LLE­GA­RÁ UN HER­MA­NI­TO

El na­ci­mien­to del se­gun­do hi­jo va a su­po­ner un gran cam­bio pa­ra to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia. Los ce­los in­fan­ti­les se­rán inevi­ta­bles. Pe­ro, si se ma­ne­jan, es­te pro­ce­so de re­ajus­te aca­ba­rá con éxi­to de for­ma na­tu­ral

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri “Es­te ni­ño ne­ce­si­ta un cariño es­pe­cial, Merche. No ol­vi­des que has­ta ha­ce un año era el rey de la ca­sa. Es el prín­ci­pe des­tro­na­do, ¿oyes? Ayer to­do pa­ra él; hoy na­da. Es muy du­ro, mu­jer”. Es una ci­ta de Mi­guel De­li­bes, sa­ca­da del li­bro El prín­ci­pe des­tro­na­do, que re­su­me per­fec­ta­men­te la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra la fa­mi­lia cuan­do lle­ga el se­gun­do her­ma­ni­to. La apa­ri­ción de los ce­los y los re­ajus­tes de las dis­tin­tas re­la­cio­nes en­tre los miem­bros del nú­cleo fa­mi­liar son prác­ti­ca­men­te inevi­ta­bles, ya que hay que asu­mir unas re­glas de con­vi­ven­cia nue­vas. Que el ni­ño se pon­ga ce­lo­so es la co­sa más nor­mal del mun­do. Hay es­tu­dios que sos­tie­nen que ocu­rre en­tre el 89% y el 92% de ca­sos. Los sín­to­mas pue­den tar­dar un tiem­po en ma­ni­fes­tar­se: mien­tras el be­bé sea un re­cién na­ci­do, no tie­ne por qué pro­du­cir­se una tor­men­ta. Pe­ro en cuan­to el her­ma­ni­to em­pie­ce a bal­bu­cear o a ca­mi­nar, en­ton­ces sí que apa­re­ce­rán ten­sio­nes. Por­que pa­ra el ex-hi­jo úni­co la lle­ga­da del be­bé, es, sal­van­do las dis­tan­cias, co­mo di­cen al­gu­nos pro­fe­sio­na­les, la “pri­me­ra pe­que­ña tra­ge­dia de su vida”. Isa­bel Me­nén­dez Be­na­ven­te, psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en te­mas in­fan­ti­les y de edu­ca­ción en Gi­jón con 35 años de ex­pe­rien­cia, po­ne un ejem­plo cho­can­te pe­ro es­cla­re­ce­dor: “Es ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble que el ni­ño ma­yor no su­fra ce­los, a me­nos que la di­fe­ren­cia de edad sea muy gran­de. Hay que sa­ber po­ner­se en el lu­gar del ni­ño. Es co­mo si el pa­dre se pre­sen­ta­ra un día de­lan­te de su mu­jer con una aman­te y le di­je­ra: a par­tir de aho­ra, ella tam­bién vi­vi­rá con no­so­tros. Pe­ro no te preo­cu­pes, cariño. ¡Os quie­ro igual a las dos!”. Me­nén­dez Be­na­ven­te di­ce que hay que te­ner cla­ro que el ma­yor, por el me­ro he­cho de ser su her­mano, “no tie­ne por qué que­rer al pe­que­ño. Por lo me­nos al prin­ci­pio. Por­que no le co­no­ce y só­lo ve al­guien que re­cla­ma to­tal­men­te aten­ción de sus pa­dres y que le qui­ta pro­ta­go­nis­mo”. Así el ma­yor se ve obli­ga­do a reac­cio­nar y, de al­gu­na ma­ne­ra, a de­fen­der su te­rri­to­rio. ¿Có­mo se ma­ni­fies­tan los ce­los in­fan­ti­les? Los pa­tro­nes son bas­tan­tes co­no­ci­dos: cam­bios de hu­mor no jus­ti­fi­ca­dos, llo­ros fre­cuen­tes, apa­ri­ción de nue­vas con­duc­tas o con­duc­tas ya su­pe­ra­das, con el mo­ti­vo de lla­mar la aten­ción de los pa­dres (pi­pí en la ca­ma, ne­gar­se a co­mer, agre­si­vi­dad), re­gre­sión a un len­gua­je más in­fan­til, al­te­ra­cio­nes

