CRU­CE DE LEN­GUAS

En te­rri­to­rio fran­cés, pe­ro his­tó­ri­ca­men­te uni­da a Ca­ta­lun­ya, Ce­ret, en la co­mar­ca del Va­lles­pir, es la cu­na del cu­bis­mo y una ciu­dad don­de in­ten­tó arrai­gar el esperanto

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

El nom­bre pro­cla­ma cla­ra­men­te que uno de sus pun­tos fuer­tes son las ce­re­zas, si bien lo que lla­ma la aten­ción es el acu­sa­do des­ni­vel del tér­mino mu­ni­ci­pal, que em­pie­za es­car­pa­do pa­ra per­der la fu­ria en la lla­nu­ra del Ro­se­llón. En el llano cre­cen los ce­re­zos, mien­tras que, cuan­do se va ha­cia lo al­to, son los cas­ta­ños los que to­man po­si­cio­nes.

Ce­ret dis­ta só­lo 15 ki­ló­me­tros de La Jon­que­ra, lo cual po­dría pa­re­cer una ven­ta­ja, pe­ro a ve­ces se le vuel­ve en con­tra, ya que mu­chos viajeros pa­san de lar­go en bus­ca de otros atrac­ti­vos más le­ja­nos y me­jor pu­bli­ci­ta­dos. Sin em­bar­go, por sus ca­lles es­tre­chas y su puen­te me­die­val ha pa­sea­do lo más gra­na­do de la bohe­mia del si­glo pa­sa­do. La cul­pa la tu­vo el es­cul­tor ca­ta­lán Ma­no­lo Hu­gué, que re­ca­ló aquí en bus­ca de un lu­gar tran­qui­lo pa­ra tra­ba­jar. Pron­to lo si­guie­ron Pa­blo Pi­cas­so y Geor­ges Bra­que, quie­nes desa­rro­lla­ron du­ran­te su es­tan­cia las ba­ses del mo­vi­mien­to cu­bis­ta. Otro ar­tis­ta, Pie­rre Bru­ne, con mu­cha vi­sión de fu­tu­ro, tra­ba­jó pa­ra que se que­da­ra en la vi­lla al­go de la pro­duc­ción de esos ge­nios vi­si­tan­tes. El re­sul­ta­do de su es­fuer­zo es el in­tere­san­te Museo de Ar­te Mo­derno. Sus guías no ha­blan esperanto, pe­ro mu­chos, co­mo es na­tu­ral, se ex­pre­san en ca­ta­lán.

LAS JO­YAS RO­MÁ­NI­CAS JUN­TO AL CA­NI­GÓ SON DE OBLI­GA­DA VI­SI­TA

El eclec­ti­cis­mo de Ce­ret no tie­ne lí­mi­tes: lo mis­mo ha­bla ca­ta­lán que esperanto, co­mo al­ter­na las co­rri­das de to­ros con un re­nom­bra­do en­cuen­tro sar­da­nis­ta que cuen­ta con par­ti­ci­pan­tes de to­das las tie­rras ca­ta­la­nas. Es­to úl­ti­mo no es tan sor­pren­den­te te­nien­do en cuen­ta la es­ca­sa dis­tan­cia que se­pa­ra la po­bla­ción del Ca­ni­gó, mon­ta­ña emblemática pa­ra el ca­ta­la­nis­mo, que si­túa en el Ro­se­llón el ori­gen de Ca­ta­lun­ya co­mo na­ción. A pe­sar de su no­ta­ble pe­ro no ex­tra­or­di­na­ria al­tu­ra (2.784 me­tros), du­ran­te mu­cho tiem­po se lo con­si­de­ró el pi­co más al­to de los Pi­ri­neos, al ser muy brus­co el de­cli­ve que se­pa­ra la ci­ma del va­lle. Se­gún la le­yen­da, el rey Pe­re II el Gran fue el pri­me­ro en as­cen­der­la en el 1285. Hoy, di­ver­sos ca­mi­nos nos ayu­dan a co­ro­nar la ci­ma. El más fre­cuen­ta­do es el que, des­de el cha­let de Cor­ta­lets, nos guía ha­cia arri­ba en unas tres ho­ras y me­dia. En la pri­me­ra par­te, el ca­mino si­gue las se­ña­les del GR (Gran Re­co­rri­do) 10, un sen­de­ro de lar­go tra­yec­to que se aban­do­na pa­sa­da la Font de la Per­diu. Tan­to o más in­tere­san­tes son las vis­tas del ca­mino que lle­va has­ta el cha­let de Cor­ta­lets, bien sea des­de Pra­da de Con­flent, o bien des­de la lo­ca­li­dad de Ver­net. Si no dis­po­ne­mos de un 4x4, exis­te un ser­vi­cio pú­bli­co de trans­por­te en to­do­te­rreno que nos lle­va­rá has­ta allí.

