SOL, ARE­NA Y AMOR

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Jon Fer­nán­dez

Si la pri­ma­ve­ra la san­gre al­te­ra, el ve­rano aca­ba re­vo­lu­cio­nan­do el co­ra­zón. To­do in­di­ca que du­ran­te la es­ta­ción es­ti­val el jue­go de mu­ñe­cas de Cu­pi­do es más ágil, y la pun­te­ría de sus fle­chas mu­cho más afi­na­da. El amor de ve­rano no es só­lo cues­tión de ci­ne o li­te­ra­tu­ra. Es una ex­pe­rien­cia vi­tal que los psi­có­lo­gos con­si­de­ran im­por­tan­te pa­ra la ma­du­rez per­so­nal. De he­cho, sue­le ser un amor es­pe­cial por su bre­ve­dad, in­ten­si­dad y por los bue­nos re­cuer­dos que de­ja. Y aun­que nor­mal­men­te se tra­te de una re­la­ción con fe­cha de ca­du­ci­dad, exis­ten mu­chos re­cur­sos pa­ra afron­tar la des­pe­di­da y apro­ve­char al má­xi­mo el idi­lio ve­ra­nie­go.

Pa­ra el 82% de los sol­te­ros es­pa­ño­les es­ta es la me­jor épo­ca pa­ra en­con­trar pa­re­ja, se­gún una en­cues­ta del por­tal Match.com. ¿Al­gu­na vez se ha pre­gun­ta­do por qué ten­de­mos a enamo­rar­nos más en ve­rano? La bio­lo­gía, el am­bien­te que nos ro­dea y nues­tro pro­pio com­por­ta­mien­to con­tri­bu­yen a ello. Du­ran­te es­ta épo­ca con­flu­yen va­rios fac­to­res que pro­pi­cian la chis­pa del amor. Mi­la Cahue, psi­có­lo­ga del cen­tro Ála­va Re­yes es­pe­cia­li­za­da en re­la­cio­nes de pa­re­ja y exa­se­so­ra de los por­ta­les de bús­que­da de pa­re­ja on li­ne Mee­tic.es y Match.com, apun­ta una se­rie de ra­zo­nes. El rit­mo de la na­tu­ra­le­za es una de ellas. “El ve­rano, épo­ca en la que hay más luz, es el mo­men­to na­tu­ral de re­pro­duc­ción, y en el fon­do del ce­re­bro se ac­ti­va ese ins­tin­to”. Pe­ro aña­de que en el ca­so del ser hu­mano hay que ana­li­zar más allá del ins­tin­to, y re­cal­ca que du­ran­te es­tos me­ses es­ta­mos más des­can­sa­dos fí­si­ca y men­tal­men­te, que al ba­jar el rit­mo de tra­ba­jo des­cien­de el es­trés y que rom­pe­mos las ru­ti­nas, lo que nos pre­dis­po­ne a es­tar abier­tos a nue­vos es­tí­mu­los.

