Na­dar y dis­fru­tar

La ima­gen de unos ni­ños pa­sán­do­se­lo en gran­de en la pis­ci­na es tí­pi­ca del ve­rano. Pe­ro an­tes de lle­gar a es­te pun­to, hay una fa­se de apren­di­za­je que pue­de ser igual de di­ver­ti­da

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Car­men Gi­ró

Los lar­gos días de ve­rano, en la pla­ya o en la pis­ci­na, se pue­den apro­ve­char pa­ra dis­fru­tar del agua y pa­ra en­se­ñar a na­dar a los ni­ños. Es im­por­tan­te ha­cer­lo de ma­ne­ra di­ver­ti­da y pla­cen­te­ra, co­mo al­go agra­da­ble que com­par­tir en­tre adul­tos y ni­ños, y de ma­ne­ra se­gu­ra. Los pa­dres, por sí mis­mos, pue­den ha­cer mu­cho pa­ra en­se­ñar a su hi­jo a dis­fru­tar del agua. Que el ni­ño se­pa na­dar o co­mo mí­ni­mo de­fen­der­se en el agua pue­de ser cla­ve en una si­tua­ción de pe­li­gro. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que, aun­que el ni­ño ya se­pa na­dar, nun­ca se pue­de de­jar de vi­gi­lar­le ya que pue­de ha­ber si­tua­cio­nes que es­ca­pen a su con­trol. La pre­mi­sa bá­si­ca es que el be­bé o el ni­ño dis­fru­te mien­tras apren­de a na­dar y a sen­tir­se fa­mi­lia­ri­za­do con el agua, adap­tar­se a sus po­si­bi­li­da­des, uti­li­zar la ima­gi­na­ción y to­das las do­sis de pa­cien­cia y com­pren­sión que ten­ga­mos, com­pren­der sus mie­dos y de­jar que el ni­ño mar­que has­ta dón­de es­tá dis­pues­to a lle­gar. Ál­va­ro Bar­gues, di­rec­tor téc­ni­co del cen­tro Va­lle36 de Ma­drid, que im­par­te cla­ses de na­ta­ción pa­ra ni­ños, ase­gu­ra: “Lo más im­por­tan­te es no for­zar a los ni­ños, tan­to si em­pie­zan co­mo si ya han es­ta­do en cur­sos pre­vios du­ran­te el año. De­be ser un mo­men­to de di­ver­sión y lú­di­co, me­dian­te jue­gos y re­fuer­zo po­si­ti­vo. Y no hay que pen­sar que por for­zar a los pe­ques du­ran­te los me­ses de ve­rano van a apren­der más o más rá­pi­do”. Ca­da año, di­fe­ren­te Noe­mí Suriol, fi­sio­te­ra­peu­ta es­pe­cia­li­za­da en neu­ro­pe­dia­tría y for­ma­do­ra del mé­to­do Le­noar­mi, ex­pli­ca: “Lo pri­me­ro que los pa­dres tie­nen que te­ner en cuen­ta es que, cuan­do su hi­jo ten­ga de 0 a 3 años, ca­da ve­rano va a ser di­fe­ren­te. No se pue­de pen­sar que, por­que el año pa­sa­do se me­tía en el agua y no te­nía mie­do, es­te año va a ser igual, por­que el ni­ño en es­tas fran­jas de eda­des cam­bia mu­cho en cuan­to a la ma­ne­ra que se re­la­cio­na con su en­torno”. Se­gún Suriol, en el pri­mer año de vida, el ni­ño tie­ne una per­cep­ción muy sen­so­rial del mun­do,

y los so­ni­dos, la tem­pe­ra­tu­ra del agua, lo que sien­te a ni­vel fí­si­co es lo que él vi­ve. A par­tir del se­gun­do año, tie­ne más ten­den­cia a desa­rro­llar el mie­do a la se­pa­ra­ción del adul­to, que es lo que pue­de pa­sar si le po­ne­mos un flo­ta­dor y le de­ja­mos so­lo en el agua. “Lo me­jor es pri­me­ro co­ger­lo en bra­zos, y po­co a po­co ya le ire­mos acos­tum­bran­do al flo­ta­dor. Y al co­ger­lo, ha­cer que el ni­ño se sien­ta se­gu­ro, co­ger­lo de la cin­tu­ra y no cam­biar de po­si­ción con­ti­nua­men­te”. Pa­ra que el ni­ño se sien­ta se­gu­ro, tam­bién es im­por­tan­te la ac­ti­tud y la ex­pre­sión fa­cial de los pa­dres. Noe­mí Suriol ase­gu­ra: “Si tie­ne un pro­ble­ma en el agua y ve que sus pa­dres le son­ríen y le tran­qui­li­zan con calma, au­men­ta­rá su se­gu­ri­dad. Yo siem­pre