MÁS MÚSCU­LO EN ME­NOS TIEM­PO

Po­ner­se en for­ma en el me­nor tiem­po po­si­ble. Es­ta es la máxima de los nue­vos sis­te­mas de en­tre­na­mien­to que triun­fan hoy en día en los gim­na­sios. Ejer­ci­cios de al­ta in­ten­si­dad con los que su­dar la go­ta gor­da y con­se­guir rá­pi­dos re­sul­ta­dos

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Ro­sa Le­ci­na

Los gim­na­sios se re­nue­van y ofre­cen nue­vos sis­te­mas de en­tre­na­mien­to que pro­duz­can re­sul­ta­dos in­me­dia­tos

Des­de que sur­gió el con­cep­to de fit­ness –en­ten­di­do co­mo la prác­ti­ca de ac­ti­vi­dad fí­si­ca pa­ra me­jo­rar la sa­lud de las per­so­nas– el sec­tor no ha pa­ra­do de rein­ven­tar­se. “Per­te­ne­ce­mos a una in­dus­tria que es­tá siem­pre en cons­tan­te cam­bio, por lo que de­be­mos ac­tua­li­zar con­ti­nua­men­te nues­tra in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­tos pa­ra po­der sa­tis­fa­cer los ob­je­ti­vos de los clien­tes”, ex­po­ne Mar­ta Ti­ñe­na, di­rec­to­ra de mar­ke­ting en Ae­ro­bic & Fit­ness, em­pre­sa lí­der en la co­mer­cia­li­za­ción de ma­te­rial y equi­pa­mien­to de­por­ti­vo en Es­pa­ña.

Hoy en día, pa­ra la gran ma­yo­ría de usua­rios de los cen­tros de­por­ti­vos es­tos ob­je­ti­vos son “la pér­di­da de pe­so, la to­ni­fi­ca­ción ge­ne­ral y una me­jo­ría en la coor­di­na­ción. Tam­bién nos pi­den di­ver­sión, va­rie­dad y tra­ba­jo fue­ra del gim­na­sio”, des­ve­la An­to­nio Mon­te­ro, coor­di­na­dor de­por­ti­vo del cen­tro Ar­se­nal Ma­drid. “Las per­so­nas –agre­ga Mar­ta Ti­ñe­na– tie­nen ca­da vez me­nos tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra ejer­ci­tar­se, por lo que su exi­gen­cia en los re­sul­ta­dos y be­ne­fi­cios es ma­yor”. Es­tas de­man­das por par­te de los clien­tes han des­en­ca­de­na­do el sur­gi­mien­to o la im­por­ta­ción, prin­ci­pal­men­te de Es­ta­dos Uni­dos, de nue­vos sis­te­mas de en­tre­na­mien­to.

Ba­jo el con­cep­to de en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, es­tos mé­to­dos bus­can el má­xi­mo ren­di­mien­to en la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble. Se­gún ex­pli­ca An­to­nio Mon­te­ro, eso se con­si­gue “ejer­ci­tan­do en ca­de­na va­rios gru­pos mus­cu­la­res, bus­can­do in­ten­si­da­des al­tas de tra­ba­jo y de coor­di­na­ción in­tra­mus­cu­lar y pro­vo­can­do, por tan­to, un au­men­to del gas­to me­ta­bó­li­co”. To­do ese es­fuer­zo con­ti­nua­do se tra­du­ce en una pér­di­da de pe­so y una me­jo­ra de la for­ma fí­si­ca en muy po­co tiem­po, con lo cual, los prac­ti­can­tes se man­tie­nen mo­ti­va­dos por­que ven los re­sul­ta­dos a muy cor­to pla­zo.

Asi­mis­mo, y se­gún apun­ta el pro­fe­sor Ber­nat Bus­cà, “la va­rie­dad de ejer­ci­cios que plan­tean per­mi­te una gran ri­que­za de ex­pe­rien­cias mo­tri­ces, lo que a su vez fa­vo­re­ce un desa­rro­llo mus­cu­lar bas­tan­te ar­mó­ni­co, con­tri­bu­ye a la pre­ven­ción de le­sio­nes y fa­vo­re­ce la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos en prác­ti­ca­men­te to­dos los in­di­vi­duos que lo prac­ti­can con el con­trol y la su­per­vi­sión de un en­tre­na­dor”, apun­ta. Bus­cà es pro­fe­sor ti­tu­lar de Teo­ría del En­tre­na­mien­to De­por­ti­vo en la fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía, Cien­cias de la Edu­ca­ción y del De­por­te Blan­quer­na de Bar­ce­lo­na.

