MUE­BLES CON TO­NOS FLÚOR

Fres­cos y vi­bran­tes, los co­lo­res flúor han en­tra­do con fuer­za en la mo­da de es­ta tem­po­ra­da. Son to­nos que mi­ran a los años ochen­ta, pe­ro que adop­tan he­chu­ras con­tem­po­rá­neas. Tam­bién el mo­bi­lia­rio y los com­ple­men­tos pa­ra el ho­gar se apun­tan a la mo­da más r

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Be­go­ña Cor­zo

Los co­lo­res vi­bran­tes y fluo­res­cen­tes se apo­de­ran del ve­rano. Los mue­bles y los com­ple­men­tos del ho­gar lle­gan con to­nos atre­vi­dos

“An­tes muer­ta que vol­ver a lle­var hom­bre­ras”. Es­ta pie­za fue uno de los sím­bo­los del ves­tir de los años ochen­ta, pe­ro no el úni­co. Los co­lo­res fluo­res­cen­tes tam­bién pro­ta­go­ni­za­ron esa épo­ca de ex­ce­sos y si bien quie­nes lle­va­ron las de­nos­ta­das al­moha­di­llas las quie­ren bien le­jos, el flúor, ale­gre y re­fres­can­te, es uno de los co­lo­res de mo­da es­te ve­rano, tam­bién en el ho­gar, don­de son un buen re­cur­so si se desea ilu­mi­nar y dar vi­va­ci­dad a las es­tan­cias.

Las to­na­li­da­des fos­fo­res­cen­tes es­tán ins­pi­ra­das en los to­nos in­ten­sos de los cris­ta­les de fluo­ri­ta, un mi­ne­ral que tie­ne pro­pie­da­des fí­si­cas de ter­mo­lu­mi­nis­cen­cia y fluo­res­cen­cia cuan­do reac­cio­na a los ra­yos ul­tra­vio­le­ta. Tam­bién los tu­bos de neón, in­ven­ta­dos en los años vein­te y que se po­pu­la­ri­za­ron en los ró­tu­los pu­bli­ci­ta­rios de los años cin­cuen­ta, lu­cen con co­lo­res vi­bran­tes, gra­cias a la adi­ción de di­fe­ren­tes me­ta­les al gas no­ble.

Jus­ta­men­te por su gran lu­mi­no­si­dad y vi­si­bi­li­dad se apli­can en se­ña­lé­ti­ca, en pren­das de se­gu­ri­dad y en ro­pa de­por­ti­va. Y si ha­ce 30 años los co­lo­res fos­fo­ri­to eran los re­yes de las pis­tas de bai­le, aho­ra vuel­ven a des­con­tex­tua­li­zar­se y lle­gan a to­dos los rin­co­nes de ca­sa, ca­da día más in­flui­da por los vai­ve­nes de la mo­da. “La in­dus­tria quí­mi­ca no es­ta­ba tan evo­lu­cio­na­da en los ochen­ta co­mo aho­ra. Hoy se pue­de ha­cer fluo­res­cen­te cual­quier ma­te­rial”, ex­pli­ca Clau­dia Val­sells, ex­per­ta en color y pro­pie­ta­ria de Clau­dia­co­lor.com, que dis­tin­gue en­tre los au­tén­ti­cos co­lo­res flúor –que po­seen pro­pie­da­des lu­mi­nis­cen­tes– y los to­nos pu­ros y vi­bran­tes, que sin lle­gar a emi­tir luz, tam­bién son im­pac­tan­tes por su in­ten­si­dad.

