FAC­TO­RÍAS DE CREA­CIÓN

La fas­ci­na­ción por los ves­ti­gios ar­qui­tec­tó­ni­cos, ca­te­dra­les del pa­sa­do in­dus­trial, da pa­so a la ex­plo­ra­ción de un fu­tu­ro re­ple­to de ar­te con­tem­po­rá­neo. El ma­tri­mo­nio en­tre pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y ar­te con­cep­tual es un pa­trón que se re­pi­te en un buen nú­mer

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to An­na To­màs y Carlota Igle­sias

An­ti­guos edi­fi­cios en desuso sir­ven aho­ra de se­des pa­ra dar a la cul­tu­ra nue­vas ma­ne­ras de re­pre­sen­ta­ción

1963. Ini­cios de la bur­bu­jean­te dé­ca­da de los se­sen­ta. El po­li­fa­cé­ti­co, vi­sio­na­rio y trans­gre­sor Andy War­hol ins­tau­ró su es­tu­dio de tra­ba­jo per­so­nal en lo que du­ran­te los si­guien­tes vein­te años se­ría co­no­ci­do con el nom­bre de La Fá­bri­ca. La di­rec­ción, quin­ta plan­ta del número 231 de la ca­lle 47 en Man­hat­tan, Nue­va York. Pio­ne­ro en la pro­duc­ción del ar­te en ca­de­na y en su mer­can­ti­li­za­ción, esa acep­ción fa­bril le ve­nía co­mo ani­llo al de­do. En un do­cu­men­tal so­bre su vida, fil­ma­do por Ric Burns en el 2006, el edi­tor del Ca­tá­lo­go Rai­son­né Andy War­hol, Neil Printz, co­men­ta: “La Fá­bri­ca, que más ade­lan­te se co­no­ce­ría co­mo La Fá­bri­ca de Pla­ta ya que sus pa­re­des es­ta­ban re­cu­bier­tas de pa­pel de es­ta­ño y pin­tu­ra pla­tea­da era, por su­pues­to, un es­pa­cio so­cial. Era el lu­gar don­de War­hol pin­ta­ba, fil­ma­ba sus pe­lí­cu­las y tam­bién re­ci­bía a sus in­vi­ta­dos. Se con­vir­tió en el cen­tro de su vida pú­bli­ca y yo creo –re­cuer­da Printz– que, de al­gu­na ma­ne­ra, uno de los gran­des cam­bios fue co­mo War­hol tu­vo una com­ple­ta idea de la so­cia­bi­li­dad en el ar­te”. Die­ci­sie­te años más tar­de na­ció la Ta­te Mo­dern en Li­ver­pool apro­ve­chan­do el an­ti­guo as­ti­lle­ro del puer­to y, en el 1992, en Lon­dres, la an­ti­gua cen­tral de ener­gía eléc­tri­ca de South­bank se trans­for­ma en la Ta­te Mo­dern. En el 2006, la vie­ja cen­tral de gas de Ber­lín re­na­ce co­mo Ra­dial Sys­tem. Un año más tar­de, se ini­cia el pro­yec­to Fà­bri­ques de Crea­ció en Bar­ce­lo­na y dis­tin­tas ciu­da­des es­pa­ño­las se su­man a la ini­cia­ti­va de reconvertir an­ti­guas na­ves o es­pa­cios en desuso en cen­tros pa­ra la pro­mo­ción y crea­ción del ar­te y la cul­tu­ra. El Ma­ta­de­ro en Ma­drid, el Bir­mol­da­tu en Bil­bao o la Ta­ba­ka­le­ra en San Se­bas­tián son al­gu­nos de ellos, en­tre mu­chos otros ejem­plos. Ya Leo­nar­do Da Vin­ci uti­li­zó su ta­ller co­mo fá­bri­ca de obras de ar­te por en­car­go, pe­ro fue qui­zás Andy War­hol quien, sin sa­ber­lo ni pre­ten­der­lo, su­pu­so el an­te­ce­den­te más cer­cano de lo que en un fu­tu­ro ori­gi­na­ría la idea de las fá­bri­cas de crea­ción: sím­bo­los de te­són y bo­nan­za en el pa­sa­do, es­pa­cios abier­tos