Ju­gue­tes de usar y ti­rar

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

En nues­tra so­cie­dad han sur­gi­do lo que al­gu­nos ya des­cri­ben co­mo ído­los de con­su­mo rá­pi­do. Son per­so­na­jes na­ci­dos des­de la te­le­vi­sión y cu­yo úni­co mé­ri­to es apa­re­cer en ella. “Pro­gra­mas de te­le­vi­sión, co­mo por ejem­plo Gran her­mano, han crea­do o con­tri­bui­do a crear una nue­va éli­te so­cial, sin ri­que­za, sin po­der y sin pres­ti­gio, co­no­ci­da sim­ple­men­te por su pre­sen­cia en de­ter­mi­na­dos es­pa­cios de co­mu­ni­ca­ción. Se tra­ta de una fa­ma efí­me­ra que to­ca a cier­tos in­di­vi­duos cu­yo úni­co mé­ri­to es ha­ber par­ti­ci­pa­do en pro­gra­mas te­le­vi­si­vos”, con­si­de­ra el so­ció­lo­go Jor­di Bus­quet, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­tat Ramon Llull. Su fa­ma en­tra en de­cli­ve con la mis­ma ra­pi­dez con la que la han con­se­gui­do. Y sus nom­bres ra­ra­men­te per­ma­ne­cen en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. Co­mo re­pre­sen­tan­tes del éxi­to sin es­fuer­zo, sin tra­ba­jo, aca­ban por con­ver­tir­se en ju­gue­tes ro­tos. Cuan­do no ge­ne­ran au­dien­cia ni mue­ven di­ne­ro, des­apa­re­cen. Y la so­cie­dad no du­da en dar­les la es­pal­da en su caí­da. Sin em­bar­go, a te­nor de su ca­da vez ma­yor pre­sen­cia en nues­tras vi­das, po­drían con­ver­tir­se en el sín­to­ma de “un cam­bio im­por­tan­te en los sis­te­mas de repu­tación e, in­clu­so, un cam­bio no­ta­ble en el sis­te­ma de va­lo­res en las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas”, aña­de Bus­quet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.