EL REY DEL VE­RANO

El me­lón es la fru­ta rei­na del ve­rano. Re­fres­can­te, li­ge­ro y nu­tri­ti­vo, su con­su­mo for­ma par­te de las cos­tum­bres es­ti­va­les y aun­que en el mer­ca­do hay di­ver­sas va­rie­da­des, el pre­fe­ri­do si­gue sien­do el co­no­ci­do co­mo piel de sa­po o de Vi­lla­co­ne­jos

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to May­te Rius

A lo lar­go del año, es la cuar­ta fru­ta más con­su­mi­da, pe­ro en ve­rano es lí­der in­dis­cu­ti­ble. Vi­va el me­lón de piel de sa­po

El me­lón es la cuar­ta fru­ta más con­su­mi­da en Es­pa­ña des­pués de la na­ran­ja, el plá­tano y la man­za­na, con una me­dia de nue­ve ki­los por per­so­na y año, un ki­lo más que de san­día, la otra gran pro­ta­go­nis­ta del ve­rano. Es­tá arrai­ga­do en las cos­tum­bres es­ti­va­les y es ra­ra la me­sa en que no apa­re­ce al lle­gar los pos­tres, ya sea en­te­ro o en ma­ce­do­nia. Y son mu­chos quie­nes lo to­man co­mo ten­tem­pié re­fres­can­te en cual­quier mo­men­to del día. Su dul­zor, ju­go­si­dad y ba­jo apor­te ca­ló­ri­co ani­man a ello. “El me­lón es un ali­men­to con una ener­gía que en­fría, su sa­bor dul­ce nos re­la­ja, su con­te­ni­do en agua sa­cia la sed y es de­pu­ra­ti­vo, de mo­do que es muy acon­se­ja­ble pa­ra el ve­rano”, re­su­me Isa­bel Mo­reno, ex­per­ta en nu­tri­ción y ma­cro­bió­ti­ca de Sha Well­ness Clí­nic.

Un gran re­fres­co El me­lón, un cul­ti­vo de se­cano, es­tá com­pues­to en un 90% por agua y ape­nas un 6%-8% de azú­ca­res, así que ayu­da a hi­dra­tar­se y ape­nas pro­por­cio­na ca­lo­rías, aun­que su sa­bor dul­ce y su con­te­ni­do en fi­bra pro­por­cio­nan sen­sa­ción de sa­cie­dad y lo con­vier­ten en un buen alia­do pa­ra man­te­ner la bás­cu­la a ra­ya. Con to­do, los elo­gios de los nu­tri­cio­nis­tas no lle­gan tan­to por su ido­nei­dad pa­ra las die­tas de adel­ga­za­mien­to co­mo por su va­lor nu­tri­ti­vo: con­tie­ne be­ta­ca­ro­teno (un pre­cur­sor de la vi­ta­mi­na A), áci­do fó­li­co, vi­ta­mi­na C, po­ta­sio, mag­ne­sio, fós­fo­ro, cal­cio y vi­ta­mi­nas B1, B2 y B3 en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra ser con­si­de­ra­do un ali­men­to muy sa­lu­da­ble. Se le atri­bu­yen pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes, la­xan­tes, diu­ré­ti­cas, de de­pu­ra­ción y ci­ca­tri­za­ción de la piel, de me­jo­ra del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y de re­gu­la­ción del sis­te­ma ner­vio­so, en­tre otras.

