En­tre el amor y la de­pen­den­cia

En las re­la­cio­nes de pa­re­ja hay una ten­den­cia a la po­se­si­vi­dad que pue­de es­tar más re­la­cio­na­da con una de­pen­den­cia afec­ti­va que con el amor. No siem­pre es fá­cil es­ta­ble­cer la fron­te­ra en­tre uno y otro. Aun­que cier­to gra­do de de­pen­den­cia ca­si siem­pre es ne

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jor­di Jar­que

Fi­na­les de ju­lio. Nues­tra pa­re­ja se ha mar­cha­do de va­ca­cio­nes con un par de ami­gos de to­da la vida, y no­so­tros aquí, en la ciu­dad, por el tra­ba­jo; hay que con­ser­var­lo. Pe­ro el es­tó­ma­go no es­tá fino, due­le, se es­tá ha­cien­do un nu­do, y a me­di­da que trans­cu­rren los días ca­da vez se es­tá más pen­dien­te de que él o ella lla­me al te­lé­fono o al me­nos en­víe un men­sa­je o un what­sapp o una no­ta por Fa­ce­book… Al­go, lo que sea. El ma­les­tar au­men­ta, sur­ge ra­bia di­si­mu­la­da y por la men­te pa­san mil pen­sa­mien­tos de po­si­bles es­ce­na­rios. No hay quien lo fre­ne. Irrum­pe la ob­se­sión. ¿Es es­to un amor de­pen­dien­te? ¿Cuál es la fron­te­ra que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre amar y de­pen­der? ¿Pue­de pre­ve­nir­se? ¿Se tra­ta de una en­fer­me­dad? El he­cho de que mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do sean víc­ti­mas de re­la­cio­nes amo­ro­sas inade­cua­das, no sig­ni­fi­ca que sea una en­fer­me­dad, apun­ta el psi­có­lo­go Wal­ter Riso. Pe­ro el mie­do a la pér­di­da, al aban­dono y a mu­chos otros as­pec­tos ha­ce vi­vir el amor de for­ma in­se­gu­ra, pro­du­ce he­ri­das que re­quie­ren ci­ca­tri­zar. Y no pa­re­ce que ha­ya he­rra­mien­ta que sea ca­paz de neu­tra­li­zar lo que, en mu­chas oca­sio­nes, se nom­bra co­mo mal de amo­res. Por otra par­te hay quie­nes lo aso­cian al mun­do de las adic­cio­nes. Y se iden­ti­fi­ca es­ta de­pen­den­cia co­mo adic­ción afec­ti­va, al­go así co­mo un ape­go amo­ro­so ele­va­do a la ca­te­go­ría de amor ob­se­si­vo, que se dis­pa­ra y na­da pa­re­ce de­te­ner­lo. Ni el sen­ti­do co­mún, ni la far­ma­co­te­ra­pia ni mé­diums ni re­gre­sio­nes, ex­pli­ca Wal­ter Riso. “Ni ma­gia ni te­ra­pia. La adic­ción afec­ti­va es el peor de los vi­cios”. Es­te ex­per­to se­ña­la que, ade­más, es­ta adic­ción se agra­va por­que no hay cam­pa­ñas de pre­ven­ción, ni tra­ta­mien­tos sis­te­ma­ti­za­dos con­tra el mal de amor. “No de­ja de ser una adic­ción afec­ti­va con to­dos los pro­ble­mas que aca­rrea cual­quier adic­ción”. Le pue­de pa­sar a cual­quie­ra Se­gún los ex­per­tos no es ne­ce­sa­rio te­ner un tras­torno pa­to­ló­gi­co o un per­fil psi­co­ló­gi­co de­ter­mi­na­do pa­ra crear re­la­cio­nes de de­pen­den­cia, aun­que tam­bién es cier­to que hay per­so­nas con una pre­dis­po­si­ción ca­si pa­to­ló­gi­ca a la de­pen­den­cia, ra­ya­na en un tras­torno de per­so­na­li­dad, co­mo ase­gu­ra Ma­nuel Vi­lle­gas, psi­có­lo­go y di­rec­tor del más­ter en Te­ra­pia Se­xual y de Pa­re­ja en la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na. Es­te