En los al­re­de­do­res del Ca­ni­gó, tres jo­yas del ro­má­ni­co re­cla­man la aten­ción: los mo­nas­te­rios de Sant Martí del Ca­ni­gó y Sant Mi­quel de Cui­xà y el prio­ra­to de Se­rra­bo­na. Pa­ra lle­gar al pri­me­ro, hay que ir has­ta el pue­blo de Cas­tell y se­guir me­dia ho­ra a pie por un ca­mino que desem­bo­ca en un es­po­lón de ro­ca so­bre el que se al­za el com­ple­jo. Su as­pec­to de cas­ti­llo lom­bar­do evi­den­cia que por aquí lle­gó el ro­má­ni­co a Es­pa­ña pro­ve­nien­te de Ita­lia. Lo más lla­ma­ti­vo en el in­te­rior son los ca­pi­te­les que de­co­ran los dos pi­sos de su claus­tro. El mo­nas­te­rio be­ne­dic­tino de Sant Mi­quel de Cui­xà es bien co­no­ci­do por la re­cons­truc­ción lle­va­da a ca­bo por el ar­qui­tec­to ca­ta­lán Jo­sep Puig i Ca­da­falch du­ran­te su exi­lio en Fran­cia en el año 1938, y por­que par­te de su claus­tro se en­cuen­tra en el Clois­ter Mu­seum de Nue­va York, des­pués de que lo com­pra­ra el es­cul­tor es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge Grey Barnard. El mo­nas­te­rio se ha­bía re­con­ver­ti­do en al­ma­cén agrí­co­la tras la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y, con el pa­so del tiem­po, su nue­vo uso ha­bía fa­ci­li­ta­do el ex­po­lio. Fi­nal­men­te, el prio­ra­to de Se­rra­bo­na se es­con­de en me­dio de bos­ques fron­do­sos, que cu­bren an­ti­guos cam­pos de la­bran­za de la épo­ca me­die­val. Que­da una pe­que­ña mues­tra en for­ma de huer­to de plan­tas aro­má­ti­cas, dis­pues­to al­re­de­dor del ce­no­bio. Den­tro, una tri­bu­na de már­mol ro­sa la­bra­do, plan­ta­da en me­dio de la igle­sia y eri­gi­da por el con­de de Con­flent, ha­ce las ve­ces de am­pli­fi­ca­dor.

GAMMA-RAPHO VIA GETTY IMAGES

A la iz­quier­da, es­pec­ta­cu­lar pa­no­rá­mi­ca con el Ca­ni­gó ne­va­do de fon­do

MI­CHEL CAS­TI­LLO

So­bre es­tas lí­neas, el de­no­mi­na­do puen­te del Dia­blo, en Ce­ret

RO­MÁ­NI­CO ORI­GI­NAL Arri­ba a la de­re­cha, el prio­ra­to de Se­rra­bo­na se al­za en me­dio de un fron­do­so bos­que. La tri­bu­na de már­mol ro­sa (fo­to in­fe­rior), pro­vo­ca un efec­to am­pli­fi­ca­dor

A la iz­quier­da, el ba­rran­co de Mo­dony, si­tua­do a un cuar­to de ho­ra de Ce­ret

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.