En reali­dad, el con­cep­to de en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, en su ori­gen, “sur­ge en el te­rreno de la reha­bi­li­ta­ción pa­ra me­jo­rar los pro­ce­sos de re­cu­pe­ra­ción de le­sio­nes y orien­tar­los ha­cia una ma­yor pro­xi­mi­dad con lo que el in­di­vi­duo o el de­por­tis­ta ne­ce­si­ta­ban”, afir­ma Bus­cà. Pa­ra ello, se idean ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos que imi­tan las ca­rac­te­rís­ti­cas de los mo­vi­mien­tos que el pa­cien­te ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar, pa­ra que pue­da vol­ver a rea­li­zar con nor­ma­li­dad sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas o sus ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to, en el ca­so de los de­por­tis­tas. Es­ta idea de en­tre­na­mien­to ha si­do readap­ta­da por el sec­tor que se de­di­ca al fit­ness pa­ra acer­car el acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co a las ne­ce­si­da­des de mo­vi­mien­to y es­fuer­zo ha­bi­tua­les de las per­so­nas en sus ta­reas dia­rias. Al mis­mo tiem­po, “po­ne el fo­co de aten­ción en otros as­pec­tos co­mo el con­trol del pro­pio cuer­po en mo­vi­mien­to ( pro­pio­cep­ción) y el equi­li­brio cor­po­ral”, se­ña­la el pro­fe­sor Bus­cà.

Dis­ci­pli­nas pa­ra los más du­ros ¿En­tre­na­mien­to mi­li­tar o a in­ter­va­los de al­ta in­ten­si­dad? Si bien el pri­me­ro, ins­pi­ra­do en los ejer­ci­cios que efec­túan los ma­ri­nes es­ta­dou­ni­den­ses, si­gue triun­fan­do en los gim­na­sios (aun­que a me­nu­do re­ci­cla­do con nue­vos nom­bres), el se­gun­do, que con­sis­te en lle­var el cuer­po al má­xi­mo du­ran­te un bre­ve pe­rio­do de tiem­po de­jan­do in­ter­va­los cor­tos de des­can­so, avan­za pa­so a pa­so. Tam­bién se man­tie­nen en bo­ga los en­tre­na­mien­tos que tie­nen co­mo ba­se el bo­xeo y las ar­tes mar­cia­les o aque­llas mez­clas que sur­gen de la com­bi­na­ción de las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas. En cual­quier ca­so, sis­te­mas de en­tre­na­mien­to con una al­ta exi­gen­cia que bus­can ma­xi­mi­zar los re­sul­ta­dos mi­ni­mi­zan­do el tiem­po.

Ac­tual­men­te, lo que real­men­te es­tá mar­can­do ten­den­cia y en­rai­zan­do es el cros­sfit, un mé­to­do de pre­pa­ra­ción fí­si­ca que ga­na adep­tos día a día, a la vez que cre­ce ex­po­nen­cial­men­te el número de gim­na­sios que lo in­clu­yen en su ofer­ta. El cros­sfit con­sis­te en un en­tre­na­mien­to pro­gra­ma­do a mo­do de cir­cui­to con se­sio­nes car­dio­vas­cu­la­res de cor­ta du­ra­ción –ge­ne­ral­men­te de unos 50 mi­nu­tos– pe­ro con car­gas al­tas y mu­cha in­ten­si­dad. El re­sul­ta­do, el au­men­to de la fuer­za mus­cu­lar, así co­mo la me­jo­ría de la ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca, la fle­xi­bi­li­dad, la coor­di­na­ción o la agi­li­dad. Con ejer­ci­cios pro­pios de la hal­te­ro­fi­lia, incluye otros más tra­di­cio­na­les co­mo sal­tos, ab­do­mi­na­les con car­ga o fle­xio­nes y sue­le uti­li­zar di­fe­ren­tes ma­te­ria­les, ade­más de

EL ‘CROS­SFIT’ CON­SIS­TE EN SE­SIO­NES DE COR­TA DU­RA­CIÓN Y MU­CHA IN­TEN­SI­DAD

tra­ba­jar a me­nu­do con el pro­pio pe­so cor­po­ral.

