Adic­tos a los ído­los

La hu­ma­ni­dad siem­pre ha ne­ce­si­ta­do hé­roes que en­car­nen los gran­des va­lo­res de la so­cie­dad y fo­men­ten el pro­gre­so. En la ac­tua­li­dad, los de­por­tis­tas en­car­nan ese es­pí­ri­tu... aun­que tras ellos se es­con­dan in­tere­ses mi­llo­na­rios

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Car­men Gra­sa

De­ce­nas de ado­les­cen­tes duer­men al ra­so pa­ra po­der ocu­par un lu­gar pre­fe­ren­te en el con­cier­to del can­tan­te, no me­nos ado­les­cen­te, Jus­tin Bieber. La es­ce­na se re­pi­te en ca­da ciu­dad don­de ac­túa. Son ni­ñas, cla­ro. Y tie­nen la edad, cla­ro. Pe­ro los que se agol­pan en las ca­lles pa­ra ver de le­jos a los ju­ga­do­res de la ro­ja, Ba­rça y Real Ma­drid, los que in­cen­dian las re­des so­cia­les pa­ra apo­yar o de­nos­tar a los de­por­tis­tas, los que co­lap­san ca­lles cuan­do su ac­tor o su ac­triz fa­vo­ri­tos acu­den a un es­treno... esos ya no tie­nen 15 años. Al­gu­nos su­pe­ran el me­dio si­glo de vida y si­guen vi­to­rean­do a sus ído­los. En reali­dad, nos pa­sa a to­dos, ca­si sin ex­cep­ción. To­dos ado­ra­mos a ese héroe que nos pa­re­ce es­pe­cial, cu­ya ima­gen, cu­yo es­pí­ri­tu, aglu­ti­na va­lo­res que ad­mi­ra­mos y sue­ños que aca­ri­cia­mos se­cre­ta o abier­ta­men­te. Nos fas­ci­nan Co­co Cha­nel, Iker Ca­si­llas, Ma­rie Cu­rie, El­vis Pres­ley, Ja­mes Dean, Ken­nedy, Ra­fa Na­dal, Jor­ge Lo­ren­zo, An­drés Inies­ta, The Ro­lling Sto­nes, Be­yon­cé, Mes­si, Cris­tiano Ro­nal­do, Geor­ge Cloo­ney o An­ge­li­na Jo­lie; y has­ta a Be­lén Es­te­ban la en­cum­bra­mos a ca­te­go­ría de prin­ce­sa del pue­blo. “Son re­fe­ren­tes culturales y mo­de­los de con­duc­ta. En to­das las épo­cas han exis­ti­do se­res ca­ris­má­ti­cos que, en vir­tud de sus do­nes y ca­pa­ci­da­des, des­ta­can y son más vi­si­bles. Son mo­ti­vo de emu­la­ción e imi­ta­ción por par­te de otros in­di­vi­duos y es­pe­cial­men­te por par­te de los jó­ve­nes y ado­les­cen­tes que, al vi­vir un pe­rio­do crí­ti­co de tran­si­ción, bus­can re­fe­ren­tes per­so­na­les”, ex­pli­ca el so­ció­lo­go Jor­di Bus­quet, pro­fe­sor de la fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­tat Ramon Llull de Bar­ce­lo­na, en su aná­li­sis El fe­nó­meno de los fans e ído­los me­diá­ti­cos. Hé­roes de hoy y de siem­pre Los ex­per­tos coin­ci­den al afir­mar que siem­pre he­mos ado­ra­do al héroe, por­que es un mar­co de re­fe­ren­cia. “La hu­ma­ni­dad siem­pre ha ne­ce­si­ta­do ído­los pa­ra tra­zar su ca­mino. Cla­ro es­tá que los ído­los no son más que me­dios que ilus­tran ex­pec­ta­ti­vas, va­lo­res, creen­cias, sen­ti­mien­tos. Y no só­lo siem­pre los ha ne­ce­si­ta­do, sino que, ade­más, las fun­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de los ído­los han cam­bia­do a lo lar­go de la his­to­ria, de acuer­do con los re­que­ri­mien­tos de las gran­des ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas”, des­ta­ca Da­vid Mos­co­so, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Pa­blo de Ola­vi­de de Se­vi­lla. El so­ció­lo­go ha re­pa­sa­do en va­rios es­tu­dios los ído­los que nos han acom­pa­ña­do des­de el pe­rio­do clá­si­co, “re­pre­sen­ta­dos por los gran­des hé­roes mi­li­ta­res y gue­rre­ros”, has­ta la edad me­dia, en la que “se ex­pre­sa­ban a tra­vés de los co­no­ci­dos ca­ba­lle­ros o cor­te­sa­nos, que ad­qui­rie­ron pro­ta­go­nis­mo a tra­vés de las batallas en­tre rei­na­dos, el po­der mi­li­tar y su edu­ca­ción re­fi­na­da”. Hoy en día, apa­re­ce el atle­ta de­por­tis­ta “di­ri­gi­do a trans­mi­tir va­lo­res ideo­ló­gi­cos, pres­ti­gio po­lí­ti­co na­cio­nal y en­tre­te­ni­mien­to”. Ido­la­tra­mos a los gran­des y me­diá­ti­cos cam­peo­nes de­por­ti­vos “que desa­rro­llan fun­cio­nes es­tric­ta­men­te po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas a tra­vés de las gran­des mar­cas co­mer­cia­les, de­re­chos de ima­gen, pa­tro­ci­na­do­res, co­ber­tu­ra po­lí­ti­ca, en­tre­te­ni­mien­to en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas”, apun­ta Mos­co­so. Los ído­los nos ayu­dan a avan­zar, re­pro­du­cen va­lo­res y ten­den­cias so­cia­les. Aun­que no só­lo eso. Los hé­roes tie­nen, tam­bién, una gran ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia en los com­por­ta­mien­tos co­lec­ti­vos. Son un mo­de­lo con gran no­to­rie­dad pú­bli­ca. Por eso, sus des­li­ces cau­san tan­ta alar­ma so­cial. ¿Có­mo, si no, se ex­pli­ca el re­vue­lo me­diá­ti­co que le­van­tó la ac­ti­tud achis­pa­da, y pa­ra mu­chos des­ma­dra­da, de los ju­ga­do­res del Ba­rça ce­le­bran­do la Li­ga por las ca­lles de Bar­ce­lo­na?

