La pa­re­ja, más pe­leas me­nos sa­lud

Cui­da­do con las bron­cas con­yu­ga­les a gri­to pe­la­do. Ele­van el ni­vel de su­do­ra­ción y adre­na­li­na, el co­ra­zón pa­sa de 70 a 100 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to, la pre­sión se ele­va, el es­tó­ma­go se con­trae, los mo­vi­mien­tos se tor­nan ner­vio­sos, el cuer­po se pa­ra­li­za y la

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Mar­ta Me­jía, psi­có­lo­ga

La ca­li­dad de la re­la­ción de pa­re­ja pa­re­ce te­ner efec­tos en la sa­lud de sus miem­bros; una in­ter­ac­ción ar­mo­nio­sa tie­ne un va­lor pro­tec­tor y, por el con­tra­rio, una di­ná­mi­ca con­flic­ti­va, con po­cos de in­ter­cam­bios gra­ti­fi­can­tes da pie al ma­les­tar y re­du­ce el atrac­ti­vo que sen­ti­mos ha­cia el otro. A su vez, las ri­ñas pue­den de­ri­var en pa­to­lo­gías: tras­tor­nos de an­sie­dad, de­pre­sio­nes, adic­cio­nes. Re­sol­ver los pro­ble­mas de ma­ne­ra efi­caz de­pen­de­rá de la ac­ti­tud, del tono que se uti­li­ce en las dis­cu­sio­nes y de que las so­lu­cio­nes sean ra­zo­na­bles pa­ra los dos. John M. Gott­man, pro­fe­sor emé­ri­to de psi­co­lo­gía y sus co­la­bo­ra­do­res de la Uni­ver­si­dad de Was- hing­ton, lle­va­ron a ca­bo in­ves­ti­ga­cio­nes ba­sa­das en es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio. Se ana­li­za­ron dis­cu­sio­nes de pa­re­ja mien­tras se con­tro­la­ban pa­rá­me­tros co­mo el rit­mo car­día­co, la su­do­ra­ción, la emi­sión de hormonas, la pre­sión y la res­pi­ra­ción. Los men­sa­jes hos­ti­les acom­pa­ña­dos de ges­tos y len­gua­je no ver­bal, y las fra­ses pro­nun­cia­das en un tono nor­mal de voz pe­ro que en­cie­rran vie­jas ten­sio­nes, lle­van a una fluc­tua­ción ver­ti­gi­no­sa del tra­za­do elec­tro­car­dio­grá­fi­co de am­bos, ele­van el ni­vel de su­do­ra­ción y adre­na­li­na. El co­ra­zón pa­sa de 70 a 100 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to, la pre­sión se ele­va, el es­tó­ma­go se con­trae, los mo­vi­mien­tos se tor­nan ner­vio­sos, el cuer­po se pa­ra­li­za y la men­te se nu­bla. Cuan­do es­to su­ce­de se lle­ga a un pun­to muer­to, cre­ce la tensión y ya no se captan los men­sa­jes del otro ni se en­tien­den sus ra­zo­nes. Lo que pue­den ser sín­to­mas de an­sie­dad acom­pa­ña­dos de cam­bios de hu­mor, pue­den de­ri­var en tras­tor­nos psi­co­so­má­ti­cos que des­com­pen­san la fi­sio­lo­gía del or­ga­nis­mo y pue­den des­en­ca­de­nar en­fer­me­da­des in­clu­so de ca­rác­ter gra­ve e irre­ver­si­ble. Es lo que se de­fi­ne co­mo un alu­vión emo­ti­vo, una reac­ción psi­co­ló­gi­ca que inun­da el or­ga­nis­mo y ha­ce im­po­si­ble la co­mu­ni­ca­ción. Exis­ten di­fe­ren­cias en cuan­to a la reac­ti­vi­dad psi­co­fi­sio­ló­gi­ca: en ellos, los cam­bios en el sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo (véa­se tex­to ad­jun­to) se dan con ma­yor fa­ci­li­dad y tar­dan más en re­cu­pe­rar­se. Por eso, tra­tan de es­ca­par del pro­ble­ma o re­nun­cian a se­guir dán­do­le vuel­tas, al­go que re­sul­ta muy frus­tran­te pa­ra las mu­je­res. Ellas, por el con­tra­rio, sue­len que­jar­se y pro­tes­tar más pa­ra cam­biar al­go en la re­la­ción y es me­nos pro­ba­ble que se re­ti­ren pues por su na­tu­ra­le­za es­tán me­jor do­ta­das pa­ra so­bre­vi­vir en ta­les si­tua­cio­nes. Las emo­cio­nes no sue­len ser si­mé­tri­cas; el en­fa­do y la hos­ti­li­dad en ellas pro­vo­ca en­fa­do y hos­ti­li­dad en ellos, pe­ro el en­fa­do en ellos de­ri­va en mie­do en ellas. El mie­do en ellas ge­ne­ra más hos­ti­li­dad y en­fa­do en ellos. La cues­tión es si es­ta di­ná­mi­ca pue­de lle­gar a afec­tar a la sa­lud, al­go que em­pe­zó a es­tu­diar­se a me­dia­dos del si­glo XIX con re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes. El pri­mer sis­te­ma de estadísticas