Se­gún Marc So­là, en­tre­na­dor per­so­nal en Ree­bok Cros­sFit BCN, los prin­ci­pa­les pun­tos fuer­tes de es­ta nue­va dis­ci­pli­na gim­nás­ti­ca son “los ejer­ci­cios crea­ti­vos y cons­tan­te­men­te va­ria­dos y un com­po­nen­te mo­ti­va­dor de su­pera­ción per­so­nal. La ru­ti­na es nues­tro prin­ci­pal enemi­go cuan­do que­re­mos po­ner­nos en for­ma –ex­pli­ca–. Se­guir siem­pre un mis­mo en­tre­na­mien­to sue­le lle­var al abu­rri­mien­to y, en con­se­cuen­cia, al aban­dono de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca”.

Pa­ra fo­men­tar el es­pí­ri­tu de su­pera­ción, siem­pre se anotan los tiem­pos y los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por los prac­ti­can­tes en una pi­za­rra, y ca­da vez hay que in­ten­tar me­jo­rar­los. De he­cho, po­dría de­cir­se que las se­sio­nes de cros­sfit son en esen­cia eventos com­pe­ti­ti­vos que se pue­den es­ta­ble­cer por tiem­po, por in­ten­si­dad, por re­pe­ti­cio­nes o por ron­das. La máxima de es­ta nue­va dis­ci­pli­na gim­nás­ti­ca es en­tre­nar ni más de lo que se pue­da so­por­tar, ni me­nos de lo que real­men­te so­mos ca­pa­ces de ha­cer. “Ca­da uno po­ne su pro­pio lí­mi­te, pe­ro siem­pre in­ten­tan­do tra­ba­jar al má­xi­mo de nues­tras po­si­bi­li­da­des pa­ra que exis­ta una me­jo­ra en la for­ma fí­si­ca”, afir­ma Marc So­là.

Eso sí, una ad­ver­ten­cia im­por­tan­te, pa­ra po­der prac­ti­car cros­sfit es ne­ce­sa­ria una bue­na ba­se. Si no se ha he­cho nun­ca de­por­te o se ha es­ta­do mu­cho tiem­po sin ha­cer ejer­ci­cio, se tie­ne que em­pe­zar por un acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co pre­vio.

La su­pera­ción per­so­nal se po­ten­cia tam­bién gra­cias al en­tre­na­mien­to en gru­po, nor­mal­men­te for­ma­do por una quin­ce­na de per­so­nas. “A pe­sar de que los ob­je­ti­vos en los re­sul­ta­dos de ca­da se­sión son in­di­vi­dua­les, el he­cho de prac­ti­car­se jun­to a los de­más com­pa­ñe­ros pro­vo­ca un pi­que sa­lu­da­ble que les mo­ti­va a se­guir tra­ba­jan­do a su má­xi­mo ren­di­mien­to y a su­pe­rar­se. Al mis­mo tiem­po, en­tre los in­te­gran­tes del gru­po sur­ge un es­pí­ri­tu de equi­po y ayu­da mu­tua, ani­mán­do­se unos a otros”, des­ta­ca el en­tre­na­dor.

‘Will­po­wer’, el úl­ti­mo ate­rri­za­je Ins­pi­ra­do en el en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, pe­ro con un en­fo­que dis­tin­to a las dis­ci­pli­nas men­cio­na­das an­te­rior­men­te, el will­po­wer & gra­ce ( fuer­za de vo­lun­tad y ele­gan­cia) lle­gó a nues­tro país a fi­na­les del pa­sa­do año de la mano de Che­lo Gas y Ani­ta Ma­ce­do del cen­tro Be­de­be­nes­tar, dis­tri­bui­dor oficial de es­te sis­te­ma de en­tre­na­mien­to en Es­pa­ña.

