LOS CA­MI­NOS DEL AGUA

La Vanguardia - ES - - ED -

Pue­de que el Museo del Me­lón sea cu­rio­so, pe­ro no jus­ti­fi­ca por sí so­lo un pa­seo ha­cia el su­r­es­te de Ma­drid. Las ex­cu­sas au­men­tan si in­clui­mos en la lis­ta la igle­sia de San Ni­co­lás de Ba­ri, un no­ta­ble tem­plo que se ini­ció re­na­cen­tis­ta y ter­mi­nó ba­rro­co. En el ex­te­rior y en la par­te co­rres­pon­dien­te al áb­si­de, se abre una pla­za du­ra de ur­ba­ni­za­ción re­cien­te, a la que se aso­man ba­res que ofre­cen ca­ñas acom­pa­ña­das de ta­pas de me­lón con ja­món a pre­cio de ri­sa. El ten- tem­pié pue­de dar­nos las ener­gías ne­ce­sa­rias pa­ra des­cu­brir el ba­rran­co de Vi­lla­ca­bras, un sen­de­ro bien co­no­ci­do por los afi­cio­na­dos a las ca­mi­na­tas, que dis­cu­rre pa­ra­le­lo a un arro­yo tri­bu­ta­rio del Tajuña. Las tie­rras que lo ro­dean tie­nen un al­to ni­vel de ye­so, por lo que el agua ha po­di­do la­brar sin di­fi­cul­tad una bue­na hen­di­du­ra, que al­can­za los 50 me­tros de al­tu­ra en va­rios pun­tos. Pa­ra des­cu­brir­lo, bas­ta sa­lir de Vi­lla­co­ne­jos por la ca­lle del Cal­va­rio y la pis­ta de tie­rra que vie­ne a continuación. A só­lo diez o quin­ce mi­nu­tos de ha­ber ini­cia­do el pa­seo, apa­re­ce la Cue­va del Fraile, así lla­ma­da por­que una co­mu­ni­dad de car­me­li­tas la uti­li­zó co­mo bo­de­ga en el año 1734. Así lo in­di­ca el es­cu­do que hay en la en­tra­da, con la fe­cha gra­va­da. Den­tro se pue­den ver dis­tin­tos ar­cos y hor­na­ci­nas don­de se es­ti­ba­ban las ti­na­jas. Tras an­dar unos tres ki­ló­me­tros en­tre cam­pos de ce­rea­les y vi­ñas, se lle­ga al na­ci­mien­to del ba­rran­co, don­de una fuen­te ma­na con aguas sul­fu­ro­sas. Al­re­de­dor que­dan res­tos de lo que fue­ra una plan­ta em­bo­te­lla­do­ra del si­glo XIX. La va­rie­dad de fau­na y flo­ra que se re­fu­gia en las som­bras de la gar­gan­ta es lo más atrac­ti­vo de la ex­cur­sión.

La vi­sión del agua pue­de que nos dé ga­nas de más. En­tre el Ta­jo y el Ja­ra­ma y a un ti­ro de pie­dra, Aran­juez apor­ta la so­lu­ción. Re­si­den­cia pri­ma­ve­ral de la mo­nar­quía es­pa­ño­la des­de Fe­li­pe V, tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ha­ber con­ver­ti­do los ca­mi­nos flu­via­les en par­te de la di­ver­sión de la cor­te. Dis­tin­tas em­bar­ca­cio­nes per­mi­ten hoy en día co­piar la ini­cia­ti­va a los re­yes y na­ve­gar des­de el puen­te de las Bar­cas has­ta el em­bar­ca­de­ro Real. Por el ca­mino se pue­de ad­mi­rar la Ca­sa Real de Ma­ri­nos, unas an­ti­guas ata­ra­za­nas que en la ac­tua­li­dad al­ber­gan el Museo de las Fa­lúas, las bar­ca­zas de la Flo­ta del Ta­jo que usa­ba la reale­za. Los jar­di­nes que hay en la ori­lla tam­bién son pro­ta­go­nis­tas, en par­ti­cu­lar los del Prín­ci­pe, una ex­ten­sión de 150 hec­tá­reas sem­bra­da de fuen­tes, jue­gos de agua y sen­de­ros som­brea­dos. Y tam­po­co hay que per­der­se el palacio Real, ubi­ca­do en el mis­mo lu­gar en el que tu­vie­ron re­si­den­cia los Re­yes Ca­tó­li­cos, mu­cho an­tes de que sus su­ce­so­res de­ci­die­ran me­jo­rar y am­pliar las ins­ta­la­cio­nes de for­ma de­ci­di­da.

ES­PA­ÑA

Ma­drid Vi­lla­co­ne­jos Arri­ba a la iz­quier­da, es­pec­ta­cu­la­res vis­tas de los jar­di­nes de Aran­juez ADE­MÁS DEL MUSEO DEL ME­LÓN, LA LO­CA­LI­DAD PRE­SU­ME DE IGLE­SIA Arri­ba a la de­re­cha, palacio Real, pa­ra­da obli­ga­to­ria en el mu­ni­ci­pio ma­dri­le­ño ARAN­JUEZ HA SI­DO RE­SI­DEN­CIA PRI­MA­VE­RAL REAL DES­DE FE­LI­PE V Aba­jo, otro pun­to de vis­ta de los fan­tás­ti­cos pa­ra­jes de la vi­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.