DE­PRE­SIÓN Y VA­CA­CIO­NES

Nues­tro ce­re­bro no es­tá tan pre­pa­ra­do pa­ra las va­ca­cio­nes co­mo nos gus­ta­ría y me­nos cuan­do to­das las ex­pec­ta­ti­vas son peo­res de lo que ha­bía­mos ima­gi­na­do... Ver que to­do el mun­do se lo pa­sa en gran­de (o eso pa­re­ce) tam­po­co ayu­da

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Luis Mui­ño, psi­co­te­ra­peu­ta

Las va­ca­cio­nes no son siem­pre si­nó­ni­mo de fe­li­ci­dad, las al­tas ex­pec­ta­ti­vas in­cum­pli­das pue­den con­lle­var an­gus­tia

Han lle­ga­do, por fin, des­pués de ha­cer­se es­pe­rar más que nun­ca, la luz y el sol. Mu­chas per­so­nas es­tán de va­ca­cio­nes y las ca­lles se han lle­na­do de ani­ma­ción y de bu­lli­cio. Da la im­pre­sión de que to­do el mun­do es­tá bus­can­do fies­tas a las que unir­se, música pa­ra bai­lar y gen­te con la que sa­lir. Sin em­bar­go…

... Sin em­bar­go, una en­cues­ta rea­li­za­da por el Cen­tro de Es­tu­dios In­fan­ti­les de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York ad­ver­tía ha­ce unos años que uno de ca­da cin­co jó­ve­nes em­peo­ra su es­ta­do de áni­mo en es­tas fe­chas. El dato es más preo­cu­pan­te aún en aque­llos que ya es­ta­ban pre­via­men­te de­pri­mi­dos: el 54% ve agra­va­do su es­ta­do en ve­rano. La in­ves­ti­ga­ción aña­día, ade­más, da­tos que nos ha­cen in­tuir las ra­zo­nes por las que ese em­peo­ra­mien­to emo­cio­nal de cier­tas per­so­nas es tan po­co co­no­ci­do. En el ca­so de es­tos jó­ve­nes en­cues­ta­dos, se veía que la de­pre­sión les lle­va­ba en mu­chos ca­sos al abu­so de dro­gas y al­cohol, así co­mo a asu­mir mu­chas con­duc­tas de ries­go, ac­tos muy fá­ci­les de di­si­mu­lar co­mo “ga­nas de di­ver­tir­se”. En las chi­cas es­te efec­to pa­ra­dó­ji­co era mu­cho más no­ta­ble: la ma­yor par­te de las bo­rra­che­ras se da­ba en mo­men­tos de ba­jón emo­cio­nal y de au­to­es­ti­ma ne­ga­ti­va. Mo­ra­le­ja curiosa: mu­chas per­so­nas pue­den pa­re­cer más mar­cho­sas cuan­do más de­pri­mi­das es­tán.

Nues­tra in­tui­ción nos di­ce que una per­so­na en es­te es­ta­do pa­re­ce tris­te. Aso­cia­mos los ma­los mo­men­tos aními­cos con lá­gri­mas y desáni­mo. Y por eso el de­cli­ve emo­cio­nal ve­ra­nie­go pa­sa des­aper­ci­bi­do. Ol­vi­da­mos que, en es­tas épo­cas del año, los sín­to­mas más ha­bi­tua­les (la irri­ta­bi­li­dad, la fal­ta de con­cen­tra­ción, los pro­ble­mas de sue­ño, la fal­ta de ali­men­ta­ción y los des­ór­de­nes ali­men­ti­cios) pue­den con­vi­vir con ga­nas de sa­lir, li­gar, be­ber y bai­lar.

El re­sul­ta­do más ne­ga­ti­vo de es­ta di­fi­cul­tad pa­ra eti­que­tar el ba­jón ve­ra­nie­go es que las per­so­nas que lo ex­pe­ri­men­tan aca­ban te­nien­do la fal­sa sen­sa­ción de que les es­tá ocu­rrien­do al­go anó­ma­lo. Cuan­do al­guien se de­pri­me en es­ta épo­ca del año es fá­cil que ten­ga la im­pre­sión de que le su­ce­de al­go in­só­li­to que lo con­vier­te en el úni­co in­di­vi­duo que atra­vie­sa un mal mo­men­to en va­ca­cio­nes. Mi­ra ha­cia to­das par­tes y cree ver gen­te ale­gre que se es­tá di­vir­tien­do y dis­fru­tan­do. Y eso no ha­ce más que acen­tuar su de­pre­sión.