de los pa­tro­nes de co­mi­da y de sue­ño, ra­bie­tas.... Eso sí: co­mo di­ce Aqui­lino Po­laino Lorente, ca­te­drá­ti­co de Psi­co­pa­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, uno de los nom­bres más ci­ta­dos so­bre es­te te­ma: “El ni­ño ce­lo­so es mu­chas ve­ces un ni­ño nor­mal”. Por lo tan­to, no es­ta­mos ha­blan­do de tras­tor­nos. Juan Ma­nuel Or­ti­go­sa, do­cen­te de psi­co­lo­gía so­cial en la Uni­ver­si­dad de Múr­cia es au­tor de uno de los li­bros de re­fe­ren­cia en Es­pa­ña so­bre es­te ar­gu­men­to: El ni­ño ce­lo­so (Pi­rá­mi­de), en el que tam­bién se ci­ta la fra­se de De­li­bes al co­mien­zo de es­te ar­tícu­lo. Él tam­bién qui­ta dra­ma­tis­mo a es­tos com­por­ta­mien­tos. “De en­tra­da, hay que se­ña­lar que los ce­los no son ma­los en sí. Son un pro­ce­so y es bueno pa­ra el desa­rro­llo emo­cio­nal del ni­ño”, afir­ma. De he­cho, hay que se­ña­lar un ca­so cu­rio­so y muy in­di­ca­ti­vo que se pro­du­ce en la is­la de Ba­li. Allí se fo­men­ta el des­tro­na­mien­to del pri­mo­gé­ni­to en fa­mi­lias con un hi­jo úni­co: los pa­dres pi­den pres­ta­do un ni­ño de otra fa­mi­lia. Los ce­los, en es­ta área de In­do­ne­sia, se con­si­de­ran co­mo al­go po­si­ti­vo, una ex­pe­rien­cia por la que hay que pa­sar y que lo ayu­da­rá a cre­cer. ¿Cuál es su me­ca­nis­mo? ¿Por qué los ce­los lle­gan a ser tan di­fí­ci­les de ges­tio­nar? Or­ti­go­sa re­co­no­ce que “es­ta­mos an­te una si­tua­ción que afec­ta a to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia, pe­ro es cier­to que el ma­yor la vi­ve co­mo una pér­di­da. Pa­ra él, es una es­pe­cie de due­lo, que afor­tu­na­da­men­te se pue­de re­com­po­ner y re­cu­pe­rar”. Des­de un pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co, el me­ca­nis­mo es sen­ci­llo: el ma­les­tar se pro­du­ce por la rup­tu­ra del ape­go con los pa­dres, una vez que se ha crea­do el víncu­lo con ellos. Por lo ge­ne­ral, sue­le ser la madre la que su­fre y pa­de­ce los ce­los del ma­yor, aun­que de­pen­de­rá de los ca­sos. In­flui­rá mu­cho la di­fe­ren­cia de edad: cuan­do el na­ci­mien­to coin­ci­de con los dos-tres años, es pro­ba­ble que apa­rez­can ten­sio­nes y que pue­den du­rar va­rios me­ses. ¿Has­ta cuán­do? “No exis­te un pe­rio­do pre­fi­ja­do, hay pro­ble­ma cuan­do no hay evo­lu­ción po­si­ti­va, cuan­do los sín­to­mas que­dan es­tan­ca­dos”, pre­ci­sa Or­ti­go­sa. Hay fac­to­res y cir­cuns­tan­cias que fa­vo­re­cen los ce­los; otros que, en cam­bio, pue­den alejar o re­tra­sar­los. Si el ma­yor es un ni­ño emo­ti­vo, muy de­pen­dien­te de sus pa­dres, con ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, con un yo dé­bil (ade­más de pri­mo­gé­ni­to), en­ton­ces es pro­ba­ble que es­tos se ma­ni­fies­ten de for­ma cla­ra. En cam­bio, si tie­ne un tem­pe­ra­men­to es do­mi­nan­te, acep­ta los fra­ca­sos o la di­fe­ren­cia de edad es muy re­le­van­te, en­ton­ces pue­de que el fe­nó­meno que­de cir­cuns­cri­to y li­mi­ta­do, aun­que ha­brá que va­lo­rar ca­da cir­cuns­tan­cia en con­cre­to. Nor­mal­men­te, si hay mu­chos her­ma­nos, es más fá­cil su­pe­rar­lo, mien-

UNA CO­SA ES IN­VO­LU­CRAR AL HER­MANO MA­YOR; OTRA, TRA­TAR­LOS POR IGUAL

