SA­LO­MÓN EN LA CÁR­CEL

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

La his­to­ria del rey Sa­lo­món lle­ga a nues­tros días mez­cla­da con tin­tes de le­yen­da. No en vano, era co­no­ci­do en to­do su reino por su sa­bi­du­ría y su sen­ti­do de la justicia. Una vez tu­vo que de­ci­dir el des­tino de un be­bé en­tre dos mu­je­res, y su so­lu­ción re­sul­tó tan efec­ti­va co­mo equi­ta­ti­va. La his­to­ria co­rrió co­mo la pól­vo­ra, otor­gán­do­le tan­ta fa­ma co­mo res­pe­to. Los años pa­sa­ron, y el rey se­guía preo­cu­pa­do por cuidar de los ha­bi­tan­tes de su te­rri­to­rio. Se cuen­ta que un día hi­zo una vi­si­ta a las cár­ce­les de su reino pa­ra in­te­rro­gar en per­so­na a los pre­sos allí cau­ti­vos. Al lle­gar a la pri­me­ra pri­sión, le pi­dió al al­gua­cil que tra­je­ra an­te él a los hom­bres que co­pa­ban las cel­das. Cuan­do el pri­me­ro de ellos se pre­sen­tó an­te él, Sa­lo­món le pre­gun­tó: –¿Qué hi­cis­te pa­ra que mis jue­ces te me­tie­ran el la cár­cel? Sin ti­tu­bear, el pre­so con­tes­tó: –¡Oh, gran rey! Yo no hi­ce na­da, los jue­ces han co­me­ti­do un terrible error con­mi­go. Una enor­me in­jus­ti­cia. Pe­ro el rey po­día leer en sus ojos que no era así. Así que man­dó lla­mar al si­guien­te pre­so. Y le hi­zo la mis­ma pre­gun­ta: –¿Qué hi­cis­te pa­ra que mis jue­ces te me­tie­ran el la cár­cel? Es­ta vez, el pre­so du­dó. Pe­ro res­pon­dió: –¡Mi rey, soy inocen­te! Me arres­ta­ron in­jus­ta­men­te. To­do fue un mon­ta­je. ¡Yo ja­más he ro­ba­do na­da! De nue­vo, el rey sin­tió la men­ti­ra en sus pa­la­bras. Así, fue­ron pa­san­do uno tras otro, has­ta que só­lo que­dó un pre­so por in­te­rro­gar. Pa­ra la sor­pre­sa del rey, su res­pues­ta era dis­tin­ta a la de los de­más. –¡Oh, gran rey! Ac­tué mal y me­rez­co mi cas­ti­go. Ca­da no­che me asal­ta una hor­da de re­mor­di­mien­tos por lo que hi­ce. Asu­mo mi res­pon­sa­bi­li­dad y pi­do perdón. Si pu­die­ra vol­ver atrás, lo ha­ría. Pe­ro co­mo eso es im­po­si­ble, tan só­lo me que­da acep­tar mi des­tino. No me pe­sa la de­ci­sión que to­mé de en­tre­gar­me. Hoy mis­mo lo vol­ve­ría a ha­cer. Es un ho­nor que me ha­ya re­ci­bi­do. El rey lla­mó de in­me­dia­to a los guar­dia­nes. –Quie­ro que li­be­ren de in­me­dia­to a es­te pe­li­gro­so cri­mi­nal –les or­de­nó con iro­nía–, pues co­me­te­mos el ries­go de que co­rrom­pa a to­dos es­tos po­bres inocen­tes. Sa­lo­món era un gran co­no­ce­dor de la con­di­ción hu­ma­na. Sa­bía que el hom­bre que de­ja­ba en li­ber­tad se iba con su par­ti­cu­lar cár­cel in­te­rior. Pe­ro al me­nos así le ofre­cía la opor­tu­ni­dad de re­di­mir­se a tra­vés del perdón. Cuan­do no exis­te con­cien­cia de ha­ber co­me­ti­do un ac­to per­ni­cio­so pa­ra otras per­so­nas no hay po­si­bi­li­dad de cam­bio ni de li­be­ra­ción. Tan só­lo la asun­ción de la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tras ac­cio­nes y sus con­se­cuen­cias nos per­mi­te re­di­mir­nos. Po­de­mos pa­sar­nos to­da una vida elu­dien­do res­pon­sa­bi­li­da­des y cul­pan­do a los de­más, evi­tan­do mi­rar­nos al es­pe­jo. Pe­ro ca­be re­cor­dar el sa­bio di­cho que re­za: “Cuan­do se­ña­las con un de­do, re­cuer­da que otros tres te se­ña­lan a ti”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.