a la re­vo­lu­ción cul­tu­ral en el pre­sen­te. De la re­vo­lu­ción in­dus­trial a la cul­tu­ral Ca­ta­lun­ya fue uno de los en­cla­ves fun­da­men­ta­les du­ran­te la re­vo­lu­ción in­dus­trial del si­glo XIX –só­lo en Te­rras­sa hay más de 130 edi­fi­cios catalogados co­mo pa­tri­mo­nio in­dus­trial–. Mien­tras, la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca tu­vo su pun­to neu­rál­gi­co en el nor­te de Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te en Viz­ca­ya y su ca­pi­tal, Bil­bao, que tam­bién es la ciu­dad de Puppy, la gi­gan­tes­ca es­cul­tu­ra crea­da por Jeff Koons que cus­to­dia la en­tra­da del Museo Gug­gen­heim. Con el tiem­po, to­das aque­llas na­ves que en su día fue­ron sím­bo­lo de pros­pe­ri­dad y ri­que­za que­da­ron, aun­que lle­nas de his­to­ria, va­cías de uti­li­dad y pro­pó­si­to. Así, la ne­ce­si­dad de re­fle­xio­nar so­bre una po­si­ble re­con­ver­sión de la gran can­ti­dad de es­pa­cios va­cíos se con­vir­tió en una reali­dad me­dian­te la trans­for­ma­ción y re­uti­li­za­ción de mu­chos de ellos. Y lo mis­mo ocu­rrió en otras par­tes del mun­do. Elai­ne Heu­man Gu­rian, ex­per­ta es­ta­dou­ni­den­se es­pe­cia­li­za­da en con­sul­to­ría pa­ra mu­seos e ins­ti­tu­cio­nes culturales que es­tán em­pe­zan­do, cons­tru­yén­do­se o rein­ven­tán­do­se, ex­po­ne que “las ciu­da­des nos ofre­cen can­ti­dad de es­pa­cios va­cíos y en desuso que se tra­du­cen co­mo el en­cla­ve per­fec­to pa­ra el asen­ta­mien­to de un museo o ins­ti­tu­ción cul­tu­ral. Son un es­que­le­to ya cons­trui­do con es­pa­cios diá­fa­nos, am­pli­tud y luz que só­lo hay que reade­cuar al nue­vo uso. Es­to nos per­mi­te –apun­ta Heu­man– fo­ca­li­zar la aten­ción en el desa­rro­llo de un pro­gra­ma di­ri­gi­do por y pa­ra la co­mu­ni­dad”. Es­pa­cios en desuso: her­vi­de­ro de crea­ción Si se cuen­ta con ins­ta­la­cio­nes, ini­cia­ti­va y una es­tra­te­gia de fon­dos –ya sea ex­clu­si­va­men­te pú­bli­ca o con co­la­bo­ra­cio­nes de en­ti­da­des pri­va­das– ¿por qué no apro­ve­char di­chos fac­to­res pa­ra im­pul­sar la cul­tu­ra? Las fá­bri­cas de crea­ción se han con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les pro­ce­sos crea­ti­vos que po­nen en mar­cha tan­to su po­lí­ti­ca de innovación e in­ves­ti­ga­ción ar­tís­ti­ca, por un la­do, co­mo la pro­duc­ción cul­tu­ral, por el otro. Mien­tras que las ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas, de­bi­do a su his­to­ria y sus gran­des di­men­sio­nes es­pa­cia­les, tien­den a re­ge­ne­rar ba­rrios o dis­tri­tos en­te­ros, las eu­ro­peas se con­cen­tran más en an­ti­guas fá­bri­cas o in­dus­trias. Pe­ro ya sea en Amé­ri­ca o en Eu­ro­pa, un fac­tor es co­mún a to­das ellas: el em­pu­je de mu­chos ar­tis­tas que con sus ini­cia­ti­vas y ga­nas han fo­men­ta­do y apo­ya­do la re­con­ver­sión de es­tos es­pa­cios. El di­rec­tor ar­tís­ti­co de la Ta­te Mo­dern de Li­ver­pool, Fran­ces­co Ma­na­cor­da, co­men­ta que “los ar­tis­tas son quie­nes a me­nu­do pro­ta­go­ni­zan la ex­plo­ra­ción de nue­vas vías o

