UN ÓR­DA­GO PA­RA LA DI­VER­SIÓN

Con­si­de­ra­do po­pu­lar­men­te co­mo un pa­sa­tiem­po de so­bre­me­sa, el mus es un jue­go con más de 200 años de an­ti­güe­dad que tie­ne muy bue­na aco­gi­da en Es­pa­ña y al­gu­nos paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos. De ori­gen vas­co, es­te se dispu­ta en va­rias tan­das y com­bi­na la ha­bi­lid

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

CON MÁS DE 200 AÑOS DE HIS­TO­RIA, EL MUS ES EL JUE­GO POR EX­CE­LEN­CIA EN ES­PA­ÑA

Ob­je­ti­vo Ga­nar ocho ama­rra­kos (40 pie­dras o tan­tos) en uno o va­rios jue­gos par­cia­les. Tam­bién pue­de ju­gar­se a seis ama­rra­kos (30 pie­dras).

Ba­ra­ja La es­pa­ño­la de 40 car­tas. Número de ju­ga­do­res Dos, has­ta un má­xi­mo de seis, in­di­vi­dual­men­te. Pe­ro tam­bién se pue­de ju­gar en gru­pos for­man­do cam­pos con­tra­rios de dos o tres ju­ga­do­res. El de cua­tro por pa­re­jas es muy co­mún.

Ca­rac­te­rís­ti­cas Ca­da ju­ga­dor po­drá for­mar va­rias ju­ga­das: Gran­de (con­sis­te en te­ner car­tas lo más al­tas po­si­ble, se­gún su or­den); Chi­ca (te­ner­las lo más ba­jas po­si­ble); Pa­res (te­ner dos o más car­tas igua­les) y Jue­go (cuan­do la su­ma del va­lor de las cua­tro car­tas de la mano es 31 o más). Nun­ca pue­de ha­ber em­pa­te. En­tre las pe­cu­lia­ri­da­des de es­te jue­go, ca­be se­ña­lar la exis­ten­cia de vo­ca­blos es­pe­cí­fi­cos ( mus, pa­so, en­vi­do, quie­ro, no quie­ro, ór­da­go, de­je o no, pie­dra, ama­rra­ko). Tam­bién tie­ne un cu­rio­so có­di­go de se­ñas que son ad­mi­ti­das, co­mo mor­der­se el la­bio in­fe­rior, sa­car la pun­ta de la len­gua, gui­ñar el ojo, ele­var las ce­jas… Ade­más del inevi­ta­ble com­po­nen­te de suer­te, el mus re­quie­re cier­ta ha­bi­li­dad y es con­si­de­ra­do un jue­go muy com­ple­to. Es el jue­go por ex­ce­len­cia en Es­pa­ña, tal vez jun­to con la bris­ca. Se jue­ga con ba­ra­ja es­pa­ño­la. Re­quie­re, ade­más de la in­dis­pen­sa­ble suer­te que exi­ge to­do jue­go de nai­pes, una cier­ta ha­bi­li­dad. Su par­ti­da pue­de ex­ten­der­se du­ran­te ho­ras, con lo que es uno de los jue­gos idea­les pa­ra la so­bre­me­sa. A di­fe­ren­cia del pó­quer, no se jue­ga mu­cho di­ne­ro, pe­ro exis­te la tra­di­ción de pa­gar las be­bi­das de los ju­ga­do­res. Se­gún Za­ca­rías Gon­zá­lez, de la fir­ma Nai­pes Za­ca, “el mus fun­cio­na en cen­tros de ma­yo­res, ba­res y ca­fe­te­rías”. Tam­bién es po­pu­lar en­tre los uni­ver­si­ta­rios. Cuen­ta con más de 200 años de his­to­ria y su ori­gen se ubi­ca en el País Vas­co. El Dic­cio­na­rio crí­ti­co eti­mo­ló­gi­co de la len­gua cas­te­lla­na, de Joan

Co­ro­mi­nas, y el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia de la Len­gua Es­pa­ño­la, afir­man que la pa­la­bra mus pro­vie­ne del vas­co mux y es­ta, a su vez, del fran­cés mou­che (mos­ca). Tam­bién po­dría de­ri­var del eus­ke­ra mu­su (be­so) o mus­tur (mo­rro), por las se­ñas em­plea­das pa­ra co­mu­ni­car las car­tas.

Gran­de es la pri­me­ra apues­ta de jue­go. Ga­na quien ten­ga la car­ta con

Pa­res Los me­jo­res pa­res son los du­ples, es de­cir, cua­tro car­tas igua- más va­lor. Las car­tas de ma­yor im­por­tan­cia son los re­yes les. Por de­ba­jo es­tá la me­dia, tres nai­pes igua­les y la pa­re­ja El mus se jue­ga con ba­ra­ja es­pa­ño­la y, jun­to a la bris­ca, tie­ne gran aco­gi­da en el país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.