Ado­les­cen­te bus­ca si­tio

Mien­tras que a los ni­ños se los aco­ge con to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des y pro­pues­tas lú­di­cas y culturales, es­ta ofer­ta dis­mi­nu­ye en la ado­les­cen­cia. En es­ta eta­pa, ¿se les de­be­ría de­jar a sus an­chas o ha­bría que ayu­dar­los a en­con­trar es­pa­cios de reunión y jueg

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Eva Mi­llet

En ge­ne­ral, los ni­ños son mo­ní­si­mos. Tan­to, que du­ran­te los pri­me­ros años de sus vi­das sus fa­mi­lias y la so­cie­dad es­tán dis­pues­tas a fa­ci­li­tar­les to­do ti­po de es­pa­cios y ac­ti­vi­da­des pa­ra que se desa­rro­llen ple­na­men­te. Par­ques con múl­ti­ples equi­pa­mien­tos, lu­do­te­cas, ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res de­por­ti­vas y ar­tís­ti­cas, es­pec­tácu­los, ac­ti­vi­da­des en mu­seos, cla­ses de yo­ga y de idio­mas, chi­qui­parks, ta­lle­res de co­ci­na, ex­cur­sio­nes, co­lo­nias, áreas en las bi­blio­te­cas… La in­fan­cia es un mun­do con mu­chas po­si­bi­li­da­des y lu­ga­res pa­ra vi­vir­la con esos hi­jos pe­que­ños a quie­nes les en­can­ta es­tar en com­pa­ñía de sus pa­dres. Sin em­bar­go, a me­di­da que la in­fan­cia se aca­ba y a los hi­jos y las hi­jas les cam­bia la voz, cre­cen y em­pie­zan a re­pli­car, a re­be­lar­se y a no re­sul­tar ni tan mo­nos ni tan gra­ta com­pa­ñía… Las co­sas cam­bian. Ya no hay tan­tas ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, ni es­pec­tácu­los, ni sa­li­das, ta­lle­res y es­pa­cios pa­ra ellos. En la ado­les­cen­cia, las pro­pues­tas dis­mi­nu­yen so­bre­ma­ne­ra: un fe­nó­meno que, ade­más, se so­la­pa con una eta­pa en la que chi­cos y chi­cas pre­fie­ren el gru­po a la fa­mi­lia. Y que los de­jen en paz. A sus an­chas. Pe­ro… ¿dón­de? Pa­ra em­pe­zar, no en los par­ques. En es­tos lu­ga­res don­de han pa­sa­do mi­les de ho­ras de ni­ños, los ado­les­cen­tes ya no son tan bien re­ci­bi­dos. Lau­ra, una es­tu­dian­te de pri­me­ro de Pe­rio­dis­mo, re­cuer­da la sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad cuan­do, a los “tre­ce, ca­tor­ce años”, acu­día con su gru­po de ami­gos al par­que del ba­rrio. “Co­mo to­da­vía no po­día­mos lle­gar muy tar­de a ca­sa, íba­mos a la ho­ra en la que es­ta­ban los ni­ños más pe­que­ños con los abue­los… Pe­ro no po­día­mos gri­tar, ni ha­cer na­da. No es­tá­ba­mos bien. Al fi­nal, la sa­li­da era ir a unos ban­cos en una pla­za a co­mer pi­pas o bus­car­nos un par­que gran­de, don­de no nos vie­ran”, re­cuer­da. Al­go si­mi­lar le su­ce­día a Mar­ta, madre de dos ni­ños, cuan­do to­da­vía los acom­pa­ña­ba, con do­ce y tre­ce años, al par­que: “La sen­sa­ción era que mo­les­ta­ban y en­tien­do que unos ni­ños más ma­yo­res ju­gan­do a pe­lo­ta en­tre los co­lum­pios no es lo más ade­cua­do, pe­ro lo que ocu­rre es que hay una fal­ta de es­pa­cios es­pe­cí­fi­cos pa­ra ellos, co­mo pis­tas de­por­ti­vas pú­bli­cas. La ofer­ta de ac­ti­vi­da­des de es­te ti­po son de pa­go en su ma­yo­ría”, la­men­ta. Yo­nay, un es­tu­dian­te de pri­me­ro de ESO coin­ci­de con que, a los do­ce años, al par­que “ya no se va a ju­gar”, sino “a ha­blar o a sen­tar­se”. Aho­ra tie­ne la sen­sa­ción que “en es­tos si­tios so­bra­mos un po­co”. Vi­ve en Sant Fost de Cam­psen­te­lles, un pue­blo de la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na, y es­te ve­rano (el pri­me­ro tras em­pe­zar en el ins­ti­tu­to Alba del Va­llès), al bus­car ac­ti­vi­da­des pa­ra las va­ca­cio­nes, ha per­ci­bi­do tam­bién que no ya no se les tie­ne tan­to en cuen­ta. “An­tes ha­bían mu­chas co­sas pa­ra mí que me di­ver­tían… Aho­ra es­to ya no pa­sa. Al fi­nal me he te­ni­do que apun­tar a lo úni­co que se ofre­cía”, ex­pli­ca. Mar­ta, es­tu­dian­te de ter­ce­ro de ESO en Bar­ce­lo­na, no­ta