Por eso es im­por­tan­te di­fun­dir que exis­ten mi­les de in­ves­ti­ga­cio­nes, co­mo la an­te­rior, que lle­gan a la con­clu­sión de que hay un número con­si­de­ra­ble de per­so­nas que se sien­ten peor en ve­rano. Nues­tra men­te no es­tá tan bien pre­pa­ra­da pa­ra las va­ca­cio­nes co­mo cree­mos y, por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, se tra­ta de un mo­men­to del año en el que mu­chas per­so­nas atra­vie­san por un em­peo­ra­mien­to del es­ta­do de áni­mo.

Uno de los fac­to­res que di­fi­cul­ta la bue­na re­la­ción de nues­tra psi­que con las va­ca­cio­nes es la ten­den­cia hu­ma­na a ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas idí­li­cas. En una mi­ra­da su­per­fi­cial so­bre la vida es­ti­val es fá­cil lle­gar a la con­clu­sión de que to­do el mun­do se lo pa­sa fe­no­me­nal. De he­cho, tal co­mo se­ña­la­ba la in­ves­ti­ga­ción neo­yor­qui­na, in­clu­so los que es­tán en un mal mo­men­to aními­co pa­re­cen es­tar dis­fru­tan­do a to­pe: salen mu­cho, be­ben y se dro­gan, in­ten­tan li­gar con­ti­nua­men­te… Nues­tra men­te ima­gi­na que eso es lo que va a ocu­rrir con no­so­tros… y es muy ha­bi­tual que nues­tras es­pe­ran­zas utó­pi­cas que­den de­cep­cio­na­das.

Da­niel Gil­bert, un pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, es uno de los ex­per­tos que más se ha preo­cu­pa­do de ad­ver­tir con­tra es­te ries­go de la ten­den­cia a so­ñar con pro­yec­tos de fe­li­ci­dad pla­na, sin aris­tas. Se­gún es­te psi­có­lo­go, nos crea­mos a me­nu­do ex­pec­ta­ti­vas de­ma­sia­do al­tas por­que aso­cia­mos de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes (es­tar de va­ca­cio­nes, via­jar, tiem­po ca­lu­ro­so…) con bie­nes­tar ga­ran­ti­za­do y con­ti­nuo. Y eso es al­go que ca­si nun­ca se cum­ple.

Pa­ra po­ner de ma­ni­fies­to el error sub­ya­cen­te a es­ta ten­den­cia men­tal, el equi­po del doc­tor Gil­bert lle­vó a ca­bo un ex­pe­ri­men­to en el que se pe­día a un gru­po de vo­lun­ta­rios que enu­me­ra­ran acon­te­ci­mien­tos que los ha­rían fe­li­ces y puntuaran del uno al diez el gra­do de fe­li­ci­dad que pen­sa­ban que iban a ob­te­ner al ocu­rrir esos he­chos. Tiem­po des­pués, los in­ves­ti­ga­do­res vol­vían a en­tre­vis­tar­les: es­ta vez les

MÁS DE LA MI­TAD DE LOS DE­PRI­MI­DOS EM­PEO­RAN AL LLE­GAR EL VE­RANO

ES­PE­RAR MU­CHO DEL VE­RANO PUE­DE AGRA­VAR EL ES­TA­DO DEL DE­PRI­MI­DO OL­VI­DAR LO NE­GA­TI­VO DE OTRAS VA­CA­CIO­NES ES UNA BUE­NA ES­TRA­TE­GIA

pe­dían que puntuaran la sa­tis­fac­ción ob­te­ni­da una vez con­se­gui­dos sus ob­je­ti­vos. Los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción fue­ron con­tun­den­tes: el gra­do de sa­tis­fac­ción era me­nor que el es­pe­ra­do en más del 95% de las cues­tio­nes en las que los in­ves­ti­ga­dos creían que iban a en­con­trar sa­tis­fac­ción se­gu­ra.

