AGUA, AGUA

Ha­cer ejer­ci­cio en el agua es muy sa­lu­da­ble. To­dos los be­ne­fi­cios, so­bre to­do car­dio­vas­cu­la­res, que ofre­cen las múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas pue­den ajus­tar­se de­pen­dien­do de si se ha­cen en agua dul­ce o en la sa­la­da del mar

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Margarita Puig Fo­tos Xa­vier Cervera

No se tra­ta só­lo de dar­se un cha­pu­zón y re­fres­car­se, sino tam­bién de su­dar y po­ner­se en for­ma, ha­cer gim­na­sia, na­dar, re­mar...

Más allá de na­dar, ejer­ci­cio que de ha­cer­se co­rrec­ta­men­te su­po­ne un al­to gas­to ca­ló­ri­co que ayu­da a con­tro­lar las pul­sa­cio­nes y a re­du­cir los ries­gos car­dio­vas­cu­la­res, el agua ofre­ce un mon­tón de ejer­ci­cios igual de car­dio­sa­lu­da­bles. Y, ade­más, muy va­ria­dos y con be­ne­fi­cios tam­bién es­pe­cí­fi­cos se­gún ca­da dis­ci­pli­na. ¿Qué se pue­de ha­cer en el agua? Pues eso, na­dar en to­das sus va­rie­da­des, ya sea bra­za, es­ti­lo li­bre, es­pal­da o ma­ri­po­sa, que ejer­ci­tan en ca­da ca­so dis­tin­tos gru­pos mus­cu­la­res, pe­ro tam­bién an­dar, gim­na­sia (acua­gim), bai­lar, re­mar, sur­fear, co­rrer, to­ni­fi­car, es­ti­rar e in­clu­so yo­ga y spin­ning. Sí. To­do eso es po­si­ble en el agua. El en­tre­na­dor per­so­nal Adol­fo Flo­ren­sa, li­cen­cia­do en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y del De­por­te, ad­vier­te que “de mo­men­to es­tas son al­gu­nas de las op­cio­nes que se con­tem­plan y se prac­ti­can hoy en día, pe­ro las po­si­bi­li­da­des son enor­mes te­nien­do en cuen­ta que los be­ne­fi­cios de cual­quier ac­ti­vi­dad fí­si­ca pue­den tras­la­dar­se y mul­ti­pli­car­se den­tro del agua por el efec­to de la gra­ve­dad, que dis­mi­nu­ye el im­pac­to de las cir­cu­la­cio­nes y el he­cho de que el agua ofre­ce una re­sis­ten­cia cons­tan­te al mo­vi­mien­to que se pue­de au­men­tar o re­du­cir de­pen­dien­do de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos”. Pe­ro, tal co­mo ex­pli­ca Me­rit­xell Mont­cu­nill, del Club Na­ta­ció Bar­ce­lo­na, “no só­lo se pue­de es­co­ger la ac­ti­vi­dad, tam­bién el ti­po de agua in­flu­ye en nues­tro ejer­ci­cio. Si cual­quie­ra de las ac­ti­vi­da­des que po­de­mos ha­cer en el agua las tras­la­da­mos al mar, el cuer­po se apro­ve­cha­rá de su com­po­si­ción (si­mi­lar a la que tie­ne el plas­ma san­guí­neo), muy ri­ca en oli­go­ele­men­tos, yo­do, po­ta­sio, zinc, et­cé­te­ra, que no es­tán pre­sen­tes en el agua dul­ce”. “La piel ab­sor­be es­tos ele­men­tos me­dian­te os­mo­sis y apro­ve­cha sus pro­pie­da­des”, aña­de el an­gió­lo­go Nor­bert Galindo Pla­nas, que ase­gu­ra que, “ade­más, tie­ne pro­pie­da­des an­ti­bió­ti­cas y ejer­ce un gran efec­to te­ra­péu­ti­co de­bi­do a que su den­si­dad fa­ci­li­ta la re­la­ja­ción mus­cu­lar”. Una por una, las prin­ci­pa­les, las ca­da vez más va­ria­das ac­ti­vi­da­des que se

pue­den rea­li­zar en el agua, son las que si­guen: Na­dar Los mo­vi­mien­tos de cual­quie­ra de los cua­tro es­ti­los son un tra­ba­jo ae­ró­bi­co que re­gu­la y equi­li­bra el rit­mo car­dia­co al mis­mo tiem­po que me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Adol­fo Flo­ren­sa re­co­mien­da acu­dir a un pro­fe­sio­nal pa­ra per­fec­cio­nar las di­fe­ren­tes téc­ni­cas por­que na­dar bien me­jo­ra el ren­di­mien­to y los be­ne­fi­cios pe­ro tam­bién evi­ta le­sio­nes. Y aña­de que “si por de­ba­jo de los 40 años só­lo na­das unos 300 me­tros, ha­brá que me­jo­rar la for­ma y la téc­ni­ca”. ¿Los be­ne­fi­cios de es­ta ac­ti­vi­dad? Los des­cri­be así:

> El gas­to ca­ló­ri­co es al­to, por­que se mue­ven ab­so­lu­ta­men­te to­dos los múscu­los del cuer­po. Ayu­da, pues, a ba­jar el por­cen­ta­je de gra­sa cor­po­ral. > Es un en­tre­na­mien­to en hi­po­xia (fal­ta de oxí­geno mien­tras du­ra la ac­ti­vi­dad). “Por muy bien que se res­pi­re na­dan­do (co­sa que au­men­ta nues­tra efi­cien­cia), al fi­nal se es­tá en un me­dio acuático y siem­pre cos­ta­rá más. Es­te he­cho con­tri­bu­ye a que cuan­do se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des fue­ra del agua, pa­rez­can pan co­mi­do, pues se res­pi­ra­rá más y me­jor. Va­len la pe­na las adap­ta­cio­nes que en­con­tra­mos en un tra­ba­jo en hi­po­xia”, ase­gu­ra. > La res­pi­ra­ción to­rá­ci­ca (y hun­dien­do el om­bli­go) a la que obli­ga la na­ta­ción per­mi­te tra­ba­jar el co­re (cin­tu­rón ab­do­mi­nal y lum­bar), lo que ayu­da­rá a pa­liar los do­lo­res de es­pal­da. Y “co­mo con­se­cuen­cia es­té­ti­ca, se ten­drá un vien­tre más plano”. > Re­du­ce el ries­go de en­fer­me­da­des

car­dio­vas­cu­la­res. > Ba­ja las pul­sa­cio­nes en re­po­so. > Es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción san­guí­nea, for­ta­le­ce,

to­ni­fi­ca y coor­di­na los múscu­los. > Me­jo­ra la efi­cien­cia de los múscu­los res­pi­ra­to­rios, la pos­tu­ra fue­ra del agua y re­du­ce el ries­go de le­sio­nes por im­pac­to ar­ti­cu­lar. Acua­gim Es una ac­ti­vi­dad di­ri­gi­da (60’ de du­ra­ción) por un mo­ni­tor es­pe­cia­li­za­do en es­te ti­po de ejer­ci­cio. Es un ti­po de fit­ness acuático que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la me­jo­ra de la con­di­ción fí­si­ca (fuer­za, fle­xi­bi­li­dad y re­sis­ten­cia). Se sue­le rea­li­zar en una pis­ci­na no muy hon­da (1,20 m-1,50 m) pa­ra po­der rea­li­zar di­fe­ren­tes ejer­ci­cios sin per­der el con­tac­to con el sue­lo. Se uti­li­za música, he­cho que la con­vier­te en una ac­ti­vi­dad muy di­ver­ti­da. Den­tro de es­ta ac­ti­vi­dad, cen­tros co­mo la ca­de­na DiR han di­ver­si­fi­ca­do la ofer­ta con acua­fit, acua­gac y acua­ba­lan­ce (más en la lí­nea de for­ta­le­cer y to­ni­fi­car la mus­cu­la­tu­ra); acua­car­dio y acua­wa­ter (se en­fo­ca

en un tra­ba­jo más es­pe­cí­fi­co pa­ra au­men­tar la re­sis­ten­cia) y el acuaex­trem (mu­cho más glo­bal e in­ten­so a ni­vel mus­cu­lar pe­ro sin ries­go de le­sio­nes por ha­cer­se den­tro del agua). Los be­ne­fi­cios: > For­ta­le­cer y to­ni­fi­car la mus­cu­la­tu­ra del cuer­po. > In­cre­men­ta la re­sis­ten­cia car­dio­pul­mo­nar. > Desa­rro­lla la ma­yor par­te de los gru­pos

mus­cu­la­res. > For­ta­le­ce los te­ji­dos ar­ti­cu­la­res pre­vi­nien­do

po­si­bles le­sio­nes. > Ge­ne­ra un es­ta­do de áni­mo po­si­ti­vo. > Me­jo­ra el desa­rro­llo psi­co­mo­tor. > Me­jo­ra en la re­sis­ten­cia car­dio­vas­cu­lar. Por la

re­duc­ción de la pre­sión ar­te­rial. > Me­jo­ra la mus­cu­la­tu­ra res­pi­ra­to­ria y el re­torno