des­de ha­ce tiem­po una di­fe­ren­cia en­tre lo que ha­bía “an­tes, cuan­do po­día­mos ju­gar en to­das par­tes” y lo que se en­cuen­tra aho­ra. En su tiem­po li­bre, a Mar­ta le gus­ta ir a ca­sa de sus ami­gas y, con ellas, mi­rar tien­das e ir al ci­ne. De vez en cuan­do, van a bai­lar en las dis­co­te­cas “sin al­cohol”, los vier­nes por la tar­de. A Yo­nay tam­bién le gus­ta “que­dar en ca­sa de al­gún ami­go o ir al ju­gar al fútbol”, pa­sión que man­tie­ne des­de su ni­ñez. Tie­ne suer­te, por­que en el pue­blo don­de vi­ve las ca­sas de los ami­gos que­dan cer­ca y hay un cam­po de fútbol. No exis­te, en cam­bio, un cen­tro co­mer­cial co­mo al que le en­can­ta ir a Ai­ta­na, de tre­ce años, tam­bién es­tu­dian­te del ins­ti­tu­to Alba del Va­llès. A Ru­bén, de quin­ce años, alumno del mis­mo cen­tro, lo que le gus­ta­ría es que en el pue­blo hu­bie­ra un gran cen­tro co­mer­cial pe­ro, co­mo de mo­men­to eso no es po­si­ble, pa­sa mu­cho tiem­po en el Ate­neo, don­de ha­ce tea­tro. A Ona, tam­bién de quin­ce años, le gus­ta ir a la pla­ya con sus ami­gas, que­dar “en ca­sas” e ir en bi­ci­cle­ta, pe­ro, por desear, desea­ría te­ner cer­ca “un cen­tro so­cial, un bar, un es­pa­cio pa­ra no­so­tros, con mu­chos ado­les­cen­tes”. Co­mo to­dos los chi­cos y chi­cas en­tre­vis­ta­dos ha per­ci­bi­do un cam­bio en­tre la ofer­ta lú­di­ca y de­por­ti­va de cuan­do era ni­ña a la de aho­ra: “No hay mu­chas co­sas pa­ra ha­cer”, con­clu­ye. “Sí, los ni­ños son muy ri­cos y les ha­ce­mos mu­cho ca­so pe­ro, cuan­do cre­cen, las co­sas se com­pli­can… Es cier­to que los adul­tos no les pro­por­cio­na­mos lu­ga­res don­de di­ver­tir­se”, afir­ma la es­pe­cia­lis­ta en edu­ca­ción Ma­ría de la Vál­go­ma. Pro­fe­so­ra de de­re­cho y au­to­ra, en­tre otros, del li­bro Pa­dres sin de­re­chos, hi­jos sin de­be­res (Ariel), De la Vál­go­ma tam­bién ha per­ci­bi­do es­te des­ajus­te en­tre las po­si­bi­li­da­des de ocio en­tre ni­ños y ado­les­cen­tes. “De to­dos mo­dos –apun­ta–, es­ta di­fe­ren­cia tam­bién tie­ne que ver con una cues­tión de cir­cuns­tan­cias: la ado­les­cen­cia es la edad en la que se bus­ca au­to­no­mía, iden­ti­dad, y por eso, sal­vo du­ran­te la muy pri­me­ra ado­les­cen­cia –do­ce, tre­ce años–, en ge­ne­ral los jó­ve­nes no quie­ren en es­ta eta­pa na­da que sea pro­por­cio­na­do por los adul­tos. En reali­dad, el gru­po se con­vier­te en su fa­mi­lia”. Es­te cam­bio de ac­ti­tud ha­ce que, co­mo ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Ma­ri­bel Ro­drí­guez Pei­na­do, a mu­chos pa­dres les cues­te acer­car­se a los hi­jos du­ran­te la ado­les­cen­cia: “Es una eta­pa muy com­ple­ja; los adul­tos no sa­be­mos muy bien có­mo abor­dar­los sin re­sul­tar en­tro­me­ti­dos y ellos, por su par­te, sue­len re­cha­zar to­do lo que ven­ga de nues­tro mun­do”. Es­ta fal­ta de sin­to­nía pro­vo­ca que la co­mu­ni­ca­ción sea di­fí­cil, lo que acen­túa la sen­sa­ción de in­com­pren­sión que a me­nu­do se da en es­te pe­rio­do. “El ado­les­cen­te ne­ce­si­ta su si­tio y su dis­tan­cia pa­ra per­fi­lar una per­so­na­li­dad pro­pia pe­ro es­to, a los pa­dres, a me­nu­do les cues­ta mu­cho en­ten­der”, aña­de es­ta es­pe­cia­lis­ta en in­fan­cia y ado­les­cen­cia. Es­te