acon­se­jo a los pa­dres que no co­rran de­ma­sia­do cuan­do sus hi­jos se ti­ran al agua. Que va­yan a co­ger­los pe­ro que an­tes es­pe­ren un po­qui­to a ver có­mo res­pon­de el ni­ño, por­que mu­chas ve­ces él mis­mo sale a la su­per­fi­cie y apren­de a no aho­gar­se”. Un error que co­me­ten a me­nu­do los pa­dres con be­bés es que, al lle­var­lo den­tro del agua, lo co­gen en bra­zos de ca­ra a él o a ella, y lue­go se lo pa­san al otro, tam­bién den­tro del agua, sin gi­rar­le. Así, el be­bé tie­ne una im­pre­sión ne­ga­ti­va, por­que sien­te que le de­jan caer ha­cia atrás sin sa­ber ha­cia dón­de y sin te­ner la se­gu­ri­dad de que al­guien le va­ya a su­je­tar. A la ho­ra de pa­sar al be­bé, es me­jor gi­rar­le de ca­ra a don­de va a ir, pa­ra que vea cla­ra­men­te dón­de y con quién va. Y mo­jar­le con sua­vi­dad la ca­ri­ta y la ca­be­za al en­trar en el agua les ayu­da a acos­tum­brar­se. Ál­va­ro Bar­gues ase­gu­ra: “Una vez en el agua, es con­ve­nien­te co­men­zar a mo­jar sua­ve­men­te la ca­be­za, me­jor con un cu­bo con agu­je­ri­tos pa­ra que ha­ga de efec­to re­ga­de­ra. Al prin­ci­pio les mo­les­ta­rá, pe­ro es me­nos trau­má­ti­co que mo­jar­les de gol­pe”. El in­men­so mar A mu­chos ni­ños les asus­ta más me­ter­se en el mar que en la pis­ci­na. El olea­je, la in­men­si­dad del pai­sa­je, la sen­sa­ción ex­tra­ña de la are­na, el rui­do de las olas… pue­den im­pre­sio­nar al ni­ño más va­lien­te. Pe­ro esos mis­mos ele­men­tos na­tu­ra­les se pue­den con­ver­tir en alia­dos fan­tás­ti­cos si se usa la ima­gi­na­ción. Por ejem­plo, ju­gan­do a “nau­fra­gios”: el ni­ño mon­ta­do en una pis­ci­ni­ta in­fla­ble o en un flo­ta­dor gran­de, y de­ján­do­se lle­var y qui­zá re­vol­car por las olas que rom­pen en la ori­lla. Así apren­de que aun­que vuel­que pue­de se­guir res­pi­ran­do y no le pa­sa na­da… Tam­bién se pue­de ju­gar a ha­cer surf con

las ta­blas de ju­gue­te. To­do va­le mien­tras el ni­ño dis­fru­te y los adul­tos no le qui­ten un ojo de en­ci­ma. Ál­va­ro Bar­gues ex­pli­ca que “na­dar en el mar, por nor­ma ge­ne­ral, les sue­le dar un po­co más de mie­do. Es al­go de­ma­sia­do gran­de, el agua sue­le es­tar más fría y las olas lo pue­den com­pli­car un po­co. Lo bueno del agua del mar es que se flo­ta me­jor. Y pa­ra ni­ños más ma­yo­res el ju­gar con las olas es muy di­ver­ti­do. Na­dar en pis­ci­na es más tran­qui­lo”. “A ve­ces le co­gen mie­do a las olas –aña­de– y en­ton­ces hay que re­con­quis­tar la amis­tad del ni­ño con las olas. Se pue­de ha­cer con jue­gos, ex­pli­cán­do­le que la ola vie­ne y va, ti­ran­do una pe­lo­ta pa­ra que la ola te la de­vuel­va…”. Se­gún aña­de Héc­tor Mar­qués, coor­di­na­dor de pis­ci­na del com­ple­jo de­por­ti­vo Are­na Ali­can­te, que or­ga­ni­za cur­sos de na­ta­ción des­de be­bés muy pe­que­ños has­ta ado­les­cen­tes, “en el mar hay que es­tar com­ple­ta­men­te fa­mi­lia­ri­za­do con el me­dio, ya que al te­ner el agua ma­yor den­si­dad po­dre­mos na­dar ma­yor dis­tan­cia, pe­ro te­ne­mos que es­tar se­gu­ros de la dis­tan­cia que re­co­rre­mos al ale­jar­nos de tie­rra, por­que hay que re­gre­sar. Eso quie­re de­cir que hay que con­tro­lar el es­fuer­zo”. El agua del mar tie­ne una in­co­mo­di­dad, es­pe­cial­men­te pa­ra los ni­ños: es sa­la­da, y cuan­do se tra­ga no es una sen­sa­ción fá­cil de