Mi­la Cahue sub­ra­ya que cual­quier re­la­ción re­quie­re tiem­po, y es jus­ta­men­te en ve­rano cuan­do no te­ne­mos que mi­rar tan­to el re­loj. “Pre­ci­sa­men­te una de las ra­zo­nes de que mu­chas pa­re­jas en in­vierno va­yan mal es que ca­si no que­da tiem­po pa­ra aten­der­la”, apun­ta. Al con­tar con más tiem­po, la gen­te apro­ve­cha pa­ra em­plear­lo en el ocio que más le gus­ta, y es ahí don­de coin­ci­de con otras per­so­nas con quie­nes com­par­te esa afi­ción. Es co­mo si to­do nos con­du­je­ra a en­con­trar a una per­so­na es­pe­cial. Por si to­do lo an­te­rior fue­ra po­co, el fac­tor sor­pre­sa tam­bién tie­ne un pa­pel im­por­tan­te. En va­ca­cio­nes, nos des­pla­za­mos a di­fe­ren­tes des­ti­nos co­mo la pla­ya, la mon­ta­ña o el pue­blo, y la no­ve­dad de un en­torno dis­tin­to es es­ti­mu­lan­te. Pe­ro, tal co­mo apun­ta la psi­có­lo­ga Cahue, tam­bién en­tra en jue­go otro ti­po de fas­ci­na­ción. “Una sor­pre­sa do­ble que nos sa­ca del abu­rri­mien­to: es muy agra­da­ble que al­guien nos sor­pren­da y, al mis­mo tiem­po, re­sul­tar sor­pren­den­te pa­ra al­guien. En ve­rano es­ta­mos más abier­tos a des­cu­brir a gen­te nue­va que nos gra­ti­fi­que”. En es­ta épo­ca de sol, are­na, agua y fies­tas noc­tur­nas ade­más, se agu­di­zan los es­tí­mu­los vi­sua­les y sen­so­ria­les. “Pue­de pa­re­cer una ton­te­ría –con­fie­sa Cahue–, pe­ro en ve­rano hay más piel, que es fun­da­men­tal en cual­quier ti­po de re­la­ción”. El tac­to en­tre pie­les crea un víncu­lo de con­fian­za es­pe­cial tan­to en las pa­re­jas ena­mo­ra­das co­mo du­ran­te la lac­tan­cia en­tre una madre y su be­bé, da­do que el or­ga­nis­mo se­gre­ga oxi­to­ci­na, co­no­ci­da co­mo mo­lé­cu­la del amor u hor­mo­na del ape­go.

Mati Se­gu­ra, te­ra­peu­ta se­xual y de pa­re­ja y miem­bro del Col·le­gi Oficial de Psi­cò­legs de Ca­ta­lun­ya, va un po­co más allá. Ase­gu­ra que cuan­do la re­la­ja­ción del ve­rano coin­ci­de con un enamo­ra­mien­to el ce­re­bro se in­hi­be, se ba­jan las ba­rre­ras y se de­ja pa­so li­bre al amor. “Du­ran­te esa épo­ca la amíg­da­la ce­re­bral, que es la par­te que con­tro­la el mie­do, es­tá des­co­nec­ta­da. No se ven los pe­li­gros y se de­ja lle­var”. Los me­ca­nis­mos de de­fen­sa del ce­re­bro se des­co­nec­tan y se ac­ti­van los de re­com­pen­sa. Pa­re­ce que tan­to el en­torno co­mo nues­tro pro­pio cuer­po se con­fa­bu­lan pa­ra em­pu­jar­nos a vi­vir una re­la­ción amo­ro­sa du­ran­te es­tos me­ses.

No obs­tan­te, pa­ra evi­tar po­si­bles de­silu­sio­nes, con­vie­ne re­cor­dar en to­do mo­men­to en qué con­sis­te un amor de ve­rano. “Al fin y al ca­bo, es un jue­go –ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Cahue–. Y hay que sa­ber par­ti­ci­par en él, sa­ber acep­tar las re­glas, no en­ga­ñar a na­die,

El ve­rano es épo­ca de enamo­ra­mien­tos, idi­lios que du­ran se­ma­nas, me­ses a lo su­mo, in­ten­sos pe­ro con fe­cha de ca­du­ci­dad. Y no siem­pre es fá­cil asi­mi­lar­lo emo­cio­nal­men­te

y, so­bre to­do, no au­toen­ga­ñar­se”. Pe­ro eso no quie­re de­cir que el amor de ve­rano sea frí­vo­lo ni su­per­fi­cial. Los psi­có­lo­gos ad­vier­ten que la fri­vo­li­dad re­si­de en ac­tuar cons­cien­te­men­te con en­ga­ños, sin te­ner en cuen­ta los sen­ti­mien­tos de la otra per­so­na. Pe­ro el amor de­be ser in­com­pa­ti­ble con el do­lor. Cahue acla­ra que si dos per­so­nas sa­ben lo que es­tán ha­cien­do, no hay en­ga­ño. “Se tra­ta de acep­tar y de­cir que va­mos a ju­gar, y que cuan­do se aca­be el jue­go nos des­pe­di­mos y to­do es­tá bien”.