La razón de es­ta frus­tran­te di­fe­ren­cia en­tre lo que es­pe­ra­mos y lo que con­se­gui­mos es, se­gún Da­niel Gil­bert, nues­tra de­fi­cien­te re­co­pi­la­ción de in­for­ma­ción a la ho­ra de ge­ne­rar pro­yec­tos de bie­nes­tar. “He­mos no­ta­do que cuan­do una per­so­na quie­re al­go que pien­sa que lo va a ha­cer fe­liz, co­mo por ejem­plo unas va­ca­cio­nes en Gre­cia, sue­le bus­car in­for­ma­ción o ima­gi­nar lo que po­dría ser en vez de con­sul­tar­lo con per­so­nas si­mi­la­res que han es­ta­do en la mis­ma si­tua­ción”. Es de­cir, nues­tro ce­re­bro pre­fie­re in­ven­tar­se cuál va a ser el gra­do de sa­tis­fac­ción que nos pro­du­ci­rá un acon­te­ci­mien­to en vez de re­ca­bar in­for­ma­ción en­tre aque­llos que lo han vi­vi­do y ela­bo­rar hi­pó­te­sis con esos da­tos. Por eso, se­gún Gil­bert, la úni­ca for­ma de aho­rrar­nos de­cep­cio­nes es pre­gun­tar a los que sa­ben: “Si tie­ne un ami­go, o al­guien de su mis­ma edad y de gus­tos si­mi­la­res que vi­si­tó Gre­cia, pre­gún­te­le so­bre su ex­pe­rien­cia, así irá me­jor pre­pa­ra­do y no ten­drá ex­pec­ta­ti­vas di­fí­ci­les de sa­tis­fa­cer”.

Otro fac­tor psí­qui­co que con­tri­bu­ye a es­ta ten­den­cia a las ex­pec­ta­ti­vas ex­ce­si­va­men­te idea­li­za­das es nues­tro re­cuer­do. La me­mo­ria no es­tá he­cha pa­ra al­ma­ce­nar el pa­sa­do –una fun­ción inú­til des­de el pun­to de vis­ta adap­ta­ti­vo– sino más bien pa­ra ani­mar­nos y dar­nos fuer­za pa­ra em­pren­der pla­nes fu­tu­ros. Ol­vi­dar las co­sas ne­ga­ti­vas que han ocu­rri­do en nues­tras va­ca­cio­nes an­te­rio­res, re­cor­dar los de­seos sa­tis­fe­chos y te­ñir lo ocu­rri­do con una con­ti­nua fe­li­ci­dad idí­li­ca es una bue­na es­tra­te­gia vi­tal. El que fue­ra dos ve­ces pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Ben­ja­min Dis­rae­li (1804-1881) de­cía que él, co­mo to­dos los gran­des viajeros, ha­bía vis­to más co­sas de las que re­cor­da­ba y re­cor­da­ba más co­sas de las que ha­bía vis­to: una tác­ti­ca es­tu­pen­da pa­ra te­ner ga­nas de vol­ver a via­jar. Lo mis­mo su­ce­de con nues­tra mo­ti­va­ción pa­ra to­mar­nos unas cer­ve­zas con unos ami­gos, su­mer­gir­nos en la lec­tu­ra de un li­bro o li­gar en un bar: se ba­san en re­cuer­dos idea­li­za­dos. El pro­ble­ma es que la reali­dad nun­ca pue­de com­pe­tir con un pa­sa­do utó­pi­co y es muy fá­cil que aca­be frus­trán­do­nos. De he­cho, aun­que ese con­cep­to plano de fe­li­ci­dad se lo­gra­ra, mu­chas per­so­nas no es­ta­rían sa­tis­fe­chas. Un ve­rano agra­da­ble no es su­fi­cien­te pa­ra una gran can­ti­dad de per­so­nas. Hay quién ne­ce­si­ta sa­cri­fi­cio, es­fuer­zo y al­ti­ba­jos pa­ra aca­bar lle­gan­do a la sen­sa­ción de bie­nes­tar.

