Vi­deo­cá­ma­ras ex­tre­mas

Tal co­mo in­di­ca su éxi­to co­mer­cial, una de las úl­ti­mas gran­des ideas del sec­tor de la elec­tró­ni­ca ha si­do fa­bri­car vi­deo­cá­ma­ras de al­ta de­fi­ni­ción, re­sis­ten­tes y ul­tra­li­ge­ras pa­ra lle­var ad­he­ri­das a la in­du­men­ta­ria del de­por­tis­ta. Ci­clis­tas, es­quia­do­res,

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Pedro García

En el año 2002, el ca­li­for­niano Nick Wood­man es­ta­ba frus­tra­do por no ha­ber po­di­do gra­bar­se a sí mis­mo sur­fean­do en un via­je a Aus­tra­lia. “En el surf exis­tía en­ton­ces el pro­ble­ma de que se re­que­ría a más de una per­so­na si­guien­do por las olas a quien se gra­ba, con las di­fi­cul­ta­des que eso en­tra­ña te­nien­do en cuen­ta el pe­so y la fra­gi­li­dad de las cá­ma­ras”. Por ello, cuen­ta Ricky Bor­dàs, co­mer­cial de la tien­da de mo­no­pa­ti­nes Free Ska­te Bar­ce­lo­na, “se po­dría de­cir que la idea lle­va­ba tiem­po es­pe­rán­do­se”. Wood­man, des­pués de di­se­ñar di­ver­sos so­por­tes pa­ra aco­plar una vi­deo­cá­ma­ra nor­mal a su ta­bla de surf, se dio cuen­ta de que lo que se ne­ce­si­ta­ba era un apa­ra­to es­pe­cia­li­za­do pa­ra re­gis­trar las ha­za­ñas de­por­ti­vas por la mis­ma per­so­na que las rea­li­za. Así, por un la­do, el in­tere­sa­do en gra­bar­se po­dría ha­cer­lo de for­ma au­to­su­fi­cien­te, y por otro, en el ca­so de que igual­men­te se uti­li­za­ran otras cá­ma­ras, se con­se­gui­ría un ori­gi­nal plano en pri­me­ra per­so­na que en­ri­que­ce­ría el re­sul­ta­do del mon­ta­je del ví­deo. Y con las gran­des di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas que con­lle­va, esa idea sa­lió ade­lan­te y lle­va tres años ha­cien­do fu­ror en Es­pa­ña, no só­lo en­tre sur­fe­ros sino tam­bién en otros mu­chos de­por­tes (co­mo el ciclismo, mo­to­cross, ka­yak o es­quí) en los que la pe­ri­cia, el ries­go, la ve­lo­ci­dad y los pai­sa­jes dan tan­to es­pec­tácu­lo co­mo pa­ra que re­sul­te in­tere­san­te vi­sua­li­zar lo que ve y lo que oye su pro­ta­go­nis­ta. Ricky Bor­dàs ex­pli­ca en qué con­sis­te el tru­co: “Lo bueno de es­tas cá­ma­ras es que son pe­que­ñas y que no sue­len pa­sar de los 150 gra­mos, por lo que se pue­den ins­ta­lar en el tra­je de bu­zo o en los pa­los de es­quí sin que su­pon­gan nin­gún es­tor­bo al de­por­tis­ta; y son tan re­sis­ten­tes que aguan­tan los gol­pes o la pre­sión ba­jo el agua”. Ade­más, y aun­que tam­bién hay ac­ce­so­rios que per­mi­ten gra­bar en plano nor­mal, sus len­tes de se­rie sue­len ser gran an­gu­lar u ojo de pez, que, se­gún Da­vid Pla­na­gu­mà, je­fe de re­cur­sos téc­ni­cos de la Es­cue­la Superior de Ci­ne y Au­dio­vi­sua­les de Ca­ta­lun­ya (Escac), “lo que ha­cen es am­pliar el án­gu­lo de la ima­gen pa­ra dar­le una apa­rien­cia más se­me­jan­te a la que ofre­ce el ojo hu­mano”. La di­fe­ren­cia en­tre una y otra len­te es que la de ojo de pez “no só­lo abre el án­gu­lo de la ima­gen 180 gra­dos, que es el re­sul­ta­do de la len­te gran an­gu­lar, sino que tam­bién de­for­ma los már­ge­nes del plano, con­fi­rién­do­le una apa­rien­cia más ori­gi­nal”. Pla­na­gu­mà, que re­co­mien­da es­pe­cial­men­te es­tos dis­po­si­ti­vos pa­ra fil­mar si­tua­cio­nes di­fí­ci­les de gra­bar con cá­ma­ras con­ven­cio­na­les, tam­bién in­di­ca que sue­len ser de al­ta de­fi­ni­ción. En torno a es­te pun­to acla­ra que la gran va­rie­dad ter­mi­no­ló­gi­ca con la que se sue­le nom­brar la ca­li­dad de ima­gen de es­tos apa­ra­tos (Full HD, Ul­tra-HD, 4K, et­cé­te­ra) se de­be a que ca­da mar­ca “in­ven­ta un nom­bre pa­ra la al­ta de­fi­ni­ción que uti­li­za, aun­que eso no quie­ra de­cir ne­ce­sa­ria­men­te que ha­ya gran­des di­fe­ren­cias”. En cuan­to a pe­gas, que co­mo en to­do tam­bién las hay, Da­vid Pla­na­gu­mà se­ña­la que por su re­du­ci­dí­si­mo ta­ma­ño “son más com­pli­ca­das de ma­ne­jar que las vi­deo­cá­ma­ras con­ven­cio­na­les” y que “su tar­je­ta SD tie­ne me­nos ca­pa­ci­dad, por lo que uno no pue­de con­tar con gra­bar du­ran­te va­rios días se­gui­dos sin ir vol­can­do los ví­deos en el or­de­na­dor”. Por otro la­do, aque­llas que ne­ce­si­tan una car­ca­sa es­pe­cial pa­ra su­mer­gir­se ado­le­cen de un so­ni­do po­bre cuan­do gra­ban por de­ba­jo de la su­per­fi­cie, se­gún la Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (OCU) en un in­for­me pu­bli­ca­do en fe­bre­ro de es­te mis­mo año. Sin em­bar­go, la OCU des­ta­ca que “na­da se les