EN UNA DIS­CU­SIÓN, EL EN­FA­DO EN ELLOS SE CON­VIER­TE EN MIE­DO PA­RA ELLAS... ... Y A SU VEZ, EL MIE­DO EN ELLAS GE­NE­RA MÁS HOS­TI­LI­DAD Y EN­FA­DO EN ELLOS

vi­ta­les del mun­do sur­gió en In­gla­te­rra, ca­si por ca­sua­li­dad, cuan­do el Par­la­men­to creó la Ofi­ci­na de Re­gis­tro Ge­ne­ral en 1836 pa­ra con­ta­bi­li­zar y ar­chi­var el número de nacimientos y muer­tes que se pro­du­cían en el país. El pri­mer com­pi­la­dor de es­ta ofi­ci­na fue el mé­di­co Wi­lliam Farr, quien in­ves­ti­gó las ta­sas de mor­ta­li­dad de dis­tin­tos ofi­cios y pro­fe­sio­nes, el mo­do óp­ti­mo de cla­si­fi­car las en­fer­me­da­des (su sis­te­ma se si­gue em­plean­do hoy en día) y los ín­di­ces de mor­ta­li­dad en los ma­ni­co­mios. Pe­ro des­cu­brió que las per­so­nas ca­sa­das vi­vían más tiem­po que las sol­te­ras y las viudas. Es­to con­tra­de­cía las teo­rías so­bre el te­ma, ini­cia­das en 1749 por el ma­te­má­ti­co fran­cés An­toi­ne De­par­cieus, de­di­ca­do a in­ves­ti­gar la lon­ge­vi­dad de mon­jas y mon­jes. Tan­to el ma­te­má­ti­co co­mo otros es­tu­dio­sos de la épo­ca creían que el ce­li­ba­to era signo de lon­ge­vi­dad. Pe­ro al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res ya ha­bían in­si­nua­do que la su­pre­sión de una fun­ción fi­sio­ló­gi­ca era per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud, y Farr es­ta­ba con­ven­ci­do de que ha­bía da­do con la de­mos­tra­ción de ese he­cho tras sus es­tu­dios en Fran­cia. En su ar­tícu­lo de 1858, ti­tu­la­do In­fluen­cia del ma­tri­mo­nio en la mor­ta­li­dad del pue­blo fran­cés, que de­fi­nió co­mo la con­di­ción con­yu­gal, ana­li­zó los da­tos de 25 mi­llo- Las con­clu­sio­nes de los es­tu­dios de Farr no son ex­tra­po­la­bles a la so­cie­dad actual ya que las tres ca­te­go­rías de pa­re­jas de su épo­ca no in­cluían las de nues­tros tiem­pos (pa­re­jas que con­vi­ven; los lla­ma­dos li­ving apart to­get­her, es de­cir, ca­da uno en su ca­sa; pa­re­jas homosexuales; di­vor­cia­dos...) Sin em­bar­go, du­ran­te los 150 años que han trans­cu­rri­do des­de en­ton­ces, mu­chos cien­tí­fi­cos han con­ti­nua­do do­cu­men­tan­do las ven­ta­jas de vi­vir en pa­re­ja. Cien­tí­fi­cos sue­cos del Ka­ro­lins­ka Ins­ti­tu­tet de Es­to­col­mo con­clu­ye­ron en el 2009 que es­tar ca­sa­do o con­vi­vir en la me­dia­na edad se aso­cia con me­nor ries­go de de­men­cia. Es­tu­dia­ron la evo­lu­ción de 2.000 in­di­vi­duos al­re­de­dor de los 50 años, di­vi­di­dos en razón de su es­ta­do ci­vil: sol­te­ros, ca­sa­dos, pa­re­jas de he­cho, di­vor­cia­dos y viu­dos, du­ran­te los úl­ti­mos 21 años. Un es­tu­dio so­bre las cau­sas de muer­te en los Paí­ses Ba­jos en­con­tró que en las di­ver­sas ca­te­go­rías, des­de muer­tes vio­len­tas a ho­mi­ci­dios y ac­ci­den­tes de co­che a cier­tas for­mas de cán­cer, los no ca­sa­dos ados es­ta­ban en ma­yor ries­go. Aho­ra bien, aun­que te­ner pa­re­ja pue­de es­tar re­la­cio­na­do con la bue­na sa­lud y el bie­nes­tar, las nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes po­nen en evi­den­cia que es­to no es apli­ca­ble a las re­la­cio­nes con­flic­ti­vas, en las que las per­so­nas son más sus­cep­ti­bles de en­fer­mar que aque­llas que nun­ca han te­ni­do pa­re­ja. Un es­tu­dio re­cien­te su­gie­re que una re­la­ción con­flic­ti­va es tan no­ci­va pa­ra el co­ra­zón co­mo el há­bi­to de fu­mar. Y con­tra­di­cien­do los es­tu­dios que in­di­ca­ban que los sol­te­ros te­nían peor sa­lud, se ha vis­to que los sol­te­ros tie­nen me­jor sa­lud que los ca­sa­dos que se han di­vor­cia­do, lo que des­es­ti­ma la im­por­tan­cia que Farr dio a la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio. Hay re­la­cio­nes sa­nas y re­la­cio­nes tó­xi­cas. Ro­nald Glas­ser y Jan Kie­colt-Glas­ser, in­ves­ti­ga­do­res de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad del es­ta­do de Ohio (EE.UU.) han lle­va­do a ca­bo al­gu­nos de los es­tu­dios más in­tere­san­tes, so­bre la re­la­ción en­tre pa­re­ja y sa­lud, en las úl­ti­mas dé­ca­das. Se co­no­cie­ron en una fiesta en el cam­pus de la uni­ver­si­dad y un año des­pués se ca­sa­ron. Fas­ci­na­dos por el tra­ba­jo que rea­li­za­ban uno y otro, de­ci­die­ron co­la­bo­rar pro­fe­sio­nal­men­te, lo que su­po­nía un re­to pa­ra un mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en vi­ro­lo­gía e in­mu­no­lo­gía y una psi­có­lo­ga clí­ni­ca es­pe­cia­lis­ta en aser­ti­vi­dad y otros com­por­ta­mien­tos. A co­mien­zos de la dé­ca­da de los