A LOS DO­CE O TRE­CE AÑOS, LOS PAR­QUES YA NO SON ES­PA­CIOS ACO­GE­DO­RES CA­DA VEZ SE ACEP­TA MÁS QUE EL HI­JO LLE­VE A CA­SA A LA PA­RE­JA A DOR­MIR

re­cha­zo de los hi­jos pro­du­ce una “sen­sa­ción de pér­di­da” en los pa­dres, quie­nes ven có­mo a sus ni­ños y ni­ñas les cam­bia el ca­rác­ter, có­mo ya no les ex­pli­can na­da... Unos cam­bios di­fí­ci­les de asi­mi­lar pa­ra los pa­dres aun­que tam­bién los su­fren los hi­jos, quie­nes de­jan de per­ci­bir a sus pro­ge­ni­to­res co­mo las fi­gu­ras que idea­li­za­ron du­ran­te la in­fan­cia. “Por eso bus­can sus ami­gos y sus es­pa­cios, que son fun­da­men­ta­les pa­ra po­der se­pa­rar­se de la fa­mi­lia y cons­truir­se co­mo adul­tos”, ra­zo­na Ro­drí­guez Pei­na­do. Un pro­ce­so, el de la cons­truc­ción de su per­so­na­li­dad, don­de ha­blan mu­chí­si­mo en­tre ellos. “Sí,