ACO­PLAR UNA CÁ­MA­RA AL SKA­TE O LA TA­BLA DE SURF SE ES­TÁ PO­NIEN­DO DE MO­DA LOS VÍ­DEOS DE ‘HA­ZA­ÑAS’ DE­POR­TI­VAS PRO­LI­FE­RAN; SE HA­CE NE­CE­SA­RIA PRU­DEN­CIA

re­sis­te a es­tas cá­ma­ras, que no tie­nen pro­ble­mas pa­ra ofre­cer­nos to­das sus vir­tu­des en lu­ga­res don­de las con­di­cio­nes pa­ra gra­bar no son las me­jo­res”. Es­tos apa­ra­tos tie­nen to­das las pa­pe­le­tas pa­ra triun­far y, de he­cho, es lo que es­tán ha­cien­do. Se­gún el Gru­po NPD, mul­ti­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos, las Go Pro crea­das por Nick Wood­man y su equi­po son co­lí­de­res mun­dia­les del mer­ca­do de las vi­deo­cá­ma­ras jun­to a Sony (en di­ciem­bre del 2012 in­clu­so lo li­de­ra­ba, con un 33% de cuo­ta de mer­ca­do por un 32% de Sony). Tan gran­de ha si­do su éxi­to que son mu­chas las mar­cas que se han apre­su­ra­do a sa­car mo­de­los si­mi­la­res, aun­que se­gún in­di­ca Víctor Mo­ra, de la tien­da de bi­ci­cle­tas Pro Bi­ke, “por el mo­men­to no han con­se­gui­do rom­per la aplas­tan­te he­ge­mo­nía de las Go Pro”. Por otro la­do, ex­pli­ca que, “des­de ha­ce tres años, se han con­ver­ti­do en un re­ga­lo es­tre­lla pa­ra las Na­vi­da­des. Tan es­tre­lla, que el año pa­sa­do se ago­ta­ron”. Pa­ra Víctor Mo­ra, es­tos dis­po­si­ti­vos han cau­ti­va­do so­bre to­do a los que “quie­ren col­gar sus ví­deos en re­des so­cia­les pa­ra mos­trar el úl­ti­mo lo­gro tria­le­ro o una pi­rue­ta im­po­si­ble con el mo­no­pa­tín”. Por ejem­plo, una de las úl­ti­mas gran­des, gran­dí­si­mas, ca­brio­las gra­ba­das con una vi­deo­cá­ma­ra de­por­ti­va fue la pun­te­ría de Ale­xan­der Po­li, un aman­te del ries­go que se lan­zó des­de un he­li­cóp­te­ro pa­ra co­lar­se a to­da ve­lo­ci­dad por un ar­co na­tu­ral for­ma­do por las ro­cas del ma­ci­zo de Mon­tse­rrat. La ha­za­ña fue un éxi­to tan­to en pren­sa co­mo en las pla­ta­for­mas on li­ne, en don­de los in­ter­nau­tas cuel­gan sus ví­deos pa­ra que los de­más los pue­dan ver, prác­ti­ca que en pa­la­bras de Víctor Mo­ra, es­tá crean­do una “com­pe­ti­ción on li­ne por ver quién gra­ba una ma­yor locura”. En es­te sen­ti­do, Mo­ra opi­na que es­ta ri­va­li­dad (que, sin la pro­tec­ción, la pre­cau­ción y el sen­ti­do co­mún su­fi­cien­te, pue­de aca­bar en tra­ge­dia) es si­mi­lar a la que se pro­du­ce en Stra­va.com, “que es una pá­gi­na web en don­de se cuel­ga el re­co­rri­do en GPS de un ru­ta con sus tiem­pos co­rres­pon­dien­tes, pa­ra com­pe­tir con los de otros in­ter­nau­tas”. En to­do ca­so, un apa­ra­to co­mo es­te no es­tá li­ga­do ne­ce­sa­ria­men­te a la fil­ma­ción de ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y el ejem­plo vi­vo lo po­ne Pedro Martí-

