CHAR­LES DAR­WIN

(1809-1882)

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

Los pri­me­ros días de na­ve­ga­ción, des­de Ply­mouth a Ca­bo Ver­de, Dar­win no de­jó de vo­mi­tar. Ape­nas sa­lió de su ca­ma­ro­te. “Si una per­so­na su­fre mu­chos ma­reos al na­ve­gar, que lo so­pe­se en una ba­lan­za. Ha­blo por pro­pia ex­pe­rien­cia”, es­cri­bió el na­tu­ra­lis­ta en su dia­rio. A pe­sar de no ser un hom­bre de mar (iba ca­mino de con­ver­tir­se en pas­tor pro­tes­tan­te) Dar­win em­bar­có a sus 22 años en el ber­gan­tín Bea­gle, ca­pi­ta­nea­do por el arro­gan­te Ro­bert Fitz­Roy. Co­rría di­ciem­bre del año 1831. El ca­pi­tán pre­ten­día ha­cer una ex­plo­ra­ción por la cos­ta es­te de Su­da­mé­ri­ca du­ran­te dos años, pe­ro la tra­ve­sía se con­vir­tió en una vuel­ta al mun­do que du­ró cin­co y en el que el pa­dre del evo­lu­cio­nis­mo re­co­pi­ló to­das las pie­zas del puz­le que, más tar­de, con­fi­gu­ra­rían la teo­ría de la se­lec­ción na­tu­ral. Al na­tu­ra­lis­ta to­do le lla­ma­ba la aten­ción. El te­rre­mo­to que le to­có vi­vir en la ciu­dad chi­le­na de Con­cep­ción, por ejem­plo, le hi­zo pen­sar que la Tie­rra po­día ser una pla­ca que flo­ta so­bre un in­men­so mar de la­va; y el com­por­ta­mien­to asom­bro­so de la fau­na y la flo­ra de las Ga­lá­pa­gos le hi­zo en­ten­der que las es­pe­cies que so­bre­vi­ven no son las más fuer­tes, sino las que se adap­tan me­jor al cam­bio. Tam­bién le im­pac­tó la ac­ti­tud del ser hu­mano. De he­cho, en Río de Ja­nei­ro es­tu­vo a pun­to de aban­do­nar el Bea­gle tras dis­cu­tir en­fu­re­ci­da­men­te con Fitz­Roy so­bre la es­cla­vi­tud. Tras el lar­go y fe­cun­do via­je, el na­tu­ra­lis­ta se en­ce­rró en su ca­sa de cam­po de Kent pa­ra es­tu­diar sus mues­tras y bus­car con­clu­sio­nes. Tras lu­char con­tra sus pro­pias creen­cias re­li­gio­sas, en 1859 pu­bli­có El ori­gen de las es­pe­cies me­dian­te la se­lec­ción na­tu­ral, 23 años des­pués de fi­na­li­zar el via­je. Su te­sis de­fen­día que la ley de la na­tu­ra­le­za se ba­sa en una lu­cha cons­tan­te por la su­per­vi­ven­cia. Ha­bía crea­do la teo­ría de la se­lec­ción na­tu­ral, que ve­nía a des­acre­di­tar la pa­la­bra de Dios.

Dar­win pu­bli­có su obra mag­na 23 años des­pués de sus des­cu­bri­mien­tos. A la de­re­cha, igua­na marina

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.