EL MAR DE ERI­KA LUST

De jo­ven es­tu­vo en la Ar­ma­da sue­ca, tra­ba­jó co­mo so­co­rris­ta en EE.UU. y aho­ra vi­ve a dos pa­sos de la pla­ya en Bar­ce­lo­na: el mar ha si­do una pre­sen­cia cons­tan­te en la vida de es­ta acla­ma­da di­rec­to­ra de ci­ne pa­ra adul­tos, que aho­ra tam­bién es au­to­ra de no­ve

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri Fo­tos Ro­ser Vilallonga

La di­rec­to­ra de ci­ne adul­to sue­ca afin­ca­da en Bar­ce­lo­na guar­da una re­la­ción in­ten­sa con el mar

Te­nía ca­si 17 años, allá por la mi­tad de los años no­ven­ta, cuan­do la jo­ven, siem­pre in­quie­ta, con­si­guió una be­ca de su país na­tal pa­ra pa­sar una tem­po­ra­da a bor­do del bu­que es­cue­la de la Ar­ma­da sue­ca. Un re­co­rri­do que du­ran­te me­ses la lle­vó des­de Gö­te­borg a Es­to­col­mo pa­san­do por Kiel. “Ha­bía tur­nos ca­da cua­tro ho­ras. Dor­mi­mos muy po­co. Y ha­cía­mos de to­do: has­ta pe­lá­ba­mos pa­ta­tas en la co­ci­na del ve­le­ro”, cuen­ta. “Es­ta ex­pe­rien­cia me en­se­ñó que en la vida no hay que que­jar­se”, afir­ma es­ta di­rec­to­ra de ci­ne afin­ca­da en Bar­ce­lo­na. En su ju­ven­tud siem­pre tu­vo el mar muy cer­ca: tam­bién tra­ba­jó co­mo so­co­rris­ta en la pla­ya de Bos­ton (EE.UU.) y aho­ra vi­ve a po­ca dis­tan­cia de la pla­ya del Bo­ga­tell. A Eri­ka Lust le en­can­ta el cli­ma frío, cuan­do el agua es gris y el vien­to ba­rre la pla­ya de­sier­ta. Des­de lue­go, no es una mu­jer que ten­ga pro­ble­mas con en­fren­tar­se a las ad­ver­si­da­des y en ir con­tra­co­rrien­te. Es una de las pio­ne­ras del lla­ma­do ci­ne porno pa­ra mu­je­res, que pro­mue­ve un ero­tis­mo ci­ne­ma­to­grá­fi­co orien­ta­do ha­cia ellas, que se sale de los tó­pi­cos an­dró­gi­nos de la por­no­gra­fía mas­cu­li­na. Lust reivin­di­ca el es­ti­lo de au­tor del ci­ne in­de­pen­dien­te, que apli­ca tam­bién a es­te gé­ne­ro. Ya ha ro­da­do cua­tro pe­lí­cu­las, que han te­ni­do éxi­to

ES­TE AÑO LA DI­REC­TO­RA SUE­CA HA PU­BLI­CA­DO UNA NO­VE­LA ERÓ­TI­CA SU PRÓ­XI­MO PRO­YEC­TO SE­RÁ RO­DAR FAN­TA­SÍAS SE­XUA­LES RE­CO­GI­DAS EN LA RED

en va­rias par­tes del mun­do. Su an­te­rior tí­tu­lo pa­ra adul­tos, Ca­ba­ret Desire, es­tu­vo en­tre los más vendidos en la Fnac. Es­te año ha pu­bli­ca­do su pri­me­ra no­ve­la eró­ti­ca, La can­ción de No­ra (Espasa), de la que se aca­ban de ven­der los de­re­chos a Ale­ma­nia. “Po­co tie­ne que ver con las Cin­cuen­ta som­bras de Grey: que­ría es­cri­bir una no­ve­la que fue­ra pro­ta­go­ni­za­da por gen­te real. Na­da de mu­je­res prin­ce­sas de Dis­ney que bus­can a un salvador pa­ra que les so­lu­cio­ne la vida, sino mu­je­res fuer­tes que bus­can una sa­tis­fac­ción me­dian­te una for­ma de ero­tis­mo pro­pio”. Su pró­xi­mo pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co se ti­tu­la X Con­fes­sions. En el si­tio web Xcon­fes­sions.com Eri­ka ha pe­di­do a los in­ter­nau­tas que con­fie­sen sus fan­ta­sías en la ca­ma. Un es­pí­ri­tu ama­teur que ella plas­ma­rá en un lar­go­me­tra­je pro­fe­sio­nal. No quie­re es­pe­ci­fi­car las que ha re­co­gi­do, pe­ro sos­tie­ne que la gen­te to­da­vía tie­ne mu­cho mie­do en la ma­ne­ra de vi­vir su se­xua­li­dad. “Por­que to­dos po­de­mos te­ner una per­so­na­li­dad en pú­bli­co y gus­tos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes en el dor­mi­to­rio”. Pron­to las ve­re­mos re­fle­ja­das en las pan­ta­llas más atre­vi­das. ¿Y us­ted? ¿Tie­ne al­gu­na fan­ta­sía?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.