nez, pro­duc­tor au­dio­vi­sual, que se sir­vió de una vi­deo­cá­ma­ra de­por­ti­va pa­ra gra­bar Fe­li­ci­da­des s con re­tra­so, un cor­to­me­tra­je que pue­de ver­se en YouTu­be. Más allá de su fun­ción de­por­ti­va, ex­pli­ca, “es­tas cá­ma­ras son muy vá­li­das pa­ra gra­bar fic­ción, via­jes, aven­tu­ras, ví­deos cor­po­ra­ti­vos, ti­me lap­se (se­cuen­cias ace­le­ra­das que de­tec­tan mo­vi­mien­tos tan len­tos que son im­per­cep­ti­bles, co­mo la aper­tu de una flor), bro­mas con cá­ma­ra ocul­ta, bo­das o vi­deo­clips”. Ade­más, en cuan­to a sus po­si­bi­li­da­des ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, aña­de que “ofre­cen un plano ori­gi­nal y muy útil pa­ra gra­bar la pri­me­ra per­so­na”. Aun­que eso ya es al­go sa­bi­do y com­pro­ba­do. Por ejem­plo, en Es­pa­ña ya he­mos vis­to es­tos pla­nos en pri­me­ra per­so­na en Rec 2 (2007), la se­gun­da par­te de la se­cue­la de zom­bis de los di­rec­to­res Jau­me Ba­la­gue­ró y Pa­co Pla­za, en la que al­gu­nas se­cuen­cias ve­nían fil­ma­das por las vi­deo­cá­ma­ras que unos geos ca­za­zom­bis lle­va­ban en sus cas­cos. En es­te ca­so, a la ima­gen se le da­ba un as­pec­to que re­cor­da­ba al de los vi­deo­jue­gos de ti­ros. O si no, y pa­san­do de la gran pan­ta­lla a la pe­que­ña, tam­bién em­pie­zan a ser ha­bi­tua­les en pro­gra­mas te­le­vi­si­vos co­mo Frank de la Jun­gla o Desafío ex­tre­mo, en los que las cá­ma­ras uni­per­so­na­les no só­lo re­sul­tan más eco­nó­mi­cas sino que tam­bién per­mi­ten que el es­pec­ta­dor se me­ta en la piel de sus pro­ta­go­nis­tas, pues­to que la cá­ma­ra, co­lo­ca­da en el cas­co o cer­ca de la ca­be­za, gra­ba lo que ellos ven. Por otro la­do, Da­vid Pla­na­gu­mà, del Escac, tam­bién se cuen­ta en­tre sus par­ti­da­rios, aun­que se­gún el ca­so: “Son una muy bue­na so­lu­ción pa­ra aque­llas es­ce­nas de la pe­lí­cu­la en las que las cir­cuns­tan­cias po­nen muy di­fí­cil gra­bar con cá­ma­ras con­ven­cio­na­les, aun­que pa­ra el res­to de la pe­lí­cu­la se­gu­ra­men­te siem­pre sea me­jor uti­li­zar las úl­ti­mas, pues­to que la ca­li­dad de su ima­gen es me­jor que la de las de­por­ti­vas”. Por tan­to, y vis­to lo vis­to, no hay que des­car­tar que el pró­xi­mo bom­ba­zo del ci­ne in­de­pen­dien­te des­pués de El pro­yec­to de la bru­ja de Blair (1999) sea fil­ma­do con una de es­tas cá­ma­ras. Y si no aca­ba sa­lien­do nin­gún exi­ta­zo de ta­qui­lla, siem­pre que­da­rán los otros mu­chos usos que sus com­pra­do­res