La po­lí­ti­ca, huér­fa­na de lí­de­res So­mos adic­tos a los ído­los des­de siem­pre. Pe­ro qui­zá sea aho­ra, en pleno de­rrum­be, sa­cu­di­dos de lleno por la cri­sis de nun­ca aca­bar, cuan­do más los ne­ce­si­ta­mos. Nos afe­rra­mos a ellos, los de­vo­ra­mos co­mo Sa­turno a su hi­jo. Ellos son nues­tro sue­ño y, en es­tos tiem­pos re­vuel­tos, ne­ce­si­ta­mos ilu­sio­nar­nos, re­gar los bro­tes ver­des de nues­tra ima­gi­na­ción, ver la luz al fi­nal del tú­nel. Ellos son los de­po­si­ta­rios de las cua­li­da­des que ad­mi­ra­mos y, de al­gún mo­do, se han con­ver­ti­do en una ta­bla de sal­va­ción a la que afe­rrar­nos. De ahí que se desate la pa­sión con sus éxi­tos y los ice­mos cual ban­de­ra por don­de va­mos. “Los ído­los han de en­car­nar los va­lo­res de una so­cie­dad. En mo­men­tos de cri­sis la gen­te bus­ca re­fe­ren­tes de per­so­na­jes ex­cep­cio­na­les. Hay mu­chas per­so­nas así, que a ba­se de tra­ba­jo, de es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio, con­si­guen el éxi­to. Pe­ro no se ha­cen, o no los ha­ce­mos, vi­si­bles. No son me­diá­ti­cos, ni es­pec­ta­cu­la­res. Cuan­do sí que lo son, la gen­te re­cu­pe­ra esos va­lo­res y es co­mo si re­tor­ná­ra­mos a una ac­ti­tud más ba­sa­da en el es­fuer­zo y el tra­ba­jo”, de­cla­ra el so­ció­lo­go Jor­di Bus­quet. Qui­zá por eso, por­que bus­ca­mos mo­de­los de éxi­to ba­sa­dos en el tra­ba­jo, y no en el pi­lla­je, la po­lí­ti­ca se ha que­da­do huér­fa­na de hé­roes. Ni si­quie­ra Oba­ma, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos aclamado co­mo un héroe, ha po­di­do sal­var­se del des­gas­te pro­vo­ca­do por la cri­sis. Y Bep­pe Gri­llo, el có­mi­co al que lle­va­ron al Par­la­men­to ita­liano mi­llo­nes de ciu­da­da­nos, de

