CREAR

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Jo­sé An­to­nio Marina se va de va­ca­cio­nes con un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Ca­lo­rías”... y has­ta aquí po­de­mos leer

Con­fie­so mi de­bi­li­dad por la pe­que­ña po­bla­ción de Cam­brid­ge, don­de es­tán ra­di­ca­das la Uni­ver­si­dad de Har­vard y el Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (MIT), dos de los más repu­tados cen­tros de edu­ca­ción superior e in­ves­ti­ga­ción del mun­do. En una de sus mag­ní­fi­cas li­bre­rías he en­con­tra­do un li­bro re­cién pu­bli­ca­do, The mea­su­re of ci­vi­li­za­tion, es­cri­to por Ian Mo­rris, que con­si­de­ra que la ve­lo­ci­dad de la evo­lu­ción his­tó­ri­ca pue­de me­dir­se a par­tir de cua­tro fac­to­res: la can­ti­dad de ener­gía uti­li­za­da por ca­da per­so­na, la com­ple­ji­dad de los sis­te­mas so­cia­les, la ca­pa­ci­dad mi­li­tar y la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble. Me lla­ma la aten­ción lo re­fe­ren­te a la can­ti­dad de ener­gía gas­ta­da por ca­da in­di­vi­duo, por­que me pro­por­cio­na una in­tere­san­te vi­sión de la his­to­ria. La Fun­da­ción Rep­sol, que ya en­car­gó a mi fun­da­ción una re­vis­ta on li­ne so­bre ener­gía (Ener­gia­crea­do­ra. es), nos ha pe­di­do aho­ra que ela­bo­re­mos uni­da­des di­dác­ti­cas pa­ra ni­ños y jó­ve­nes so­bre la im­por­tan­cia de la ener­gía, la ne­ce­si­dad de sa­ber uti­li­zar­la y la ur­gen­te ta­rea de bus­car ener­gías sos­te­ni­bles.

Co­mo to­dos los or­ga­nis­mos vi­vos, el ser hu­mano tie­ne que cap­tu­rar ener­gía del ex­te­rior pa­ra so­bre­vi­vir. Y co­mo es un ser lu­jo­so, gas­ta mu­cha más de la que ne­ce­si­ta pa­ra su su­per­vi­ven­cia. De he­cho, un co­no­ci­do his­to­ria­dor, Les­lie Whi­te, con­si­de­ra que la cul­tu­ra se desa­rro­lló cuan­do los hu­ma­nos dis­pu­si­mos de más ener­gía de la que ne­ce­si­tá­ba­mos.

Du­ran­te cien­tos de mi­les de años, nues­tros an­te­pa­sa­dos se li­mi­ta­ron a con­su­mir las ca­lo­rías en for­ma de ali­men­to. La do­mes­ti­ca­ción del fuego au­men­tó la ener­gía dis­po­ni­ble. Só­lo cuan­do apa­re­ció la agri­cul­tu­ra, el ex­ce­den­te de ca­lo­rías –de pro­duc­tos agrí­co­las– per­mi­tió que al­gu­nos pu­die­ran de­di­car tiem­po a al­go más que bus­car­se el ali­men­to dia­rio. To­do es­to, por su­pues­to, lo sa­be­mos to­dos. Lo que me ha sor­pren­di­do es ver la evo­lu­ción del con­su­mo de ener­gía a lo lar­go de la his­to­ria. Ha­ce 14.000 años, nues­tros an­te­pa­sa­dos ca­za­do­res re­co­lec­to­res, con­su­mían unas 4.000 ca­lo­rías dia­rias. El con­su­mo de un es­ta­dou­ni­den­se en el año 2000 fue de 230.000 ca­lo­rías dia­rias. ¡Qué bar­ba­ri­dad! Por su­pues­to que no son só­lo las con­su­mi­das con el ali­men­to, sino las gas­ta­das en nues­tro mo­do de vida. To­do lo que con­su­mi­mos su­po­ne un cos­te ener­gé­ti­co. Las ca­sas, los ves­ti­dos, el pa­pel, el trans­por­te, las má­qui­nas, in­clu­so la pro­duc­ción de ali­men­tos.

Pro­du­cir una ca­lo­ría animal con­su­me diez de ori­gen ve­ge­tal. A eso de­be­mos aña­dir­le el cos­te ca­ló­ri­co de pro­du­cir esa co­mi­da –el pien­so por ejem­plo–, su trans­por­te, el cos­te de la ca­de­na de frío, el de co­ci­nar­lo. In­clu­so des­ha­cer­se de los re­si­duos im­pli­ca un cos­te ener­gé­ti­co.

En es­ta tar­de de cá­li­do ve­rano, estoy es­cri­bien­do es­te ar­tícu­lo en un or­de­na­dor que con­su­me ener­gía, to­mán­do­me un ca­fé con hie­lo, que ha con­su­mi­do mu­cha ener­gía, y en una ha­bi­ta­ción con ai­re acon­di­cio­na­do fun­cio­nan­do. De re­pen­te, me he sen­ti­do un des­pil­fa­rra­dor in­cons­cien­te. No ha­bía re­pa­ra­do en es­te as­pec­to del con­su­mo. Co­mo to­do el mun­do, he oí­do ha­blar de la “hue­lla eco­ló­gi­ca de lo que con­su­mi­mos” y del “cos­te ener­gé­ti­co de un pro­duc­to”, pe­ro con­fie­so que las estadísticas del li­bro de Ian Mo­rris me han im­pre­sio­na­do. Tal vez por­que el pro­ce­di­mien­to de me­dir­lo por ca­lo­rías –y no por va­tios o ju­lios– nos re­sul­ta más cer­cano. En fin, des­pués de es­ta in­for­ma­ción, com­pren­do me­jor el in­te­rés del pro­yec­to que nos ha en­car­ga­do la Fun­da­ción Rep­sol.

HA­CE 14.000 AÑOS, UN HU­MANO CON­SU­MÍA UNAS 4.000 CA­LO­RÍAS AL DÍA, EN LA AC­TUA­LI­DAD GAS­TA HAS­TA 230.000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.