A pe­sar de ello, en mu­chos ho­ga­res el me­lón tie­ne fa­ma de in­di­ges­to. “El me­lón, en ayu­nas oro; al me­dio­día pla­ta y por la no­che ma­ta”, re­za el re­frán. Los es­pe­cia­lis­tas en nu­tri­ción ase­gu­ran que no hay ba­se cien­tí­fi­ca pa­ra ello y que el pro­ble­ma no es tan­to la ho­ra del día en que se to­ma co­mo los ali­men­tos con que se com­bi­na. “El me­lón, al es­tar cons­ti­tui­do ca­si en un 90% por agua, se di­gie­re muy rá­pi­da­men­te y es­to, que en prin­ci­pio sue­na bien y es es­tu­pen­do, si se to­ma fue­ra de las co­mi­das y es­pe­cial­men­te en ayu­nas, no re­sul­ta tan po­si­ti­vo cuan­do lo to­ma­mos co­mo pos­tre”, apun­ta Mo­reno. Y ex­pli­ca que co­mo el me­lón prác­ti­ca­men­te no ne­ce­si­ta di­ges­tión pa­sa rá­pi­da­men­te al in­tes­tino y si lo to­ma­mos des­pués de la co­mi­da o de la ce­na se mez­cla con la di­ges­tión de las pro­teí­nas y de los hi­dra­tos de car­bono, que ha­bi­tual­men­te es len­ta, lo que ha­ce que el me­lón fer­men­te y re­sul­te in­di­ges­to. “Por otra par­te, a par­tir de las sie­te de la tar­de nues­tra ca­pa­ci­dad di­ges­ti­va dis­mi­nu­ye, con lo que el pro­ce­so di­ges­ti­vo se ha­ce más len­to y si los ali­men­tos que in­ge­ri­mos no es­tán com­bi­na­dos ade­cua­da­men­te la di­ges­tión se­rá más pe­sa­da”, aña­de. Otros ex­per­tos sub­ra­yan que los ma­los au­gu­rios so­bre co­mer me­lón por la no­che tie­nen que ver con su al­to con­te­ni­do en agua, que por un la­do di­lu­ye los áci­dos es­to­ma­ca­les que in­ter­vie­nen en la di­ges­tión, di­fi­cul­tán­do­la, y, por otro, pro­vo­ca ma­yor can­ti­dad de ori­na, lo que obli­ga a acu­dir al la­va­bo a me­dia­no­che y al­te­ra el des­can­so.

Más ho­mo­gé­neos Otros re­fra­nes alu­si­vos al me­lón que hoy han per­di­do vi­gen­cia son los que ha­cen re­fe­ren­cia a su va­ria­bi­li­dad. “El ca­sa­mien­to y el me­lón, por ven­tu­ra son” o el inapro­pia­do “dar con buen me­lón y bue­na mu­jer, acier­to es” ha­cen re­fe­ren­cia a las di­fi­cul­ta­des que te­nía el co­men­sal pa­ra iden­ti­fi­car un me­lón bueno an­tes de abrir­lo. De he­cho, has­ta ha­ce al­gu­nas dé­ca­das era ha­bi­tual ven­der los me­lo­nes “a ca­la y a ca­ta”, cor­tán­do­les un da­do pa­ra que el com­pra­dor pu­die­ra com­pro­bar sus bon­da­des an­tes de pa­gar­lo. Hoy si­gue ha­bien­do me­lo­nes me­jo­res y peo­res, pe­ro las di­fe­ren­cias de sa­bor en­tre unos y otros no son tan acu­sa­das. “An­tes la agri­cul­tu­ra se ba­sa­ba en la di­ver­si­dad, se cul­ti­va­ban va­rie­da­des muy di­ver­sas y, se­gún fue­ra el año cli­ma­to­ló­gi­co, unas sa­lían bien y otras mal; hoy los agri­cul­to­res tra­ba­jan con pro­duc­tos más ho­mo­gé­neos, con va­rie­da­des que aguan­tan bien las en­fer­me­da­des, en las que to­dos los fru­tos ma­du­ran más o me­nos a la vez y so­por­tan bien el trans­por­te, y eso ha­ce que to­dos los me­lo­nes de una mis­ma va­rie­dad que lle­gan al mer­ca­do sean bas­tan­te igua­les”, ar­gu­men­ta Al­mu­de­na Lá­za­ro, in­ves­ti­ga­do­ra del Imidra, el Ins­ti­tu­to Ma­dri­le­ño de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo Ru­ral, Agra­rio y Ali­men­ta­rio, don­de con­ser­van mu­chas va­rie­da­des tra­di­cio­na­les que se cul­ti­va­ban has­ta los años se­ten­ta en la zo­na de Vi­lla­co­ne­jos,

mu­ni­ci­pio del sur de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid que ya en el si­glo XVI era afa­ma­do por sus me­lo­nes. Lá­za­ro apun­ta que no cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor, y que en­tre la di­ver­si­dad de va­rie­da­des an­ti­guas las hay bue­nas y ma­las, al­gu­nas que hoy na­die co­me­ría y otras que sí re­sul­tan más agra­da­bles al pa­la­dar que las que se en­cuen­tran ac­tual­men­te en el mer­ca­do. “Un ejem­plo de es­tas úl­ti­mas es el me­lón que lla­ma­mos mo­chue­lo, pa­re­ci­do al piel de sa­po pe­ro con una for­ma un po­co más es­fé­ri­ca, con las man­chas más dis­per­sas y la piel más fi­na y de un color ver­de más cla­ro, que en las ca­tas a cie­gas los con­su­mi­do­res va­lo­ran muy bien por­que es dul­ce y ju­go­so; el pro­ble­ma es que aguan­ta mal el trans­por­te, re­quie­re un ma­ne­jo per­so­na­li­za­do y tie­ne una pro­duc­ción mi­no­ri­ta­ria, de mo­do que só­lo se ven­de en Vi­lla­co­ne­jos y en al­gu­nos co­mer­cios gourmet de Ma­drid ca­pi­tal”, ex­pli­ca.

