BUS­CAR RES­PUES­TAS

La Vanguardia - ES - - POR­TA­DA -

Se les distingue fá­cil­men­te por­que nun­ca se se­pa­ran de sus pris­má­ti­cos, por­que lle­van ma­nua­les ilus­tra­dos pa­ra iden­ti­fi­car me­jor las es­pe­cies que ven y por­que nun­ca de­jan de es­cru­tar el cie­lo. Son los afi­cio­na­dos a la ca­za de pá­ja­ros sin tram­pas ni es­co­pe­tas. In­clu­so, a ve­ces, sin cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca: gen­te que dis­fru­ta del sim­ple pla­cer de ob­ser­var a las aves en su há­bi­tat na­tu­ral. En un país tan agra­cia­do pa­ra la prác­ti­ca de es­ta afi­ción co­mo el Pe­rú, los avis­ta­do­res ya su­po­nen un 3% del to­tal de tu­ris­tas que lo vi­si­tan. Se tra­ta de un tu­ris­mo de calidad, con­cien­cia­do y que in­vier­te di­ne­ro por ver aque­llo que

Un via­je al nor­te del Pe­rú tie­ne jus­ti­fi­ca­ción só­lo por la vi­si­ta del Mu­seo de las Tum­bas Reales de Si­pán. Si­tua­do en Lam­ba­ye­que, su es­truc­tu­ra de pi­rá­mi­de trun­ca­da pa­re­ce sur­gir del sue­lo, pa­ra co­bi­jar en su in­te­rior una fiel re­pro­duc­ción de la cá­ma­ra real en­con­tra­da du­ran­te las ex­ca­va­cio­nes rea­li­za­das por el ar­queó­lo­go Wal­ter Al­va en el año 1987 y que per­te­ne­cía a un an­ti­guo go­ber­nan­te del si­glo III. Es­te ha­llaz­go, al que lue­go su­ce­die­ron otros de si­mi­lar im­por­tan­cia en lu­ga­res co­mo Hua­ca Ra­ja­da, re­sul­tó es­pe­cial­men­te des­ta­ca­ble por el he­cho de que la tum­ba es­ta­ba

EL AMA­ZO­NAS ES­CON­DE RUI­NAS MI­LE­NA­RIAS AÚN POR EX­PLO­RAR

in­tac­ta, con to­do el ajuar com­ple­to. Re­sul­ta di­fí­cil no es­ta­ble­cer pa­ra­le­lis­mos con la tum­ba de Tu­tan­ka­món en Egip­to, que per­mi­tió avan­zar en el co­no­ci­mien­to de aque­lla ci­vi­li­za­ción por el mis­mo mo­ti­vo.

Si­pán es un pe­que­ño pue­blo si­tua­do en Chi­cla­yo, en el va­lle del Mo­che, del cual ha de­ri­va­do el nom­bre de cul­tu­ra mo­chi­ca. El he­cho de que es­ta cul­tu­ra y la Lam­ba­ye­que com­par­tie­ran el mis­mo va­lle, ha ge­ne­ra­do más de una dis­cu­sión aca­dé­mi­ca. La me­jor ma­ne­ra de di­fe­ren­ciar­las es a tra­vés de su or­fe­bre­ría y del cul­to a dioses dis­tin­tos: los pri­me­ros ado­ra­ban Ai Apaec, el de­ca­pi­ta­dor, mien­tras los se­gun­dos eran de­vo­tos de Nay­lamp, que lle­gó del mar. De to­do ello da cuen­ta el mu­seo, pe­ro co­mo in­di­ca Qui­rino Oli­ve­ra, di­rec­tor de la Aso­cia­ción Ami­gos del Mu­seo de Si­pán e in­ves­ti­ga­dor in­sa­cia­ble, aún que­da mu­cho por des­cu­brir.

Qui­rino es el res­pon­sa­ble de los tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos que tie­nen lu­gar en la zo­na no­ro­rien­tal del río Ma­ra­ñón, o lo que es lo mis­mo, en el Ama­zo­nas y cer­ca de la fron­te­ra con Ecua­dor. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes po­drían dar un vuel­co a la his­to­ria de la re­gión, ya que has­ta aho­ra se ha con­si­de­ra­do que las cul­tu­ras más des­ta­ca­das se desa­rro­lla­ron en la fran­ja cos­te­ra del país, y no en la sel­va. Pe­ro Oli­ve­ra cree que es­ta vi­sión es­tá dis­tor­sio­na­da por lo po­co que se ha ex­ca­va­do en las zo­nas ama­zó­ni­cas, de­bi­do a las di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so. Por aho­ra, los tra­ba­jos rea­li­za­dos en Ba­gua y Ut­cu­bam­ba, pe­ro tam­bién en la re­gión de Ca­ja­mar­ca, em­pie­zan a mos­trar evi­den­cias de que es­tá en lo cier­to, pues­to que han apa­re­ci­do gran­des mon­tícu­los que pa­re­cen es­con­der nue­vos ha­llaz­gos fas­ci­nan­tes. La es­truc­tu­ra y los ob­je­tos ha­lla­dos en los al­re­de­do­res in­di­can que qui­zá sí que se cons­tru­ye­ron edi­fi­cios mo­nu­men­ta­les de ca­rác­ter re­li­gio­so en la es­pe­su­ra, lo cual só­lo se­ría po­si­ble si hu­bie­ra exis­ti­do una so­cie­dad bien or­ga­ni­za­da y desa­rro­lla­da.

De mo­men­to y mien­tras si­guen las pes­qui­sas, su equi­po de co­la­bo­ra­do­res siem­pre lle­va a ca­bo la ce­re­mo­nia de pa­go a la tie­rra an­tes de em­pe­zar a hur­gar en el sue­lo, no sea que por no pe­dir per­mi­so a las an­ti­guas dei­da­des, se ma­lo­gren los re­sul­ta­dos.

Arri­ba a la iz­quier­da, in­te­rior de la for­ta­le­za de Kue­lap, cons­trui­da por la cul­tu­ra cha­cha­po­yas Jun­to a es­tas lí­neas, ex­ca­va­cio­nes en Hua­ca Ra­ja­da, Si­pán

A la de­re­cha, res­tos fú­ne­bres de un go­ber­nan­te mo­che en­con­tra­dos en Hua­ca Ra­ja­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.