En mu­chos ca­sos los amo­res de ve­rano es­tán con­de­na­dos a ser re­la­cio­nes con ca­du­ci­dad, por­que tras las va­ca­cio­nes to­ca ha­cer la ma­le­ta y vol­ver ca­da uno a su reali­dad, a cien­tos o mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de la otra per­so­na. A lo lar­go del ve­rano se acu­mu­lan las pro­me­sas, los sue­ños y los pla­nes de fu­tu­ro for­ja­dos al ca­lor del sol o al am­pa­ro de lar­gas no­ches es­tre­lla­das, aun­que al lle­gar septiembre mu­chas ve­ces aca­ban des­va­ne­cién­do­se. ¿Có­mo afron­tar una re­la­ción que pro­ba­ble­men­te aca­ba­rá con el ve­rano? La te­ra­peu­ta se­xual Mati Se­gu­ra no es­tá de acuer­do con esa afir­ma­ción: “Un amor de ve­rano no tie­ne más fe­cha de ca­du­ci­dad que un amor de in­vierno”. La cues­tión es que, sen­ci­lla­men­te, en es­ta es­ta­ción hay más po­si­bi­li­da­des de enamo­ra­mien­to y, ade­más, hay más pa­re­jas que por dis­tan­cia geo­grá­fi­ca no pue­den man­te­ner la re­la­ción.

Pa­ra ese ca­so, la psi­có­lo­ga Cahue re­ve­la tres con­se­jos. El pri­me­ro es vi­vir la ex­pe­rien­cia con na­tu­ra­li­dad des­de el ini­cio has­ta el fin y ser to­le­ran­tes con la frus­tra­ción, ya que hay mu­chas co­sas que aca­ban y no pa­sa na­da. El se­gun­do es te­ner cla­ro que de amor no hay que mo­rir: “El amor es pa­ra dis­fru­tar­lo, y me­re­ce la pe­na du­re lo que du­re”. Y, por úl­ti­mo, re­cor­dar que un amor cor­to no es in­sus­tan­cial, “sim­ple­men­te es un jue­go, co­mo la vida mis­ma”. De to­dos mo­dos, na­die pue­de sa­ber si una re­la­ción va a du­rar o no. “Hay mu­chas pa­re­jas fe­li­ces que se co­no­cie­ron en la pla­ya”, es­pe­ta la te­ra­peu­ta se­xual Se­gu­ra. La cues­tión es que las re­la­cio­nes de pa­re­ja pa­san por dis­tin­tas fa­ses y la pri­me­ra sue­le ser el enamo­ra­mien­to, una eta­pa ca­si fic­ti­cia pa­ra los aman­tes y que Se­gu­ra no du­da en de­fi­nir­la co­mo una es­pe­cie de tras­torno men­tal tran­si­to­rio.

El amor de ve­rano se en­mar­ca pre­ci­sa­men­te en esa fa­se ini­cial de pa­sión, de ahí su in­ten­si­dad, ya que ofre­ce lo más apa­sio­na­do de una re­la­ción de pa­re­ja. No obs­tan­te, Mi­la Cahue re­cal­ca que el enamo­ra­mien­to no es la re­la­ción, aun­que es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra que las re­la­cio­nes se ini­cien. “El amor re­quie­re más que enamo­ra­mien­to, ne­ce­si­ta vi­vir dis­tin­tas fa­ses y el co­no­ci­mien­to mu­tuo”. Ese es el gran re­to al que los aman­tes de ve­rano se en­fren­tan los úl­ti­mos días de sol: des­pe­dir­se y de­jar atrás una bo­ni­ta his­to­ria de amor o de­ci­dir­se por en­trar en la si­guien­te fa­se de la re­la­ción e in­ten­tar man­te­ner el amor más allá del ve­rano.

