HIS­TO­RIA EN ES­TA­DO PU­RO

De en­tre to­dos los ca­mi­nos his­tó­ri­cos que aún re­co­rren la Pe­nín­su­la, qui­zás el más au­tén­ti­co y an­ces­tral sea la vía de la Pla­ta, una an­ti­gua ru­ta de co­mu­ni­ca­ción con la que los ro­ma­nos unie­ron dos de las prin­ci­pa­les ur­bes del oes­te his­pano: Emé­ri­ta Au­gust

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

La vía de la Pla­ta res­pi­ra his­to­ria. Los ro­ma­nos apro­ve­cha­ron pa­ra su tra­za­do sen­das que ya ha­bían si­do uti­li­za­das en el pa­sa­do y que con­vir­tie­ron en un ver­da­de­ro eje de co­mu­ni­ca­ción en­tre dos im­por­tan­tes ciu­da­des, las ac­tua­les Mé­ri­da y As­tor­ga. Es cier­to que du­ran­te dos mi­le­nios, el ca­mino no ha de­ja­do de uti­li­zar­se, pe­ro tam­bién es ver­dad que re­co­rrer­lo a pie re­quie­re una bue­na pla­ni­fi­ca­ción. A di­fe­ren­cia de otras ru­tas, co­mo el ca­mino de San­tia­go, la vía de la Pla­ta no es­tá, ni mu­cho me­nos, tan tran­si­ta­da y, si bien dis­po­ne de los ser­vi­cios mí­ni­mos, co­mo alo­ja­mien­tos, el sen­de­ris­ta de­be pre­pa­rar­se pa­ra ca­mi­nar en so­li­ta­rio etapas en­te­ras.

“El pai­sa­je es una ma­ra­vi­lla, tie­ne unos cam­bios es­pec­ta­cu­la­res, y es ideal pa­ra des­co­nec­tar de to­do, es un ca­mino so­li­ta­rio y sor­pren­de por su mis­ti­cis­mo”, ex­pli­ca To­ni Duart, téc­ni­co de­por­ti­vo, or­ga­ni­za­dor de prue­bas de mar­cha nór­di­ca y triatlo­nes (Nor­dic­wal­king­se­ries.com). La Vía de la Pla­ta pue­de re­co­rrer­se a pie en unas vein­te etapas, aun­que ac­tual­men­te es más fá­cil en­con­trar­se a ci­clis­tas que sen­de­ris­tas en el ca­mino. La hue­lla ro­ma­na es uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de la ru­ta. Ade­más de res­tos vi­si­bles de la cal­za­da ori­gi­nal, se con­ser­van nu­me­ro­sos mi­lia­rios, las co­lum­nas ci­lín­dri­cas, ova­les o pa­ra­le­le­pí­pe­das de gra­ni­to que los ro­ma­nos co­lo­ca­ban al bor­de de las cal­za­das pa­ra se­ña­lar las dis­tan­cias ca­da mil pas­sus (pa­sos do­bles ro­ma­nos), es de­cir, ca­da mi­lla ro­ma­na, lo que equi­va­le a una dis­tan­cia de unos 1.481 me­tros. A ello hay que aña­dir los puen­tes y res­tos ar­queo­ló­gi­cos que se con­ser­van en las po­bla­cio­nes que cru­za la ru­ta.

Los ex­per­tos man­tie­nen que el nom­bre de vía de la Pla­ta no se re­fie­re al me­tal, sino más bien a una evo­lu­ción de la pro­nun­cia­ción del ára­be ba­lath (ca­mino, pa­vi­men­to, fir­me), lo que sig­ni­fi­ca­ría ca­mino del ca­mino. De he­cho, tras la caí­da del im­pe­rio ro­mano, el tra­za­do si­guió ver­te­bran­do es­tas dis­pa­res re­gio­nes de His­pa­nia pa­ra el trán­si­to de los vi­si­go­dos y, so­bre to­do, pa­ra uso co­mer­cial y de viajeros en ge­ne­ral en el pe­rio­do is­lá­mi­co. La uti­li­za­ron los

mo­zá­ra­bes que huían de Al-An­da­lus a tie­rras del reino leo­nés y, pos­te­rior­men­te, las tro­pas de los re­yes cris­tia­nos pa­ra re­con­quis­tar te­rri­to­rios. Y más tar­de, la fre­cuen­ta­rían tam­bién los pe­re­gri­nos que se di­ri­gían a San­tia­go de Compostela, por lo que la Vía de la Pla­ta ha ate­so­ra­do du­ran­te más de dos mil años, un pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co, ar­tís­ti­co, et­no­grá­fi­co, cul­tu­ral y na­tu­ral in­dis­cu­ti­ble. Por eso, des­de los años no­ven­ta, va­rias ad­mi­nis­tra­cio­nes, prin­ci­pal­men­te en Ex­tre­ma­du­ra, han apos­ta­do por la re­va­lo­ri­za­ción de es­te iti­ne­ra­rio que atra­vie­sa va­rias lo­ca­li­da­des de­cla­ra­das pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad. A Mé­ri­da y As­tor­ga, hay que aña­dir Cá­ce­res, Sa­la­man­ca o Za­mo­ra. “Hay un pun­to de obli­ga­da pa­ra­da, Ba­ños de Mon­te­ma­yor (véa­se fo­tos su­pe­rio­res), un si­tio es­pec­ta­cu­lar que con­ser­va unas ter­mas ro­ma­nas y con un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción que per­mi­te en­ten­der la esen­cia de la vía”, aña­de To­ni Duart. Es tal el po­ten­cial que otros mu­ni­ci­pios co­mo Gi­jón o Se­vi­lla han vis­to en es­te iti­ne­ra­rio, que lo han pro­lon­ga­do por los ex­tre­mos nor­te y sur, re­bau­ti­zan­do po­pu­lar­men­te la vía co­mo ru­ta de la Pla­ta.

Arri­ba, tra­mo de la vía en Cá­ce­res; cir­co ro­mano de Mé­ri­da; cal­za­da en Ba­ños de Mon­te­ma­yor y palacio epis­co­pal de As­tor­ga, obra de Gau­dí. Jun­to a es­tas lí­neas, acue­duc­to de los Milagros, en Mé­ri­da

XURXO LO­BA­TO / CO­VER

CO­VER / GETTY XURXO LO­BA­TO / CO­VER CO­VER / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.