“De­ci­di­mos im­por­tar el mé­to­do, crea­do en Nue­va York el 1999 y muy po­pu­lar en Es­ta­dos Uni­dos, por­que se tra­ta de una dis­ci­pli­na muy com­ple­ta y efec­ti­va, ya que fu­sio­na las ac­ti­vi­da­des gru­pa­les más exi­to­sas au­nan­do to­dos sus be­ne­fi­cios”, ex­pli­ca Che­lo Gas. Así pues, el will­po­wer & gra­ce pro­me­te “los re­sul­ta­dos del en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, la in­ten­si­dad de la to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar y del en­tre­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar, el au­to­con­trol de la prác­ti­ca del yo­ga, la dis­ci­pli­na del pi­la­tes y la fi­lo­so­fía ins­pi­ra­do­ra de una se­sión de me­di­ta­ción”, re­su­me Ani­ta Ma­ce­do.

Más allá de per­se­guir una me­jo­ría en la ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca, la fuer­za, la fle­xi­bi­li­dad, el equi­li­brio, la con­cen­tra­ción o la con­cien­cia cor­po­ral, es­ta nue­va mo­da­li­dad gim­nás­ti­ca as­pi­ra tam­bién a trans­mi­tir los prin­ci­pios de la psi­co­lo­gía de­por­ti­va en cuan­to a mo­ti­va­ción y su­pera­ción. En las se­sio­nes, no se pre­ten­de con­se­guir úni­ca­men­te un en­tre­na­mien­to efec­ti­vo y fun­cio­nal, sino tam­bién in­fun­dir en­tre los par­ti­ci­pan­tes un es­pí­ri­tu po­si­ti­vo.

De he­cho, “will­po­wer sig­ni­fi­ca fuer­za de vo­lun­tad y gra­ce, ele­gan­cia en los mo­vi­mien­tos. Apli­ca­do al mé­to­do, se tra­du­ce co­mo la ca­pa­ci­dad pa­ra pro­vo­car cam­bios po­si­ti­vos y trans­for­mar lo di­fí­cil en al­go fá­cil”, re­ve­la Gas. Un con­cep­to que “par­te de la sala de en­tre­na­mien­to, pe­ro que pue­de ex­tra­po­lar­se a cual­quier otro ám­bi­to de nues­tras vi­das”, afir­ma la co­fun­da­do­ra de Be­de­be­nes­tar.

Las cla­ses cons­tan de una ru­ti­na car­dio­vas­cu­lar de al­ta ener­gía pe­ro son fá­ci­les de se­guir y es­tán en­fo­ca­das a par­ti­ci­pan­tes de to­dos los ni­ve­les. No se uti­li­za nin­gún ti­po de ma­te­rial es­pe­cia­li­za­do y lo más re­le­van­te es que se prac­ti­ca sin cal­za­do, ya que el mé­to­do par­te del con­ven­ci­mien­to de que “un cuer­po fun­cio­nal tie­ne que em­pe­zar por unos pies fun­cio­na­les”, apun­ta Ani­ta Ma­ce­do. De es­te mo­do, sin la su­je­ción del cal­za­do, “los pies aca­ban ga­nan­do fuer­za y fle­xi­bi­li­dad y, al mis­mo tiem­po y de for­ma pro­gre­si­va, se irán co­rri­gien­do des­equi­li­brios en los to­bi­llos, las ro­di­llas, las ca­de­ras o la par­te ba­ja de la es­pal­da, ali­nean­do el cuer­po y evi­tan­do po­si­bles le­sio­nes”, des­ta­ca Che­lo Gas, que aña­de: “Se re­cu­pe­ra­rá la ca­pa­ci­dad sen­so­rial de los pies, que, co­mo se sa­be, cuen­tan con mu­chas ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas que pro­por­cio­nan se­ña­les a to­do el cuer­po”.