ve­no­so. > Re­fuer­za la me­mo­ria mo­triz. > Fa­vo­re­ce el es­par­ci­mien­to y la di­ver­sión. Acua­zum­ba Ac­ti­vi­dad di­ri­gi­da en pis­ci­na (60’ de du­ra­ción) que me­jo­ra la con­di­ción fí­si­ca uti­li­zan­do pa­sos y rit­mos del bai­les la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Acua­zum­ba es eso, zum­ba en el agua. Los be­ne­fi­cios son muy si­mi­la­res a los de las ac­ti­vi­da­des an­te­rio­res. Ba­jo im­pac­to ar­ti­cu­lar, pre­vie­ne le­sio­nes y es in­di- ca­do pa­ra to­dos, in­clui­dos aque­llos con so­bre­pe­so que no po­drían prac­ti­car zum­ba fue­ra del agua. Hi­dros­pin­ning Es un va­rian­te del spin­ning tra­di­cio­nal, pe­ro he­cho en una pis­ci­na. La di­fe­ren­cia prin­ci­pal es que se desa­rro­lla en el me­dio acuático, con lo cual exis­te la re­sis­ten­cia del pe­dal y la del agua. “Re­cor­de­mos que en se­des­ta­ción (cuan­do se es­tá sen­ta­do) la pre­sión in­tra­dis­cal en la es­pal­da au­men­ta. Por eso, ha­cer spin­ning en el agua es una bue­na op­ción si se pre­ten­de re­du­cir esa pre­sión de los dis­cos in­ter­ve­te­bra­les al sen­tar­se”, cuen­ta Adol­fo Flo­ren­sa. La se­sión du­ra apro­xi­ma­da­men­te

50 mi­nu­tos con una par­te de ca­len­ta­mien­to, una par­te prin­ci­pal más fuer­te y una vuel­ta a la calma (ba­jan­do la in­ten­si­dad del pe­da­leo y es­ti­ran­do al fi­nal de la se­sión). “Ade­más, igual que en el spin­ning tra­di­cio­nal, se prac­ti­ca con mú­si­cas di­fe­ren­tes pa­ra ca­da par­te de la se­sión en fun­ción del rit­mo que se bus­ca im­pri­mir al pe­da­leo”. El be­ne­fi­cio prin­ci­pal del hi­dros­pin­ning es que per­mi­te me­jo­rar la con­di­ción fí­si­ca y tam­bién la po­ten­cia ae­ró­bi­ca y anae­ró­bi­ca de­bi­do a la re­sis­ten­cia del pe­dal y del agua, si se ha­ce a una in­ten­si­dad al­ta. Ade­más, re­du­ce la pre­sión in­tra­dis­cal cuan­do se es­tá sen­ta­do en la bi­ci­cle­ta por la ca­si in­gra­vi­dez que ofre­ce el agua. Stret­ching en el agua Son es­ti­ra­mien­tos en el agua. Si se pier­de el equi­li­brio, no pa­sa­rá na­da. No hay ries­gos de le­sión den­tro del agua. El so­ni­do y el con­tac­to con el agua ayu­dan a re­la­jar­se. Es un ejer­ci­cio te­ra­péu­ti­co pa­ra el cuer­po (ga­nan­do fle­xi­bi­li­dad) y pa­ra la men­te. Ro­ller ball wa­ter Con­sis­te en usar una bo­la gi­gan­te que per­mi­te me­ter­se den­tro y ca­mi­nar o co­rrer so­bre el agua. Es muy di­ver­ti­do y se­gu­ro, ade­más me­jo­ra mu­chí­si­mo el equi­li­brio y la re­sis­ten­cia ae­ró­bi­ca y anae­ró­bi­ca de­pen­dien­do de la in­ten­si­dad con que se rea­li­za. “Pa­ra ha­cer­se una idea es co­mo si fue­ras un háms­ter den­tro de una rue­da”, cuen­ta Flo­ren­sa, uno de los po­cos que han in­tro­du­ci­do ya es­ta ac­ti­vi­dad en sus ru­ti­nas. An­dar Si el ni­vel de for­ma es ba­jo, se pue­de em­pe­zar por ca­mi­nar cer­ca del mar o aden­trán­do­se un po­co don­de el sue­lo sea plano y no en la ori­lla. Es un buen ejer­ci­cio pa­ra re­car­gar­se de ener­gía que da el mar cuan­do las olas rom­pen en la ori­lla. Si se ha­ce des­cal­zo per­mi­te es­ti­mu­lar los re­cep­to­res sen­so­ria­les de los pies al ca­mi­nar por la are­na. Acua­run­ning Co­rrer en el agua. En fun­ción de don­de lle­gue el agua, es­ta ofre­ce­rá más o me­nos re­sis­ten­cia. Dis­mi­nu­ye el im­pac­to ar­ti­cu­lar en la ca­rre­ra y me­jo­ra el equi­li­brio, por ha­cer­lo des­cal­zo y por­que el te­rreno, se­gu­ra­men­te, no se­rá es­ta­ble. Buen ejer­ci­cio pa­ra au­men­tar la po­ten­cia. Yo­ga acuático Tam­bién lla­ma­do wo­ga, es una va­rian­te del yo­ga pe­ro en el me­dio acuático. Es­ta­bi­li­zar­se en el agua en se­gún que po­si­cio­nes pue­de ser más di­fí­cil por la ca­si au­sen­cia de gra­ve­dad. Es­ta ac­ti­vi­dad, que tie­ne su ori­gen en Agra (In­dia), pue­de ayu­dar al fu­tu­ro apren­di­za­je de la na­ta­ción y ayu­da­rá tam­bién a for­ta­le­cer y con­tro­lar la mus­cu­la­tu­ra im­pli­ca­da en la res­pi­ra­ción den­tro y fue­ra del agua.