ex­per­to aña­de que cual­quier per­so­na es sus­cep­ti­ble de pa­sar por re­la­cio­nes de de­pen­den­cia. “Pue­de atra­par tan­to a per­so­nas con pre­dis­po­si­ción es­pe­cí­fi­ca co­mo a per­so­nas ca­ren­tes de ella”. Es co­mo si la re­la­ción que se es­ta­ble­ce en­tre dos per­so­nas co­bra­ra vida por sí mis­ma, co­mo si fue­ra un en­te que se ali­men­ta se­gún la re­la­ción que se es­ta­ble­ce en­tre dos per­so­nas. Ca­da re­la­ción es dis­tin­tas aun­que los pro­ta­go­nis­tas sean los mis­mos. “Es­tos ex­pli­ca­ría por qué cier­tas per­so­nas pue­den desa­rro­llar una de­pen­den­cia en una re­la­ción da­da y no ha­cer­lo en una an­te­rior o una pos­te­rior, así co­mo apren­der de los erro­res y evo­lu­cio­nar en la con­cep­ción de la pa­re­ja, mien­tras que otros pa­re­cen con­de­na­dos a re­pe­tir el mis­mo es­que­ma con in­de­pen­den­cia de sus pa­re­jas. En es­te sen­ti­do se pue­de en­ten­der que la de­pen­den­cia mu­chas ve­ces se ges­ta só­lo en el seno de una re­la­ción es­pe­cí­fi­ca”. La bio­lo­gía pre­dis­po­ne La bio­lo­gía no con­de­na pe­ro tam­po­co ayu­da. La de­pen­den­cia es­tá aso­cia­da a la adic­ción. Y la adic­ción tie­ne un fuer­te com­po­nen­te hor­mo­nal. “A la fa­se ini­cial del enamo­ra­mien­to le si­gue la de la cons­ti­tu­ción de la pa­re­ja, en la que se des­en­ca­de­na un me­ca­nis­mo ca­si adic­ti­vo en el que se ha­llan in­vo­lu­cra­dos nues­tros opiá­ceos en­dó­ge­nos co­mo la en­ce­fa­li­na y las en­dor­fi­nas que se li­be­ran ca­da vez que sen­ti­mos pla­cer, sa­tis­fac­ción y bie­nes­tar”, ex­pli­ca Ma­nuel Vi­lle­gas. Es­te ex­per­to con­clu­ye que esos me­ca­nis­mos de re­fuer­zo he­do­nis­ta pue­den dis­po­ner fá­cil­men­te al desa­rro­llo de una de­pen­den­cia afec­ti­va, “co­mo po­nen de ma­ni­fies­to la ex­pe­rien­cia an­sio­sa de pri­va­ción y los in­ten­tos de re­cu­pe­ra­ción de­ses­pe­ra­da cuan­do se pro­du­ce una rup­tu­ra o ce­se de la re­la­ción”. Es una cues­tión de hormonas, aun­que tam­po­co se tie­ne que su­cum­bir a ellas, pe­ro pa­re­ce que ablan­da cual­quier es­truc­tu­ra. Cuan­do las hormonas se han mon­ta­do en las mon­ta­ñas ru­sas, la pro­pia iden­ti­dad se di­lu­ye. “Se apro­xi­man a la re­la­ción amo­ro­sa con una ac­ti­tud aco­mo­da­ti­cia o di­mi­sio­na­ria de sí mis­mas, has­ta el ex­tre­mo de con­fun­dir la po­si­ción su­mi­sa o de­pen­dien­te con una de­mos­tra­ción o prue­ba de amor ver­da­de­ro”. Es­te ex­per­to co­men­ta que no de­ja de ha­ber una con­cep­ción ro­mán­ti­ca del amor, en el que uno mis­mo se anu­la y abre la puer­ta a la de­pen­den­cia. En es­te con­cep­ción tam­bién en­tra en jue­go qué fa­vo­re­ce la so­cie­dad. Pre­sión so­cial Tam­bién exis­te una pre­sión so­cial so­bre lo que de­be­ría ser la re­la­ción de pa­re­ja, y las ex­pec­ta­ti­vas de ca­da uno. Em­ma Ri­bas, psi­có­lo­ga y ex­per­ta en te­ra­pia de pa­re­ja, ex­pli­ca que to­da­vía pe­sa la idea de la me­dia na­ran­ja o al­ma ge­me­la. To­da­vía pe­sa el pa­pel