ATRÁPALOS SI PUE­DES

Hay maes­tros del en­ga­ño que for­jan fal­sas iden­ti­da­des y em­bau­can a to­do el mun­do, in­clu­so du­ran­te años. Vi­vir otras vi­das pa­sa a ser la razón de su exis­ten­cia, a me­nu­do a cos­ta de los de­más. La pe­lí­cu­la ‘¡Atrá­pa­me si pue­des!’, con Leor­nar­do Di Ca­prio, es

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Has­ta los ni­ños lo sa­ben: cuan­do Pi­no­cho mien­te, le cre­ce la na­riz. La cé­le­bre fá­bu­la de Car­lo Co­llo­di, en el fon­do, in­si­núa que si no se di­ce la ver­dad, tar­de o tem­prano te van a pi­llar. El cuer­po siem­pre te de­la­ta. Pe­ro hay per­so­nas que lo ha­cen tan bien que pue­den en­ga­ñar du­ran­te años... sin que su na­riz se in­mu­te. La his­to­ria es­tá lle­na de ca­sos cé­le­bres y de to­da cla­se de em­bau­ca­do­res o im­pos­to­res que su­pie­ron ha­cer­se pa­sar por otros, fal­sean­do su iden­ti­dad con ex­tre­ma ha­bi­li­dad. Y cre­di­bi­li­dad. Hay tan­tos ejem­plos que no ca­brían en es­tas pá­gi­nas. Por­que im­pos­to­res, siem­pre hu­bo. “Hay un pe­rio­do his­tó­ri­co fa­vo­ra­ble a la eclo­sión de es­tos per­so­na­jes, que son las gue­rras. En los mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre, apa­re­cen per­so­nas que se apro­ve­chan de la con­fu­sión pa­ra sa­tis­fa­cer sus in­tere­ses”, ex­pli­ca por te­lé­fono Mi­chel Dec­ker, his­to­ria­dor fran­cés au­tor, en­tre mu­chos otros li­bros, de Los me­jo­res im­pos­to­res de la his­to­ria. De he­cho, por po­ner un ejem­plo, hu­bo un cen­te­nar de can­di­da­tos que se hi­cie­ron pa­sar por Luis XVII tras la de­ca­pi­ta­ción del monarca. Tam­bién las cri­sis eco­nó­mi­cas sue­len ser cal­do de cul­ti­vo pa­ra es­tos per­so­na­jes que sa­can par­ti­do de la de­bi­li­dad y cre­du­li­dad aje­na. No obs­tan­te, hay que dis­tin­guir. Por­que hay im­pos­tor e im­pos­tor. Bec­ker enu­me­ra tres ca­sos. “Es­tá la per­so­na que se en­cuen­tra, en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, a asu­mir una iden­ti­dad y lue­go la man­tie­ne. Su en­ga­ño no era al­go pla­nea­do”, in­di­ca Dec­ker. Es de­cir, son los que se con­vir­tie­ron en em­bau­ca­do­res ca­si sin que­rer­lo. “Lue­go, por su­pues­to, es­tán los lo­cos. Los que se creen em­pe­ra­do­res del Saha­ra, de­li­ran, or­ga­ni­zan ex­pe­di­cio­nes ima­gi­na­rias...”. Son los ca­sos pa­to­ló­gi­cos, de aque­llos que no con­tro­lan su com­por­ta­mien­to, a los que cues­ta mu­cho lle­var la reali­dad. En­tre es­tos dos ex­tre­mos, es­tán los más in­tri­gan­tes: los im­pos­to­res por vo­ca­ción, los ar­tis­tas del en­ga­ño. “Son, a su ma­ne­ra, ge­nia­les. En­ga­ñan a to­do el mun­do, tie­nen una gra­cia es­pe­cial, unas do­tes in­creí­bles”, con­clu­ye es­te ex­per­to fran­cés. Se­gún Sa­rah Bur­ton, au­to­ra del li­bro Im­pos­to­res (Alba), es­tos in­di­vi­duos “se ini­cian co­mo per­so­nas co­rrien­tes. Es­tu­dian la for­ma pro­ba­ble en que se desa­rro­lla­rá su vida y de­ci­den que es ina­cep­ta­ble. Mien­ten con tan­ta con­vic­ción, que las puer­tas de la opor­tu­ni­dad pa­ra ellos se abren de par en par. Re­pri­men su yo y quie­ren des­ha­cer­se de él”. Es­ta­mos, pues, an­te una elec­ción pre­me­di­ta­da de un es­ti­lo de vi­vir. Jo­sé Ma­ría Mar­tí­nez Sel­va, ca­te­drá­ti­co de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Mur­cia, au­tor de va­rios li­bros, en­tre ellos La gran men­ti­ra (Pai­dós), con­fir­ma que la ma­yo­ría de los gran­des im­pos­to­res de la his­to­ria “eran per­fec­ta­men­te cons­cien­tes de lo

