PE­DA­LES DE FUEGO

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

El Queen Char­lot­te Track ha con­se­gui­do ga­nar­se el fa­vor de los ci­clis­tas por va­rios mo­ti­vos. Por una la­do, las fa­ci­li­da­des de ac­ce­so des­de Pic­ton los li­bran de una apro­xi­ma­ción te­dio­sa al pun­to de par­ti­da. Por el otro, es lo bas­tan­te exi­gen­te co­mo pa­ra sa­tis­fa­cer a los bi­kers ex­pe­ri­men­ta­dos, pe­ro no re­sul­ta in­su­pe­ra­ble pa­ra los más noveles, siem­pre que es­tén en bue­na for­ma. Y por si fue­ra po­co, la es­tu­pen­da or­ga­ni­za­ción neo­ze­lan­de­sa –siem­pre aten­ta a fa­ci­li­tar la vida del aman­te del de­por­te en ple- na na­tu­ra­le­za–, prevé un sis­te­ma de trans­por­te acuático que lle­va el equi­pa­je del ci­clis­ta al pun­to don­de tie­ne pre­vis­to ter­mi­nar la eta­pa del día, de mo­do que es­te dis­fru­ta de la li­ber­tad y del es­ca­so pe­so en ple­na mon­ta­ña, mien­tras sus co­sas na­ve­gan por los fior­dos rum­bo a la zo­na de des­can­so. Ade­más tam­po­co ha­ce fal­ta lle­var de­ma­sia­do, ya que la to­ta­li­dad del re­co­rri­do se pue­de lle­var a ca­bo con co­mo­di­dad y dis­fru­tan­do de las vis­tas en tres etapas de unos 20 km ca­da una. La pri­me­ra se­ría la más lar­ga, par­tien­do de Ship Co­ve pa­ra lle­gar a Camp Bay en cin­co ho­ras. Es la par­te más téc­ni­ca del re­co­rri­do, que se ini­cia en una de las mu­chas cue­vas que la ero­sión ha la­bra­do en Marlborough. Tras una as­cen­sión sos­te­ni­da, el ca­mino des­cien­de has­ta En­dea­vour In­let, don­de hay que es­tar aten­to ya que las in­men­sas raí­ces de las ha­yas que cre­cen allí eri­zan el te­rreno de obs­tácu­los y sal­tos con­ti­nuos; pa­re­ce co­mo si el bos­que na­ti­vo nos qui­sie­ra ha­cer tro­pe­zar le­van­tan­do los pies, una ima­gen dig­na de J.R.R. Tol­kien y sus ár­bo­les an­dan­tes.

En la se­gun­da eta­pa, que nos de­po­si­ta en To­rea Sadd­le, hay que ven­cer la máxima al­tu­ra del ca­mino pa­ra pa­sar del fiordo de Queen Char­lot­te al de Ke­ne­pu­ru. Es­to se tra­du­ce en una sucesión de es­pec­ta­cu­la­res vis­tas so­bre bahías de gran pro­fun­di­dad, pe­ro tam­bién en un ca­mino ex­pues­to al vien­to y a po­si­bles des­pren­di­mien­tos de ro­cas en al­gu­nos pun­tos. La ter­ce­ra eta­pa, que con­clu­ye con un pro­lon­ga­do des­cen­so has­ta Ana­ki­wa , trans­cu­rre por Wa­ter­fall Bay, cu­yo nom­bre in­di­ca que va­mos a ver una ca­ta­ra­ta de gran­des di­men­sio­nes. Y si la suer­te nos acom­pa­ña, al ano­che­cer tal vez tro­pe­ce­mos con al­gún ki­wi, esa ave en­dé­mi­ca de Nue­va Ze­lan­da que no sa­be vo­lar y que, se­gún pa­re­ce, tie­ne pre­di­lec­ción por es­ta re­gión del país.

De vuel­ta a Pic­ton, más de un ci­clis­ta se de­ja ten­tar por el can­to de si­re­na que emi­te Blen­heim, po­bla­ción fa­mo­sa por sus vi­nos. Sin du­da es una bue­na op­ción, pues­to que de sus al­re­de­do­res pro­vie­nen los me­jo­res y más ga­lar­do­na­dos cal­dos de Nue­va Ze­lan­da. To­do un pre­mio al es­fuer­zo rea­li­za­do du­ran­te los úl­ti­mos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.