LOS ÍDO­LOS TIE­NEN GRAN IN­FLUEN­CIA EN LOS PA­TRO­NES CO­LEC­TI­VOS

mo­men­to no se ha afian­za­do co­mo al­ter­na­ti­va. En nues­tro país, en los úl­ti­mos años y an­tes de la cri­sis, triun­fa­ron los mo­de­los ba­sa­dos en el éxi­to rá­pi­do sin ape­nas es­fuer­zo, mo­de­los sin con­sis­ten­cia que han aca­ba­do de­mos­tran­do lo que son: pí­ca­ros. Aho­ra, la des­apa­ri­ción en com­ba­te de la cla­se po­lí­ti­ca y los ca­sos de co­rrup­ción han pro­vo­ca­do que ha­ya­mos des­te­rra­do del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo a sus hé­roes, los que te­nían el po­der real. “Se tra­ta de una ca­te­go­ría de per­so­na­jes cu­yos com­por­ta­mien­tos y de­ci­sio­nes in­flu­yen o pue­den in­fluir de­ci­si­va­men­te en la vida de la co­mu­ni­dad. Cu­rio­sa­men­te, mu­chos de es­tos per­so­na­jes re­le­van­tes en el ám­bi­to de la eco­no­mía o la po­lí­ti­ca tien­den a ale­jar­se de la pri­me­ra lí­nea de la vida pú­bli­ca y ce­den el pro­ta­go­nis­mo a una nue­va éli­te del éxi­to so­cial”, afir­ma Bus­quet. Las es­tre­llas que más bri­llan Sin un nue­vo Ken­nedy que lle­var­nos a la bo­ca, he­mos de­po­si­ta­do nues­tras es­pe­ran­zas en lo que Bus­quet de­fi­ne co­mo “éli­te sin po­der”: de­por­tis­tas, ar­tis­tas, cien­tí­fi­cos... “Los hé­roes con­tem­po­rá­neos son atle­tas, de­por­tis­tas, por­que los que de­be­rían ser­lo no man­dan, es­tán des­apa­re­ci­dos en com­ba­te, na­die se los cree. Son una éli­te sin po­der. Y los que tie­nen po­der ya no son los po­lí­ti­cos. No tie­nen ca­ra, na­die sa­be quié­nes son”, ana­li­za el so­ció­lo­go. El de­por­te se ha con­ver­ti­do en la nue­va re­li­gión. Y no só­lo por los éxi­tos que nos pro­por­cio­na (des­de el fútbol al te­nis, pa­san­do por el automovilismo, el mo­to­ci­clis­mo o el ba­lon­ces­to), tam­bién por­que sus re­pre­sen­tan­tes en la Tie­rra en­car­nan los va­lo­res en los que con­fia­mos pa­ra sa­lir del agu­je­ro ne­gro de la re­ce­sión. Atrás que­da­ron los pelotazos pa­ra dar la bien­ve­ni­da al es­fuer­zo y a la ex­ce­len­cia que nos con­duz­ca al éxi­to. Los de­por­tis­tas son, en es­tos mo­men­tos de con­vul­sión, los hé­roes in­dis­cu­ti­bles. Han des­ban­ca­do a los ído­los de la música y el ci­ne, mo­vi­li­zan ma­sas, nos ayu­dan a mar­car­le go­les

