Pier­nas de ve­rano

Es el me­jor mo­men­to pa­ra lu­cir­las. Ha­ce ca­lor y ape­te­ce ali­ge­rar el ves­tua­rio. Pe­ro pre­ci­sa­men­te aho­ra, en ve­rano, es cuan­do las pier­nas no cui­da­das lu­cen peor, hin­cha­das, re­se­cas y pe­sa­das

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Margarita Puig

Pe­sa­dez, ca­lam­bres, hor­mi­gueo, hin­cha­zón, ce­lu­li­tis, ara­ñas vas­cu­la­res, gra­sa lo­ca­li­za­da, se­que­dad... Cuan­do lle­ga el ve­rano, el mo­men­to en que más ape­te­ce en­se­ñar las pier­nas es pro­ba­ble­men­te cuan­do me­nos lu­cen. El ca­lor tie­ne un efec­to va­so­di­la­ta­dor so­bre las ve­nas que ha­ce que, co­mo mí­ni­mo, las pier­nas se hin­chen. Al di­la­tar­se, los va­sos san­guí­neos se vuel­ven me­nos elás­ti­cos y pro­vo­can una a ve­ces se­ve­ra re­ten­ción de lí­qui­dos en las ex­tre­mi­da­des. El en­tre­na­dor per­so­nal Fito Flo­ren­sa, li­cen­cia­do en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y del De­por­te, re­cuer­da que “en nues­tras ve­nas exis­ten las vál­vu­las se­mi­lu­na­res que ac­túan co­mo puer­tas que só­lo de­jan pa­sar la san­gre en sen­ti­do as­cen­den­te. Si las ve­nas se di­la­tan y las puer­tas si­guen te­nien­do el mis­mo ta­ma­ño, en­ton­ces la san­gre no só­lo va ha­cia arri­ba por la ac­ción de nues­tros múscu­los, sino que tam­bién va ha­cia atrás (re­flu­jo) acu­mu­lan­do lí­qui­do en las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, ya que es­tas puer­tas no pue­den im­pe­dir que la san­gre que­de re­te­ni­da en un pun­to”. Es­tos pro­ble­mas se agra­van, evi­den­te­men­te, con el se­den­ta­ris­mo o en las per­so­nas obe­sas. Y más cuan­do se pro­du­ce una com­bi­na­ción de am­bas co­sas. Y, re­cuer­da Flo­ren­sa, “tam­bién si pa­sas mu­cho tiem­po sen­ta­do o de pie en la mis­ma po­si­ción y sin mo­ver­te pues­to que la ac­ción de los múscu­los es vi­tal pa­ra que la san­gre re­tor­ne al co­ra­zón, con lo cual sino nos mo­ve­mos y es­ta­mos en un am­bien­te de ca­lor, te­ne­mos mu­chos nú­me­ros de re­te­ner lí­qui­dos por las con­se­cuen­cias del ca­lor “. To­do pue­de com­pli­car­se aún un po­co (o mu­cho) más ya que, cuan­do en es­tas con­di­cio­nes las ve­nas pier­den elas­ti­ci­dad, si la pre­sión au­men­ta en unas zo­nas de­ter­mi­na­das por ex­ce­so de lí­qui­do, esas ve­nas se de­for­man con la pos­te­rior con­se­cuen­cia de apa­ri­ción de va­ri­ces en nues­tras ve­nas su­per­fi­cia­les. “Re­cor­de­mos que las ve­nas su­per­fi­cia­les y pro­fun­das es­tán co­nec­ta­das, si au­men­ta la pre­sión en las pro­fun­das, la san­gre se va ha­cia el ex­te­rior pa­ra com­pen­sar esa pre­sión, si re­te­ne­mos lí­qui­dos, es­ta pre­sión ha­ce que las ve­nas se de­for­men for­man­do va­ri­ces. Eso es exac­ta­men­te lo que son las va­ri­ces.