que ha­cían. Co­no­cían la reac­ción de los de­más y eran ca­pa­ces de pre­ver­la, gra­cias a sus ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les. Sa­bían el da­ño que ha­cían y bus­ca­ban siem­pre sa­car una ven­ta­ja de al­go”. En es­te sen­ti­do, Jo­sé Luis Fi­gue­ri­do, del ser­vi­cio de psi­quia­tría del hos­pi­tal San­tia­go Após­tol en Vi­to­ria, cree que hay que ha­cer una dis­tin­ción fun­da­men­tal en­tre el con­cep­to de per­so­na y la per­so­na­li­dad. En cual­quier su­je­to, fá­cil­men­te pue­den co­exis­tir, va­rias per­so­na­li­da­des. A ve­ces de for­ma in­cons­cien­te. Sin por ello su­frir al­gu­na pa­to­lo­gía. ¿Dón­de es­tá el ma­tiz? “Cuan­do ha­bla­mos de im­pos­to­res, no tie­ne na­da que ver la per­so­na­li­dad: nos re­fe­ri­mos a aque­llos que nos ha­cen creer que son una per­so­na que no es ver­dad. Por lo tan­to, hay una in­ten­ción ma­lé­vo­la. No es de ex­tra­ñar­se que, a me­nu­do, aca­ben sien­do unos de­lin­cuen­tes. Por­que, pa­ra ellos, no tie­ne que ha­ber na­da de por me­dio que les fre­ne en su pro­yec­to. Siem­pre bus­can be­ne­fi­cios, no só­lo ma­te­ria­les, sino per­so­na­les, co­mo pue­de ser dis­fru­tar del en­ga­ño en sí”. De allí que los im­pos­to­res sean al­go más que unos su­je­tos pin­to­res­cos o ex­tra­va­gan­tes, sino unos se­res muy há­bi­les. “De en­tra­da, tie­nes que te­ner una muy bue­na me­mo­ria cuan­do mien­tes, pa­ra evi­tar que te pi­llen. Pe­ro es más: el im­pos­tor no tie­ne iden­ti­da­des múl­ti­ples. Al re­vés: ¡nun­ca pier­de su iden­ti­dad ori­gi­nal! Sim­ple­men­te usa otras pa­ra con­se­guir sus fi­nes. Los em­bau­ca­do­res no fin­gen pa­ra ha­cer­se que­rer, sino pa­ra ma­ni­pu­lar”, aña­de Fi­gue­ri­do. Las mo­ti­va­cio­nes que lle­van es­tas per­so­nas a ac­tuar de es­ta ma­ne­ra pue­den ser di­fe­ren­tes: hay los que en­ga­ñan pa­ra lla­mar la aten­ción, por­que tie­nen una au­to­es­ti­ma ba­ja. Son aque­llos que fin­gen pa­ra que le acep­ten, so­bre to­do cuan­do quie­ren ha­cer­se que­rer y en­ton­ces exa­ge­ran sus ha­bi­li­da­des, pa­ra ga­nar­se a los de­más, pa­ra for­mar par­te del gru­po. Pe­ro ¡ojo!: el gran fa­bu­la­dor es otra co­sa. “Se creen más lis­tos y do­mi­nan los re­sor­tes emo­cio­na­les a su al­re­de­dor. Son per­so­nas que de­ben sen­tir­se muy se­gu­ros pa­ra co­rrer los ries­gos que co­rren. Es más: se creen que los de­más me­re­cen ser en­ga­ña­dos”, pun­tua­li­za Mar­tí­nez Sel­va. Si se tu­vie­ra que em­pe­zar por un nom­bre, se­ría tal vez el de Fer­di­nand De­ma­ra, con­si­de­ra­do el ma­yor em­bau­ca­dor del si­glo XX. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial usa­ba nom­bres de sus com­pa­ñe­ros en la ar­ma­da, des­pués fin­gía sui­ci­dios y em­pe­za­ba una vida con otro nom­bre. Se hi­zo pa­sar por in­ge­nie­ro ci­vil, ci­ru­jano (has­ta hi­zo ope­ra­cio­nes arries­ga­das, co­mo ex­trac­cio­nes de ba­las), al­gua­cil, abo­ga­do, mon­je, maes­tro, psi­có­lo­go, edi­tor o cien­tí­fi­co. El en­ga­ño fue des­cu­bier­to en 1951. Mu­rió de un in­far­to a los 60 años en 1982. Un ami­go su­yo co­men­tó a The New York Ti­mes que fue “el hom­bre más tris­te e in­fe­liz que he co­no­ci­do”. Se ro­dó una pe­lí­cu­la ba­sa­da en su vida en 1961 con Tony Cur­tis. Aca­bó cre­yén­do­se de ver­dad los pa­pe­les que in­ter­pre­ta­ba. Se­gún Sa­rah Bur­ton, De­ma­ra re­co­no­ció en va­rias oca­sio­nes “sen­tir­se real­men­te ofen­di­do cuan­do pu­sie­ron en du­da su iden­ti­dad”, aun­que no se sa­be a ciencia cier­ta a cuál de ellas se re­fe­ría.