va­yan in­ge­nian­do. Gra­bar es­pec­ta­cu­la­res to­mas de tor­men­tas me­dian­te el ti­me lap­se, pla­nos im­po­si­bles de apa­rien­cia oní­ri­ca, cap­tu­rar de­ce­nas de fo­to­gra­fías en un se­gun­do (al­gu­nas lle­gan has­ta las 30) o, aña­de Xa­vier Me­se­guer, ge­ren­te de K-Sport (em­pre­sa que co­mer­cia­li­za las Go Pro en Es­pa­ña), re­gis­trar lo que se ve des­de la ci­ma de los cas­te­llers. “An­tes, por su pe­so y ta­ma­ño, era im­pen­sa­ble que un an­xa­ne­ta subie­ra una cá­ma­ra has­ta arri­ba de la to­rre. Aho­ra, con es­tos mo­de­los li­ge­ros y re­sis­ten­tes, ya hay al­gu­nas co­lles que lo han pro­ba­do”. So­bre las úl­ti­mas no­ve­da­des de es­te pro­duc­to, Xa­vier Me­se­guer in­di­ca que “hay car­ca­sas es­pe­cí­fi­cas que per­mi­ten fil­mar en tres di­men­sio­nes me­dian­te dos cá­ma­ras Go Pro He­ro 2”, y que tam­bién se es­tá co­mer­cia­li­zan­do “un so­por­te de seis cá­ma­ras que per­mi­te gra­bar en 360 gra­dos. Es­to es: to­do lo que ro­dea un pun­to en con­cre­to”. Es­te sis­te­ma ha si­do uti­li­za­do pa­ra gra­bar fi­li­gra­nas con el mo­no­pa­tín des­de to­dos los án­gu­los po­si­bles, lo que per­mi­te vi­sua­li­zar me­jor el de­ta­lle. Así, Sergio Arro­yo, pro­duc­tor y di­rec­tor de ví­deos de ska­te que ac­tual­men­te tra­ba­ja pa­ra la mar­ca de ta­blas Feel Ska­te­boar­ding, opi­na que el avan­ce tec­no­ló­gi­co que su­po­nen es­tos apa­ra­tos pue­de ser una gran ven­ta­ja, aun­que por otro la­do les res­ta im­por­tan­cia: “Lo esen­cial es el ojo que hay de­trás, por lo que lo pri­me­ro es vi­sio­nar men­tal­men­te lo que que­re­mos ha­cer y lue­go pen­sar en que he­rra­mien­ta re­sul­ta la ade­cua­da pa­ra plas­mar esa crea­ti­vi­dad en un ví­deo”. Vis­to así, y si lo que se quie­re es gra­bar to­mas des­de el pro­ta­go­nis­ta de la ac­ción, de en­tra­da tam­po­co pa­re­ce ma­la la op­ción de aco­plar una vi­deo­cá­ma­ra nor­mal a un so­por­te que per­mi­ta lle­var­la en la rue­da de la bi­ci­cle­ta o en los pa­los de es­quí co­mo si fue­ra una de­por­ti­va. El pro­ble­ma, se­ña­la Ricky Bor­dàs, es que “las cá­ma­ras nor­ma­les ni de le­jos con­si­guen la mis­ma es­ta­bi­li­dad en la ima­gen que las es­pe­cia­li­za­das, ade­más de que, cla­ro, a la mí­ni­ma se rom­pen”. Por ello, úni­ca­men­te po­drían ser úti­les pa­ra ac­ti­vi­da­des con po­co tro­te co­mo las ru­tas a pie, aun­que, in­sis­te Bor­dàs, “tam­bién hay que cal­cu­lar si su pe­so no se­rá de­ma­sia­do in­cor­dio”.

