LA BE­LLE­ZA

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA

Aca­bo de es­cri­bir un li­bro so­bre la crea­ti­vi­dad li­te­ra­ria con el gran es­cri­tor Ál­va­ro Pom­bo. He­mos in­ves­ti­ga­do si la ex­ce­len­cia li­te­ra­ria –no la me­ra co­rrec­ción– pue­de apren­der­se. Ten­go la con­vic­ción de que crear es un há­bi­to, y que se ad­quie­re en­tre­nan­do. Es­to exi­ge que el ar­tis­ta tra­ba­je su pro­pia ma­ne­ra de ver el mun­do y su ar­te. Pe­ro no es es­te asun­to el que me in­tere­sa co­men­tar, sino uno que apa­re­ce con fre­cuen­cia a lo lar­go del li­bro. Me re­fie­ro a la “ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca”. Tie­ne co­mo ob­je­to la be­lle­za, cua­li­dad que se cap­ta in­me­dia­ta­men­te, que to­dos he­mos sen­ti­do, pe­ro que es muy di­fí­cil de­fi­nir. La his­to­ria de la pa­la­bra be­llo pa­re­ce enig­má­ti­ca, por­que de­ri­va del la­tín be­llus, di­mi­nu­ti­vo de bo­nus (pri­me­ra­men­te duo­nus). Sig­ni­fi­ca­ba al­go así co­mo bo­ni­tí­si­mo, y sus­ti­tu­yó a pa­la­bras co­mo pul­cher o de­co­rus (la be­lle­za ador­na­da). Es cu­rio­so ese pa­ren­tes­co en­tre la bon­dad y la be­lle­za. Pe­ro es más in­tere­san­te aún des­cu­brir que am­bas de­ri­van de la raíz in­doeu­ro­pea dheu, “ma­ni­fes­tar”. Ya sa­ben que el in­doeu­ro­peo es una len­gua de­du­ci­da por los es­pe­cia­lis­tas a par­tir de los ele­men­tos co­mu­nes en­con­tra­dos en mu­chas len­guas eu­ro­peas. Su­po­nen que esos pa­re­ci­dos se de­ben a que to­das de­ri­van de una úni­ca len­gua, la in­doeu­ro­pea. De la raíz dheu de­ri­van “bien” y “be­llo”, pe­ro tam­bién “bea­to”, que sig­ni­fi­ca “fe­liz”. La ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca es una ex­pe­rien­cia ale­gre, pro­du­ci­da por la apa­ri­ción de la be­lle­za. Me lla­ma la aten­ción que la pa­la­bra tza­mal, usa­da por los to­jo­la­bes, un pue­blo ma­ya de los al­tos de Chia­pas, que sue­le tra­du­cir­se por be­llo, sig­ni­fi­que en reali­dad “lo que ma­ni­fies­ta el co­ra­zón ale­gre de las co­sas y de las per­so­nas”. El mun­do es un pa­ñue­lo. La ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca es­tá muy re­la­cio­na­da con la re­li­gio­sa. Un fa­mo­so teó­lo­go ca­tó­li­co –Hans Urs von Balt­ha­sar– es­cri­bió un gi­gan­tes­co tra­ta­do, ti­tu­la­do Glo­ria, en el que re­for­mu­la el cris­tia­nis­mo y la fe a par­tir de la ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca. En efec­to, el tér­mino glo­ria, tra­du­ce el bí­bli­co ka­bod, que de­sig­na la ma­ni­fes­ta­ción re­ful­gen­te de la di­vi­ni­dad. “Los cie­los pro­cla­man la glo­ria de Dios”, di­ce el sal­mis­ta. Lo que de­fi­ne es­ta ex­pe­rien­cia –es­té­ti­ca y re­li­gio­sa– es que tra­di­cio­nal­men­te se ha con­si­de­ra­do una ex­pe­rien­cia pa­si­va. De­pen­de del ob­je­to. El su­je­to se li­mi­ta a contemplar, a abrir los ojos o los oí­dos. Aris­tó­te­les lo com­pa­ra­ba al en­can­ta­mien­to de las si­re­nas. Esa idea fue de­fen­di­da en el Re­na­ci­mien­to. Leon Bat­tis­ta Al­ber­ti, uno de sus ge­nios, de­cía que el re­cep­tor de la be­lle­za ne­ce­si­ta una len­tez­za de áni­mo, una su­mi­sión del al­ma. Pen­sa­ba que pa­ra per­ci­bir la be­lle­za era más im­por­tan­te so­me­ter­se pa­si­va­men­te a ella que po­seer una idea ac­ti­va que con­tro­la­se la ex­pe­rien­cia.

PA­RA LLE­GAR A PER­CI­BIR LA BE­LLE­ZA DE UNA OBRA AR­TÍS­TI­CA CON TO­DA PLE­NI­TUD, ES NE­CE­SA­RIO CO­NO­CER­LA AN­TES

¿Tie­nen razón los que in­sis­ten en que la be­lle­za es una pro­pie­dad de los se­res, de las obras hu­ma­nas, que se im­po­ne por su pro­pio po­der? Si es­cu­cho una música que me emo­cio­na ten­go for­zo­sa­men­te que atri­buir­le a ella la be­lle­za. Me re­sul­ta in­com­pren­si­ble que al­guien no dis­fru­te con al­go tan evi­den­te. Y, sin em­bar­go, así es en am­bos ca­sos: en la ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca y en la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa. La ex­pe­rien­cia es fuen­te de co­no­ci­mien­to, pe­ro de­pen­de a su vez del co­no­ci­mien­to. Pon­dré un ejem­plo. Un car­dió­lo­go y yo re­ci­bi­mos el mis­mo es­tí­mu­lo cuan­do es­cu­cha­mos por el fo­nen­dos­co­pio. Es po­si­ble que ten­ga­mos la mis­ma agu­de­za au­di­ti­va, pe­ro él es­cu­cha co­sas que yo no per­ci­bo: sa­be es­cu­char. Po­si­ble­men­te ocu­rra lo mis­mo en la ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca: to­dos per­ci­bi­mos al­go, pe­ro la ca­li­dad de lo que vea­mos o es­cu­che­mos de­pen­de de lo apren­di­do pre­via­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.