ochen­ta, en­tra­ron en con­tac­to con la psi­co­neu­ro­in­mu­no­lo­gía, que plan­tea la co­rre­la­ción en­tre el com­por­ta­mien­to, los sis­te­mas in­mu­no­ló­gi­co y en­do­crino, y el ce­re­bro y el sis­te­ma ner­vio­so. Una ciencia que per­mi­tía la pues­ta en co­mún de sus res­pec­ti­vas dis­ci­pli­nas pro­fe­sio­na­les. Su ac­ce­so a una am­plia mues­tra de es­tu­dian­tes es­tre­sa­dos fa­ci­li­tó sus pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la pre­sión que su­frían los es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na. To­ma­ron mues­tras de san­gre de un gru­po al ini­cio del se­mes­tre y en me­dio o al fi­nal de los exá­me­nes. Con­clu­ye­ron que los su­je­tos de es­tu­dio ex­pe­ri­men­ta­ban una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de las lla­ma­das cé­lu­las ase­si­nas na­tu­ra­les, que son un ti­po de lin­fo­ci­to que com­ba­te los vi­rus y ayu­da a pre­ve­nir el cán­cer. Más ade­lan­te cen­tra­ron su aten­ción en los con­flic­tos do­més­ti­cos. Se pre­gun­ta­ron acer­ca del pa­pel que desem­pe­ña la re­la­ción de pa­re­ja en la sa­lud y los efec­tos del es­trés ma­ri­tal. Con una mues­tra de 76 mu­je­res, iden­ti­fi­ca­ron las que te­nían re­la­cio­nes con­flic­ti­vas y aque­llas que, se­pa­ra­das o di­vor­cia­das, atra­ve­sa­ban un pe­rio­do di­fí­cil a ni­vel emo­cio­nal. Uti­li­zan­do prue­bas san­guí­neas, ras­trea­ron el ni­vel de pro­duc­ción