Por el con­tra­rio, al va­so­di­la­tar­se las ve­nas, la pre­sión ge­ne­ral de vuel­ta al co­ra­zón dis­mi­nu­ye ya que las pa­re­des de las mis­mas es­tán di­la­ta­das y han per­di­do elas­ti­ci­dad, con la pos­te­rior con­se­cuen­cia de una pér­di­da de efi­cien­cia en es­te re­torno ve­no­so”, apun­ta Flo­ren­sa. Esa es la reali­dad, la bue­na no­ti­cia es que hay fór­mu­las pa­ra re­sol­ver ca­da uno de los pro­ble­mas de­ri­va­dos del ca­lor. La doc­to­ra Na­ta­lia Ri­bé, del Ins­ti­tut Dra. Na­ta­lia Ri­bé, ex­pli­ca que la die­ta va a ser fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner a ra­ya la ma­yo­ría de los pro­ble­mas, pe­ro so­bre to­do el de la hin­cha­zón. “Es im­por­tan­te man­te­ner una die­ta equi­li­bra­da, be­ber mu­chos lí­qui­dos pa­ra fa­ci­li­tar el buen dre­na­je, pe­ro tam­bién to­mar sus­tan­cias dre­nan­tes a ba­se de com­pues­tos na­tu­ra­les pa­ra eli­mi­nar los lí­qui­dos”. Y a to­do ello hay que aña­dir otras me­di­das co­mo “to­mar me­di­das pos­tu­ra­les (ele­var pier­nas), apli­car geles ve­no­tó­ni­cos, en­tre otros”. Pe­ro por en­ci­ma de to­do hay que ser prag­má­ti­co. En pri­mer lu­gar, co­mo siem­pre, “más va­le pre­ve­nir que cu­rar”. Por ello no hay que pen­sar só­lo en ese pro­ble­ma cuan­do lle­ga el ca­lor. Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble “man­te­ner unos há­bi­tos de vida sa­lu­da­bles du­ran­te to­do el año es vi­tal y evi­ta to­do ti­po de pro­ble­mas, no só­lo pier­nas hin­cha­das en ve­rano. Te­ner una bue­na ali­men­ta­ción, ha­cer ejer­ci­cio, te­ner un mí­ni­mo co­no­ci­mien­to de nues­tro cuer­po y des­can­sar ade­cua­da­men­te nos pre­vie­ne de mu­chos ma­les”, ex­pli­ca Flo­ren­sa. Tam­bién va a ayu­dar ha­cer ejer­ci­cio que, de­pen­dien­do del es­ta­do de for­ma de ca­da uno, pue­de ir “des­de ca­mi­nar 30 mi­nu­tos” al día

