PAI­SA­JES Y SA­BO­RES

La Vanguardia - ES - - ED -

El par­que na­tu­ral de Ca­bo de Ga­ta pro­te­ge la ma­yor re­ser­va eco­ló­gi­ca del me­di­te­rrá­neo pe­nin­su­lar. An­tes de ac­ce­der al par­que pro­pia­men­te di­cho, y lle­gan­do des­de Ve­ra, se im­po­ne un al­to en Ga­rru­cha, pue­blo pes­que­ro que go­za de fa­ma por sus ex­qui­si­tos gam­bo­nes. Jus­to al la­do y por en­ci­ma, Mo­já­car se ele­va con sus ca­lles em­pi­na­das has­ta al­can­zar la cum­bre de un mon­te. De ca­sas en­ca­la­das con es­pa­cio­sos za­gua­nes, tie­ne en la pla­za Nue­va un mi­ra­dor in­me­jo­ra­ble so­bre el mar, pe­ro tam­bién so­bre Sie­rra de Ca­bre­ra y el va­lle de las Pi­rá­mi­des. Las vi­vien­das par­ti­cu­la­res ex­hi­ben en sus puer­tas al in­da­lo, la fi­gu­ra de un ni­ño que sos­tie­ne un ar­co –o qui­zá la bó­ve­da ce­les­te–.

El Ca­bo de Ga­ta se nos re­sis­te, por­que aún an­tes de lle­gar y ha­cia el sur de Mo­já­car, nos es­pe­ra Car­bo­ne­ras. Aquí se cons­tru­yó en el si­glo XVI el cas­ti­llo de San An­drés, con la in­ten­ción de ata­jar el mer­ca­deo de es­cla­vos en épo­ca mu­sul­ma­na. La is­la que lle­va el nom­bre del san­to es muy va­lo­ra­da por sus fon­dos ma­ri­nos y por la va­rie­dad de aves que ha­bi­tan en ella. Es­ta ex­ten­sa fa­ja li­to­ral se ini­cia en la pla­ya de los Muer­tos y lle­ga has­ta la del Al­ga­rro­bi­co, a 17 Km. La pri­me­ra no es acon­se­ja­ble si se via­ja con ni­ños pe­que­ños, pues­to que hay mu­chas co­rrien­tes. Mu­cho me­jor op­tar por la de los Bar­qui­cos –co­no­ci­da po­pu- lar­men­te co­mo de Los Co­co­nes–, o bien por la del Lan­cón.

Por fin den­tro del par­que, las op­cio­nes son va­ria­das. Allí po­de­mos ex­plo­rar la Al­ma­dra­ba de Mo­te­le­va, lo­ca­li­dad bien co­no­ci­da por las sa­li­nas que la vis­ten de blan­co. La ex­plo­ta­ción de las sa­li­nas la ini­cia­ron los fe­ni­cios; fla­men­cos y gar­zas son sus hués­pe­des ha­bi­tua­les. A es­ca­sos mi­nu­tos en co­che, el fa­ro del ca­bo de Ga­ta brin­da una de las es­tam­pas más tí­pi­cas de la zo­na. En reali­dad, el fa­ro em­pe­zó sien­do un cas­ti­llo me­die­val que con­tro­la­ba el ca­bo de Ága­tas, del que de­ri­va el nom­bre actual del par­que. A sus pies, el arre­ci­fe de las Si­re­nas co­bi­jó en el pa­sa­do a una co­lo­nia de fo­cas mon­jes, que los na­ve­gan­tes con­fun­dían con los per­so­na­jes mí­ti­cos.

Otra ci­ta inex­cu­sa­ble incluye La Is­le­ta del Mo­ro, un pue­blo re­ful­gen­te de blan­co que te­nía en sus dos pro­mon­to­rios ro­co­sos la de­fen­sa con­tra los pi­ra­tas ber­be­ris­cos. Su fa­mo­so pes­caí­to fri­to es mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra acer­car­se. La he­ren­cia mi­ne­ra de la re­gión nos lle­va a Ro­dal­qui­lar, aban­do­na­do en la dé­ca­da de los se­sen­ta y re­cu­pe­ra­do co­mo mo­de­lo de sos­te­ni­bi­li­dad. En la par­te más al­ta se en­cuen­tran los res­tos fan­tas­ma­gó­ri­cos de las úni­cas mi­nas de oro que al­gu­na vez han pro­du­ci­do be­ne­fi­cios den­tro del Es­ta­do es­pa­ñol, que tie­nen su ré­pli­ca en las ins­ta­la­cio­nes de Agua Amar­ga, que ser­vían pa­ra car­gar el me­tal que lle­ga­ba del pue­blo de Lu­cai­ne­na. Jus­to al la­do, una bo­ni­ta pla­ya ro­dea­da de huer­tas, po­zos y acan­ti­la­dos go­za de una de las me­jo­res pues­tas de sol de la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.