¿Que son di­fí­ci­les de com­bi­nar y arries­ga­dos? Sí, pe­ro tam­po­co se tra­ta de in­tro­du­cir en una ha­bi­ta­ción mu­chos ele­men­tos con es­te co­lo­ri­do, sino pen­sar en es­tan­cias uni­for­mes y ele­gir una to­na­li­dad es­pe­cí­fi­ca. Los flúor, que son ex­tre­ma­da­men­te lu­mi­no­sos, que­dan muy bien com­bi­na­dos con co­lo­res neu­tros o apa­ga­dos, co­mo el gris. “Son co­lo­res tan di­fe­ren­tes y tan pa­sa­dos de vuel­tas que los pue­des po­ner en cual­quier con­tex­to”, opi­na Val­sells, que acon­se­ja usar­los co­mo co­lo­res de con­tras­te en con­tex­tos “no ne­ce­sa­ria­men­te mo­der­nos o mi­ni­ma­lis­tas, sino más ba­rro­cos, más vi­vi­dos”. Por ejem­plo, un es­pe­jo o una bu­ta­ca de lí­neas ro­co­có, que a prio­ri pa­re­cen pa­sa­das de mo­da, pue­den re­cu­pe­rar la fuer­za y la ac­tua­li­dad si se pin­tan con co­lo­res vi­bran­tes, y en in­te­rio­res de ai­res cam­pes­tres los flúor apor­tan un pun­to de eclec­ti­cis­mo que da fuer­za a los es­pa­cios.

La fir­ma ho­lan­de­sa Moooi, co­no­ci­da por su van­guar­dis­mo, edi­tó en el 2010 las si­llas Gho­tic, de Stu­dio Job. Es­tas pie­zas ca­si de có­mic fue­ron avan­za­di­lla de es­ta ten­den­cia que une lí­neas apa­ren­te­men­te de­mo­dées con co­lo­res in­só­li­tos.

Otra de las ten­den­cias que es­tán más en bo­ga es di­pear mue­bles pa­ra dar­les otro as­pec­to, es de­cir, pin­tar­los a me­dias –por ejem­plo, só­lo las pa­tas o só­lo la mi­tad del mue­ble– co­mo si los hu­bié­ra­mos su­mer­gi­do só­lo en par­te en un bo­te de pin­tu­ra.

La di­se­ña­do­ra He­lla Jon­ge­rius, que ha he­cho del es­tu­dio del color par­te fun­da­men­tal de su tra­ba­jo, y le con­ce­de tan­ta im­por­tan­cia co­mo a la pro­duc­ción o a los ma­te­ria­les, ase­gu­ra que “el color, si se usa bien, apor­ta ri­que­za, be­lle­za y am­bi­güe­dad al di­se­ño, pe­ro la ma­yo­ría de los crea­do­res em­plean los mis­mos co­lo­res una y otra vez, so­bre to­do los que son de­ma­sia­do bri­llan­tes, de­ma­sia­do cur­sis, de­ma­sia­do gri­ses o de­ma­sia­do fríos”. Jon­ge­rius ha crea­do una nue­va pa­le­ta pa­ra la mar­ca Vi­tra –fir­ma de la que es di­rec­to­ra de ar­te de co­lo­res y su­per­fi­cies– ba­sa­da en su pro­yec­to El cam­bio de color de la luz del día, que documenta có­mo va­ría la apa­rien­cia de color de una bo­la de ar­ci­lla en­tre las 8 h y las 17.30 h en un día de fi­na­les de ju­nio en Ber­lín. Ese cam­bio de la tem­pe­ra­tu­ra de color en una jor­na­da lo ha plas­ma­do en una car­ta cro­má­ti­ca que va de los ro­jos y ver­des vi­bran­tes a de­li­ca­dos to­nos em­pol­va­dos. “Re­sul­ta más fá­cil ex­pli­car la fun­ción o la for­ma que por qué he­mos ele­gi­do un color –di­ce Jon­ge­rius–. Pe­ro los co­lo­res y las su­per­fi­cies son cru­cia­les cuan­do se tra­ta del efec­to que cau­sa un pro­duc­to”. Por su par­te, el ar­qui­tec­to ita­liano Giò Pon­ti pu­bli­có en 1933, en Co­rrie­re de­lla Se­ra, un es­que­ma que se­ña­la­ba las in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des de jue­go de co­lo­res pa­ra el ho­gar, te­nien­do en cuen­ta los te­chos, pa­re­des, sue­los, puer­tas, so­fás, cor­ti­nas, ma­de­ras... Pon­ti su­ge­ría que, an­tes de ele­gir la ga­ma pa­ra ca­da ele­men­to, ha­bía que de­ci­dir si se desea­ba uni­dad den­tro de la ca­sa o cam­biar ra­di­cal­men­te el am­bien­te de una ha­bi­ta­ción a otra y, en to­do ca­so, re­cor­da­ba, al gri­to de “¡aba­jo el gris!”, que el color es un re­ga­lo in­fi­ni­to y ex­pre­si­vo que de­be­ría­mos usar tan­to co­mo sea po­si­ble. Y, pa­ra pro­vo­car a los dis­cre­tos irre­duc­ti­bles, Ver­ner Pan­ton, fa­mo­so por sus co­lo­ri­dos mue­bles de los años se­sen­ta y se­ten­ta, de­cía en su li­bro Ob­ser­va­cio­nes so­bre el color: “Hay un número in­creí­ble de per­so­nas que lu­chan con­tra los co­lo­res, pe­ro tam­bién hay mu­chas per­so­nas que lu­chan con­tra el sen­ti­do co­mún”.