de la mu­jer cui­da­do­ra con­ver­ti­da en per­so­na su­mi­sa. En las re­la­cio­nes de de­pen­den­cia con un fuer­te com­po­nen­te de su­mi­sión, so­bre to­do en­car­na­do por las mu­je­res, aun­que ac­tual­men­te los pa­pe­les tam­bién se in­ter­cam­bian, co­mo tam­bién ex­pli­ca Ma­nuel Vi­lle­gas. “Tra­di­cio­nal­men­te se ha atri­bui­do a la mu­jer una ma­yor va­lo­ra­ción del víncu­lo y, en con­se­cuen­cia, una ma­yor adap­ta­bi­li­dad a la po­si­ción su­mi­sa. Pe­ro las ne­ce­si­da­des que cu­brir ac­tual­men­te en la so­cie­dad oc­ci­den­tal son ta­les que la su­pe­di­ta­ción a la pa­re­ja no cons­ti­tu­ye pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo de nin­gún gé­ne­ro. La actual cri­sis y re­de­fi­ni­ción de pa­pe­les en la pa­re­ja fa­ci­li­ta la eclo­sión de con­flic­tos en su seno que, con fre­cuen­cia, es­ta­llan de for­ma in­con­te­ni­ble, po­nien­do al des­cu­bier­to es­que­mas dis­fun­cio­na­les de ori­gen cul­tu­ral o per­so­nal, que en ca­sos ex­tre­mos es­tán dan­do lu­gar a una es­ca­la­da de mal­tra­to fí­si­co y muer­te vio­len­ta”. Em­ma Ri­bas se­ña­la que to­da­vía per­sis­ten unos mi­tos re­la­cio­na­dos con la pa­re­ja que po­ten­cian es­ta de­pen­den­cia. “A ni­vel de ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo to­da­vía se sue­ña con en­con­trar el al­ma ge­me­la o la me­dia na­ran­ja, co­mo quie­ra lla­már­se­le. O la idea del amor in­con­di­cio­nal y de que el amor es sa­cri-

fi­cio. Si pre­fie­re de­cir­lo de otra ma­ne­ra, tam­bién se sue­ña con el amor ex­clu­yen­te y po­se­si­vo, o el de quien bien te quie­re te ha­rá llo­rar. O con­mi­go mi pa­re­ja cam­bia­rá. Hay mu­chas creen­cias en­torno a las re­la­cio­nes de pa­re­ja. Y es­tas creen­cias fo­men­tan unas ideas que lle­van a la con­fu­sión y, al fi­nal, crean más in­se­gu­ri­dad que otra co­sa”. Es ne­ce­sa­rio re­vi­sar­se a sí mis­mo mil ve­ces pa­ra des­mon­tar es­te ti­po de creen­cias. To­do ello con­vier­te la re­la­ción en un cam­po de en­sa­yo pa­ra la ma­du­rez emo­cio­nal. La cues­tión es có­mo de­tec­tar cuan­do es­te en­sa­yo se va con­vir­tien­do en una re­la­ción más des­truc­ti­va que cons­truc­ti­va. Có­mo de­tec­tar­lo El pri­mer pro­ble­ma es de­tec­tar esa de­pen­den­cia. ¿Có­mo dar­se cuen­ta uno mis­mo? “Que los de­más ad­vier­tan de esa de­ri­va ha­cia la de­pen­den­cia no sir­ve a quien la su­fre, no va­le, no se quie­re oír”, ex­pli­ca Esther Ló­pez, psi­coa­na­lis­ta. Y no es tan fá­cil dar­se cuen­ta uno mis­mo por sí so­lo. Se mez­clan va­rios fac­to­res y la fron­te­ra no siem­pre es­tá cla­ra ex­cep­to en ca­sos ex­tre­mos. Em­ma Ri­bas co­men­ta que ge­ne­ral­men­te uno no se da cuen­ta has­ta que su­fre las con­se­cuen­cias de su de­pen­den­cia ha­cia la pa­re­ja. “La per­so­na acu­de a una te­ra­pia cuan­do su pa­re­ja es­tá a pun­to de de­jar­lo o lo aca­ba de de­jar. Es la fa­se de pá­ni­co. Es la ma­ni­fes­ta­ción del ape­go an­sio­so de lo que se va a per­der. En el fon­do to­do son mie­dos”.