LA CLA­SE PO­LÍ­TI­CA PIER­DE PO­DER AN­TE LOS NUE­VOS RE­FE­REN­TES

a la vida, a pi­lo­tar­la, a co­rrer y no des­fa­lle­cer pa­ra al­can­zar nues­tras me­tas. Sus his­to­rias de su­pera­ción, de es­fuer­zo y la conquista de la glo­ria que ejem­pli­fi­can, nos mo­ti­van, nos ins­pi­ran. Ido­la­tra­mos su éxi­to de­por­ti­vo y eco­nó­mi­co. Aun­que exis­te acuer­do so­bre su pa­pel, su so­bre­sa­lien­te in­fluen­cia en no­so­tros y so­bre que en­car­nan va­lo­res que la so­cie­dad ha con­sen­sua­do co­mo po­si­ti­vos ( jue­go lim­pio, sa­cri­fi­cio, es­fuer­zo), no son po­cas las vo­ces que se le­van­tan pa­ra ha­cer­nos ver que, ade­más, su fi­gu­ra res­pon­de al ham­bre in­sa­cia­ble de un mer­ca­do que tra­ba­ja día y no­che pa­ra que com­pre­mos, con­su­ma­mos, has­ta la ex­te­nua­ción. “Nos tra­tan de ven­der ti­pos idea­les, mo­de­los es­te­reo­ti­pa­dos de for­ma pre­me­di­ta­da pa­ra ven­der mo­das de ro­pa, pe­lo, ga­fas, za­pa­ti­llas, et­cé­te­ra. En nues­tros tiem­pos, la fun­ción de los ído­los del de­por­te es ha­cer de in­ter­me­dia­rios, co­mo si de co­mer­cia­les se tra­ta­ra, de las mar­cas que fi­nan­cian sus ac­ti­vi­da­des y de los que sa­can ré­di­to eco­nó­mi­co”, des­cri­be Da­vid Mos­co­so, quien aña­de que, en es­tos tiem­pos re­vuel­tos, los de­por­tis­tas “no es que sean los úni­cos [ído­los] que nos que­dan, son los me­dios que me­jor ven­den lo que el mer­ca­do desea lan­zar al con­su­mo. ¿Qué me­jor ma­ne­ra que uti­li­zar, por ejem­plo, de­por­tis­tas co­mo los de la se­lec­ción es­pa­ño­la de fútbol, cuan­do sa­bes que en un gran even­to, co­mo la Co­pa de Eu­ro­pa o los Mun­dia­les de Fútbol, hay has­ta 50 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res de­trás de las pan­ta­llas de te­le­vi­sión? En el ca­so de nues­tro país, ¿qué ac­tor, mú­si­co o es­cri­tor es ca­paz de lle­gar has­ta ese am­plio seg­men­to de la so­cie­dad? En su­ma, son los que me­jor se ven­den y los que a más per­so­nas ven­den”. Una per­so­na co­mo cual­quier otra Qui­zá ese mer­can­ti­lis­mo que los ex­per­tos han pues­to so­bre la me­sa sea la ca­ra ocul­ta de los ído­los ac­tua­les y for­me par­te de sus mi­se­rias. Aun­que eso no los des­po­ja de los va­lo-