Y son ra­zo­nes co­mer­cia­les las que han lle­va­do a la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los agri­cul­to­res a pa­sar­se a las va­rie­da­des hí­bri­das, que ofre­cen ma­yor pro­duc­ción, más re­sis­ten­cia a las en­fer­me­da­des, ma­yor ho­mo­ge­nei­dad, una vida más lar­ga tras la re­co­lec­ción y me­jor re­sis­ten­cia a la ma­ni­pu­la­ción y al trans­por­te. Por­que, más allá de su re­le­van­cia so­cial, el me­lón tie­ne un gran va­lor eco­nó­mi­co. Es­pa­ña li­de­ra las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les y ocu­pa el quin­to lu­gar en el ran­king de paí­ses pro­duc­to­res. Y el del me­lón ha si­do el pri­mer ge­no­ma com­ple­to que se ha se­cuen­cia­do en el país, lo que ade­más de su­po­ner un hi­to en la in­ves­ti­ga­ción es­tá per­mi­tien­do tra­ba­jar en nue­vas va­rie­da­des acor­des a las ne­ce­si­da­des de los pro­duc­to­res y a las de­man­das de los con­su­mi­do­res. Pe­re Puig­do­mè­nech, investigador del CSIC en el cen­tro de agri­ge­nó­mi­ca de Be­lla­te­rra (Bar­ce­lo­na) que di­ri­gió el pro­yec­to que per­mi­tió se­cuen­ciar el ge­no­ma com­ple­to del me­lón y los ge­no­mas par­ti­cu­la­res de sie­te va­rie­da­des di­fe­ren­tes, ex­pli­ca que bue­na par­te de los tra­ba­jos es­tán cen­tra­dos en los ge­nes re­la­cio­na­dos con la re­sis­ten­cia a en­fer­me­da­des y en los ge­nes de ma­du­ra­ción pa­ra con­se­guir va­rie­da­des más re­sis­ten­tes pa­ra el agri­cul­tor y me­lo­nes más pe­que­ños, más acor­des al ta­ma­ño de las fa­mi­lias ac­tua­les. “Pa­ra el con­su­mi­dor, el desa­rro­llo y se­lec­ción de nue­vas se­mi­llas su­po­ne po­der en­con­trar en el mer­ca­do me­lo­nes to­do el año, de una ca­li­dad bas­tan­te uni­for­me, a buen pre­cio, y con la po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre co­lo­res y ta­ma­ños”, apun­ta.

Por­que aun­que las estadísticas in­di­can que el 80% de los me­lo­nes que se ven­den en Es­pa­ña son de la va­rie­dad piel de sa­po (ova­la­dos, de piel ver­do­sa y al­go ru­go­sa, de car­ne en­tre blan­ca y ama­ri­llen­ta y un po­co cru­jien­te), en el mer­ca­do tam­bién en­con­tra­mos otros co­mo el ga­lia –pe­que­ño y re­don­do, muy aro­má­ti­co, con la car­ne blan­ca ver­do­sa y po­co con­sis­ten­te–, el can­ta­lu­po –re­don­do, con la piel muy ru­go­sa y la car­ne anaran­ja­da– o el ama­ri­llo, de for­ma ova­la­da y cor­te­za li­sa, del­ga­da y ama­ri­lla, y con una pul­pa blan­ca y dul­ce. Me­nos co­no­ci­do es el me­lón ser­pien­te o al­fi­coz, muy alar­ga­do, que se con­su­me en en­sa­la­da co­mo si fue­ra pe­pino.

