El pre­cio del do­pa­je

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

El ci­clis­ta Lan­ce Arms­trong, el ve­lo­cis­ta Ben John­son, la ve­lo­cis­ta y sal­ta­do­ra de lon­gi­tud Ma­rion Jo­nes… Al­gu­nos de­por­tis­tas con­su­men sus­tan­cias prohi­bi­das pa­ra me­jo­rar su ren­di­mien­to. Se do­pan, ha­cen tram­pas, en­ga­ñan. Co­mo el que ven­de un pro­duc­to fal­si­fi­ca­do, co­mo el tri­le­ro que en­ga­tu­sa a los tu­ris­tas in­ge­nuos. Es­te­roi­des pa­ra au­men­tar la ma­sa mus­cu­lar y la fuer­za, es­ti­mu­lan­tes pa­ra re­du­cir la sen­sa­ción de can­san­cio, nar­có­ti­cos pa­ra ali­viar el do­lor… Con­si­guen, gra­cias a la quí­mi­ca, lo que no lo­gran gra­cias al en­tre­na­mien­to. Apar­te de in­flar ar­ti­fi­cial­men­te los múscu­los, el do­pa­je tam­bién in­fla la au­to­es­ti­ma y la con­fian­za en uno mis­mo. Co­mo ex­pli­ca En­ri­que Can­tón, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, “no só­lo se bus­ca el efec­to fí­si­co. Los de­por­tis­tas bus­can sen­tir­se más se­gu­ros, con­tro­lar la an­sie­dad de la com­pe­ti­ción, ga­nar en con­cen­tra­ción… El do­pa­je les da una sen­sa­ción de fal­sa se­gu­ri­dad”. Ya en los Jue­gos Olím­pi­cos de la an­ti­gua Gre­cia, al­gu­nos de­por­tis­tas to­ma­ban po­cio­nes es­ti­mu­lan­tes o anal­gé­si­cas. Y, en 1886, el ci­clis­ta ga­lés Art­hur Lin­ton mu­rió dos me­ses des­pués de ga­nar la ca­rre­ra Pa­rís-Bur­deos. Se es­pe­cu­la que a cau­sa de la mez­cla de es­tric­ni­na y brandy que se in­yec­tó. Pe­ro el do­pa­je em­pe­zó a ex­ten­der­se en el si­glo XX, a me­di­da que el de­por­te se pro­fe­sio­na­li­za­ba y se con­ver­tía en un cam­po de ba­ta­lla más de la gue­rra fría. Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los paí­ses del blo­que so­vié­ti­co se es­pe­cia­li­za­ron en el uso de hormonas mas­cu­li­nas, mien­tras que los es­ta­dou­ni­den­ses op­ta­ron por los es­te­roi­des. “Hoy en día, no se sa­be si hay más do­pa­je que an­tes o es que se ha­bla más de es­te te­ma por­que se des­cu­bren más ca­sos”, ex­pli­ca Mar­ta Oca­ña, psi­có­lo­ga del de­por­te. En los úl­ti­mos años, ha ha­bi­do nu­me­ro­sos es­cán­da­los de do­pa­je. So­bre to­do en de­por­tes co­mo el ciclismo o el atle­tis­mo. “Ade­más, los cien­tí­fi­cos y las agen­cias que per­si­guen el do­pa­je siem­pre es­tán un pa­so por de­trás de los que in­ven­tan nue­vas tram­pas –se­ña­la el psi­có­lo­go Jo­sé Ma­ría Mar­tí­nez Sel­va, au­tor del li­bro La gran men­ti­ra (Pai­dós)–. Es un ne­go­cio muy lu­cra­ti­vo”. Se­gún la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je, el trá­fi­co de sus­tan­cias do­pan­tes mue­ve unos 15.000 mi­llo­nes de eu­ros al año. Los de­por­tis­tas se do­pan pa­ra me­jo­rar su ren­di­mien­to. Pa­ra co­rrer más, sal­tar más, es­tar más fuer­tes. Pe­ro, si hur­ga­mos en sus mo­ti­va­cio­nes pa­ra ha­cer tram­pas, ¿qué en­con­tra­mos? La mo­ti­va­ción más ob­via es el de­seo de éxi­to. “El de­por­tis­ta ga­na­dor se pue­de con­ver­tir en un lí­der so­cial, en un re­fe­ren­te pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas”, se­ña­la Jo­sé Ma­ría Mar­tí­nez Sel­va. Pe­ro hay be­ne­fi­cios mu­cho más pro­sai­cos. El número uno es el que se lle­va el pre­mio gor­do de los pa­tro­ci­na­do­res o los in­gre­sos por pu­bli­ci­dad. Aun­que tam­bién hay do­pa­je en­tre

