A vis­ta de pá­ja­ro

Con la bo­nan­za del ve­rano y las bue­nas tem­pe­ra­tu­ras, los aman­tes de las aves salen al cam­po pa­ra prac­ti­car su afi­ción. La pre­sen­cia de un gran número de es­pe­cies ha­ce que la prác­ti­ca de avis­tar pá­ja­ros es­té ca­da vez más ex­ten­di­da, una ex­pe­rien­cia que re­qu

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Jor­di Jar­que

Pa­re­ce que en ve­rano es más fá­cil en­con­trar mo­men­tos pa­ra contemplar el cie­lo azul y el atar­de­cer, cuan­do el sol es­tá a pun­to de es­con­der­se. Es jus­to uno de esos ins­tan­tes en los que el am­bien­te se lle­na de mil so­ni­dos de aves sil­ves­tres. En la ciu­dad es po­si­ble es­cu­char­los, pe­ro si es­tá pa­sean­do por el cam­po o en­tre bos­ques, la so­no­ri­dad se con­vier­te en una sin­fo­nía di­fí­cil de ex­pli­car. Los más cu­rio­sos sue­len ser los ni­ños, que al­zan la vis­ta pa­ra in­ten­tar des­cu­brir de dón­de pro­vie­nen es­tos can­tos in­sis- ten­tes. Es fá­cil dar­se cuen­ta de que trans­cu­rren los mi­nu­tos con nues­tra vis­ta per­di­da con­tem­plan­do las idas y ve­ni­das de los pá­ja­ros. Eso pue­de con­ver­tir­se en una pro­ve­cho­sa y adic­ti­va afi­ción. En los paí­ses an­glo­sa­jo­nes es un pa­sa­tiem­po muy ex­ten­di­do, coin­ci­den en ex­pli­car Jo­sep del Ho­yo y Jor­di Sargatal, coau­to­res, en­tre otros, de Hand­book of the birds of the world y On ob­ser­var ocells a Ca­ta­lun­ya (am­bos de Lynx Edicions). Hay per­so­nas que de­di­can par­te de su tiem­po li­bre a dis­fru­tar de los pá­ja­ros, iden­ti­fi­cán­do­los, con­tem­plán­do­los con pris­má­ti­cos, fo­to­gra­fián­do­los, es­tu­dian­do su vida y com­por­ta­mien­to. Es di­fí­cil que al­guien ha­ya con­se­gui­do ver las ca­si 10.000 es­pe­cies de aves que hay en el mun­do. En Es­pa­ña ya hay des­cri­tas 569, se­gún la nue­va lis­ta de aves ela­bo­ra­da por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía (SEO/Bir­dLi­fe), pu­bli­ca­da el año

pa­sa­do. Só­lo en Ca­ta­lun­ya y An­do­rra han si­do des­cri­tas ca­si 400 es­pe­cies, de las cua­les más de 200 se re­pro­du­cen en el te­rri­to­rio. Jo­sep del Ho­yo ex­pli­ca que du­ran­te las mi­gra­cio­nes cer­ca de cua­ren­ta es­pe­cies atra­vie­san el te­rri­to­rio de for­ma más o me­nos re­gu­lar. Pe­ro no siem­pre es tan fá­cil avis­tar­las y, en cual­quier ca­so, es ne­ce­sa­rio sa­lir pre­pa­ra­do si se pre­ten­de ob­ser­var aves.

An­tes de sa­lir An­te to­do, unos pris­má­ti­cos. Son in­dis­pen­sa­bles. Hay quien lle­va tam­bién un te­les­co­pio te­rres­tre, apro­pia­do pa­ra es­te ti­po de ob­ser­va­cio­nes, pe­ro pa­ra ini­ciar­se no es ne­ce­sa­rio, se­ña­la Rob Hu­me, or­ni­tó­lo­go y au­tor, en­tre otros li­bros, de Guía de cam­po de las aves de Es­pa­ña y Eu­ro­pa (Ome­ga). En cuan­to a los pris­má­ti­cos, son acon­se­ja­bles des­de los 8x40 has­ta los 10x50. La pri­me­ra ci­fra in­di­ca el número de au­men­tos. Me­jor no pa­sar de 10 por­que, aun­que las imá­ge­nes son más gran­des, cues­ta más en­fo­car. La se­gun­da mar­ca