1 Go Pro He­ro 3 El úl­ti­mo mo­de­lo de Go Pro pe­sa só­lo 73 gra­mos. La ca­li­dad de ima­gen va­ría se­gún la ver­sión de He­ro 3 que se es­co­ja, lle­gan­do a ser de 1080p y 4000p la de su mo­de­lo más ca­ro, la Black Edi­tion. In­cor­po­ra un man­do wi-fi que per­mi­te ac­ti­var­la a dis­tan­cia o co­nec­tar­la de for­ma inalám­bri­ca a una pan­ta­lla. Sus pre­cios van de los 250 eu­ros la más ba­ra­ta a los 450 la más ca­ra.

2 Mid­land XTC 400 Mo­de­lo de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción con una len­te gi­ra­to­ria de 270 gra­dos, una ba­te­ría que pue­de aguan­tar has­ta cua­tro ho­ras y me­dia y la po­si­bi­li­dad de col­gar en tiem­po real los ví­deos y las fo­to­gra­fías en las re­des so­cia­les. Gra­ba en 30 fps, 60 fsp o 120 fsp. Su pre­cio ron­da los 190 eu­ros

2

3 3 Rusk­bag Sport View Es una cá­ma­ra ase­qui­ble de 235 eu­ros, de 5 me­ga­pí­xe­les, con una pan­ta­lla LCD de 1,5” y que es su­mer­gi­ble has­ta na­da me­nos que 68,5 me­tros. Ofre­ce una ca­li­dad de al­ta de­fi­ni­ción de 30 o 60 fo­to­gra­mas por se­gun­do (se­gún el gus­to).

4 4 JVC GC-XA1BEU JVC tam­bién par­ti­ci­pa en la pug­na de las vi­deo­cá­ma­ras de­por­ti­vas me­dian­te es­te mo­de­lo, que cuen­ta con una pan­ta­lla LCD de 1,5 pul­ga­das, wi-fi pa­ra com­par­tir los ar­chi­vos a tra­vés del smartp­ho­ne y es su­mer­gi­ble has­ta cin­co me­tros. Su ca­li­dad de ima­gen es Full HD, de 1920x1080p y su pre­cio es­tá en al­re­de­dor de los 250 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.