EVI­TAR EL EX­CE­SO DE SOL Y SE­GUIR UNA BUE­NA DIE­TA ES EL PRI­MER PA­SO

(co­mo acon­se­jan los médicos) has­ta ha­cer otro ti­po de ac­ti­vi­da­des co­mo na­ta­ción, spi­ning, aquagym o co­rrer fue­ra de las ho­ras don­de el sol es más agre­si­vo (12 a 14 h) en ve­rano”. Lo me­jor, pro­ba­ble­men­te, es apro­ve­char las con­di­cio­nes y si­tua­cio­nes que nos con­ce­de el pe­rio­do es­ti­val. El doc­tor Oriol La­pie­dra, je­fe del ser­vi­cio de an­gio­lo­gía y ci­ru­gía vas­cu­lar del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­ri Qui­rón De­xeus, ex­pli­ca que hay que in­ten­tar evi­tar las si­tua­cio­nes en que de­be­mos es­tar de pie o sen­ta­dos du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do, pe­ro siem­pre el ejer­ci­cio fí­si­co es la me­jor re­co­men­da­ción y más si lo rea­li­za­mos den­tro del agua, allí la tem­pe­ra­tu­ra sue­le ser más ba­ja y la ley de la gra­ve­dad no nos in­flu­ye tan­to. Tam­bién el ca­mi­nar por la are­na mo­ja­da, don­de rom­pen las olas ayu­da a re­cu­pe­rar la elas­ti­ci­dad per­di­da por el efec­to del ca­lor”. Y, aun­que re­sul­te com­pli­ca­do, tam­bién re­sul­ta bá­si­co ex­po­ner­se al sol lo mí­ni­mo po­si­ble, por­que en tal ca­so el ca­lor to­da­vía se­rá ma­yor y se agra­van los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la va­so­di­la­ta­ción con­ti­nua. Flo­ren­sa apun­ta en es­te as­pec­to que “en ca­so de no po­der evi­tar­se es­tar ba­jo el sol, se va a ha­cer im­pres­cin­di­ble mo­ver­se, pa­sear­se, ba­ñar­se (por el va­so­cons­tric­tor del frío) “. ¿Más? Hi­dra­tar­se bien du­ran­te el ve­rano y no só­lo me­dian­te la die­ta o la in­ges­tión de lí­qui­dos sino te­nien­do ade­más en cuen­ta que, en­tre otras co­sas, el ta­ba­co des­hi­dra­ta de una for­ma in­creí­ble. Ade­más, en los mo­men­tos de relax es bueno fa­vo­re­cer el re­torno ve­no­so ele­van­do las pier­nas (cuan­to más arri­ba res­pec­to al co­ra­zón, me­jor) y hay que evi­tar usar ro­pa de­ma­sia­da ajus­ta­da que di­fi­cul­te la cir­cu­la­ción. Ayu­dan los ma­sa­jes sua­ves en las pier­nas en di­rec­ción al co­ra­zón pa­ra fa­vo­re­cer el re­torno ve­no­so, me­jor con una cre­ma efec­to frío y más aun con pro­duc­tos na­tu­ra­les co­mo el Con­fort legs de Al­ki­mia que ac­ti­va la cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca, des­con­ges­tio­na, calma y re­fres­ca gra­cias a las pro­pie­da­des acei­tes esen­cia­les de li­món (to­ni­fi­can­te), ro­me­ro (ve­no­tó­ni­co), men­ta (es­ti­mu­lan­te cir­cu­la­to­rio), po­me­lo (de­to­xi­fi­can­te), ci­prés (va­so­cons­tric­tor y tó­ni­co cir­cu­la­to­rio), nuez mos­ca­da (re­vi­ta­li­zan­te), na­ran­ja (hi­dra­tan­te) enebro (dre­nan­te), ade­más de acei­tes ve­ge­ta­les de ave­lla­nas (to­ni­fi­can­te), al­men­dras (re­ge­ne­ra­dor) sé­sa­mo (de­pu­ra­ti­vo);. Y tam­bién el agua fres­ca pa­ra ac­ti­var la cir­cu­la­ción (me­jor com­bi­na­da con agua ca­lien­te pa­ra tra­ba­jar va­so­di­la­ta­ción-va­so­cons­tric­ción); evi­tar la sal (to­do el año, me­jor); ayu­dar a la cir­cu­la­ción en el pro­ce­so de re­torno ve­no­so y no abu­sar de pos­tu­ras co­mo es­tar sen­ta­do con las pier­nas cru­za­das (se opri­me una zo­na con­cre­ta). Y em­peo­ra la si­tua­ción de­ri­va­da de los efec­tos del ca­lor y de for­ma drás­ti­ca el he­cho de ser una per­so­na inac­ti­va (tan­to si no se tie­ne ma­sa mus­cu­lar co­mo sí se tie­ne, aun­que no por en­tre­na­mien­to sino por ge­né­ti­ca). Por ello, el en­tre­na­dor per­so­nal Fito Flo­ren­sa re­co­mien­da “mo­ver­se y no de­jar pa­sar los años por­que ca­da vez se­rá más com­pli­ca­do de re­sol­ver”. Re­suel­to el pro­ble­ma de la hin­cha­zón y las va­ri­ces con to­do lo di­cho has­ta aho­ra, es más fá­cil ata­car la pe­sa­dez. En es­te sen­ti­do, la doc­to­ra Na­ta­lia Ri­bé ex­pli­ca que “si me­jo­ra­mos el dre­na­je de la cir­cu­la­ción con los con­se­jos an­te­rior­men­te ci­ta­dos, la pe­sa­dez ape­nas va a mo­les­tar­nos”. Otro pro­ble­ma con el que el ve­rano afea nues­tras pier­nas es la se­que­dad de la piel. “Se pro­du­ce por fal­ta de lí­qui­dos, por lo que se de­be­rá be­ber in­fu­sio­nes, zu­mos, fru­tas y tam­bién de­be­re­mos apli­car­nos en la piel cre­mas emo­lien­tes que nu­tran y re­ge­ne­ren la piel”, ex­pli­ca Ri­bé, que aña­de que lo me­jor es aten­der a “la die­ta me­di­te­rrá­nea, ri­ca en fru­tas, hor­ta­li­zas, ver­du­ras, car­bohi­dra­tos, lác­teos, fi­bras, y ce­rea­les… Co­mer cin­co ve­ces al día y be­ber mu­cha agua en­tre co­mi­das”. Has­ta aquí lo que hay que ha­cer, pe­ro ¿y lo que no de­be ha­cer­se? De­pi­lar­se jus­to an­tes de ir a to­mar el sol (re­se­ca la piel pe­ro ade­más abre los po­ros), no apli­car­se pro­tec­ción (ade­más de pro­te­ger de los efec­tos no­ci­vos del sol, nu­tre la piel), no hi­dra­tar­se des­pués, no be­ber el lí­qui­do su­fi­cien­te (me­jor evi­tar las cer­ve­zas por­que su­bir de pe­so va en con­tra de la bue­na sa­lud car­dio­vas­cu­lar) y te­ner una vida se­den­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.