1 Nuage Lám­pa­ra for­ma­da por cin­co mó­du­los con lá­mi­nas que fil­tran la luz y la trans­for­man se­gún el pun­to de vis­ta del observador. De Philippe Ni­gro pa­ra Fos­ca­ri­ni

2

2 Plu­me So­fá de la se­rie Al­co­ve di­se­ña­do pa­ra ser un asien­to mu­lli­do y un es­pa­cio de in­ti­mi­dad, gra­cias a su res­pal­do al­to. Ro­nan y Er­wan Bou­rou­llec pa­ra Vi­tra

Post De­sign 2012 Asien­tos de piel na­tu­ral con color flúor di­fu­mi­na­do. De Alberto Bia­get­ti pa­ra Memp­his

Trai­lon Me­sa au­xi­liar con ban­de­ja ex­tra­íble. En blan­co, ne­gro, ro­jo, ver­de y ro­sa vi­bran­tes. El Cor­te In­glés

7 Ho­me­less Me­ce­do­ra rea­li­za­da a mano con cin­tas de em­ba­lar por el co­lec­ti­vo Me­ce­do­ra­ma

6

6 Pac Man Lám­pa­ra de la se­rie Me­me, ins­pi­ra­da en cor­ta­do­res de ga­lle­tas y vi­deo­jue­gos. De Yu­ri Svi­ri­dov

5 Muu Lám­pa­ra de si­li­co­na con es­truc­tu­ra de ace­ro inoxi­da­ble. Luz led. 47 cm de al­to. Ar­tu­ro Ál­va­rez

8 Ae­ro­dro­me Ho­me­na­je al di­se­ño es­can­di­na­vo de los se­sen­ta. De Alberto Pu­chet­ti pa­ra Nort­hern- ligh­ting

6 This That Ot­her Si­lla de ma­de­ra de ro­ble con­tra­cha­pa­da mol­dea­da. De Ste­fan Diez pa­ra E15

1 Cano Cross Es­tan­te­ría de ace­ro con re­cu­bri­mien­to en pol­vo y cru­ces tam­bién de ace­ro fos­fo­res­cen­tes. De Johan­nes Nor­lan­der pa­ra Hay

5 Float Ca­da com­po­nen­te del so­fá (bra­zos, asien­to, res­pal­do y re­po­sa­ca­be­zas) se pue­de se­lec­cio­nar en un color y un te­ji­do dis­tin­to. Ka­rim Ras­hid pa­ra San­cal

7

7 Gim­me Shel­ter Co­lec­ción de asien­tos con ta­pi­ce­ría con aca­ba­do me­ta­li­za­do. Suc­cess­ful Li­ving From Die­sel with Mo­ro­so

4 Bulky Jue­go de té de por­ce­la­na ins­pi­ra­do en los cuen­tos in­fan­ti­les. De Jo­nas Wa­gell pa­ra Muu­to

2 Wa­ve Me­rino Plaid re­ver­si­ble de la­na me­ri­na. 140 x 200 cm. Up­per­ca­se.de

3 Mo­sai­co Wa­ve Mon­ta­do con la téc­ni­ca del an­da­men­to, que per­mi­te ha­cer on­das con las te­se­las, cor­ta­das y mon­ta­das a mano, lo que pro­por­cio­na un in­só­li­to mo­vi­mien­to a es­te ma­te­rial. En to­dos los co­lo­res li­sos del ca­tá­lo­go de Bi­saz­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.