Nue­vos ma­te­ria­les pa­ra un nue­vo en­tre­na­mien­to La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca que com­par­ten los di­fe­ren­tes sis­te­mas de en­tre­na­mien­to fun­cio­nal es que tien­den a ser­vir­se de ejer­ci­cios bá­si­ca­men­te glo­ba­les, es de­cir, “que in­vo­lu­cren di­fe­ren­tes o la ma­yo­ría de los gru­pos mus­cu­la­res del cuer­po en una so­la ta­rea”, acla­ra Ber­nat Bus­cà, es­pe­cia­lis­ta en teo­ría del en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo. Pa­ra­le­la­men­te, “in­ten­tan com­bi­nar de for­ma bas­tan­te in­tere­san­te los dis­tin­tos re­gí­me­nes de con­trac­ción mus­cu­lar en ac­cio­nes muy adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des del in­di­vi­duo. Pa­ra ello, se sir­ven de

ma­te­ria­les que van más allá de las má­qui­nas o pe­sas con­ven­cio­na­les”, ex­pli­ca.

Apar­te del pro­pio pe­so cor­po­ral que, en de­ter­mi­na­das pos­tu­ras pue­de re­pre­sen­tar una car­ga im­por­tan­te, uti­li­za an­cla­jes TRX, que son he­rra­mien­tas por­tá­ti­les que, ins­ta­la­das en cual­quier es­truc­tu­ra an­ti­des­li­zan­te y re­sis­ten­te, per­mi­ten rea­li­zar un número ili­mi­ta­do de ejer­ci­cios en sus­pen­sión, pla­ta­for­mas ines­ta­bles en las que tra­ba­jar el equi­li­brio o ba­lo­nes gi­gan­tes, en­tre otros.

Asi­mis­mo, ca­da vez se ha­bla más del Queenax, una es­truc­tu­ra ver­sá­til y adaptable a cual­quier lu­gar que per­mi­te con­ver­tir el te­cho, el sue­lo o las pa­re­des en má­qui­nas im­pro­vi­sa­das en las que ejer­ci­tar­se. El con­cep­to na­ció pa­ra sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho al es­pa­cio de los gim­na­sios y cen­tros de­por­ti­vos y que es­tos pu­die­ran ofre­cer las nue­vas ten­den­cias en el sec­tor: en­tre­na­mien­tos fun­cio­na­les y en sus­pen­sión.

Aun­que se sue­len re­la­cio­nar con los mé­to­dos de pre­pa­ra­ción fí­si­ca de ca­rác­ter fun­cio­nal, ca­be ma­ti­zar que to­das es­tas nue­vas he­rra­mien­tas “son ma­te­ria­les, no sis­te­mas de en­tre­na­mien­to, y pue­den uti­li­zar­se tan­to pa­ra en­tre­na­mien­tos con ejer­ci­cios glo­ba­les (in­vo­lu­cran­do di­fe­ren­tes gru­pos mus­cu­la­res) ca­rac­te­rís­ti­cos del en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, co­mo pa­ra ejer­ci­cios ana­lí­ti­cos (tra­ba-

EL YO­GA Y EL PI­LA­TES SE COM­BI­NAN EN LA DIS­CI­PLI­NA ‘WILL­PO­WER & GRA­CE’ EL QUEENAX ES UN SO­POR­TE ADAPTABLE QUE SIR­VE PA­RA EJER­CI­TAR­SE

jan­do los múscu­los de for­ma ais­la­da)”, pun­tua­li­za el en­tre­na­dor per­so­nal An­to­nio Mon­te­ro.

Una mi­ra­da di­fe­ren­te El con­cep­to fun­cio­nal pue­de aco­ger sis­te­mas de pre­pa­ra­ción fí­si­ca y en­fo­ques muy dis­tin­tos en­tre sí. Por ello, an­te el au­ge de mé­to­dos ba­sa­dos en ejer­ci­cios de al­ta in­ten­si­dad, pro­fe­sio­na­les de los ám­bi­tos de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y la sa­lud han em­pe­za­do a ad­ver­tir de los ries­gos que pue­de pro­vo­car lan­zar­se al pri­mer sis­te­ma de en­tre­na­mien­to que más lla­me la aten­ción en la bús­que­da de una so­lu­ción rá­pi­da pa­ra per­der pe­so o me­jo­rar el tono mus­cu­lar, sin te­ner en cuen­ta la con­di­ción fí­si­ca y los ob­je­ti­vos y ne­ce­si­da­des de ca­da uno. “Es­tá cla­ro que en­tre­nar­se en al­ta in­ten­si­dad tie­ne múl­ti­ples be­ne­fi­cios, al igual que los ejer­ci­cios que in­vo­lu­cran va­rios gru­pos mus­cu­la­res, pe­ro no pue­de acon­se­jar­se, a prio­ri, a to­do el mun­do”, opi­na Mon­te­ro.