LA FÁ­BRI­CA DE WAR­HOL ABRIÓ UN CA­MINO QUE LLE­GÓ A EU­RO­PA Y AHO­RA A ASIA

so­lu­cio­nes ar­tís­ti­cas pa­ra el ar­te. Ellos son ins­tru­men­to fun­da­men­tal pa­ra re­fle­xio­nar so­bre có­mo la ar­queo­lo­gía in­dus­trial pue­de aco­ger ar­te con la re­con­ver­sión de sus es­pa­cios”. En 1995, la fal­ta de lu­ga­res ade­cua­dos en Nue­va York di­fi­cul­ta­ba la crea­ción de un am­bien­te cul­tu­ral di­ver­so, di­ná­mi­co y pro­vo­ca­dor, mo­ti­vo por el que la ar­tis­ta Ani­ta Durst ideó el pro­yec­to Chas­ha­ma, que con­sis­te en real­qui­lar es­pa­cios va­cíos de la ciu­dad que nun­ca duer­me pa­ra re­con­ver­tir­los en efer­ves­cen­tes es­fe­ras de pro­yec­tos culturales. Del mis­mo mo­do, el año 2002 la an­ti­gua fá­bri­ca número 798 de­di­ca­da a la pro­duc­ción de elec­tro­do­més­ti­cos en Pe­kín se con­vir­tió en el es­pa­cio 798. Si­tua­do en el co­ra­zón del dis­tri­to Das­hanz­hoy –epi­cen­tro mul­ti­cul­tu­ral y ar­tís­ti­co de la ciu­dad–, es­te es­pa­cio or­ga­ni­za ex­po­si­cio­nes y eventos de ar­te con­tem­po­rá­neo na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les (co­mo Vida del Ar­te Pop) así co­mo fó­rums, ex­po­si­cio­nes mul­ti­me­dia, obras ex­pe­ri­men­ta­les, ac­tua­cio­nes de bai­le y música con­tem­po­rá­neos y ex­po­si­cio­nes de di­se­ño y mo­bi­lia­rio. Fue tam­bién ese mis­mo año cuan­do en Bar­ce­lo­na se inau­gu­ró el Cai­xa­Fò­rum en la an­ti­gua fá­bri­ca Ca­sa­ra­mo­na y, un po­co más tar­de (en el 2008), la com­pa­ñía de hi­la­dos y te­ji­dos lis­boe­ta se con­vir­tió en la Fá­bri­ca LX, que hoy en día des­ta­ca co­mo uno de los en­cla­ves ar­tís­ti­cos de la ca­pi­tal por­tu­gue­sa. Cons­truir nue­vos edi­fi­cios des­de ce­ro es, en oca­sio­nes, mu­cho más cos­to­so que reha­bi­li­tar los ya exis­ten­tes pa­ra una nue­va fun­ción. El nue­vo Cen­tro de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Bar­ce­lo­na, por ejem­plo, es­ta­ba pre­vis­to que se eri­gie­ra en el Ca­nó­dro­mo de la Me­ri­dia­na, pe­ro el pro­yec­to re­pre­sen­ta­ba una in­ver­sión “de 1,6 mi­llo­nes y unos cos­tes or­di­na­rios fi­jos de 1,8 mi­llo­nes”, tal co­mo apun­ta Jau­me Ciu­ra­na, pre­si­den­te de la co­mi­sión de­le­ga­da y te­nien­te de al­cal­de de Cul­tu­ra. Un mo­ti­vo más que su­fi­cien­te pa­ra re­ubi­car su asen­ta­mien­to en la plan­ta ba­ja de Fa­bra & Coats. Una re­duc­ción ini­cial en los cos­tes de in­ver­sión, jun­to a la po­si­bi­li­dad de re­es­truc­tu­rar o dar nue­va vida an­ti­guas zo­nas o ba­rrios de ciu­da­des re­le­ga­dos al ol­vi­do, son dos fac­to­res más que ca­pi­ta­les pa­ra la fór­mu­la de las fá­bri­cas de crea­ción. Donald Hys­lop, res­pon­sa­ble de re­la­cio­nes ex­te­rio­res de la