tras que si los hi­jos son del mis­mo se­xo tam­bién pue­de ha­ber más ri­va­li­dad en­tre ellos. No obs­tan­te, los pa­dres sí que pue­den ha­cer al­go pa­ra li­mi­tar los da­ños. En par­ti­cu­lar, an­tes de que nazca el be­bé. A par­tir del se­gun­do tri­mes­tre del em­ba­ra­zo, es re­co­men­da­ble pro­por­cio­nar al ma­yor las pri­me­ras ex­pli­ca­cio­nes (siem­pre me­jor usar el “no­so­tros”), bre­ves y ve­ra­ces. A ser po­si­ble, es útil vi­si­tar a ami­gos que ten­gan un re­cién na­ci­do co­mo prue­ba ge­ne­ral. Es­cu­char el la­ti­do del be­bé o las pa­ta­di­tas en la ba­rri­ga tam­bién sue­le ser una he­rra­mien­ta efi­caz, co­mo acli­ma­ta­ción pre­via. Tam­bién exis­ten li­bros in­fan­ti­les que ayu­dan, a tra­vés de la lec­tu­ra, a en­ten­der y ex­pli­car los cam­bios que ex­pe­ri­men­ta­rá el cua­dro fa­mi­liar que ha­brá en unos me­ses. Es­ta pues­ta en aler­ta pre­via hay que lle­var­la a ca­bo con la máxima se­re­ni­dad. Isa­bel Me­nén­dez Be­na­ven­te cree que “es opor­tuno co­men­tar con an­te­rio­ri­dad la fu­tu­ra lle­ga­da del her­ma­ni­to, pe­ro sin pa­sar­se. Tam­po­co se tra­ta de crear un ex­ce­so de ex­pec­ta­ti­vas. Y te­ner pre­sen­te que nue­ve me­ses es mu­cho tiem­po, no hay que in­sis­tir en ex­ce­so o po­ner una ex­ce­si­va do­sis de dra­ma­tis­mo, por­que si no el ma­yor se va a que­dar úni­ca­men­te con la idea de que su vida va a cam­biar pa­ra peor”. De la mis­ma ma­ne­ra, una vez na­ci­do el be­bé, tam­po­co ha­ce fal­ta in­tro­du­cir re­vo­lu­cio­nes ex­tre­mas en las nor­mas, sino to­do lo con­tra­rio. “Con­vie­ne no cam­biar las ru­ti­nas an­te­rio­res. Si uno de los pa­dres le leía al ni­ño un cuen­to an­tes de dor­mir, es­ta­ría bien que si­guie­ra ha­cién­do­lo. Asi­mis­mo, hay que pro­cu­rar in­vo­lu­crar al ma­yor en las dis­tin­tas ta­reas con el be­bé (sin exi­gir­le res­pon­sa­bi­li­da­des que no le co­rres­pon­den): pue­de ir­le bien pa­ra ali­viar su ego­cen­tris­mo. Y nun­ca hay que es­con­der­le al pe­que­ño por el te­mor a que le en­tren ce­los, ni apar­car­lo con abue­los o ta­tas ba­jo pre­tex­to que así su­fri­rá me­nos”, ase­gu­ra Me­nén­dez Be­na­ven­te. Hay al­gu­nos erro­res que no hay que co­me­ter. Si se ha de cam­biar de ha­bi­ta­ción al ma­yor, me­jor ha­cer­lo con an­te­la­ción, pa­ra que no se re­la­cio­ne con la lle­ga­da del be­bé: el her­mano se sen­ti­ría des­pla­za­do o peor aún, des­po­seí­do. Por las mis­mas ra­zo­nes, una vez na­ci­do el pe­que­ño, se­ría con­ve­nien­te que el her­mano vi­si­ta­ra al re­cién lle­ga­do en el hos­pi­tal, en lu­gar de ex­cluir­le del pro­ce­so y de es­pe­rar­le en ca­sa. El ries­go es sub­es­ti­mar el al­can­ce de los cam­bios que se ave­ci­nan. Los pa­dres de­ben te­ner pre­sen­te que es erró­neo pen­sar: “Co­mo ya te­ne­mos un se­gun­do hi­jo, vi­vi­re­mos de nue­vo la ex­pe­rien­cia del pri­me­ro”. Es im­po­si­ble que el se­gun­do ni­ño sea co­mo el an­te­rior. “La re­tro­ali­men­ta­ción es di­fe­ren­te. La edu­ca­ción no va a ser la mis­ma. Has­ta los pa­dres son di­fe­ren­tes, por­que aho­ra tie­nen otra edad, otra ex­pe­rien­cia. Y, en to­do ca­so, los pa­pás no van a po­der aten­der al ma­yor co­mo an­tes, de­bi­do a li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas”, ex­pli­ca Me­nén­dez Be­na­ven­te. Tam­po­co es cier­to que só­lo el her­mano ma­yor ten­drá ce­los del pe­que­ño. El pa­dre pue­de sen­tir­se aban­do­na­do, la madre cul­pa­ble o im­po­ten­te.... Ha­brá que te­ner la men­te muy abier­ta y ser fle­xi­bles. Mu­chos pa­pás, por te­mor a que el ma­yor su­fra, ha­cen lo im­po­si­ble por cu­brir­le de afec­to y se es­fuer­zan pa­ra re­ser­var­le un ra­to ex­clu­si­vo a lo lar­go del día. Es­to es­tá bien, pe­ro no hay que per­der de vis­ta la reali­dad. Y la reali­dad es que aho­ra la fa­mi­lia es­tá com­pues­ta por cua­tro