El psi­quia­tra Gre­gory Berns, au­tor de un li­bro so­bre es­te te­ma –ade­cua­da­men­te ti­tu­la­do Sa­tis­fac­tion–, re­co­pi­la es­tu­dios so­bre neurobiología del pla­cer y la mo­ti­va­ción en se­res hu­ma­nos que se de­fi­nen co­mo con­ten­tos. En mu­chas per­so­nas, ese es­ta­do de áni­mo es ge­ne­ra­do en par­te por la li­be­ra­ción de cor­ti­sol. Uti­li­zan­do la me­di­ción de can­ti­da­des de es­ta sus­tan­cia co­mo ba­re­mo, su equi­po es­tu­dió a atle­tas que prac­ti­ca­ban en­tre­na­mien­tos ex­tre­mos ca­rac­te­ri­za­dos por ex­ce­sos de es­fuer­zo fí­si­co. Es­tas per­so­nas, a pe­sar de que te­nían sín­to­mas co­mo pro­ble­mas de sue­ño, alu­ci­na­cio­nes o pér­di­das de au­to­con­cien­cia, re­cor­da­ban sin em­bar­go es­ta pre­pa­ra­ción co­mo muy sa­tis­fac­to­ria. La dis­con­for­mi­dad con lo que te­nían les ha­bía lle­va­do a la sa­tis­fac­ción.

Se­gún el pro­fe­sor Berns, exis­te una gran can­ti­dad de per­so­nas que só­lo se sien­ten bien des­pués de sen­tir­se in­fe­li­ces por­que só­lo en­cuen­tran la di­cha al­can­zan­do ob­je­ti­vos que no ha­bían con­se­gui­do con an­te­rio­ri­dad. Pa­ra ellos, la fe­li­ci­dad sin re­tos es im­po­si­ble y, por eso, se en­tris­te­cen tan a me­nu­do en ve­rano. Los in­di­vi­duos así en­cuen­tran su mo­tor vi­tal en la mo­ti­va­ción de lo­gro y su sa­tis­fac­ción só­lo lle­ga des­pués de un es­fuer­zo con­si­de­ra­ble. En épo­ca ve­ra­nie­ga, por se­guir el rit­mo so­cial, in­ten­tan re­nun­ciar a es­te ti­po de ale­gría, y eso sue­le ser una ma­la tác­ti­ca por­que pa­gan el pre­cio de un ba­jón oca­sio­nal de su áni­mo.

Mu­chas de es­tas per­so­nas tie­nen un fac­tor de per­so­na­li­dad que es muy adap­ta­ti­vo en las épo­cas de tra­ba­jo, pe­ro di­fi­cul­ta el dis­fru­te es­ti­val. Es lo que, des­de los es­tu­dios pio­ne­ros de los años se­sen­ta de J.B. Rotter, se de­no­mi­na lo­cus de con­trol in­terno. El ter­mino alu­de al lu­gar en el que si­tua­mos la cau­sa de lo que nos es­tá ocu­rrien­do. Las per­so­nas de lo­cus de con­trol in­terno tien­den a pen­sar que los he­chos ocu­rren por sus pro­pias ac­cio­nes y, por lo tan­to, son res­pon­sa­bi­li­dad su­ya. Los in­di­vi­duos de lo­cus de con­trol ex­terno, por el con­tra­rio, sue­len echar la cul­pa a al­go ex­terno.

Los in­di­vi­duos de con­trol in­terno tie­nen una for­ma de ver la vida muy adap­ta­ti­va a la ho­ra de apren­der y me­jo­rar­se a sí mis­mos. Son per­so­nas que, des­de pe­que­ñas, asu­men los fra­ca­sos (cuan­do al­go se rom­pe, son del ti­po de ni­ños que nos di­cen “lo he ti­ra­do”, aun­que ha­ya si­do sin que­rer, en vez de ex­cu­sar­se gri­tan­do “se ha caí­do”) y ha­cen su­yos los éxi­tos (“he apro­ba­do el exa­men”, en vez de “por fin me ha apro­ba­do es­te pro­fe­sor que me tie­ne ma­nía”). Pe­ro es fá­cil que es­ta for­ma de ser les di­fi­cul­te dis­fru­tar de los pe­rio­dos de va­ca­cio­nes. El sen­ti­do del de­ber, la res­pon­sa­bi­li­dad, son más adap­ta­ti­vos cuan­do es­ta­mos tra­ba­jan­do y me­nos en nues­tro tiem­po de ocio. En nues­tra vida la­bo­ral, acep­ta­mos asu­mir las con­se­cuen­cias de nues­tras de­ci­sio­nes. Sin em­bar­go, nues­tra vida de ocio se dis­fru­ta más si nos de­ja­mos ir y no asu­mi­mos tan­tas res­pon­sa­bi­li­da­des. “Des­co­nec­tar y sa­ber ju­gar” es esen­cial en es­tos mo­men­tos de va­ca­cio­nes. Pe­ro pa­ra mu­chas per­so­nas no es tan sen­ci­llo po­ner el ce­re­bro en mo­do va­ca­cio­nes.