ol­vi­dar. Hay co­sas que pa­re­cen ob­vias pe­ro que no lo son. Suriol ex­pli­ca: “Si ca­da prin­ci­pio de ve­rano le re­cor­da­mos al ni­ño que agua del mar es sa­la­da, ha­cien­do que se chu­pe el de­do, se aho­rra la ma­la im­pre­sión de la pri­me­ra vez que tra­gue agua, y ese pri­mer avi­so le da se­gu­ri­dad”. El agua sa­la­da, ade­más, pro­vo­ca que los ojos pi­quen. Por eso se re­co­mien­da que los ni­ños usen ga­fas de agua, que ade­más les ayu­dan a mi­rar el fon­do del mar y des­cu­brir pe­ces y ro­cas de for­mas es­pec­ta­cu­la­res. Esas mis­mas ga­fas son tam­bién muy im­por­tan­tes a la ho­ra de na­dar en la pis­ci­na. El agua pue­de ser más agra­da­ble al tra­gar, pe­ro el clo­ro y de­más sus­tan­cias pue­den pro­vo­car mo­les­tias en los ojos y en la piel. Por eso las ga­fas son im­por­tan­tes, y al sa­lir de la pis­ci­na es re­co­men­da­ble du­char­se pa­ra eli­mi­nar el clo­ro su­per­fi­cial. Al ser agua dul­ce, la pis­ci­na per­mi­te to­do ti­po de jue­gos que sir­van pa­ra vo­ca­li­zar con la bo­ca y la na­riz den­tro del agua, co­sa que se pue­de ha­cer a par­tir del año y me­dio. Se pue­de ju­gar a ha­cer pe­dorre­tas, so­plar por tu­bos o pa­ji­tas, y to­dos es­tos jue­gos son un buen mé­to­do pa­ra ir con­tro­lan­do la res­pi­ra­ción. Si le de­ja­mos que jue­gue a ba­lle­nas, me­tien­do el agua por la bo­ca y sol­tán­do­la en un cho­rro, le per­mi­ti­mos fa­mi­lia­ri­zar­se con las téc­ni­cas de res­pi­ra­ción. La pis­ci­na tam­bién per­mi­te ju­gar a sal­tar al agua. Al prin­ci­pio, el be­bé que­rrá sal­tar con un adul­to co­gién­do­le de las ma­nos, des­de den­tro del agua. Pe­ro, po­co a po­co, per­de­rá el mie­do y en­con­tra­rá muy di­ver­ti­do lan­zar­se de muy di­ver­sas ma­ne­ras: de bom­ba, de pa­li­llo, co­gi­dos de la mano… o de lo que se in­ven­ten: “co­mo una ra­na”, “co­mo una ji­ra­fa”, “co­mo un se­ñor des­pis­ta­do”… Los mis­mos ni­ños se ima­gi­nan sus per­so­na­jes y có­mo se cae­rían al agua. En­tre los dos y los 3 años es, se­gún Noe­mí Suriol, la eta­pa más pe­li­gro­sa. “Pue­den te­ner lap­sus o des­pis­tes y lan­zar­se al agua tan tran­qui­la­men­te sin ver que no lle­van pues­to el flo­ta­dor. O que­rer coger un ju­gue­te que bri­lla en al agua, o co­piar a los her­ma­nos ma­yo­res y ti­rar­se a la pis­ci­na”. Por eso es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te lo que Suriol ve pre­mi­sa bá­si­ca: no per­der de vis­ta al ni­ño, en la pla­ya y en la pis­ci­na. “Si es­tás vi­gi­lan­do al ni­ño, el agua no tie­ne pe­li­gro, por­que si ves que se hun­de te da tiem­po a lle­gar y co­ger­lo. Es más pe­li­gro­so el par­que, por­que si ves que se cae del co­lum­pio cuan­do lle­gas ya es­tá en el sue­lo”. Pe­ro, eso sí, siem­pre vi­gi­lar. In­clu­so hay unas alar­mas que avi­san si el ni­ño cae al agua. Jue­go sim­bó­li­co El jue­go sim­bó­li­co adap­ta­do al agua les ha­ce prac­ti­car mo­vi­mien­tos que de otra ma­ne­ra ni com­pren­de­rían ni se los sa­bría­mos ex­pli­car. En­tre los dos y los cua­tro años es muy efec­ti­vo ju­gar a “co­mo si fue­ra”: mo­ver­se por el agua o in­ten­tar na­dar co­mo si fue­ra una lancha, un del­fín, una si­re­na, un avión que mue­ve las alas.... Es­to pue­de apli­car­se tan­to al mar co­mo a la pis­ci­na, igual que los flo­ta­do­res. Los flo­ta­do­res, que au­men­tan la sen­sa­ción de li­ber­tad y