EN EL MUN­DO HA­BI­TAN 10.000 ES­PE­CIES DE AVES, 569 EN ES­PA­ÑA

el diá­me­tro de la len­te gran­de en mi­lí­me­tros. Jo­sep del Ho­yo y Jor­di Sargatal ma­ti­zan: en cuan­to a los au­men­tos, am­plían el aba­ni­co de 7 a 12, “te­nien­do en cuen­ta que cuan­to más po­ten­tes, me­nos lu­mi­no­sos re­sul­tan y la ima­gen pue­de tem­blar ex­ce­si­va­men­te”, se­ña­lan. Asi­mis­mo pre­ci­san que, pa­ra quie­nes se mue­van ha­bi­tual­men­te por zo­nas bos­co­sas, pue­den ser re­co­men­da­bles los de 7 o 8x40, mien­tras que a quie­nes fre­cuen­ten más los há­bi­tats abier­tos les pue­den ir me­jor los de 12x50.

COLOR, PI­CO, ALAS... SON PA­RÁ­ME­TROS PA­RA DIS­TIN­GUIR VA­RIOS TI­POS DE AVES

Si se bus­can unos pris­má­ti­cos to­do­te­rreno, fá­cil­men­te adap­ta­bles a ca­si to­do de ti­po avis­ta­mien­tos, me­jor ele­gir el 10x50. En cuan­to al te­les­co­pio, pue­de ser útil en zo­nas hú­me­das, así co­mo en la ob­ser­va­ción en gran­des pa­re­des ro­co­sas. Es re­co­men­da­ble uno que lle­ve en­tre 20 y 60 au­men­tos, y que se uti­li­ce siem­pre con trí­po­de. Tam­bién es acon­se­ja­ble lle­var en­ci­ma una guía pa­ra iden­ti­fi­car los pá­ja­ros y, evi­den­te­men­te, una li­bre­ta don­de ano­tar las ob­ser­va­cio­nes. En cuan­to a la in­du­men­ta­ria, ro­pa dis­cre­ta, na­da de co­lo­res vi­vos, y un cal­za­do apro­pia­do. Si se re­co­rren te­rri­to­rios ro­co­sos, bo­tas de mon­ta­ña re­sis­ten­tes, mien­tras que en zo­nas pan­ta­no­sas me­jor lle­var bo­tas de agua. Aho­ra que es ve­rano, los ex­per­tos re­cuer­dan que si se desata una tor­men­ta eléc­tri­ca en al­ta mon­ta­ña hay que evi­tar acer­car­se a los ár­bo­les y pro­cu­rar di­ri­gir­se a la­ti­tu­des más ba­jas. Y en las zo­nas pan­ta­no­sas lle­var un re­pe­len­te pa­ra los mos­qui­tos, o el día pue­de con­ver­tir­se en una pe­que­ña (o gran) tor­tu­ra. Aho­ra que­da de­ci­dir adón­de ir pa­ra efec­tuar es­tas pri­me­ras ob­ser­va­cio­nes. Dón­de Los há­bi­tats pue­den ser mu­chos. In­clu­so hay ini­cia­ti­vas pa­ra ob­ser­var pá­ja­ros en zo­nas ur­ba­nas. Pe­ro los ex­per­tos se­ña­lan que el ali­cien­te de ver las aves en es­pa­cios na­tu­ra­les y al­gu­nas zo­nas pro­te­gi­das re­sul­ta in­des­crip­ti­ble. Se pue­den ver tan­to en par­ques y jar­di­nes co­mo en mon­tes y lla­nu­ras, en bos­ques, en tie­rras de cul­ti­vo, en la­gos y em­bal­ses, así co­mo en la cos­ta. To­do de­pen­de­rá por dón­de se quie­ra em­pe­zar. Hay quien pre­fie­re po­ner­se en con­tac­to con or­ga­ni­za­cio­nes que rea­li­zan pe­rió­di­ca­men­te ex­cur­sio­nes pa­ra ha­cer ob­ser­va­cio­nes. Es el ca­so de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía SEO/Bir­dLi­fe (Seo.org); l’Ins­ti­tut Ca­ta­là d’Or­ni­to­lo­gia (Or­ni­to­lo­gia.org/ca); Eco­bir­ding de Eco­tur (Eco­tur.es); Aver aves (Ave­ra­ves.word­press.com), o el Bird­wat­ching Spain de Ecowild­li­fe (Ecowild­li­fe.es). Si pre­fie­re aven­tu­rar­se por su cuen­ta, pue­de em­pe­zar por zo­nas re­la­ti­va­men­te pró­xi­mas a don­de vi­va. Por ejem­plo, en Ca­ta­lun­ya hay lo­ca­li­za­das 15 zo­nas con va­rios iti­ne­ra­rios que rea­li­zar en ca­da una de ellas. Es­tán des­cri­tas en On ob­ser­var ocells a Ca­ta­lun­ya (Lynx Edicions). Des­ta­can, en­tre otras, el par­que na­tu­ral de los Ai­gua­molls de l’Em­por­dà y el del