ha­blar es im­por­tan­tí­si­mo, en es­ta épo­ca exis­te una ab­so­lu­ta ne­ce­si­dad de ello”, ra­ti­fi­ca Ma­ri­bel Ro­drí­guez: “Ne­ce­si­tan com­par­tir y con­tras­tar mu­cho con los igua­les es­tas emo­cio­nes y es­ta re­vo­lu­ción de sen­ti­mien­tos, ideas, hormonas, in­cer­ti­dum­bres y pro­yec­tos en la que vi­ven”. La ne­ce­si­dad del acom­pa­ña­mien­to es una res­pues­ta na­tu­ral a la sen­sa­ción de so­le­dad que, se­gún es­ta ex­per­ta, su­fren tan­tos ado­les­cen­tes: “Co­mo no tie­nen es­pa­cio en el mun­do in­fan­til ni, tam­po­co, en el mun­do adul­to to­da­vía, se sien­ten des­orien­ta­dos. Hay una so­le­dad in­ter­na que ne­ce­si­tan com­par­tir pe­ro só­lo se sien­ten en­ten­di­dos por los igua­les. Por eso es­ta es tam­bién la épo­ca de los ami­gos ín­ti­mos”, in­di­ca. La ado­les­cen­cia es, asi­mis­mo, el pe­rio­do de las pri­me­ras re­la­cio­nes ín­ti­mas, que se ini­cian a par­tir de los ca­tor­ce o quin­ce años, co­mo se­ña­la Ma­ría de la Vál­go­ma. “Con­vie­ne dis­tin­guir en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da ado­les­cen­cia, don­de la ne­ce­si­da­des son dis­tin­tas. En la pri­me­ra, a par­tir de los do­ce años, hay un cam­bio im­por­tan­te, con la en­tra­da en se­cun­da­ria. El otro gran cam­bio se pro­du­ce al­re­de­dor de los ca­tor­ce-quin­ce años: es­ta es la edad en que es­tá co­men­zan­do en Es­pa­ña la pri­me­ra bo­rra­che­ra, y, un po­co des­pués, las pri­me­ras re­la­cio­nes se­xua­les com­ple­tas”, ex­pli­ca la ca­te­drá­ti­ca. Dos co­sas que se rea­li­zan en lu­ga­res muy dis­tin­tos y cu­yos em­pla­za­mien­tos han cam­bia­do con­si­de­ra­ble- men­te en los úl­ti­mos años. Si has­ta no ha­ce mu­cho el te­ma de lle­var el no­vio o no­via a dor­mir a ca­sa era im­pen­sa­ble, hoy ca­da vez son más los pro­ge­ni­to­res que acep­tan que sus hi­jos o hi­jas duer­man acom­pa­ña­dos cuan­do es­tán ellos. “Sí, hay pa­dres más fle­xi­bles, que pre­fie­ren que sus hi­jos ten­gan re­la­cio­nes ín­ti­mas en ca­sa que en cual­quier otro lu­gar”, di­ce Ma­ri­bel Ro­drí­guez. Una cues­tión de­li­ca­da, que si se abor­da en su con­sul­ta, ella re­co­mien­da tra­tar a par­tir de lo que les ha­ga sen­tir có­mo­dos a los pa­dres: “Si el que el no­vio o la no­via es­tén en ca­sa les cau­sa pu­dor, es me­jor que sean cohe­ren­tes con sus sen­sa­cio­nes”. De to­dos mo­dos, re­co­mien­da en­con­trar un equi­li­brio en es­te te­ma por­que “es­tos pa­dres tan per­mi­si­vos, que acep­tan ya el pri­mer día la en­tra­da de la pa­re­ja en ca­sa, no fa­vo­re­cen que el hi­jo o la hi­ja se ten­gan que ga­nar las co­sas, sino que se que se sal­ten etapas. Y las co­sas hay que ar­gu­men­tar­las, ga­nar­las, lo que ayu­da en el desa­rro­llo”. Lo ideal se­ría que es­tas vi­si­tas su­ce­die­ran cuan­do los pa­dres es­tén fue­ra de ca­sa. Ha­cer un po­co “la vis­ta gor­da”, de­jan­do a los hi­jos es­tos es­pa­cios don­de pue­dan es­tar so­los en la vi­vien­da, “pe­ro aco­tan­do”, ma­ti­za Ro­drí­guez. “De­li­mi­tan­do la ha­bi­ta­ción de los pa­dres, por ejem­plo: es al­go sa­lu­da­ble pa­ra ellos, por­que los lí­mi­tes ayu­dan a de­fi­nir cuál es el es­pa­cio de ca­da uno”. La psi­có­lo­ga re­cal­ca que, co­mo su­ce­de con los ni­ños, los lí­mi­tes son fun­da­men­ta­les pa­ra los ado­les­cen­tes. “Siem­pre hay que en­con­trar el equi­li- brio en­tre el con­tro­lar­los y dar­les ex­ce­si­va li­ber­tad”. Y, aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, los ado­les­cen­tes ne­ce­si­tan es­ta sen­sa­ción del “yo te im­por­to”: “Quie­ren a los pa­dres le­jos pe­ro, a la vez, ne­ce­si­tan que les de­mues­tren que son im­por­tan­tes pa­ra ellos. Y es­to, a ve­ces, es al­go di­fí­cil de en­ten­der, pues ne­ce­si­tan dis­tan­cia y cui­da­do a la vez”. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de la ado­les­cen­cia es la ne­ce­si­dad que chi­cas y chi­cos tie­nen de es­tar en lu­ga­res al ai­re li­bre. Eso ex­pli­ca­ría esas ho­ras y ho­ras sen­ta­dos en la ca­lle, en las es­ca­le­ras, ban­cos o ace­ras. Se tra­ta de lu­ga­res que a los adul­tos les pa­re­cen in­co­mo­dí­si­mos pa­ra so­cia­li­zar pe­ro en los que ellos, en cam­bio, pa­re­cen sen­tir­se muy a gus­to. “La idea que te­ne­mos de po­ner­les lo­ca­les es bien in­ten­cio­na­da pe­ro ellos, pa­ra re­unir­se, pre­fie­ren lu­ga­res abier­tos, don­de no ten­gan con­trol ni ba­rre­ras fí­si­cas. Por eso les gus­ta es­tar tan­to en la ca­lle. Si te fi­jas, mu­chas ve­ces van a la dis­co­te­ca y salen y en­tran y vuel­ven a sa­lir….”, ilus­tra Ma­ri­bel Ro­drí­guez. Es­ta se­ría, en su opi­nión, una ex­pli­ca­ción ( jun­to a otras de ca­rác­ter so­cio­eco­nó­mi­co), al po­lé­mi­co fe­nó­meno del bo­te­llón, ex­ten­di­do en Es­pa­ña des­de ha­ce al­go más de una dé­ca­da. Una prác­ti­ca en la que jó­ve­nes (se cal­cu­la que a par­tir de tre­ce años), se de­di­can a con­su­mir gran­des can­ti­da­des de al­cohol en el es­pa­cio pú­bli­co. El bo­te­llón es un há­bi­to con­tro­ver­ti­do, que des­con­cier­ta a per­so­nas con tan­ta ex­pe­rien­cia en el mun­do

