PE­DA­LEO ELEC­TRI­ZAN­TE

En los paí­ses cen­troeu­ro­peos son una so­lu­ción ba­ra­ta y eco­ló­gi­ca co­mo trans­por­te en las ciu­da­des sa­tu­ra­das. En Es­pa­ña el uso de las bi­ci­cle­tas con mo­tor eléc­tri­co se es­tá con­vir­tien­do en una ten­den­cia al al­za que po­co a po­co con­ven­ce a un pú­bli­co más ampl

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

Las bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas reúnen la per­fec­ción de la bi­ci­cle­ta co­mo vehícu­lo sen­ci­llo y efi­caz y la ayu­da su­ple­men­ta­ria que su­po­ne el mo­tor pa­ra que el es­fuer­zo sea más lle­va­de­ro. Des­de lue­go no son un es­no­bis­mo ni una ex­cen­tri­ci­dad, co­mo lo de­mues­tra el he­cho de que, es­pe­cial­men­te en Cen­troeu­ro­pa, son ya una so­lu­ción de trans­por­te per­so­nal en ciu­da­des sa­tu­ra­das: es un vehícu­lo ba­ra­to, de muy ba­jo man­te­ni­mien­to, eco­ló­gi­co y, gra­cias al mo­tor, idó­neo pa­ra per­so­nas cu­ya ca­pa­ci­dad de­por­ti­va ja­más las hu­bie­ra ani­ma­do a cir­cu­lar en bi­ci­cle­ta. Una pri­me­ra acla­ra­ción im­pres­cin­di­ble: aun­que lle­van mo­tor, el usua­rio siem­pre de­be pe­da­lear. Exis­te una le­gis­la­ción eu­ro­pea que es­ta­ble­ce con­di­cio­nes pa­ra que una bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca si­ga sien­do con­si­de­ra­da bi­ci: el mo­tor no de­be su­pe­rar una po­ten­cia lí­mi­te de 250 va­tios (W), la asis­ten­cia al pe­da­leo se pro­du­ce has­ta que se al­can­za una ve­lo­ci­dad de 25 km/h (a par­tir de ahí el em­pu­je se des­co­nec­ta au­to­má­ti­ca­men­te y el ci­clis­ta pe­da­lea sin ayu­da) y el sis­te­ma só­lo fun­cio­na mien­tras se da a los pe­da­les, o sea que no cuen­ta con nin­gún ti­po de ace­le­ra­dor. Exis­ten bi­ci­cle­tas mo­to­ri­za­das que no cum­plen es­tas con­di­cio­nes y lle­gan a al­can­zar ve­lo­ci­da­des de 45 km/h, pe­ro en es­te ca­so de­ben es­tar ma­tri­cu­la­das y con­tar con un se­gu­ro, co­mo un ci­clo­mo­tor. Las que sí las cum­plen son con­si­de­ra­das bi­ci­cle­tas a to­dos los efec­tos: no re­quie­ren car­net de con­du­cir ni do­cu­men­ta­ción y pue­den cir­cu­lar por los ca­rri­les bi­ci y las ca­lles don­de se au­to­ri­za el pa­so de bi­ci­cle­tas. En la prác­ti­ca, una bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca es, más co­rrec­ta­men­te, una bi­ci­cle­ta de pe­da­leo asis­ti­do y la sen­sa­ción que tie­ne el usua­rio es co­mo si al­go o al­guien le em­pu­ja­ra mien­tras cir­cu­la. O sea que el es­fuer­zo es mu­cho más lle­va­de­ro, es po­si­ble des­pla­zar­se en la bi­ci­cle­ta sin su­dar y no hay cues­tas in­sal­va­bles. Eso en cuan­to a un uso ur­bano y prác­ti­co. Pe­ro tie­nen tam­bién una ver­tien­te de­por­ti­va que las con­vier­te en má­qui­nas muy ade­cua­das pa­ra adel­ga­zar y po­ner­se en for­ma. Al ser el es­fuer­zo más sua­ve, es po­si­ble alar­gar­lo más des­de el pri­mer día y, co­mo el co­ra­zón tra­ba­ja con más tran­qui­li­dad, la re­cu­pe­ra­ción de ese es­fuer­zo es más rá­pi­da. Es de­cir, que una per­so­na sin en­tre­na­mien­to su­fri­rá mu­cho me­nos en una bi­ci eléc­tri­ca, po­drá ir más le­jos y sen­tir­se me­nos can­sa­da que en una bi­ci­cle­ta tra­di­cio­nal. Con­ver­ti­do ese ejer­ci­cio tran­qui­lo en ru­ti­na, la me­jo­ra fí­si­ca aca­ba sien­do mu­cho más rá­pi­da con la bi­ci eléc­tri­ca que con una nor­mal. ¿Có­mo es­co­ger la bi­ci­cle­ta? ¿Qué re­qui­si­tos de­be cum­plir? ¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas de­be te­ner? Aun­que sue­ne ex­tra­ño, no va­le la pe­na pre­gun­tar por la au­to­no­mía de es­tos apa­ra­tos por­que la res­pues­ta no es na­da re­ve­la­do­ra: la au­to­no­mía de ca­da bi­ci de­pen­de del ren­di­mien­to que el usua­rio se­pa sa­car de ella a par­tir de su fa­ci­li­dad de pe­da­leo, de su en­tre­na­mien­to, de su com­pren­sión de có­mo fun­cio­na… in­clu­so una mis­ma bi­ci­cle­ta irá más o me­nos le­jos en fun­ción de ca­da ci­clis­ta que la lle­ve. Lo fun­da­men­tal es ele­gir la bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca en fun­ción del uso que se le va a dar, lo mis­mo que si se tra­ta­ra de una bi­ci nor­mal. Hoy en día, las prin­ci­pa­les mar­cas ya dis­po­nen de mo­de­los de to­do ti­po: de pa­seo, de mon­ta­ña, de ca­rre­te­ra, ple­ga­bles, tri­ci­clos… Las hay con rue­das pe­que­ñas, con rue­das gran­des, con cua­dro de alu­mi­nio, de fi­bra de car­bono… Es de­cir, exis­te una bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca idó­nea pa­ra ca­da uno. Por eso, An­to­nio Gue­rin, fun­da­dor de la em­pre­sa Eco­bi­ke, po­ne el acen­to en fi­jar­se, por un la­do, en las ca­rac­te­rís­ti­cas que ten­ga el vehícu­lo co­mo sim­ple bi­ci­cle­ta (pe­so, di­men­sio­nes, ca­li­dad de los com­po­nen­tes) y, por otro, en la fia­bi­li­dad que de­be te­ner su par­te eléc­tri­ca pa­ra ga­ran­ti­zar una lar­ga vida (ba­te­ría, mo­tor, sen­so­res y con­tro­la­dor). “Hay que va­lo­rar tam­bién el ser­vi­cio pos­ven­ta y la pre­sen­cia his­tó­ri­ca de la mar­ca, pues, sien­do un mer­ca­do no­ve­do­so, apa­re­cen a me­nu­do pro­vee­do­res no cua­li­fi­ca­dos que ven­den un pro­duc­to que des­co­no­cen –se­ña­la Gue­rin–. Ello pue­de ge­ne­rar usua­rios frus­tra­dos con la ad­qui­si­ción de un pro­duc­to de ofer­ta. No hay que ol­vi­dar que hay que dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de man­te­ni­mien­to y pues­ta a pun­to que re­quie­re una bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca, que aun­que son mu­cho más eco­nó­mi­cas que en co­ches o mo­tos, tam­bién re­sul­tan ne­ce­sa­rias”. Por su par­te, Pa­blo Ho Al­cai­de, de la em­pre­sa ma­llor­qui­na Elec­tro­ro­des, aña­de que “las bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas de­ben ser un po­co más ro­bus­tas que las nor­ma­les y con­tar con un sis­te­ma de fre­na­do efi­caz, ya que lle­van el pe­so aña­di­do de mo­tor y ba­te­ría. De he­cho, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta tam­bién un buen re­par­to de ese pe­so: cuan­to más ba­jo y equi­li­bra­do es­té, mu­cho me­jor. A par­tir de ahí, co­mo en to­do, cuan­tas más po­si­bi­li­da­des y pres­ta­cio­nes dé un pro­duc­to, pues me­jor”. An­to­nio Gue­rin re­co­no­ce que la bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca no es to­da­vía un vehícu­lo muy co­no­ci­do en Es­pa­ña, pe­ro ya no es una ra­re­za co­mo lo era ha­ce diez años, cuan­do creó Eco­bi­ke. “Aquí el pro­ce­so va más len­to que en otros paí­ses eu­ro­peos por­que no hay tra­di­ción del uso de la bi­ci­cle­ta tra­di­cio­nal en los en­tor­nos ur­ba­nos y, por tan­to, ni exis­te una cul­tu­ra ci­clis­ta ni las ciu­da­des es­tán bien

Wattlold Bi­ci­cle­ta ur­ba­na ple­ga­ble Mo­tor de 250 W Ba­te­ría de li­tio de 36 V Au­to­no­mía 50 km

Smart-ebike Smart Mo­tor 250 va­tios Ba­te­rí Ba­te­ría io­non li­tio 400 Wh Au­ton Au­to­no­mía mía de­de 3030 has­tahas­ta los 10100 km

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.