Del­ta de l’Ebre, don­de es po­si­ble ob­ser­var, en­tre otras mu­chas aves, a la cu­rru­ca subal­pi­na, el fla­men­co eu­ro­peo y la gar­ce­ta co­mún. En la zo­na vol­cá­ni­ca de la Ga­rrot­xa no es di­fí­cil ob­te­ner imá­ge­nes del arren­da­jo. Tam­bién sin sa­lir de Ca­ta­lun­ya, en Llei­da, hay des­cri­tas bas­tan­tes ru­tas or­ni­to­ló­gi­cas, co­mo las que pa­san por las ci­mas más al­tas del Mon­tsec y el Bou­mort, don­de po­drá ob­ser­var el pin­zón vul­gar, el uro­ga­llo pi­re­nai­co o el pi­qui­tuer­to co­mún. Tam­bién es po­si­ble dis­fru­tar en la sie­rra de Coll­se­ro­la, en Bar­ce­lo­na, con la vi­sión del he­rre­ri­llo ca­pu­chino y el ruise­ñor del Ja­pón. Pe­ro si quie­re aven­tu­rar­se en otros te­rri­to­rios de la Pe­nín­su­la, los ex­per­tos ha­blan de las ex­ce­len­cias de Mon­fra­güe, en Ex­tre­ma­du­ra, por el aba­ni­co de há­bi­tats que po­see y por su si­tua­ción geo­grá­fi­ca es­tra­té­gi­ca den­tro de las ru­tas mi­gra­to­rias de mu­chas aves. De las es­pe­cies afin­ca­das en la zo­na des­ta­ca, so­bre to­do, el im­po­nen­te bui­tre ne­gro, del que hay en­tre 300 y 400 pa­re­jas. Y con mu­chas me­nos pa­re­jas, el águi­la im­pe­rial ibé­ri­ca (una do­ce­na). Si quie­re lo­ca­li­zar más zo­nas pue­de con­sul­tar en las webs an­tes re­se­ña­das o en los atlas de aves en Es­pa­ña (Magrama.gob.es) o, más es­pe­cí­fi­co, en el de Ca­ta­lun­ya (Os­lo.geo­da­ta.es). A es­ca­la in­ter­na­cio­nal, la ma­yor di­ver­si­dad de aves se da en las re­gio­nes tro­pi­ca­les. Los paí­ses con el ma­yor número de es­pe­cies en el mun­do son Co­lom­bia, Pe­rú y Bra­sil. Si se de­can­ta por al­go úni­co, Cu­si­ne Is­land, una de las 115 is­las que in­te­gran las Sey­che­lles. Só­lo se pue­de vi­si­tar unas po­cas ve­ces por se­ma­na (ge­ne­ral­men­te tres) y con per­mi­so pre­vio. Al­gu­nos de los pri­vi­le­gia­dos vi­si­tan­tes re­se­ñan que lo más sor­pren­den­te es la fal­ta de te­mor de es­tas aves an­te la pre­sen­cia de per­so­nas. El mo­men­to más idó­neo Va­ya adón­de va­ya, es bueno te­ner pre­sen­te en qué épo­ca del año se pue­den pro­du­cir las ob­ser­va­cio­nes más im­pre­sio­nan­tes o en qué mo­men­to del día. El ama­ne­cer y el atar­de­cer son dos mo­men­tos idó­neos pa­ra ob­ser­var pá­ja­ros. Y si ha de es­co­ger, los ex­per­tos re­co­mien­dan, so­bre to­do, el ins­tan­te en el que el sol aca­ba de apa­re­cer en el ho­ri­zon­te, pues cuan­do cae el día, los sen­ti­dos es­tán más can­sa­dos por las ho­ras trans­cu­rri­das. Las con­di­cio­nes del avis­ta­mien­to son igual­men­te im­por­tan­tes. Al alba, en­tre la pri­me­ra luz y cuan­do des­pun­ta el sol, la luz ba­ja, dé­bil, que pro­du­ce un res­plan­dor na­ran­ja, no va bien pa­ra ver los de­ta­lles. Pe­ro la luz ma­tu­ti­na, cuan­do ya ha ama­ne­ci­do, pro­du­ce unos con­tras­tes exa­ge­ra­dos, un bri­llo per­fec­to pa­ra ob­ser­var las más pe­que­ñas par­ti­cu­la­ri­da­des. Du­ran­te el día, la lu­mi­no­si­dad del sol es tal que re­sul­ta di­fí­cil ver po­co más que la si­lue­ta. En cuan­to a la épo­ca del año, el me­jor mo­men­to sue­le ser la pri­ma­ve­ra, cuan­do la pa­ra­da nup­cial de las aves mues­tra un es­pec­tácu­lo de plu­ma­jes y can­tos di­fí­ci­les de contemplar más allá de es­ta es­ta­ción. Los ma­chos mues­tran la be­lle­za de to­do su plu­ma­je

