EL TRAM­PO­SO MÁS RÁ­PI­DO DE LA HIS­TO­RIA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

El exatle­ta ca­na­dien­se de ori­gen ja­mai­cano al­can­zó la glo­ria en la fi­nal de los Jue­gos Olím­pi­cos de Seúl 1988, cuan­do te­nía 26 años. Cru­zó la me­ta con un es­tra­tos­fé­ri­co tiem­po de 9,79 se­gun­dos, ré­cord del mun­do. Pe­ro el ré­cord y la glo­ria le du­ra­ron unos días, has­ta que se su­po que ha­bía con­su­mi­do es­ta­no­zo­lol, un es­te­roi­de anabó­li­co con pro­pie­da­des pa­re­ci­das a la tes­tos­te­ro­na y que po­ten­cia el desa­rro­llo mus­cu­lar. Fue sus­pen­di­do du­ran­te dos años. En 1993, fue sus­pen­di­do de por vida tras dar po­si­ti­vo de nue­vo. Lue­go, su pe­ri­plo vi­tal es de lo más es­tram­bó­ti­co. En 1997, el fut­bo­lis­ta Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na lo con­tra­tó co­mo pre­pa­ra­dor fí­si­co. Y, en 1999, Ben John­son en­tre­nó a Saa­di el Ga­da­fi, uno de los hi­jos del dic­ta­dor li­bio Mua­mar el Ga­da­fi, que te­nía el ca­pri­cho de ser fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal en Ita­lia. Su ca­rre­ra fue tan cor­ta que no lle­gó ni a de­bu­tar: tam­bién dio po­si­ti­vo en un con­trol. En el año 2000, dos mu­je­res ro­ba­ron la car­te­ra al exatle­ta mien­tras pa­sea­ba por Ro­ma. El que ha­bía si­do el hom­bre más rá­pi­do del mun­do co­rrió tras ellas, pe­ro no pu­do al­can­zar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.