De he­cho, ni si­quie­ra pa­ra las per­so­nas he­do­nis­tas –aque­llas que dis­fru­tan de pla­ce­res sin ob­je­ti­vos ni sen­sa­ción de re­to y que aban­do­nan con más fa­ci­li­dad el lo­cus de con­trol in­terno– es fá­cil man­te­ner ese es­ta­do de áni­mo de for­ma con­ti­nua­da. Nos en­ga­ña­mos cre­yen­do que el dis­fru­te sen­ci­llo pue­de ser plano, que un de­ter­mi­na­do pla­cer (pa­sear por el cam­po, leer li­te­ra­tu­ra de eva­sión, ba­ñar­se en el mar, co­mer un de­ter­mi­na­do pla­to…) pue­de re­pe­tir­se una y otra vez ge­ne­ran­do el mis­mo es­ta­do de sa­tis­fac­ción. La teo­ría de la asi­me­tría he­do­nis­ta, pro­pues­ta por Ni­co Frij­da, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ams­ter­dam, ex­pli­ca por qué. Se­gún es­te investigador, las emo­cio­nes no son si­mé­tri­cas. Nues­tros sen­ti­mien­tos no han si­do se­lec­cio­na­dos por la na­tu­ra­le­za por­que nos han per­mi­ti­do es­tar con­ten­tos, sino más bien por­que han si­do los que me­jor nos han per­mi­ti­do adap­tar­nos al me­dio. Y por eso las emo­cio­nes po­si­ti­vas tie­nen me­nos in­ten­si­dad y du­ran me­nos que las ne­ga­ti­vas. El sis­te­ma se ac­ti­va só­lo cuan­do las co­sas van mal: la ale­gría, la fe­li­ci­dad y la fas­ci­na­ción tien­den in­va­ria­ble­men­te a des­te­ñir­se vol­vién­do­se neu­tras o de una ale­gría pá­li­da. Por pa­ra­dó­ji­co que pue­da pa­re­cer, du­ran­te las va­ca­cio­nes, por ejem­plo, aca­ba­mos por acos­tum­brar­nos y no sen­tir ale­gría por el bie­nes­tar.

Por eso las en­dor­fi­nas ge­ne­ra­das por el pla­cer, co­mo cual­quier dro­ga, tie­nen un efec­to de to­le­ran­cia: la mis­ma do­sis aca­ba por ofre­cer me­nos re­sul­ta­do y, al fi­nal, ne­ce­si­ta­mos au­men­tar la can­ti­dad de es­tí­mu­lo o bus­car otro nue­vo. Los se­res hu­ma­nos

EL PLA­CER SE ASO­CIA AL CAM­BIO Y DES­APA­RE­CE CUAN­DO ES CON­TI­NUO

nos acos­tum­bra­mos a la ale­gría y, al fi­nal, es­ta pier­de fuer­za. El pla­cer tie­ne que ver siem­pre con el cam­bio y des­apa­re­ce cuan­do la sa­tis­fac­ción tien­de a ser con­ti­nua. Sin em­bar­go, da la im­pre­sión de que hay pe­nas a las que uno no lle­ga a acos­tum­brar­se y pri­va­cio­nes a las que uno no se adap­ta. La ley de asi­me­tría de los sen­ti­mien­tos nos di­ce que, cuan­do se re­pi­ten, los sucesos que an­tes nos en­can­ta­ban se con­vier­ten en neu­tra­les. Sin em­bar­go, eso no su­ce­de cuan­do los sucesos son ne­ga­ti­vos.