Am­bas op­cio­nes pue­den ser acer­ta­das. De he­cho, ca­si la mi­tad de las pa­re­jas crea­das en ve­rano per­du­ra a lo lar­go del tiem­po, se­gún una en­cues­ta del por­tal de pa­re­jas Match.com. Es jus­ta­men­te an­tes de to­mar la de­ci­sión de se­guir con la re­la­ción cuan­do hay que te­ner en cuen­ta que los amo­res de ve­rano tam­bién en­tra­ñan cier­tos ries­gos. Re­cuér­de­se, si no, el dis­gus­to que se lle­vó Oli­via New­ton-John en la pe­lí­cu­la Grease cuan­do, tras un ro­man­ce ve­ra­nie­go de lo más dul­ce, de pron­to se to­pó en oto­ño con un John Tra­vol­ta chu­lo y pre­po­ten­te. “No hay na­da más te­rro­rí­fi­co que el doc­tor Jekyll se con­vier­ta en Mr. Hy­de en in­vierno”, ase­gu­ra la psi­có­lo­ga Cahue. En ve­rano só­lo se ve un ca­ra muy pe­que­ña del aman­te, no se co­no­ce a la per­so­na en su con­tex­to, no hay tiem­po de bus­car sus de­fec­tos, y ahí re­si­de uno de sus ries­gos:

que se tie­nen que to­mar de­ci­sio­nes ba­sán­do­se en una re­du­ci­da ima­gen. Pe­ro la ver­dad es que es un ries­go que se asu­me al ini­cio de cual­quier ti­po de re­la­ción. Y nun­ca se sa­be, pues to­das la re­la­cio­nes em­pie­zan a cor­to pla­zo y lo mis­mo pue­den du­rar unos me­ses que to­da una vida. Por si aca­so, la te­ra­peu­ta se­xual Se­gu­ra re­co­mien­da al enamo­ra­do no to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes por lo me­nos has­ta que lle­gue oto­ño. Y en el ca­so de que quien es­té ob­nu­bi­la­do por el amor ve­ra­nie­go no sea us­ted, sino su hi­jo, su ami­go o al­gu­na per­so­na cer­ca­na, y esa per­so­na de re­pen­te quie­ra de­jar­lo to­do pa­ra ir­se a don­de sea pa­ra se­guir ade­lan­te con la re­la­ción, Se­gu­ra re­co­mien­da acon­se­jar­le que se dé un tiem­po pa­ra de­ci­dir­lo más fría­men­te, pe­ro no cues­tio­nar­le nun­ca sus sen­ti­mien­tos por­que pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te.

Lo cier­to es que ca­da vez es más fá­cil man­te­ner un amor de ve­rano a lo lar­go del año gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías. Es­pe­cial­men­te los más jó­ve­nes es­tán muy ha­bi­tua­dos a desen­vol­ver­se por las re­des so­cia­les, y gra­cias a ello mu­chas re­la­cio­nes en las que la geo­gra­fía se­pa­ra fí­si­ca­men­te a la pa­re­ja prue­ban suer­te y a tra­vés de la red in­ten­tan man­te­ner el amor a dis­tan­cia. Es una de las po­si­bles etapas que pue­de se­guir al amor de ve­rano, pe­ro con­vie­ne asu­mir que una re­la­ción vía Sky­pe, What­sapp o te­lé­fono no tie­ne na­da que ver a la in­ten­sa ex­pe­rien­cia vi­vi­da du­ran­te las va­ca­cio­nes. “Con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que te­ne­mos, hay al­gu­nos amo­res de ve­rano que du­ran un po­co más, pe­ro, real­men­te, la dis­tan­cia lle­ga a di­fi­cul­tar la re­la­ción –co­men­ta Cahue–. Hay que man­te­ner­la a ba­se de ilu­sión y ga­nas... pe­ro no tie­ne la nor­ma­li­dad de una pa­re­ja. La tec­no­lo­gía no sus­ti­tu­ye nun­ca la re­la­ción de piel que real­men­te for­ja un víncu­lo y ha­ce sen­tir­nos ple­nos”. Ade­más, tras vol­ver a la ru­ti­na, sue­le cam­biar bas­tan­te la de­di­ca­ción que ca­da uno pres­ta a la re­la­ción. Lo más ha­bi­tual sue­le ser que esas re­la­cio­nes va­yan enfriándose, se aca­ben y se con­vier­tan en un bo­ni­to re­cuer­do es­ti­val.