Ber­nat Martí, hor­ti­cul­tor de la Fun­da­ció Ali­cía, ase­gu­ra que a pe­sar de que las va­rie­da­des hí­bri­das con­si­guen co­se­chas muy ho­mo­gé­neas con­ti­núa ha­bien­do en el mer­ca­do me­lo­nes me­jo­res y peo­res y “no es ca­sua­li­dad si los me­lo­nes de una de­ter­mi­na­da mar­ca siem­pre salen me­jor que los de otras”, sino que tie­ne que ver con la for­ma en que se cul­ti­van. “Tra­di­cio­nal­men­te, el me­lón se ha he­cho con cul­ti­vo de se­cano; en nues­tra la­ti­tud, los lar­gos, ca­lu­ro­sos y se­cos días de ve­rano fa­ci­li­tan una ma­du­ra­ción que fa­vo­re­ce mu­cho el dul­zor de la fru­ta, re­sul­tan­do un me­lón sa­bro­so; lo que pa­sa es que si se ges­tio­na con re­ga­dío au­men­ta el ren­di­mien­to de las plan­tas en ki­los, pe­ro a cos­ta de ese dul­zor que bus­ca­mos en el me­lón”, ex­pli­ca, pa­ra jus­ti­fi­car las di­fe­ren­cias de sa­bor que a ve­ces de­tec­ta el con­su­mi­dor en­tre unas mar­cas y otras.

Si con otras fru­tas el com­pra­dor pue­de re­cu­rrir a las eti­que­tas de de­no­mi­na­ción de ori­gen en bus­ca de ga­ran­tía de ca­li­dad, en el me­lón no es po­si­ble. Lo que sí exis­ten son me­lo­nes pres­ti­gia­dos por la zo­na en que se pro­du­cen: la in­di­ca­ción geo­grá­fi­ca pro­te­gi­da (IGP) Me­lón de La Man­cha y la de Me­lón To­rre de Pa­che­co, aún pen­dien­te del re­co­no­ci­mien­to de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. En la zo­na de La Man­cha se cul­ti­van las va­rie­da­des piel de sa­po y pi­ño­net, y son me­lo­nes apre­cia­dos por la es­ca­sa fi­bro­si­dad de su car­ne y su al­ta ju­go­si­dad. En el ca­so de los me­lo­nes de To­rre Pa­che­co, la di­rec­to­ra téc­ni­ca de la IGP, Ma­ría Do­lo­res Ber­nal, ase­gu­ra que tam­bién son de la va­rie­dad piel de sa­po pe­ro las con­di­cio­nes

cli­má­ti­cas y la cer­ca­nía al mar de la zo­na de cul­ti­vo les da una ca­li­dad gus­ta­ti­va di­fe­ren­te y son me­lo­nes con ma­yor pe­so, más dul­zor y sa­bor, y una pul­pa más du­ra. Por lo que res­pec­ta a los me­lo­nes de Vi­lla­co­ne­jos, en reali­dad se cul­ti­van en mul­ti­tud de lu­ga­res di­fe­ren­tes al mu­ni­ci­pio ma­dri­le­ño –in­clu­so en Bra­sil–, lo que ocu­rre es que quie­nes con­tro­lan su cul­ti­vo y dis­tri­bu­ción son los afa­ma­dos me­lo­ne­ros de Vi­lla­co­ne­jos, que co­no­cen bien el pro­duc­to y el mer­ca­do.

Sa­ber es­co­ger Sea cual sea su mar­ca o su pro­ce­den­cia geo­grá­fi­ca, pa­ra co­mer un buen me­lón es muy im­por­tan­te sa­ber es­co­ger­lo. El hor­ti­cul­tor de la Fun­da­ció Alí­cia, Ber­nat Martí, ofre­ce al­gu­nas pis­tas pa­ra sa­ber si es­tá ma­du­ro: “Un me­lón ha de pe­sar, sin que eso sig­ni­fi­que que sea muy gran­de, sino que ten­ga den­si­dad, por­que es­ta au­men­ta con la ma­du­ra­ción; el agrie­ta­do de la piel tam­bién pue­de ser una pis­ta del gra­do de ma­du­ra­ción, y si lo co­ges y aprie­tas por las dos pun­tas, la pos­te­rior de­be ce­der li­ge­ra­men­te, es­tar un po­co blan­da”. Otros in­di­ca­do­res pue­den ser el olor –sue­len te­ner más fra­gan­cia los que es­tán ma­du­ros– o el rui­do, por­que si al mo­ver­lo se oye cha­po­teo es que es­tá de­ma­sia­do ma­du­ro. Pe­ro Martí tam­bién ex­pli­ca que una co­sa es ele­gir­lo ma­du­ro, y otra que al abrir­lo el me­lón es­té sa­bro­so “por­que el dul­zor tam­bién de­pen­de del ma­ne­jo del rie­go du­ran­te el cul­ti­vo y de la va­rie­dad”.

‘El sen­ti­do del ol­fa­to’, de Philippe Mer­cier

(1744-1747)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.