LAS RI­ÑAS NO TIE­NEN POR QUÉ SER NE­GA­TI­VAS: AYU­DAN A RE­SOL­VER PRO­BLE­MAS

de an­ti­cuer­pos y otros in­di­ca­do­res de la ac­ti­vi­dad in­mu­no­ló­gi­ca. Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que aque­llas in­mer­sas en re­la­cio­nes in­fe­li­ces o que per­ma­ne­cían emo­cio­nal­men­te ata­das a sus ex­ma­ri­dos te­nían res­pues­tas in­mu­nes sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más ba­jas que las que eran fe­li­ces en su re­la­ción (o ya fue­ra de ella). A continuación, qui­sie­ron ave­ri­guar qué pa­sa en el or­ga­nis­mo mi­nu­to a mi­nu­to, ho­ra tras ho­ra, cuan­do las pa­re­jas vi­ven en una di­ná­mi­ca de hos­ti­li­da­des. Uti­li­za­ron una mues­tra de 90 pa­re­jas re­cien­tes y apa­ren­te­men­te fe­li­ces, a quie­nes, me­dian­te un ca­té­ter en la ve­na, to­ma­ban mues­tras de san­gre a in­ter­va­los re­gu­la­res. Aque­llas que mos­tra­ron un com­por­ta­mien­to más ne­ga­ti­vo y ad­ver­so du­ran­te las dis­cu­sio­nes ex­pe­ri­men­ta­ron la ma­yor dis­mi­nu­ción de las fun­cio­nes del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio du­ran­te las 24 ho­ras que du­ró el es­tu­dio. El si­guien­te pa­so fue ave­ri­guar si las hos­ti­li­da­des en la pa­re­ja pue­den te­ner efec­tos du­ra­de­ros en la sa­lud. La mues­tra es­ta­ba com­pues­ta por 42 ma­tri­mo­nios de al me­nos tre­ce años de an­ti­güe­dad, hom­bres y mu­je­res de en­tre 22 y 77 años. Uti­li­za­ron un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo plás­ti­co, usa­do por los der­ma­tó­lo­gos, que pro­du­ce am­po­llas en el bra­zo. Mi­die­ron el tiem­po de ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das y la co­ne­xión en­tre el es­trés y el pro­ce­so de cu­ra­ción. Con­vo­ca­ron a las pa­re­jas en dos oca­sio­nes: en la pri­me­ra, fue­ron pro­ta­go­nis­tas los re­pro­ches: ca­da miem­bro de la pa­re­ja de­bía ex­pre­sar en qué que­ría que el otro cam­bia­ra. Dos me­ses des­pués in­ter­cam­bia­ron opi­nio­nes, en for­ma ami­ga­ble, so­bre el di­ne­ro o la edu­ca­ción de los hi­jos. Ob­ser­va­ron que las he­ri­das ci­ca­tri­za­ban más len­ta­men­te cuan­do los re­pro­ches eran los pro­ta­go­nis­tas. Las pa­re­jas más hos­ti­les pre­sen­ta­ron un pro­ce­so de ci­ca­tri­za­ción más len­to. Con­clu­ye­ron que el es­trés pro­du­ci­do por una vida de des­en­cuen­tros dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de ci­to­qui­na, una pro­teí­na ge­ne­ra­da por los gló­bu­los blan­cos que in­ter­vie­ne en la cu­ra­ción. Aho­ra bien, no es cier­to que las pa­re­jas que dis­cu­ten más ten­gan más ries­go de en­fer­mar pues aque­llas que evi­tan los en­fren­ta­mien­tos y re­pri­men sus sen­ti­mien­tos e im­pul­sos so­ma­ti­zan igual­men­te. En la con­ven­ción anual de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Psi­co­lo­gía del pa­sa­do año, se ex­pu­sie­ron di­ver­sos es­tu­dios so­bre las con­se­cuen­cias po­si­ti­vas de las dis­cu­sio­nes en pa­re­ja. En uno de ellos, lle­va­do a ca­bo con 225 pa­re­jas es­ta­dou­ni­den­ses, con­clu­ye­ron que el en­fa­do y las dis­cu­sio­nes son ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas. Ja­mes McNulty, investigador de la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da (EE.UU.), con­clu­yó que “si uno de los miem­bros de la pa­re­ja ha­ce o di­ce al­go que ofen­da al otro y es­tá en sus ma­nos re­sol­ver el con­flic­to crea­do, se­rá más be­ne­fi­cio­so pa­ra am­bos cen­su­rar esa ac­ti­tud y no per­do­nar has­ta que se so­lu­cio­ne, si quie­ren ser fe­li­ces a la lar­ga”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.