EX­TEN­SIO­NES

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Es­tán a la or­den del día, con­se­guir una me­le­na o unas pes­ta­ñas mu­cho más lar­gas en un san­tia­mén

La postice­ría es­tá de mo­da. Sí, postice­ría en re­fe­ren­cia a las ex­ten­sio­nes de pe­lo y pes­ta­ñas que dan vo­lu­men y vi­ta­li­dad a la ca­be­lle­ra o a la mi­ra­da. Aun­que aho­ra cier­ta­men­te hay una eclo­sión (so­bre to­do en cuan­to a las pes­ta­ñas), no es na­da nue­vo. En reali­dad, es una téc­ni­ca pre­sen­te des­de ha­ce mu­cho tiem­po. En Mí­ra­me XXL, re­cuer­dan que las pes­ta­ñas pos­ti­zas tie­nen su ori­gen en el ci­ne, cuan­do el di­rec­tor D.W. Grif­fith qui­so que pa­ra pro­ta­go­ni­zar In­to­le­ran­cia, en 1916, la ac­triz See­na Owen lu­cie­ra una mi­ra­da más pro­fun­da y bri­llan­te. Pa­ra ello le co­lo­có unas pes­ta­ñas de ca­be­llo hu­mano te­ji­do a par­tir de una ma­lla fi­na que reali­zó un fa­bri­can­te de pe­lu­cas lo­cal. Eran las pri­me­ras ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas de la his­to­ria en el for­ma­to que co­no­ce­mos hoy en día. Mu­cho más tar­de, ca­si un si­glo des­pués, en el 2004 en Co­rea se creó la apli­ca­ción de ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas pe­ro ya más so­fis­ti­ca­da, es de­cir una a una, que in­tro­du­jo un nue­vo mé­to­do de apli­car pes­ta­ñas pos­ti­zas de for­ma se­mi­per­ma­nen­te. Su­pu­so to­da una re­vo­lu­ción pues­to que apor­ta­ba un re­sul­ta­do más na­tu­ral y du­ra­de­ro en el tiem­po. Con to­do, el pri­mer pro­duc­to de ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas co­lo­ca­das una a una real­men­te po­pu­lar se lan­zó por pri­me­ra vez en Viet­nam y lue­go ya se triun­fó rá­pi­da­men­te en otros paí­ses... has­ta lle­gar a Eu­ro­pa. Los pio­ne­ros en el asun­to fue­ron los paí­ses del nor­te, don­de hay estadísticas que ase­gu­ran que una de ca­da tres chi­cas usa ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas una a una en al­gún mo­men­to del año. En cuan­to a Es­pa­ña, el tra­ta­mien­to ya lle­gó ha­ce unos años, pe­ro has­ta ha­ce muy po­co fue con­si­de­ra­do co­mo de lu­jo. Eso es lo que Clau­dia Ro­me­ro ha que­ri­do cam­biar con la crea­ción de Mí­ra­me XXL, un cen­tro en el que se pre­ten­de “acer­car las ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas una a una a to­do el mun­do y con­ver­tir­lo en un tra­ta­mien­to tan po­pu­lar co­mo ya lo es en el nor­te de Eu­ro­pa. Aun­que tam­bién pro­po­ne­mos tra­ta­mien­tos de ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas más so­fis­ti­ca­dos, co­mo la po­si­bi­li­dad de lu­cir pie­dre­ci­tas de Swa­rovs­ki en las ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas pa­ra

un ac­to con­cre­to…”. Lo me­jor de la eclo­sión de las ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas en los úl­ti­mos años es que “pro­por­cio­nan una mi­ra­da pro­fun­da pe­ro so­bre to­do gus­tan por­que per­mi­ten a sus usua­rias po­der evi­tar el ma­qui­lla­je”. To­da una no­ti­cia pa­ra las mu­je­res ha­bi­tua­das a em­be­lle­cer su mi­ra­da pues­to que to­dos esos pro­duc­tos, tan­to de ma­qui­lla­je co­mo de des­ma­qui­lla­je, van en con­tra de la sa­lud de las pes­ta­ñas, que se de­bi­li­tan y, en oca­sio­nes, caen.

Pa­ra quie­nes pre­fie­ran so­lu­cio­nes de qui­ta y pon y no se­mi­per­ma­nen­tes, es­tán las pes­ta­ñas pos­ti­zas. Una de las em­pre­sas con más ex­pe­rien­cia en el sec­tor es Wim­per. Des­de es­ta fir­ma cuen­tan que “las pes­ta­ñas pos­ti­zas se em­pe­za­ron a usar, so­bre to­do, a lo lar­go de los años vein­te con mo­ti­vo de la acen­tua­ción de la fe­mi­ni­dad y des­pués vol­vie­ron con la apa­ri­ción de las chi­cas pin-up. Y aho­ra, tras un lar­go pe­rio­do en el que su uso no era de­ma­sia­do ge­ne­ral, vuel­ven a ser ten­den­cia… ¿La cau­sa? Una mez­cla en­tre la pa­sión por to­do lo vin­ta­ge, la com­bi­na­ción de lo an­ti­guo con lo con­tem­po­rá­neo y el gus­to por re­sal­tar el atrac­ti­vo del ros­tro fe­me­nino”. Des­de Wim­per (pos­ti­zos de pes­ta­ñas que se ven­den en las per­fu­me­rías Dou­glas) con­si­de­ran que “los pos­ti­zos son una ma­ne­ra fá­cil y ba­ra­ta de sa­car par­ti­do a la be­lle­za fe­me­ni­na, ade­más de per­mi­tir aho­rrar tiem­po en la so­cie­dad actual, en la que el tiem­po es lo que me­nos so­bra”.