ado­les­cen­te co­mo el so­ció­lo­go Ja­vier El­zo. Es­te ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de Deus­to y au­tor de va­rios li­bros so­bre ado­les­cen­cia, lle­va tiem­po es­tu­dian­do es­ta prác­ti­ca, que acha­ca a la con­jun­ción del mo­do de vida nór­di­co (du­ran­te la se­ma­na se es “un ciu­da­dano pro­duc­ti­vo” pe­ro, el fin de se­ma­na lle­ga “la des­ban­da­da”, vin­cu­la­da a una gran bo­rra­che­ra), con los ca­si ili­mi­ta­dos ho­ra­rios es­pa­ño­les. No se pue­den ol­vi­dar, sin em­bar­go, otros fac­to­res, co­mo la cues­tión eco­nó­mi­ca (los jó­ve­nes no pue­den pa­gar­se las co­pas en el bar), ni lo que él de­fi­ne co­mo “una res­pues­ta a una so­cie­dad muy con­tro­la­do­ra, en la cual se pre­ten­de que to­do es­té muy or­ga­ni­za­do”. Así, co­mo con­tes­ta­ción a la ley que im­pi­de que los jó­ve­nes no pue­den be­ber pú­bli­ca­men­te has­ta la ma­yo­ría de edad, ellos se or­ga­ni­zan pa­ra ha­cer­lo en otros lu­ga­res, sal­tán­do­se las nor­mas. El­zo es de la opi­nión que, en es­ta edad, es fun­da­men­tal­men­te el ado­les­cen­te el que bus­ca su pro­pio es­pa­cio, apar­tán­do­se de los adul­tos: “Es un pe­rio­do en el que quie­re sa­lir de ca­sa y au­to­no­mi­zar­se y es­to quie­re de­cir en­trar en su gru­po na­tu­ral de ami­gos”. El pro­ble­ma, re­cal­ca, es que “la in­men­sa ma­yo­ría de ami­gos, lo que ha­cen es eso: el bo­te­llón. Tie­nen que es­tar ahí; esa es su for­ma de ex­pre­sar­se, de pro­bar la li­ber­tad. Es el jue­go (de a qué ho­ra lle­go a ca­sa, ten­go eso prohi­bi­do pe­ro lo ha­go…), y es­te jue­go la ma­yo­ría, afor­tu­na­da­men­te, lo pa­sa sin ma­yo­res trau­mas