LA RE­LA­CIÓN DE PA­RE­JA NO DE­JA DE SER UN EN­SA­YO PA­RA MA­DU­RAR EL APE­GO SE ALI­MEN­TA DE LOS MIE­DOS Y LA FAL­TA DE AU­TO­ES­TI­MA

Mie­do a no ser que­ri­do, mie­do al aban­dono, ne­ce­si­dad de con­tro­lar to­do lo que ha­ce la pa­re­ja, sen­tir­se trai­cio­na­do si la pa­re­ja se to­ma o re­cla­ma sus pro­pios es­pa­cios, sus tiem­pos, idea­li­za­ción de la pa­re­ja por­que es ca­si per­fec­ta. Es­to se tra­du­ce en la ne­ce­si­dad de con­tac­to per­ma­nen­te con la pa­re­ja, ya sea fí­si­ca­men­te o por mó­vil o What­sApp. Po­ne la re­la­ción de pa­re­ja siem­pre por de­lan­te de los ami­gos, la fa­mi­lia, las afi­cio­nes… “Ob­se­sión, ce­los, an­sie­dad, con­trol de lo que ha­ce el otro, chan­ta­je emo­cio­nal, ex­clu­si­vi­dad. To­do ellos son pis­tas pa­ra de­tec­tar que hay una ten­den­cia a la de­pen­den­cia”, sin­te­ti­za Em­ma Ri­bas. Pe­ro hay va­rios ti­pos de de­pen­den­cia. Ti­po­lo­gías Ma­ria Mer­cè Co­nan­gla, psi­có­lo­ga, de la Fun­da­ció Àm­bit, ex­pli­ca que las re­la­cio­nes de de­pen­den­cia no de­jan de ser re­la­cio­nes mer­can­ti­lis­tas. “El otro se con­vier­te en un me­dio en lu­gar de ser un fin por sí mis­mo”. Es­ta ex­per­ta, coau­to­ra con Jau­me So­ler de Jun­tos pe­ro no ata­dos (Amat), aña­de que se bus­ca en la otra per­so­na aque­llo que nos fal­ta en lu­gar de ha­cer un tra­ba­jo in­terno pa­ra con­se­guir­lo. Pa­ra Ma­nuel Vi­lle­gas, la de­pen­den­cia es, a ve­ces, pu­ra­men­te fun­cio­nal “se­gún el gra­do de asi­me­tría o de com­pen­sa­ción com­ple­men­ta­ria que im­pli­que en la eco­no­mía, la gestión do­més­ti­ca, la vida so­cial; mien­tras que en otras oca­sio­nes pue­de lle­gar a ser com­pen­sa­to­ria, co­mo en el ca­so de re­la­cio­nes de de­pen­den­cia oca­sio­na­das por dé­fi­cits pro­ve­nien­tes de di­ver­sas pa­to­lo­gías o ca­ren­cias en uno de los miem­bros de la pa­re­ja”. Se­gún es­te ex­per­to, el pro­ble­ma es que con fre­cuen­cia “la pa­re­ja vi­ve tal de­pen­den­cia de mo­do sa­tis­fac­to­rio y, al me­nos du­ran­te un lar­go pe­rio­do de tiem­po, no pa­re­ce cons­ti­tuir un pro­ble­ma re­la­cio­nal gra­ve. El da­ño pue­de lle­gar a ser sig­ni­fi­ca­ti­vo, sin em­bar­go, si cam­bian las con­di­cio­nes en la re­la­ción de pa­re­ja por aban­dono, rup­tu­ra, en­fer­me­dad o muer­te o si sim­ple­men­te de­ja de com­pen­sar la mo­da­li­dad re­la­cio­nal es­ta­ble­ci­da”. Wal­ter Riso pre­fie­re ha­blar de dis­tin­tos ape­gos pa­ra dis­cer­nir qué ti­po de de­pen­den­cia afec­ti­va se da. Bre­ve­men­te dis­tin­gue cin­co ape­gos: ape­go a la se­gu­ri­dad, ali­men­ta­do por el mie­do a la des­pro­tec­ción; el ape­go a la es­ta­bi­li­dad, sus­ten­ta­do por el mie­do al aban­dono; el ape­go a las ma­ni­fes­ta­cio­nes de afec­to, cau­sa­do por la ba­ja