OL­VI­DA­MOS QUE NUES­TROS DIO­SES SON MUY HU­MA­NOS

res que ad­mi­ra­mos de ellos, tan­to de­por­ti­vos co­mo per­so­na­les. Y, ele­va­dos a los al­ta­res, so­le­mos ol­vi­dar que son per­so­nas co­mo no­so­tros. No son dio­ses, aun­que nos em­pe­ñe­mos en ello y nos obs­ti­ne­mos en tras­la­dar­les la enor­me, e in­quie­tan­te, res­pon­sa­bi­li­dad de aban­de­rar los va­lo­res de so­cie­da­des en­te­ras, de ser los guías es­pi­ri­tua­les en mi­tad de la tor­men­ta. “Es cier­to que son per­so­na­jes pú­bli­cos y son cons­cien­tes de que mi­llo­nes de per­so­nas tie­nen pues­tos los ojos en ellos, es­pe­cial­men­te lo más jó­ve­nes. Por lo tan­to, han de te­ner mu­cho cui­da­do con sus for­mas. Tam­bién es ver­dad que esa ejem­pla­ri­dad de­be te­ner un lí­mi­te, pues, al fin y al ca­bo, son tan hu­ma­nos co­mo el res­to. “Tie­nen de­re­cho a es­tar en­fa­da­dos un día, a sen­tir­se ba­jos de áni­mo, a dis­cu­tir, llo­rar o reír”, ar­gu­men­ta el so­ció­lo­go Da­vid Mos­co­so, que en el 2010 or­ga­ni­zó un de­ba­te al res­pec­to pro­ta­go­ni­za­do por de­por­tis­tas en el Sim­po­sio Eu­ro­peo del De­por­te. A par­tir de aque­lla ex­pe­rien­cia, Mos­co­so tie­ne cla­ro que la sen­sa­ción de los de­por­tis­tas “es que, a me­nu­do, la so­cie­dad que los ido­la­tra, y en par­ti­cu­lar los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, mues­tran po­ca em­pa­tía res­pec­to al he­cho de que son per­so­nas co­mo cual­quie­ra, apar­te de dis­po­ner, pro­ba­ble­men­te, de unas muy gran­des do­tes de­por­ti­vas en un de­ter­mi­na­do cam­po, y tie­nen de­re­cho a mos­trar­se co­mo ta­les. En cual­quier ca­so, to­dos los de­por­tis­tas coin­ci­dían en que los ver­da­de­ros re­fe­ren­tes de­ben ser siem­pre las fa­mi­lias y la es­cue­la. Ahí es don­de los pa­dres y las ma­dres de­ben preo­cu­par­se de que sus hi­jos pon­gan su mi­ra­da a la ho­ra de bus­car re­fe­ren­cias”. Es po­si­ble que a los es­pe­cia­lis­tas no les fal­te razón y que, en reali­dad, to­dos po­da­mos ser un ejem­plo pa­ra los de­más. Pe­ro la fa­ma es po­de­ro­sa. Tan­to que qui­zás un men­sa­je de Iker Ca­si­llas o de An­drés Inies­ta pue­de ser más efi­caz pa­ra los cha­va­les (y no tan cha­va­les) que to­do aque­llo que di­cen los que les ro­dean en el día a día de su vida. Tam­bién por eso, por el po­der que les he­mos otor­ga­do, nues­tra exi­gen­cia ha­cia ellos y sus com­por­ta­mien­tos es ma­yor. No aprobamos que sean ca­pri­cho­sos, que se com­por­ten co­mo ni­ños mal­cria­dos. Nos obs­ti­na­mos en pen­sar que es­tán obli­ga­dos a dar ejem­plo. No en­ten­de­mos que Ca­si­llas con­duz­ca con la mano es­ca­yo­la­da. O que Ge­rard Pi­qué lle­ve a su hi­jo de me­ses en el co­che sin pro­tec­ción. O que Ka­rim Ben­ze­ma con­duz­ca a 200 ki­ló­me­tros por ho­ra. O que Ti­ger Woods sea in­fiel. O que Mes­si de­frau­de al fis­co. Y no per­do­na­mos a los tram­po­sos, co­mo el ci­clis­ta Lan­ce Arms­trong, o a los pro­ta­go­nis­tas de crí­me­nes tan exe­cra­bles co­mo el que co­me­tió el sud­afri­cano Os­car Pis­to­rius. Lle­ga­do el mo­men­to, ha­ce­mos des­apa­re­cer a nues­tros dio­ses del Olim­po, en­tre lá­gri­mas unos o en­tre so­no­ros abu­cheos otros. Y nos lan­za­mos a la bús­que­da de nue­vos re­fe­ren­tes, nue­vos ído­los. Hé­roes que qui­zás ha­yan co­ci­do a fuego len­to gran­des cor­po­ra­cio­nes, pe­ro que en­car­nan los va­lo­res que nos ha­cen me­jo­res per­so­nas, triun­fa­do­res, ti­ta­nes en mi­tad de la tor­men­ta, que nos alien­tan y nos cohe­sio­nan. “¿Héroe? ¡Qué va! A ve­ces ten­go la suer­te de ha­cer fe­liz a la gen­te”, de­cía ha­ce unos me­ses An­drés Inies­ta, el fut­bo­lis­ta que mar­có el gol que le dio a Es­pa­ña su pri­mer Cam­peo­na­to Mun­dial de fútbol. ¿Exis­te, en es­tos mo­men­tos, ma­yor he­roi­ci­dad que esa?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.