IBN BAT­TU­TA

(1302-1368)

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

Co­mo buen mu­sul­mán, el vein­tea­ñe­ro Bat­tu­ta ini­ció su pe­re­gri­na­ción de Tán­ger a La Me­ca a lo­mos de un bu­rro. Ni se ima­gi­na­ba que vol­ve­ría a su ciu­dad 25 años más tar­de re­ple­to de gran­des ri­que­zas y con un ha­rén de es­po­sas tras ha­ber re­co­rri­do me­dio mun­do. Co­no­ció el vas­to te­rri­to­rio mu­sul­mán que lle­ga­ba des­de el reino de Gra­na­da has­ta Chi­na, y des­de el Cáu­ca­so has­ta Tom­buc­tú. En los 120.000 ki­ló­me­tros de iti­ne­ra­rio co­no­ció a más de 40 sul­ta­nes y em­pe­ra­do­res, fue nom­bra­do juez y em­ba­ja­dor, y so­bre­vi­vió a ca­tás­tro­fes. Pe­ro no fue un ex­plo­ra­dor al uso, ya que se tras­la­da­ba con un gran sé­qui­to y lo re­ci­bían a cuer­po de rey. En de­fi­ni­ti­va, via­ja­ba mo­ti­va­do por la bús­que­da del pla­cer. El es­cri­tor y do­cu­men­ta­lis­ta bri­tá­ni­co Tahir Shah se­ña­la que el éxi­to de su pe­ri­plo se de­be, en par­te, al mo­men­to en el que se lle­vó a ca­bo. “El is­lam se ex­ten­día des­de el sur de Eu­ro­pa has­ta Chi­na, lo que le per­mi­tió mo­ver­se con re­la­ti­va fa­ci­li­dad en tie­rras que que­da­ban fue­ra del al­can­ce de los cris­tia­nos”. Igual que Mar­co Po­lo, Bat­tu­ta no es­cri­bió su obra Rih­la (Via­jes). Se la dic­tó al eru­di­to gra­na­dino Ibn Ju­zayy cum­plien­do las ór­de­nes del sul­tán ma­rro­quí Abu Inan. La obra re­fle­ja el an­sia de dis­fru­tar de la vida que te­nía Bat­tu­ta in­clu­yen­do san­gre y se­xo en los re­la­tos que des­cri­ben el in­creí­ble mun­do que co­no­ció. Se­gún Ar­tu­ro Ar­nal­te, es la me­jor ins­tan­tá­nea del mun­do is­lá­mi­co an­tes de que per­die­ra la he­ge­mo­nía in­ter­na­cio­nal. Un si­glo más tar­de Cris­tó­bal Colón cru­za­ría el Atlán­ti­co y Vas­co de Ga­ma lle­ga­ría con sus na­ves a In­dia.

Ma­pa que re­pro­du­ce los 30 años de via­jes de Bat­tu­ta, que apa­re­ce en un grabado (arri­ba) de 1880

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.