au­to­es­ti­ma; el ape­go al re­co­no­ci­mien­to, por el te­mor al des­pre­cio, y el ape­go al pla­cer de to­da bue­na re­la­ción, que Riso con­si­de­ra en es­te ca­so po­si­ti­vo, una de­pen­den­cia ne­ce­sa­ria de to­da re­la­ción y que más ade­lan­te tra­ta­mos. En el res­to de los ca­sos se tra­ta de mie­dos que dis­tor­sio­nan el bie­nes­tar. Sin mie­dos No es fá­cil des­ha­cer­se de los mie­dos, pe­ro Ma­ria Mer­cè Co­nan­gla pro­po­ne cons­truir un es­pa­cio de re­la­ción don­de ca­da per­so­na pue­da con­ti­nuar sien­do ella mis­ma a la vez que tra­ba­ja pa­ra con­se­guir un es­pa­cio de pa­re­ja con­jun­to. “Hay que es­tar con los bra­zos abier­tos pa­ra de­jar que el amor ven­ga y se va­ya a vo­lun­tad, li­bre­men­te, por­que, de to­das ma­ne­ras, es­to ha­rá”. Es­ta ex­per­ta su­gie­re que se­ría ne­ce­sa­rio lle­gar al pun­to de po­der de­cir a la otra per­so­na: “Pue­do vi­vir sin ti, mi vida es­tá ple­na, tie­ne sen­ti­do y me sien­to bien con­mi­go mis­ma. Aun así es­co­jo li­bre­men­te amar­te y cre­cer con­ti­go, jun­tos, pe­ro no ata­dos”. Es un prin­ci­pio de rea­lis­mo afec­ti­vo, au­to­rres­pe­to y au­to­con­trol, cla­ve pa­ra des­li­gar­se de los amo­res de­pen­dien­tes. Wal­ter Riso pro­po­ne ha­cer­se car­go de uno mis­mo, ex­plo­rar y asu­mir el sen­ti­do de vida. Em­ma Ri­bas co­men­ta que se tra­ta de no per­der la pro­pia iden­ti­dad. “Lo sano es que la re­la­ción de pa­re­ja se va­ya cons­tru­yen­do, que ha­ya res­pe­to y que sea uno mis­mo quien se res­pe­ta, co­sa que de­pen­de de ca­da per­so­na”. Aun con to­do, hay una de­pen­den­cia ne­ce­sa­ria. De­pen­den­cia ne­ce­sa­ria “Las per­so­nas no se ne­ce­si­tan co­mo an­tes, sino de otra ma­ne­ra”, se­ña­la Ma­nuel Vi­lle­gas. El des­ape­go no es in­di­fe­ren­cia. Te­ner de­seo no sig­ni­fi­ca ser de­pen­dien­te. Aun­que sea im­per­fec­ta­men­te, que­rer se quie­re. “Pa­ra que una re­la­ción va­ya pro­gre­san­do, pa­ra que sea sa­na, al­gún gra­do de de­pen­den­cia tie­nen que ha­ber. Es lo que ge­ne­ra el víncu­lo. Pa­ra que se pro­duz­ca tie­ne que ha­ber cier­to gra­do de de­pen­den­cia, de que­rer, de de­seo, pe­ro hay que sa­ber per­mi­tir que la pro­pia re­la­ción res­pi­re. Mo­men­tos de in­tros­pec­ción, mo­men­tos de diá­lo­go”, se­ña­la Esther Ló­pez. De al­gu­na ma­ne­ra to­dos so­mos de­pen­dien­tes. Tal vez el re­to con­sis­te en ad­mi­tir esa de­pen­den­cia uni­ver­sal de to­dos con to­dos, y aún así crear un es­pa­cio au­tó­no­mo in­terno. Des­de es­ta au­to­no­mía in­ter­na, y, si real­men­te ama a su pa­re­ja, al me­nos alé­gre­se de que ha­ya po­di­do mar­char de va­ca­cio­nes, fi­na­li­za Em­ma Ri­bas. Sin du­da es la prue­ba del al­go­dón pa­ra los de­mo­nios in­ter­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.