se­gu­ri­dad, pue­den con­ver­tir­se en gran­des alia­dos si se jue­ga con ellos y se van cam­bian­do en fun­ción de la ca­pa­ci­dad del ni­ño, pa­ra que ca­da vez ne­ce­si­te me­nos ayu­da. El pro­ce­so sue­le ir des­de más flo­ta­ción co­lo­ca­da en una zo­na al­ta del cuer­po (los man­gui­tos) a ca­da vez me­nos flo­ta­ción que se va des­pla­zan­do ha­cia atrás y ha­cia aba­jo en el cuer­po (cin­tu­rón, bur­bu­ja, ta­bli­tas en el ba­ña­dor, y por úl­ti­mo, na­da). Ele­men­tos co­mo los po­pu­la­res chu­rros o col­cho­ne­tas ha­cen del agua un te­rreno de jue­go. A par­tir de los cua­tro años, el ni­ño es ca­paz de so­cia­li­zar más y pue­de ju­gar a ca­rre­ras, a na­dar co­mo los pe­rri­tos, a ver quién sal­ta más le­jos... Se pue­den or­ga­ni­zar gru­pi­tos de jue­gos de eda­des y ni­vel de au­to­no­mía pa­re­ci­dos. Y tam­po­co ol­vi­dar per­der­los de vis­ta, por­que aun­que pa­rez­ca que ya no se pue­den aho­gar, un pe­que­ño in­ci­den­te pue­de pro­vo­car un gran pro­ble­ma. En es­tas eda­des, el prin­ci­pal pe­li­gro de la pis­ci­na son los gol­pes. Es muy im­por­tan­te no ju­gar ni co­rrer cer­ca de los bor­des y ha­cer ca­so de las in­di­ca­cio­nes del so­co­rris­ta. Y nun­ca ti­rar­se sin sa­ber la pro­fun­di­dad ni ju­gar a lan­zar­se al agua cuan­do hay otras per­so­nas o ni­ños den­tro del agua. A los ma­yo­res de seis años ya se les pue­de en­se­ñar la téc­ni­ca de na­dar, apren­dien­do es­ti­los y per­fec­cio­nan­do mo­vi­mien­tos. La na­ta­ción ya pue­de con­ver­tir­se en una pro­pues­ta de­por­ti­va en la que la prin­ci­pal mo­ti­va­ción es ha­cer­lo me­jor o más rá­pi­do. Cuan­do ya sa­ben na­dar, hay que en­se­ñar­les que no de­ben na­dar so­los, ni ti­rar­se al agua de ca­be­za sin per­mi­so, ni na­dar al la­do de bar­cas o ro­cas, y res­pe­tar las ban­de­ras de se­ña­li­za­ción de las pla­yas. Y hay que in­sis­tir­les en la res­pon­sa­bi­li­dad. En al­gu­nos paí­ses, en los úl­ti­mos cur­sos de na­ta­ción es­co­lar es obli­ga­to­rio ser ca­paz de na­dar to­do el lar­go de una pis­ci­na con ro­pa y za­pa­tos pues­tos. En otros paí­ses, es ha­bi­tual que los pa­dres ha­gan cur­si­llos de pri­me­ros au­xi­lios pa­ra sol­ven­tar cual­quier emer­gen­cia, tam­bién acuá­ti­ca, con sus hi­jos. En Es­pa­ña, los cri­te­rios bá­si­cos va­rían. Noe­mí Suriol di­ri­ge el cen­tro Le­noar­mi, que en­tre otras mu­chas co­sas ha­ce cur­sos de na­ta­ción pa­ra ni­ños des­de un en­fo­que edu­ca­ti­vo, a di­fe­ren­cia de otros cen­tros de­por­ti­vos que lo ha­cen des­de la ex­pe­rien­cia y el jue­go. “Ca­da año te­ne­mos a unos 400 be­bés de 0 a 3 años, que apren­den a sa­lir del agua si se caen, a es­pe­rar a ti­rar­se, y que a par­tir de 4 años, si han es­ta­do con no­so­tros des­de el prin­ci­pio, ya pue­den em­pe­zar a na­dar con es­ti­los”. Pre­ci­sa­men­te es­te ve­rano, en oca­sión del Mun­dial de na­ta­ción, que ten­drá co­mo le­ma “El de­re­cho de los ni­ños a apren­der a na­dar”, Suriol re­edi­ta su li­bro Be­bés al agua (Lu­ciér­na­ga). En re­su­men, si lo pa­dres quie­ren en­se­ñar a na­dar a sus hi­jos, lo tie­nen que ha­cer de ma­ne­ra po­si­ti­va. Co­mo ex­pli­ca Mar­qués: “Que lo ha­gan de for­ma di­ver­ti­da, me­dian­te jue­gos que ten­gan una fi­na­li­dad. Si los ni­ños es­tán mo­ti­va­dos apren­den más rá­pi­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.