Los amo­res de ve­rano, no obs­tan­te, ya no son lo que eran. Han cam­bia­do y evo­lu­cio­na­do al mis­mo rit­mo que lo ha he­cho nues­tra so­cie­dad. “Si nos pa­ra­mos a pen­sar, nos da­re­mos cuen­ta de que el amor de ve­rano es más an­ti­guo que mo­derno”, ase­ve­ra Án­ge­les Sanz, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y au­to­ra de li­bros co­mo Te­ra­pia se­xual (FUE) o La vida en pa­re­ja (Te­mas de Hoy). “Aho­ra hay mu­chí­si­ma más mo­vi­li­dad so­cial y cul­tu­ral. El mun­do es mu­cho más pe­que­ño, se ha re­du­ci­do. Hoy en día, por ejem­plo, mu­chos jó­ve­nes tie­nen la op­ción de ir­se de Eras­mus, pe­ro an­tes la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a nue­va gen­te era el ve­rano”. De­bi­do a ese gran cam­bio so­cial, Sanz cree que la pe­lí­cu­la de amor de ve­rano por an­to­no­ma­sia, Grease, hoy no ten­dría ni el sen­ti­do ni el éxi­to que co­se­chó a fi­na­les de los años se­ten­ta y los ochen­ta.

Aún así, la mi­ti­fi­ca­ción del amor en ge­ne­ral, y del amor de ve­rano en par­ti­cu­lar, si­gue en pie en nues­tros días. Sanz ad­vier­te que vi­vi­mos en una cul­tu­ra en la que to­do lo que gi­ra en torno al amor es­tá muy so­bre­di­men­sio­na­do. “Pa­re­ce que si nos ve­mos an­te la po­si­bi­li­dad de co­men­zar una re­la­ción siem­pre

hay que apos­tar por ella y vi­vir­la, que es de ton­tos re­nun­ciar”. Pe­ro no de­ja de ser más que un fac­tor me­ra­men­te cul­tu­ral. Es más, si uno prevé des­de el prin­ci­pio que la otra per­so­na den­tro de quin­ce días se ten­drá que vol­ver a su país de ori­gen y la pre­ci­pi­ta­da re­la­ción de amor le aca­ba­rá rom­pien­do el co­ra­zón, pue­de ser me­jor fre­nar a tiem­po. “Es ver­dad que cuan­do una per­so­na se sien­te atraí­da por otra se pier­de bas­tan­te la no­ción de la reali­dad. Pe­ro es muy im­por­tan­te no en­ga­ñar­se a uno mis­mo. Mu­cha gen­te se me­te en una re­la­ción im­po­si­ble con la que lue­go su­fre mu­cho por no fre­nar a tiem­po”. Pe­ro uno no se pue­de pro­te­ger del desamor de la mis­ma for­ma que se pro­te­ge del sol. Cu­rar­se en sa­lud no siem­pre es po­si­ble, ni tam­po­co re­co­men­da­ble, se tie­ne que vi­vir . “¿Co­no­ces a al­gún to­re­ro que no ten­ga una cor­na­da? ¿Al­gún fut­bo­lis­ta que no ten­ga una le­sión? –pre­gun­ta la psi­có­lo­ga Cahue–. Pues en el jue­go del amor ocu­rre lo mis­mo. Al­gu­nas ve­ces te tie­nen que rom­per el co­ra­zón”. Cuan­to más se im­pli­ca la per­so­na en la re­la­ción amo­ro­sa, más do­lo­ro­sa pue­de re­sul­tar la rup­tu­ra al fi­nal del ve­rano, pe­ro tam­bién pue­de ser­vir pa­ra el cre­ci­mien­to per­so­nal. La psi­có­lo­ga clí­ni­ca Sanz afir­ma que el amor de ve­rano es una ex­pe­rien­cia que pro­ba­ble­men­te hay que vi­vir en la ado­les­cen­cia o la ju­ven­tud pa­ra ma­du­rar. “Aun­que la re­la­ción sal­ga mal, sir­ve pa­ra apren­der. Es una ex­pe­rien­cia que apor­ta ilu­sión, ga­nas de vi­vir y mu­cho au­to­co­no­ci­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.