pe­ro, en el ca­mino, se han per­di­do otras co­sas”. Pa­ra el so­ció­lo­go, “la gran pre­gun­ta es: ¿Có­mo es po­si­ble que ha­ya­mos lle­ga­do a una si­tua­ción en la cual los jó­ve­nes en­tien­dan co­mo nor­mal el en­ce­rrar­se en un si­tio, co­mo el Ma­drid Are­na, con mu­cho rui­do, ha­ces de lu­ces y be­bien­do de esa ma­ne­ra?” o que se ha­ya acep­ta­do que las no­ches del fin de se­ma­na “ya no tie­nen lí­mi­te” y que pa­sár­se­las en la ca­lle, be­bien­do sin pa­rar, es la úni­ca op­ción. “Es­te sis­te­ma es­tá fa­llan­do”, sen­ten­cia El­zo, quien ur­ge a plan­tear­se por qué se ha lle­ga­do has­ta aquí e ins­ta a bus­car al­ter­na­ti­vas, ur­gen­tes, a to­dos los ni­ve­les. Con él coin­ci­de ple­na­men­te Ma­ri­bel Ro­drí­guez, es­pe­cial­men­te cuan­do es­ta pe­rio­dis­ta le ex­pli­ca que en Bar­ce­lo­na ya exis­ten “dis­co­te­cas pa­ra be­bés”, don­de se in­vi­ta a los pa­dres a que trai­gan a sus hi­jos “a par­tir de ce­ro años”, pa­ra pa­sar la tar­de “en fa­mi­lia”, “es­cu­chan­do a un dj en di­rec­to y bai­lan­do, can­tan­do y brin­can­do co­mo lo­cos”… “El jo­ven tie­ne que en­con­trar­se los lí­mi­tes pe­ro los adul­tos tam­bién”, re­fle­xio­na la psi­có­lo­ga. “Los ado­les­cen­tes es­tán con­fun­di­dos y per­di­dos por­que la so­cie­dad es­tá per­di­da, y los adul­tos so­mos muy res­pon­sa­bles de lo que es­tá pa­san­do: el ado­les­cen­te es un re­fle­jo de nues­tra so­cie­dad”.

NANCY NEY

FRANK ROTHE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.