Frank Wi­lliam Abag­na­le Ju­nior es nom­bre pro­pio que vio su vida re­fle­ja­da en la gran pan­ta­lla. Ac­tual­men­te es res­pon­sa­ble de su pro­pia com­pa-

En­ric Mar­co Fue pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Su­per­vi­vien­tes de los Cam­pos Na­zis, pe­ro en reali­dad nun­ca es­tu­vo allí. Su en­ga­ño du­ró cin­co años, gra­cias tam­bién a su gran ca­pa­ci­dad de ora­to­ria.

ñía, una con­sul­to­ra so­bre frau­de. Abag­na­le co­no­ce bien el ofi­cio: en tan só­lo cin­co años, en la dé­ca­da de los se­sen­ta, tra­ba­jó con ocho iden­ti­da­des di­fe­ren­tes y pa­só che­ques fal­sos por un va­lor de 2,5 mi­llo­nes de dó­la­res de la épo­ca en 26 paí­ses. ¡Y to­do es­to an­tes de al­can­zar la ma­yo­ría de edad! La his­to­ria de su vida dio lu­gar a la pe­lí­cu­la ¡ Atrá­pa­me si pue­des!, de Ste­ven Spiel­berg, con Leo­nar­do Di Ca­prio. Frank Abag­na­le ejer­ció ile­gal­men­te de mé­di­co pe­dia­tra, fue co­pi­lo­to de la lí­nea aérea Pan Am y abo­ga­do. Gra­cias a sus co­no­ci­mien­tos, ha si­do di­se­ña­dor de mu­chos de los che­ques que hoy se usan al­re­de­dor del mun­do y ha co­la­bo­ra­do con el FBI. Una de las ma­yo­res es­ta­fas más fa­mo­sas del si­glo XX fue la que protagonizó Frie­drich Wihelm

Voigt. Des­pués de años de pri­sión por ro­bo y frau­de, una vez en la ca­lle, sin tra­ba­jo, pla­neó un gol­pe ma­gis­tral. En 1906 com­pró un uni­for­me usa­do de ca­pi­tán del ejér­ci­to ale­mán y se di­ri­gió a la guar­ni­ción de la ciu­dad de Kö­pe­nick, don­de, pre­su­mien­do de sus ga­lo­nes, reunió a un gru­po de mi­li­ta­res. En­tró en el Ayun­ta­mien­to y arres­tó el al­cal­de ba­jo la acu­sa­ción de ha­ber ma­ni­pu­la­do las cuen­tas. Se apro­pió de una su­ma co­mo me­di­da pre­ven­ti­va. Aca­ba­da la mi­sión, se cam­bió de ro­pa y se fue. Con­de­na­do a la pri­sión, fue per­do­na­do al ca­bo de dos años por el kái­ser, que sim­pa­ti­za­ba por el des­par­pa­jo mos­tra­do por Voigt. Mu­rió en 1930 arrui­na­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca.