la cla­se me­dia de los de­por­tis­tas. “Com­pi­ten por las be­cas, que per­mi­ten se­guir vi­vien­do con cier­to desaho­go. La vida de los de­por­tis­tas es muy cor­ta –aña­de Jo­sé Ma­ría Mar­tí­nez Sel­va–, y al­gu­nos pue­den su­cum­bir a la pre­sión de que­rer ga­nar to­do el di­ne­ro po­si­ble a cual­quier pre­cio an­tes de re­ti­rar­se”. Pe­ro no to­dos su­cum­ben. Mu­chos acep­tan sus lí­mi­tes o lo­gran la vic­to­ria gra­cias a sus con­di­cio­nes y el tra­ba­jo. Otros op­tan por sal­tar­se la ley. Co­mo di­ce Ju­lie­ta Pa­rís, psi­có­lo­ga del de­por­te, “las per­so­nas que tie­nen más ries­go de do­par­se sue­len to­le­rar mal el es­trés y bus­can nue­vas sen­sa­cio­nes y ex­pe­rien­cias. Mu­chas se sien­ten om­ni­po­ten­tes y creen que no les pa­sa­rá na­da por do­par­se”. Un gru­po de ries­go son los de­por­tis­tas jó­ve­nes que es­tán a pun­to de dar el sal­to al de­por­te pro­fe­sio­nal. “Co­mo psi­có­lo­ga –co­men­ta Mar­ta Oca­ña–, he co­no­ci­do a de­por­tis­tas jó­ve­nes que te­nían mie­do de que les pro­pu­sie­ran do­par­se. Me co­men­ta­ban: ‘Es que di­cen que hay do­pa­je en el equi­po que me quie­re fi­char’”. Pue­den sen­tir que o par­ti­ci­pan del jue­go su­cio o lo ten­drán mu­cho más di­fí­cil pa­ra triun­far en el mun­do del de­por­te. “Al­gu­nos de­por­tis­tas jó­ve­nes qui­zás no son cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias del do­pa­je. Y otros tie­nen muy cla­ro que no se quie­ren do­par”. Ade­más, mu­chos jó­ve­nes en­tre­nan y com­pi­ten le­jos de sus fa­mi­lias, lo que los ha­ce mu­cho más in­fluen­cia­bles. “El de­por­tis­ta no se do­pa so­lo –aña­de Jo­sé Ma­ría Mar­tí­nez Sel­va–. Ne­ce­si­ta ayu­da por par­te de médicos, por ejem­plo. Y mu­chas ve­ces re­ci­be pre­sio­nes pa­ra do­par­se”. De su en­torno más in­me­dia­to y más in­tere­sa­do en que pro­gre­se y pon­ga en mar­cha la má­qui­na de ha­cer di­ne­ro. Aun­que el gru­po de más ries­go de do­pa­je no es el de los jó­ve­nes. “El mie­do a ba­jar­se de la éli­te es lo que lle­va a al­gu­nos de­por­tis­tas a do­par­se”, afir­ma Mar­ta Oca­ña. Aque­llos que han lo­gra­do el éxi­to, que han con­se­gui­do un muy buen ni­vel, pe­ro que ini­cian su de­cli­ve. “Su vida, su iden­ti­dad, sus in­gre­sos… de­pen­den de es­tar en la éli­te. Y no quie­ren re­nun­ciar a to­do eso”. Gra­cias al do­pa­je, con­si­guen ara­ñar ese se­gun­do que se les re­sis­te o sal­tar ese cen­tí­me­tro que pa­re­ce un mu­ro in­fran­quea­ble. Pe­ro ¿y si los ca­zan? Un con­trol an­ti­do­pa­je des­pués de una com­pe­ti­ción o, por ejem­plo, la vi­si­ta en ple­na ma­dru­ga­da de los vam­pi­ros de la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je pa­ra ex­traer san­gre y ana­li­zar­la. ¿Có­mo duer­me el de­por­tis­ta que ha­ce tram­pas?, ¿sue­ña con es­tar en lo más al­to del po­dio o con la cár­cel? “De­pen­de de có­mo sea la per­so­na –ex­pli­ca Ju­lie­ta Pa­rís–. Hay quien cree que no va a ser des­cu­bier­to, y lo lle­va me­jor. Pe­ro hay quien vi­ve con la ob­se­sión de que lo des­cu­bran. Ade­más, es un te­ma que sue­le lle­var­se en se­cre­to. No se cuen­ta a la pa­re­ja, la fa­mi­lia o los ami­gos”. Sin ol­vi­dar que hay de­por­tis­tas que son au­tén­ti­cos cam­peo­nes del au­to­en­ga­ño. “Pue­den dis­fru­tar de los éxi­tos co­mo el que más. Se di­cen que ‘en­treno mu­cho, só­lo to­mo al­go pa­ra

