tes en un de­ter­mi­na­do mo­men­to vi­tal pen­sa­re­mos en mu­chas cau­sas pa­ra ese es­ta­do de áni­mo (pro­ble­mas de pa­re­ja, so­le­dad, asun­tos la­bo­ra­les, due­los amo­ro­sos, hi­jos,…) an­tes de atri­buir­lo a la épo­ca del año, aun­que nos en­con­tre­mos en el mo­men­to más os­cu­ro de un in­vierno es­pe­cial­men­te nu­bo­so. La luz va va­rian­do de for­ma muy su­til y es di­fí­cil que nos de­mos cuen­ta de ese cam­bio. Qui­zás las úni­cas per­so­nas que se ha­cen cons­cien­tes de ese in­flu­jo son aque­llas que ex­pe­ri­men­tan un cam­bio ra­di­cal en la lu­mi­no­si­dad por­que pa­san de vi­vir en un lu­gar con un ni­vel de luz de­ter­mi­na­do a otro com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.