Más usua­les que las de las pes­ta­ñas es­tán las ex­ten- sio­nes de ca­be­llos. Una de las em­pre­sas pio­ne­ras en el sec­tor es Hair Plus. Na­ci­da en 1964 y lí­der en el ni­cho de­di­ca­do a la es­té­ti­ca del ca­be­llo, pre­sen­ta el ca­tá­lo­go más ex­ten­so de so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras co­mo el (en es­te mun­do re­vo­lu­cio­na­rio) sis­te­ma de ex­ten­sio­nes ad­he­si­vas o el vo­lu­men plus pa­ra dar sen­sa­ción de can­ti­dad y ca­li­dad a las me­le­nas. Pe­ro ¿có­mo se ha­cen las ex­ten­sio­nes de ca­be­llo? ¿Con qué pe­lo se fa­bri­can? Pues pue­den ser ca­be­llos sin­té­ti­cos, na­tu­ra­les o mix­tos. Pe­ro pa­ra que que­de un efec­to real­men­te na­tu­ral, se re­co­mien­dan las ex­ten­sio­nes de ra­mal te­ji­do (me­cho­nes de ca­be­llo que pe­san al­re­de­dor de 70 o 100 gra­mos y se te­jen a má­qui­na), he­chas con pe­lo 100% na­tu­ral y que pue­den es­tar dis­po­ni­bles en un to­tal de 28 to­nos na­tu­ra­les, más 11 con­si­de­ra­dos de fan­ta­sía y sie­te me­cha­dos.

Se tra­ta de un ele­men­to de­li­ca­do, que hay que tra­tar con su­mo cui­da­do pa­ra no es­tro­pear­lo du­ran­te su co­lo­ca­ción. Y, pues­to que ca­da per­so­na tie­ne ne­ce­si­da­des dis­tin­tas (“ca­da pe­lo es un mun­do –ex­pli­ca Jo­sep Pons–, pe­ro lo im­por­tan­te es que que­de com­ple­ta­men­te na­tu­ral”), las ex­ten­sio­nes pue­den ser de qui­ta y pon o fi­jas (con que­ra­ti­na, que son las que se co­lo­can en las pe­lu­que­rías y que hay que re­vi­sar ca­da tres o cua­tro me­ses). En reali­dad es to­do un mun­do. Las so­lu­cio­nes de qui­ta y pon de Hair Plus son unas de las que me­jor aco­gi­da tie­nen en el mer­ca­do. Se pre­sen­tan con cua­tro sis­te­mas dis­tin­tos de co­lo­ca­ción, me­dian­te gra­pas, ani­llas, co­si­das o clips y la idea es “que se pue­dan re­uti­li­zar de for­ma que el ca­be­llo y la te­je­du­ra per­ma­nez­can el má­xi­mo tiem­po po­si­ble en per­fec­to es­ta­do”.

El sis­te­ma más lim­pio, rá­pi­do, có­mo­do e in­de­tec­ta­ble son las ex­ten­sio­nes ad­he­si­vas. La gran ven­ta­ja es que no da­ñan el ca­be­llo y se pue­den re­uti­li­zar has­ta tres ve­ces, te­nien­do en cuen­ta que ca­da apli­ca­ción pue­de te­ner una du­ra­ción de dos a tres me­ses. Son ban­das de 4 cm de an­cho, 0,9 cm de gro­sor, y bor­des re­don­dea­dos. Pe­ro hay más. Hay fle­qui­llos de qui­ta y pon. Son re­me­dios ca­se­ros que per­mi­ten cam­biar de look de for­ma có­mo­da y su­per rá­pi­da por­que no ha­ce fal­ta acu­dir a pro­fe­sio­na­les ya que se tra­ta de un

Tex­to Margarita Puig

¿Có­mo se ha­cen? El pe­lu­que­ro aña­de me­cho­nes a la ca­be­lle­ra pa­ra alar­gar­la o dar­le vo­lu­men. Hay que en­con­trar el mis­mo color y ti­po de ca­be­llo

See­na Owen fue la pri­me­ra ac­triz en lu­cir ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas en 1916, por exi­gen­cias del di­rec­tor de la pe­lí­cu­la In­to­le­ran­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.