re­cu­pe­rar’, ‘to­dos lo ha­cen’, ‘pa­ra es­tar en la éli­te hay que do­par­se’…”. Al­gu­nos nun­ca se­rán des­cu­bier­tos. Otros se­rán de­sen­mas­ca­ra­dos y ten­drán que de­vol­ver me­da­llas y tí­tu­los, se­rán san­cio­na­dos y no po­drían com­pe­tir, su­fri­rán el re­cha­zo de mu­chos de sus com­pa­ñe­ros, qui­zás se en­fren­ta­rán a pe­nas de cár­cel, per­de­rán el di­ne­ro de sus pa­tro­ci­na­do­res y ya no los in­vi­ta­rán a dar el pre­gón de su pue­blo. ¿Hay vida des­pués del do­pa­je? “Es com­pli­ca­do –co­men­ta Jo­sé Ma­ría Mar­tí­nez Sel­va–, por­que su­fri­rán un re­cha­zo so­cial im­por­tan­te”. Los de­por­tis­tas de éxi­to son muy ad­mi­ra­dos. “Y el do­pa­je ha­ce que cai­gan nues­tros mi­tos”, ex­pli­ca En­ri­que Can­tón. De ama­dos a re­pu­dia­dos. Cuan­do se des­ta­pa un ca­so de do­pa­je, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción dan mil y un de­ta­lles so­bre las tram­pas del de­por­tis­ta. To­do su pa­sa­do que­da man­cha­do. Co­mo se­ña­la Ju­lie­ta Pa­rís, “hay de­por­tis­tas que sien­ten mu­cha cul­pa y ver­güen­za. Co­noz­co el ca­so de un de­por­tis­ta que se do­pó y que ha es­ta­do mu­cho tiem­po sin pa­sar por su pue­blo”. La re­in­ser­ción so­cial y pro­fe­sio­nal del de­por­tis­ta do­pa­do pue­de ser muy com­pli­ca­da. Y la so­le­dad, el re­cha­zo so­cial y las pér­di­das eco­nó­mi­cas pue­den con­ver­tir­se en la an­te­sa­la de la de­pre­sión. “Y, en al­gu­nos ca­sos, del sui­ci­dio”, aña­de Jo­sé Ma­ría Mar­tí­nez Sel­va. Asi­mis­mo, el do­pa­je pue­de te­ner con­se­cuen­cias fí­si­cas muy gra­ves. Por ejem­plo, el do­pa­je san­guí­neo per­mi­te ele­var el ni­vel de he­ma­to­cri­to en san­gre, lo que fa­ci­li­ta el trans­por­te de oxí­geno en san­gre y me­jo­ra la re­sis­ten­cia y la re­cu­pe­ra­ción tras el es­fuer­zo. Pe­ro la san­gre es más vis­co­sa y au­men­ta el ries­go de trombosis. Co­mo afir­ma En­ri­que Can­tón, “el do­pa­je no es úni­ca­men­te una tram­pa, es un pro­ble­ma de sa­lud”. Al­gu­nos de­por­tis­tas que se han do­pa­do han muer­to jó­ve­nes. Es el ca­so del ci­clis­ta Frank Van­den­brouc­ke, que mu­rió con 34 años a cau­sa, se­gún la ver­sión oficial, de una em­bo­lia pul­mo­nar. O del tam­bién ci­clis­ta Philippe Gau­mont, fa­lle­ci­do a los 40 años por un ata­que al co­ra­zón. Du­ran­te su jui­cio por do­pa­je, lle­gó a

EL DO­PA­JE NO ES SÓ­LO UNA TRAM­PA, ES TAM­BIÉN UN PRO­BLE­MA DE SA­LUD EL EN­CA­JE SO­CIAL DEL DE­POR­TIS­TA DO­PA­DO, CUN­DO SE DES­CU­BRE, ES DI­FÍ­CIL

afir­mar que “cien pin­cha­zos al año no son na­da pa­ra un ci­clis­ta”. “Yo he ayu­da­do a de­por­tis­tas que quie­ren de­jar el do­pa­je –se­ña­la En­ri­que Can­tón–. Lo im­por­tan­te es que ten­gan más se­gu­ri­dad en sí mis­mos sin re­cu­rrir al do­pa­je. Ellos creen que tie­nen el con­trol, pe­ro la sus­tan­cia los con­tro­la a ellos. Pe­ro, con tiem­po y si es­tán con­ven­ci­dos de que quie­ren de­jar­lo, ven que hay una al­ter­na­ti­va, que pue­den con­tro­lar su an­sie­dad pa­ra com­pe­tir con más se­gu­ri­dad, y sin efec­tos se­cun­da­rios”. El pro­ble­ma del do­pa­je no só­lo afec­ta a los de­por­tis­tas que se do­pan. “Yo estoy con­ven­ci­do de que la in­men­sa ma­yo­ría de los de­por­tis­tas no se do­pan”, co­men­ta Can­tón. Pe­ro la sos­pe­cha de que, en al­gu­nos de­por­tes, el do­pa­je es la nor­ma per­ju­di­ca a los de­por­tis­tas que jue­gan lim­pio. “Y eso es muy in­jus­to –aña­de Mar­ta Oca­ña–. No ha­ce fal­ta do­par­se pa­ra ser el me­jor o pa­ra com­pe­tir al má­xi­mo ni­vel. Pe­ro ¿có­mo de­mues­tras que no te has do­pa­do?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.