EN EL AGUA TAM­BIÉN SE SU­DA Y EL RIES­GO DE LE­SIÓN CA­SI SE ANU­LA EL CUER­PO APRO­VE­CHA EL PO­TA­SIO, EL YO­DO Y EL ZINC DEL AGUA

Ka­yak For­ta­le­ce mu­chí­si­mo el co­re (cin­tu­rón ab­do­mi­nal y lum­bar), lo que pro­te­ge de le­sio­nes y mo­les­tias en la es­pal­da. Eso sí, es im­pres­cin­di­ble ha­cer­lo con bue­na téc­ni­ca, por lo que se re­co­mien­da co­men­zar con ins­truc­to­res. Re­mar es cos­to­so y tam­bién exi­ge ha­cer fuer­za con las pier­nas pa­ra equi­li­brar­se y pro­pul­sar­se con el re­mo, con lo cual tam­bién ayu­da a coor­di­nar y adel­ga­za. Surf La téc­ni­ca es im­pres­cin­di­ble. Se tra­ta de un de­por­te di­fí­cil que re­quie­re no só­lo que ha­ya olas sino tam­bién un apren­di­za­je (con tiem­po y pa­cien­cia se pue­de lle­gar a coger la pri­me­ra ola, di­fí­cil­men­te es­te de­por­te sale a la pri­me­ra) y bue­na téc­ni­ca (ca­da vez hay más es­cue­las y cen­tros de al­qui­ler de ma­te­rial en las pla­yas es­pa­ño­las). De ha­cer­se bien for­ta­le­ce el co­re, me­jo­ra la pro­pio­cep­ción (per­cep­ción del pro­pio cuer­po en el es­pa­cio) y el equi­li­brio, to­ni­fi­ca, me­jo­ra la elas­ti­ci­dad y es un ejer­ci­cio que per­mi­te des­car­gar pu­ra adre­na­li­na, cuen­ta Me­rit­xell Mont­cu­nill, del Club Na­ta­ció Bar­ce­lo­na, don­de re­cien­te­men­te se ha ins­ta­la­do la es­cue­la de surf Pu­kas. Pá­del surf Ac­ti­vi­dad de mo­da ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con el surf. Con­sis­te en re­mar con una pa­la en­ci­ma de una ta­bla de su­per­fi­cie am­plia (más que la de una ta­bla de surf tra­di­cio­nal) pa­ra dar pa­seos por el mar plano o yen­do a bus­car las olas. En es­ta mo­da­li­dad se va de pie, con los pies pa­ra­le­los y mi­ran­do al fren­te, a ex­cep­ción de cuan­do se co­ge una ola y se sur­fea: en­ton­ces hay que po­ner­se mo­men­tá­nea­men­te de la­do. Tam­bién se pue­de ir de ro­di­llas si cues­ta man­te­ner el equi­li­brio de pie. Me­jo­ra la pro­pio­cep­ción, la ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca, el tono y la fuer­za mus­cu­lar. El gas­to ca­ló­ri­co es al­to y ayu­da a per­der gra­sa y au­men­tar el tono mus­cu­lar.

AGRA­DE­CI­MIEN­TOS: DIR

Fit­ness pa­sa­do por agua Más allá del acua­gim, con el que el fit­ness em­pe­zó a su­mer­gir­se en las aguas de la pis­ci­na, aho­ra es po­si­ble ha­cer yo­ga, zum­ba y spin­ning en el agua, en­tre otras mu­chas ac­ti­vi­da­des

AGRA­DE­CI­MIEN­TOS: CLUB NA­TA­CIÓ BAR­CE­LO­NA

Con sal Na­dar, re­mar, sur­fear, an­dar o co­rrer en el mar apor­ta be­ne­fi­cios ex­tra por los com­po­nen­tes del agua marina. La mo­da de los úl­ti­mos años es el pá­del surf, una fór­mu­la que ayu­da a ini­ciar­se en el surf, mu­chí­si­mo más exi­gen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.