Ta­te Mo­dern en Lon­dres, afir­ma que “una bue­na ins­ti­tu­ción pú­bli­ca, es­té lo­ca­li­za­da en un edi­fi­cio nue­vo o reha­bi­li­ta­do, de­be­ría te­ner co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal con­se­guir be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y so­cia­les. La dis­po­ni­bi­li­dad de es­pa­cios, el apren­di­za­je y el desa­rro­llo de co­la­bo­ra­cio­nes con di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des y au­dien­cias es im­por­tan­te. Tra­ba­jar con otras agen­cias pa­ra ase­gu­rar un buen trans­por­te, bue­na ca­li­dad de es­pa­cio pú­bli­co e ini­cia­ti­vas de fo­men­to pa­ra el tra­ba­jo son fac­to­res que ase­gu­ran un am­plio efec­to en la re­ge­ne­ra­ción del edi­fi­cio reha­bi­li­ta­do y, a su vez, sig­ni­fi­ca­ti­vos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y so­cia­les”. A ve­ces, las so­lu­cio­nes más avis­pa­das son fru­to de la ca­pa­ci­dad de de­tec­tar y atra­par opor­tu­ni­da­des ya exis­ten­tes. Un buen ejem­plo es Dept­ford Pro­ject, en el ho­mó­ni­mo ba­rrio lon­di­nen­se. Se­gu­ra­men­te, lo más im­pac­tan­te de es­ta ini­cia­ti­va (que con­sis­te en re­mo­de­lar la an­ti­gua es­ta­ción de tren pa­ra con­ver­tir­la en un re­fe­ren­te de desa­rro­llo cul­tu­ral) es el va­gón que se ha­lla en me­dio de la ca­lle prin­ci­pal. Con dis­tin­tos di­se­ños, ilus­tra­cio­nes y co­lo­res, es­te va­gón de tren se en­cuen­tra en me­dio de una de las ca­lles prin­ci­pa­les del sud­es­te de Lon­dres. “Es una cues­tión de dis­po­ni­bi­li­dad y opor­tu­ni­dad. Ar­tis­tas des­de Da Vin­ci a Da­mien Hirst han uti­li­za­do siem­pre fá­bri­cas in­dus­tria­les y otros edi­fi­cios pa­ra con­se­guir la pro­duc­ción de sus obras”, ex­pli­ca Donald Hys­lop, de la Ta­te Mo­dern. De 1960 en ade­lan­te, to­dos los cam­bios pro­du­ci­dos en los pro­ce­sos in­dus­tria­les –re­lo­ca­li­za­ción, ex­por­ta­ción de la ma­qui­na­ria a paí­ses con le­gis­la­cio­nes me­nos es­tric­tas– han in­cre­men­ta­do la dis­po­ni­bi­li­dad de es­te ti­po de na­ves. Ba­rrios de las ciu­da­des eu­ro­peas co­mo Lon­dres (Hack­ney Wick) o Ber­lín (Kreuz­berg) ate­so­ran ma­yor con­cen­tra­ción de ar­tis­tas y ga­le­rías en edi­fi­cios in­dus­tria­les por­que esas áreas cuen­tan con un ma­yor número de crea­do­res y de es­pa­cios pa­ra ellos. Un pre­cio de al­qui­ler re­la­ti­va­men­te ba­jo, in­de­pen­den­cia crea­ti­va y la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar dis­tin­tas iden­ti­da­des ar­tís­ti­cas su­po­nen gran­des ven­ta­jas por las que se­guir pro­mo­vien­do es­tas ini­cia­ti­vas. Y de es­te mo­do, po­co a po­co, la je­rár­qui­ca es­truc­tu­ra mu­seís­ti­ca y los ayun­ta­mien­tos han ido en­ten­dien­do que de­ben apro­ve­char opor­tu­ni­da­des y crear he­rra­mien­tas que les per­mi­tan in­ter­ac­tuar con las co­mu­ni­da­des pa­ra que es­tas con­tri­bu­yan de ma­ne­ra