Vic­tor Lus­tig es otro em­bau­ca­dor que ha pa­sa­do a la his­to­ria. En­tre sus lo­gros más cé­le­bres, con­si­guió ven­der una su­pues­ta má­qui­na pa­ra im­pri­mir bi­lle­tes fal­sos (que al ca­bo de dos ejem­pla­res só­lo im­pri­mía pa­pel blan­co), pe­ro es co­no­ci­do co­mo el “hom­bre que ven­dió la to­rre Eif­fel”. En 1925 se hi­zo pa­sar co­mo un funcionario del mi­nis­te­rio fran­cés y pro­pu­so ven­der la to­rre a seis pu­dien­tes hom­bres de ne­go­cios co­mo cha­ta­rra. Ba­jo el pre­tex­to que ac­tua­ba ba­jo se­cre­to de Es­ta­do, con una há­bil es­tra­ta­ge­ma con­si­guió re­cau­dar una gran can­ti­dad de di­ne­ro en efec­ti­vo y fu­gar­se. Has­ta lo­gró que se le pa­ga­ra un so­borno pa­ra sus ges­tio­nes. El mis­mo Al Ca­po­ne ca­yó en otra de sus tram­pas. El ma­fio­so le dio 50.000 dó­la­res pa­ra in­ver­tir y Lus­tig lo úni­co que hi­zo fue guar­dar­los y de­vol­vér­se­los al ca­bo dos me­ses, al ase­gu­rar que la ope­ra­ción ha­bía fra­ca­sa­do. Al Ca­po­ne, im­pre­sio­na­do, le pre­mió con 5.000 dó­la­res por su hon­ra­dez. Lus­tig fue con­de­na­do a 20 años de pri­sión en Al­ca­traz.

En­tre los es­pa­ño­les, ca­be se­ña­lar dos ca­sos bas­tan­te dis­tin­tos. Uno es el de En­ric Mar­co. Apro­ve­chó la coin­ci­den­cia de unas ini­cia­les de su nom­bre con un tra­ba­ja­dor es­pa­ñol en la Ale­ma­nia na­zi pa­ra fin­gir ser un su­per­vi­vien­te del cam­po de con­cen­tra­ción de Flos­sen­burg. En po­cos me­ses, en el 2000, pa­só a ser el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ami­cal de Maut­hau­sen y otros cam­pos, con se­de en Bar­ce­lo­na. Su gran ora­to­ria y ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción no le­van­ta­ron sos­pe­cha al­gu­na. Apa­re­ció en un buen número de pro­gra­mas de te­le­vi­sión ofre­cien­do su tes­ti­mo­nio: “Cuan­do lle­gá­ba­mos a los cam­pos, en esos tre­nes in­fec­tos pa­ra ga­na­do, nos des­nu­da­ban, nos mor­dían sus pe­rros, nos des­lum­bra­ban su fo­cos...”. Fue des­cu­bier­to por el his­to­ria­dor Be­ni­to Ber­me­jo en el 2005. “Men­tí por­que me es­cu­cha­ban más y así mi tra­ba­jo divulgativo era más efi­caz”, di­jo en una en­tre­vis­ta. Pa­ra Martí-

Vil­hem Voigt Una de las po­cos fo­tos de es­te ale­mán, au­tor de uno de los ca­mu­fla­jes más es­pec­ta­cu­la­res del si­glo XX. Dis­fra­za­do de ca­pi­tán, se­cues­tró al al­cal­de de una ciu­dad, se hi­zo dar di­ne­ro y se fu­gó. Ob­tu­vo la gra­cia y al­can­zó una gran po­pu­la­ri­dad.

Clau­de Kha­zi­zian La ima­gen lo di­ce to­do: es­te jubilado fran­cés con­si­guió co­lar­se en las cum­bres de je­fes de Es­ta­do, ha­cién­do­se pa­sar por un funcionario ar­me­nio.

Ber­nard Ma­doff Ha pro­ta­go­ni­za­do la ma­yor es­ta­fa fi­nan­cie­ra de la his­to­ria de Wall Street. En­ga­ñó a sus clien­tes, pe­ro sin asu­mir otras iden­ti­da­des.

Frank Abag­na­le Cé­le­bre por fal­si­fi­car che­ques e im­pro­vi­sar ofi­cios tan dis­pa­res co­mo mé­di­co, abo­ga­do y pi­lo­to de avión. Una vida de pe­lí­cu­la.

Ali­cia Es­te­ve Se hi­zo lla­mar Ta­nia Head. En es­ta fo­to, es­tá con el go­ber­na­dor Nue­va York. Fue pre­si­den­ta de la aso­cia­ción de víc­ti­mas del 11-S.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.