y pre­sen­tan su co­lo­ri­do más bri­llan­te, ade­más de re­pe­tir una y otra vez su par­ti­cu­lar cor­te­jo, un ri­tual pa­ra atraer a las hem­bras que ha­ce las de­li­cias de los ob­ser­va­do­res más exi­gen­tes. Ade­más de la pri­ma­ve­ra, el oto­ño es tam­bién una bue­na épo­ca. En am­bos ca­sos por­que sue­le coin­ci­dir con la mi­gra­ción de al­gu­nas es­pe­cies. Las gran­des mi­gra­cio­nes de pri­ma­ve­ra y oto­ño se de­ben a la abun­dan­cia de ali­men­to y las ho­ras de luz. Es­pa­ña es des­tino na­tu­ral de mu­chas aves. Hay al­gu­nas que crían en el nor­te de Eu­ro­pa, y cuan­do lle­ga oto­ño emi­gran ha­cia el sur. Có­mo iden­ti­fi­car­los So­bre to­do hay que sa­ber qué ras­gos mi­rar pa­ra po­der des­cri­bir­los e iden­ti­fi­car­los. An­te to­do, el ta­ma­ño, coin­ci­den los ex­per­tos. Los pá­ja­ros más pe­que­ños sue­len me­dir en­tre dos y tres cen­tí­me­tros, co­mo al­gu­nos co­li­bríes, has­ta los más de dos me­tros de una aves­truz. Des­pués des­cri­bir su es­truc­tu­ra ge­ne­ral, si es re­don­do o más bien alar­ga­do. Hay que te­ner pre­sen­te que al­gu­nas aves pe­que­ñas pue­den pa­re­cer re­gor­de­tas en épo­cas frías y más del­ga­das cuan­do el ca­lor aprie­ta. Asi­mis­mo, la for­ma del pi­co, que sue­le es­tar re­la­cio­na­do con el ti­po de ali­men­tos que to­ma: des­de el pi­co del águi­la real, ca­paz de des­ga­rrar car­ne, has­ta el del mir­lo, pre­pa­ra­do pa­ra coger gu­sa­nos y fru­tas; pa­ra des­cri­bir­lo, es ne­ce­sa­rio dis­tin­guir si es lar­go o cor­to, grue­so o fino, rec­to o cur­vo, pun­tia­gu­do en for­ma de gancho o an­cho y plano en la pun­ta. Los ex­per­tos tam­bién acon­se­jan fi­jar­se en la for­ma de la co­la y las alas pa­ra su iden­ti­fi­ca­ción. En el ca­so de las co­las pue­den ser muy alar­ga­das y fi­nas, co­mo es el ca­so del mi­to, que la tie­ne ex­cep­cio­nal­men­te lar­ga en re­la­ción con su cuer­po. O alar­ga­da pe­ro for­man­do una gran hor­qui­lla, co­mo la go­lon­dri­na co­mún. Cor­ta y re­don­dea­da co­mo la per­diz, o con lar­gas púas y ba­se an­cha co­mo el fai­sán. En cuan­to a la for­ma de las alas, es di­fí­cil dis­tin­guir­las, so­bre to­do en el ca­so de las aves más pe­que­ñas por­que su ale­teo acos­tum­bra a ser rá­pi­do. En cam­bio, las aves más gran­des ge­ne­ral­men­te las ba­ten más len­ta­men­te y es fá­cil verlas in­clu­so pla­nean­do, con lo que re­sul­ta más sen­ci­llo po­der des­cri­bir su for­ma. Las pa­tas es otra par­te que hay que ob­ser­var. Su va­rie­dad que­da res­trin­gi­da a si son lar­gas o cor­tas, lo que pue­de dar pis­tas tam­bién so­bre la for­ma de vida del ave. Ge­ne­ral­men­te po­seen cua­tro de­dos. Ra­ras