ac­ti­va al pro­ce­so ar­tís­ti­co. Se tra­ta de una len­ta pe­ro pe­ren­ne me­ta­mor­fo­sis que se ha ido ex­ten­dien­do por to­do el mun­do. Dón­de se fa­bri­ca el ar­te En el 2007 el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na jun­to con el Ins­ti­tut de Cul­tu­ra pu­sie­ron en mar­cha el pro­gra­ma Fà­bri­ques de Crea­ció. Su ob­je­ti­vo era fo­men­tar la crea­ción ar­tís­ti­ca y cul­tu­ral de la ciu­dad, y se ha lle­va­do a ca­bo gra­cias a la re­con­ver­sión de an­ti­guos re­cin­tos fa­bri­les que ade­más de des­ti­nar­se a nue­vos usos ho­me­na­jean el pa­tri­mo­nio in­dus­trial de Bar­ce­lo­na. El re­cién es­tre­na­do Fa­bra & Coats es el más jo­ven

de es­tos es­pa­cios. Si­tua­do en el dis­tri­to de Nou Ba­rris, pre­ten­de ser vi­ve­ro de pro­yec­tos culturales emer­gen­tes, es­pa­cio de en­sa­yos y la­bo­ra­to­rio de crea­ción pa­ra la música, las ar­tes vi­sua­les, las nue­vas tec­no­lo­gías y to­do lo re­la­cio­na­do con la cul­tu­ra en el sen­ti­do más am­plio de la pa­la­bra. Prue­ba de ello son los pro­yec­tos que ha aco­gi­do has­ta hoy, co­mo el fes­ti­val de música elec­tró­ni­co TiU –nu­tri­do de ban­das lo­ca­les– o la pla­ta­for­ma de nue­vas ten­den­cias elec­tró­ni­cas MO­VA Li­ve. Le si­guen el Gra­ner, nue­vo cen­tro de crea­ción e in­ves­ti­ga­ción del len­gua­je cor­po­ral y mo­vi­mien­to que se en­cuen­tra en la an­ti­gua fá­bri­ca Phi­llips de la zo­na Fran­ca; la Se­ca, en la ca­lle Flas­sa­ders, pa­ra los si­ba­ri­tas del tea­tro ex­pe­ri­men­tal, y La Es­co­ce­sa, en el ba­rrio de Sant Martí, con­sa­gra­da al desa­rro­llo de las ar­tes plás­ti­cas –en es­pe­cial la ar­te­sa­nía–. El Han­gar, tam­bién ubi­ca­do en San Martí, jun­to con la Nau Ivanow se han eri­gi­do asi­mis­mo co­mo es­pa­cios cla­ve de ca­rác­ter mul­ti­dis­ci­pli­nar pa­ra el desa­rro­llo de pro­duc­cio­nes ar­tís­ti­cas –des­de la li­te­ra­tu­ra pa­san­do por las ar­tes vi­sua­les y la danza–. Y por su­pues­to, no po­de­mos ol­vi­dar la Cen­tral del Circ en el Parc del Fò­rum. Mul­ti­dis­ci­pli­nar. To­do eso es Fà­bri­ques de Crea­ció. Si por al­go se ca­rac­te­ri­zan es­tos cen­tros es por su ca­rác­ter fle­xi­ble, co­lec­ti­vo, trans­gre­sor y plu­ri­dis­ci­pli­nar. Son es­pa­cios que bus­can la au­to­no­mía del ar­te a tra­vés de la ex­pe­ri­men­ta­ción y la trans­ver­sa­li­dad. Es­pa­cios que se es­tán con­vir­tien­do en re­fe­ren­tes lo­ca­les y que, en bre­ve tiem­po, pue­den con­ver­tir­se en re­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les. Una his­to­ria in­ter­mi­na­ble que se re­pi­te en di­ver­sas ciu­da­des del mun­do. Co­mo bien di­jo Fran­cis Ba­con: “El tra­ba­jo del ar­tis­ta es pro­fun­di­zar siem­pre el mis­te­rio”.

Arri­ba, el al­ma­cén 789, epi­cen­tro del ar­te al­ter­na­ti­vo pe­ki­nés; aba­jo la fá­bri­ca Fa­bra & Coats de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.