La úl­ti­ma cues­tión que de­mues­tra que nues­tra men­te es­tá peor pro­gra­ma­da pa­ra las va­ca­cio­nes de lo que cree­mos es la di­fi­cul­tad que mu­chas per­so­nas tie­nen pa­ra de­jar de au­to­ana­li­zar­se en es­tas épo­cas. Al te­ner me­nos pro­ble­mas que re­sol­ver, la men­te apro­ve­cha pa­ra “ana­li­zar el sis­te­ma en bus­ca de vi­rus”. Es una épo­ca tí­pi­ca de re­plan­tea­mien­to del mo­do de vida, de la si­tua­ción de la pa­re­ja, de las re­la­cio­nes con los hi­jos, de los pro­yec­tos la­bo­ra­les… En es­ta épo­ca del año de­di­ca­mos de­ma­sia­do tiem­po a au­to­eva­luar­nos. Hay que te­ner en cuen­ta que nues­tro ce­re­bro, co­mo cual­quier or­de­na­dor, es­tá di­se­ña­do pa­ra so­lu­cio­nar asun­tos ex­ter­nos, no pa­ra ana­li­zar­se a sí mis­mo. Cuan­do lo ha­ce­mos, es muy fá­cil que en­con­tre­mos mu­chos fa­llos en el sis­te­ma: nues­tra men­te de­tec­ta me­jor lo que va mal que lo que va bien. Y es­to pue­de con­tri­buir tam­bién a la de­pre­sión ve­ra­nie­ga.

Ex­pec­ta­ti­vas de­ma­sia­do idea­lis­tas, bús­que­da de una fe­li­ci­dad sin aris­tas, ten­den­cia al con­trol in­terno, ex­ce­si­va au­to­eva­lua­ción… No es tan fá­cil ser fe­liz to­do el tiem­po en ve­rano. Si nos he­mos de­pri­mi­do, con­vie­ne re­cor­dar­lo y sa­ber que no so­mos, ni mu­cho me­nos, las úni­cas per­so­nas a las que nos su­ce­de. La bue­na no­ti­cia es que es­te es­ta­do de áni­mo es tan pa­sa­je­ro co­mo cual­quier otro.

más ale­ja­da de es­ta lí­nea de pen­sa­mien­to, al­gu­nos in­te­lec­tua­les han tra­ta­do de pro­fun­di­zar en es­tos con­cep­tos de fe­li­ci­dad que no bus­ca el re­to per­pe­tuo. El fi­ló­so­fo Mi­chel Onfray, au­tor del Ma­ni­fies­to he­do­nis­ta, es uno de ellos. En es­te li­bro in­ten­ta de­fi­nir la bús­que­da del pla­cer co­mo mo­tor vi­tal. Sus re­co­men­da­cio­nes son in­ten­tar bus­car “la in­ter­sub­je­ti­vi­dad se­re­na, ale­gre, fe­liz; la paz del al­ma y el es­pí­ri­tu; la tran­qui­li­dad de ser; las bue­nas re­la­cio­nes con el pró­ji­mo; la co­mo­di­dad en la in­ter­ac­ción en­tre hom­bres y mu­je­res; la ar­ti­fi­cia­li­za­ción de las re­la­cio­nes y su so­me­ti­mien­to a los pun­tos más ele­va­dos de la cul­tu­ra: el re­fi­na­mien­to, la cor­te­sía, la ci­vi­li­dad, la bue­na fe, el res­pe­to por la pa­la­bra da­da; la cohe­ren­cia en­tre las pa­la­bras y los he­chos”. Se­gu­ro que en­tre to­dos es­tos con­se­jos, ofre­ci­dos por dos fi­ló­so­fos a los que se­pa­ran más de vein­te si­glos, po­de­mos en­con­trar ideas vá­li­das pa­ra me­jo­rar nues­tro es­ta­do de áni­mo en va­ca­cio­nes. No es fá­cil es­tar con­ten­tos en ve­rano: con­se­guir­lo es una ta­rea más di­fí­cil de lo que so­le­mos creer, pe­ro po­si­ble si nos po­ne­mos des­de aho­ra mis­mo a tra­ba­jar en ello. Apren­der a ser fe­li­ces en va­ca­cio­nes nos ser­vi­rá pa­ra lo que que­da de ve­rano… y pa­ra el res­to de nues­tras vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.