miem­bros. “Hay que trans­mi­tir­le el men­sa­je de que va­mos to­dos a dis­fru­tar con be­bé y que en­tre to­dos se van a re­par­tir los be­ne­fi­cios. El “va­mos a evi­tar que el ma­yor ten­gas ce­los” es un mal plan­tea­mien­to, por­que el ce­lo­so siem­pre cree que el otro tie­ne más. Por lo tan­to, hay que en­se­ñar­le a ma­du­rar en su au­to­no­mía”, sos­tie­ne Or­ti­go­sa. “En es­te sen­ti­do –aña­de–, de­di­car el 50% del tiem­po a ca­da her­mano es una es­tra­te­gia que no fun­cio­na y que es­tá con­de­na­da al fra­ca­so. Por­que las exi­gen­cias de los dos ni­ños son di­fe­ren­tes y tie­ne que ha­ber cier­ta dis­pa­ri­dad de tra­ta­mien­to. Ca­da uno de los hi­jos tie­ne un tiem­po vi­tal dis­tin­to. El ma­yor, en el me­jor de los ca­sos, que­rrá lla­mar la aten­ción y re­cu­pe­rar to­do lo per­di­do. Pe­ro si los pa­dres co­rren de un la­do pa­ra otro pa­ra que no se sien­ta des­cui­da­do, el ni­ño va a uti­li­zar es­te ar­ma co­mo re­cur­so. Por ello, hay que aten­der­le en la me­di­da de que lo ne­ce­si­te de ver­dad y no úni­ca­men­te pa­ra que no se en­fa­de”. An­te los ca­pri­chos y las con­duc­tas ne­ga­ti­vas, en lu­gar de re­cu­rrir a más cas­ti­gos, pue­de ser más pro­duc­ti­vo ig­no­rar­las (siem­pre que no se pon­ga en pe­li­gro la sa­lud o la se­gu­ri­dad del pe­que­ño). Es fre­cuen­te ver a los pa­dres que, tras el na­ci­mien­to del me­nor, pa­sen a con­si­de­rar a sus hi­jos co­mo “un úni­co pa­que­te”. Tien­den a or­ga­ni­zar, tam­bién por ra­zo­nes prác­ti­cas, mu­chas ru­ti­nas do­més­ti­cas de for­ma con­jun­ta: el ba­ñi­to, el mo­men­to de los jue­gos. No obs­tan­te, tam­bién es re­co­men­da­ble man­te­ner se­pa­ra­da la in­ti­mi­dad de los her­ma­nos.“Yo su­gie­ro de­jar un es­pa­cio en la ca­sa pa­ra ca­da uno. En las es­tan­te­rías de los ju­gue­tes, los li­bros. Por­que son dos ni­ños di­fe­ren­tes y el ma­yor no tie­ne por qué com­par­tir sus co­sas con el pe­que­ño, por lo me­nos al prin­ci­pio, en cam­bio ca­da uno tie­ne de­re­cho a te­ner las su­yas”, di­ce Esther Pra­da, di­rec­to­ra del cen­tro de psi­co­lo­gía Psi­coIn­tec en León. En su opi­nión, po­ten­ciar los men­sa­jes po­si­ti­vos al pri­mo­gé­ni­to es esen­cial pa­ra que en­ca­je to­dos los cam­bios. Los pa­dres de­be­rían sub­ra­yar que con él, por ser ma­yor, pue­den te­ner con­ver­sa­cio­nes y dis­fru­tar de los pri­vi­le­gios que le dan te­ner unos añi­tos de más. “De­cir­le co­sas co­mo “qué bien que pue­des ha­cer tú es­to” o po­ner en va­lor la can­ti­dad de co­sas pe­que­ñas que ya se pue­den ha­cer por el me­ro he­cho de ha­ber na­ci­do an­tes re­fuer­zan su au­to­es­ti­ma. Y cuan­do se le pre­mia, que sea siem­pre por co­sas con­cre­tas. De­cir “pór­ta­te bien” no tie­ne sen­ti­do. En cam­bio ale­grar­se por­que el ma­yor se ha aca­ba­do la co­mi­da sí es un men­sa­je efec­ti­vo”, in­di­ca Pra­da. Con un po­co de pa­cien­cia, y pe­se a te­ner que pa­sar un mo­men­to di­fí­cil, la ex­pe­rien­cia de alar­gar la fa­mi­lia se­rá muy gra­ti­fi­can­te. Los ce­los, en el fon­do, pue­den una opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der a re­la­cio­nar­se. Y no hay que ol­vi­dar, co­mo di­jo una vez Ro­bert Louis Ste­ven­son, que “de cual­quier for­ma los ce­los son, en reali­dad, una con­se­cuen­cia del amor: os gus­te o no, exis­ten”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.