ve­ces tie­nen tres y, en oca­sio­nes, só­lo dos. Pe­ro en su iden­ti­fi­ca­ción, tal vez, lo más lla­ma­ti­vo es su co­lo­ri­do, tan­to en el pi­co co­mo en la ca­be­za, en el ojo, en el ala o en el dor­so. Her­mann Hein­zel, un or­ni­tó­lo­go de re­fe­ren­cia pa­ra mu­chos afi­cio­na­dos, tam­bién se­ña­la que la for­ma de vo­lar y la for­ma de an­dar son ele­men­tos que des­cri­bir del pá­ja­ro avis­ta­do. Si se su­be a los ár­bo­les o per­ma­ne­ce en la su­per­fi­cie del agua, si da sal­ti­tos o gran­des zan­ca­das. Se tra­ta de des­cri­bir su com­por­ta­mien­to, su ma­ne­ra de mo­ver­se. Mu­chas ve­ces só­lo po­drá ob­ser­var el ave vo­lan­do, con lo que se­rá di­fí­cil dis­tin­guir de­ta­lles del plu­ma­je, aun­que la ma­ne­ra de vo­lar pue­de ofre­cer pis­tas re­le­van­tes. En pri­mer lu­gar, si vue­la so­lo o en ban­da­da, si ha­ce gran­des pla­neos con las alas to­tal­men­te ex­ten­di­das o ale­teos len­tos y cons­tan­tes, o se­ries de ba­ti­das rá­pi­das con pe­que­ñas pau­sas y subidas y ba­ja­das. En fin, son mo­ti­vos con los que los afi­cio­na­dos pue­den ex­ta­siar­se un buen ra­to. No só­lo hay que es­tar al tan­to de lo que se ve. Los can­tos o gri­tos que emi­ten tam­bién se anotan en el cua­derno, aun­que el ti­po de so­ni­do pue­de ser más di­fí­cil de trans­cri­bir. En es­ta iden­ti­fi­ca­ción re­sul­ta igual­men­te cru­cial in­di­car el lu­gar, la fe­cha y la ho­ra del día en el que se ha pro­du­ci­do el avis­ta­mien­to, así co­mo las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas y de vi­si­bi­li­dad. De­ta­lles fi­na­les Pa­cien­cia, mu­cha pa­cien­cia, in­di­can los ex­per­tos. Al­gu­nas aves son di­fí­ci­les de ver, así que me­jor to­már­se­lo con calma y dis­fru­tar del mo­men­to y de la com­pa­ñía. Es fun­da­men­tal pa­sar des­aper­ci­bi­do, el vien­to pue­de con­ver­tir­se en un alia­do o un de­la­tor. Si se po­ne fren­te al vien­to se­rá más di­fí­cil que las aves se den cuen­ta de su pre­sen­cia y se acer­quen más. Los más atre­vi­dos sa­ben tam­bién có­mo atraer­las, pe­ro eso ya es pa­ra ma­trí­cu­la de ho­nor. Al ini­cio, me­jor con­ten­tar­se con ser me­ros ob­ser­va­do­res y no ha­blar pa­ra evi­tar que se ale­jen. Tras es­tos de­ta­lles, só­lo que­da dis­fru­tar del avis­ta­mien­to y em­pa­par­se de es­ta ex­pe­rien­cia.

De iz­quier­da a de­re­cha: uro­ga­llo pi­re­nai­co, he­rre­ri­llo ca­pu­chino, dos pi­qui­tuer­tos co­mu­nes y cu­rru­ca subal­pi­na

Arri­ba, águi­la im­pe­rial ibé­ri­ca. Aba­jo, ejem­plar de ruise­ñor de Ja­pón

Arri­ba, un pin­zón vul­gar. Aba­jo, arren­da­jo o ga­yo po­sa­do en una ra­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.