Con­cre­ta­men­te, en el ca­so de los ejer­ci­cios glo­ba­les, “el cuer­po de­be­ría tra­ba­jar ar­mó­ni­ca­men­te, im­pli­can­do los di­fe­ren­tes gru­pos mus­cu­la­res por igual. Sin em­bar­go, si hay una des­com­pen­sa­ción en el es­ta­do de for­ma de los di­fe­ren­tes gru­pos, los múscu­los más fuer­tes van asu­mir el tra­ba­jo que de­be­rían ha­cer los más dé­bi­les”, ad­vier­te Mar­cos Fló­rez, di­rec­tor y en­tre­na­dor per­so­nal en Es­ta­ren­for­ma.com. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, “los múscu­los más en­tre­na­dos pue­den lle­gar a so­bre- car­gar­se, mien­tras que se­gui­mos sin en­tre­nar los que más lo ne­ce­si­tan”.

Así, no hay que des­car­tar, por sis­te­ma, los ejer­ci­cios ana­lí­ti­cos, “ya que son ne­ce­sa­rios pa­ra tra­ba­jar más es­pe­cí­fi­ca­men­te aque­llos múscu­los o gru­pos mus­cu­la­res más dé­bi­les aun­que no lo pa­rez­can a sim­ple vis­ta. Su­pe­ra­dos los ries­gos por com­pen­sa­ción, sí po­dría­mos pa­sar a rea­li­zar ejer­ci­cios más glo­ba­les o fun­cio­na­les, siem­pre que el ob­je­ti­vo lo re­quie­ra y no por que sí, re­co­mien­da Fló­rez. Del mis­mo mo­do, tra­ba­jar en su­per­fi­cies ines­ta­bles o a un rit­mo muy in­ten­so pue­de lle­gar a ser con­tra­pro­du­cen­te, si no se cuen­ta con la con­di­ción fí­si­ca ade­cua­da pa­ra asu­mir los ejer­ci­cios con con­trol y se­gu­ri­dad. “Es­to no sig­ni­fi­ca que ten­ga­mos que re­nun­ciar a es­tas prác­ti­cas, sino que se de­be­rá ha­cer una pre­pa­ra­ción fí­si­ca pre­via, cuan­do se re­quie­ra, pa­ra que real­men­te nos pue­dan apor­tar unos be­ne­fi­cios”, des­ta­ca Mon­te­ro. Hay que te­ner en cuen­ta que mu­chos de los pro­gra­mas que es­tán triun­fan­do “se ba­san en ejer­ci­cios con el pro­pio cuer­po y de ca­rác­ter glo­bal y usan­do ma­te­ria­les en los que es di­fí­cil cuantificar las car­gas de tra­ba­jo, por lo que tie­nen que es­tar siem­pre su­per­vi­sa­dos por en­tre­na­do­res cua­li­fi­ca­dos que cui­den la eje­cu­ción téc­ni­ca de los ejer­ci­cios, así co­mo la pro­gre­sión de las ta­reas y las car­gas del en­tre­na­mien­to”, apor­ta Ber­nat Bus­cà.

Al fi­nal, se­gún An­to­nio Mon­te­ro, to­do se re­su­me en una cues­tión: “El en­tre­na­mien­to siem­pre de­be es­tar en fun­ción de las ne­ce­si­da­des del usua­rio, por lo que hay que de­jar­se ase­so­rar por los pro­fe­sio­na­les de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y la sa­lud. Só­lo así se po­drán ha­cer una se­rie de va­lo­ra­cio­nes que de­fi­ni­rán el ti­po de en­treno que se ne­ce­si­ta”. Por su par­te, Mar­cos Fló­rez nos pro­po­ne que, a la ho­ra de en­tre­nar, en­con­tre­mos res­pues­tas a es­tas cua­tro pre­gun­tas: por qué estoy ha­cien­do es­te ejer­ci­cio, lo estoy ha­cien­do con la téc­ni­ca co­rrec­ta, cuán­do de­be­ría prac­ti­car­lo y en qué can­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.