DO­BLE TRAI­CIÓN

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

“No es po­si­ble ga­nar sie­te Tours de Fran­cia sin do­par­se”, ase­gu­ró en la en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va que le reali­zó la pe­rio­dis­ta Oprah Win­frey tras des­cu­brir­se que se ha­bía do­pa­do. Mu­chas ve­ces se sos­pe­chó de él, y mu­chas ne­gó ha­ber­se do­pa­do. Pe­ro su me­nú de sus­tan­cias prohi­bi­das in­clu­yó trans­fu­sio­nes de san­gre, EPO, tes­tos­te­ro­na, cor­ti­so­na y hormonas del cre­ci­mien­to. “Era una his­to­ria per­fec­ta de cuen­to de ha­das, pe­ro no era cier­ta”, di­jo. Qui­zás, lo más do­lo­ro­so no es que per­die­ra los sie­te Tours de Fran­cia que ha­bía lo­gra­do. Lan­ce Arms­trong era más que un gran de­por­tis­ta. En 1996, le diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer tes­ti­cu­lar con me­tás­ta­sis ce­re­bral. Pe­ro lo su­peró y, lue­go, ga­nó sus sie­te tours. Qui­zás por eso la trai­ción sea do­ble: co­mo de­por­tis­ta y co­mo ejem­plo de su­pera­ción. “Me per­dí en los fans y los pe­rio­dis­tas, y la his­to­ria con­ti­nua­ba”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.