Un cóc­tel hor­mo­nal ex­plo­si­vo

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

La ciencia ha de­mos­tra­do que el amor de ve­rano tie­ne una im­por­tan­te ba­se bio­ló­gi­ca. En es­ta es­ta­ción el or­ga­nis­mo ge­ne­ra un cóc­tel hor­mo­nal que ha­ce que se dis­pa­ren el de­seo se­xual y la pre­dis­po­si­ción al enamo­ra­mien­to. La can­ti­dad de tes­tos­te­ro­na del cuer­po, por ejem­plo, va­ría de­pen- dien­do de la luz: cuan­to más lar­go es el día, más au­men­ta el ni­vel de tes­tos­te­ro­na. Se­gún las uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas de Cor­nell y de Rut­gers, la hor­mo­na del de­seo se­xual al­can­za su ni­vel má­xi­mo en ve­rano. Lo mis­mo su­ce­de con la se­ro­to­ni­na, un neu­ro­trans­mi­sor que al ca­lor del sol for­ta­le­ce sus pro­pie­da­des afro­di­sía­cas, po­ten­cia el ape­ti­to se­xual y apor­ta una ma­yor sen­sa­ción de pla­cer y eu­fo­ria. Asi­mis­mo, las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre ha­cen que la piel es­té más des­cu­bier­ta y ad­quie­ra más im­por­tan­cia en la es­ti­mu­la­ción se­xual que el res­to del año: nues­tra piel se­gre­ga más fe­ro­mo­nas, mo­lé­cu­las que sir­ven pa­ra atraer, y tam­bién au­men­ta la oxi­to­ci­na, mo­lé­cu­la del amor. De he­cho, pa­ra los me­ses de in­vierno en los que las hormonas re­du­cen su ac­ti­vi­dad, exis­ten per­fu­mes de fe­ro­mo­nas y sprays de oxi­to­ci­na que ase­gu­ran fun­cio­nar co­mo re­cla­mo amo­ro­so, aun­que con du­do­sos re­sul­ta­dos. Tam­bién se su­man al cóc­tel de la pa­sión las en­dor­fi­nas. Se ge­ne­ra tras el ejer­ci­cio fí­si­co y los or­gas­mos, pe­ro tam­bién es fo­to­sen­si­ble, y en ve­rano au­men­ta su pre­sen­cia en el or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.