EL SIS­TE­MA IN­MU­NO­LÓ­GI­CO AL VAI­VÉN DE LOS EN­FA­DOS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Cuan­do la gen­te se re­fie­re a la pa­re­ja, pien­sa en el amor, la com­pa­ñía... pe­ro no se dan cuen­ta de que la sa­lud de la re­la­ción es­tá uni­da al bie­nes­tar del or­ga­nis­mo. Pa­ra en­ten­der có­mo in­flu­ye el ma­tri­mo­nio en la sa­lud, los cien­tí­fi­cos han es­tu­dia­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de las pa­re­jas du­ran­te con­flic­tos se­rios, han rea­li­za­do es­cá­ne­res del ce­re­bro pa­ra es­tu­diar los efec­tos de sos­te­ner la mano del cón­yu­ge e in­clu­so han es­tu­dia­do có­mo una di­ná­mi­ca con­flic­ti­va pue­de in­cre­men­tar el ries­go de en­fer­me­dad co­ro­na­ria. “Cuan­do se mag­ni­fi­can los pro­ble­mas, aca­ban ha­bien­do agre­sio­nes, ale­ja­mien­tos e in­di­fe­ren­cias que mar­can es­pa­cios de so­le­dad y de an­gus­tia y apa­re­cen pro­ble­mas”, afir­man los in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na del Com­por­ta­mien­to de la Uni­ver­si­dad de Ohio. El es­trés es con­se­cuen­cia inevi­ta­ble de una pa­re­ja en la que do­mi­nan las dis­cu­sio­nes. He aquí al­gu­nos tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos en la con­sul­ta: “Aho­ra me en­cuen­tro pa­gan­do las con­se­cuen­cias del es­trés man­te­ni­do en el tiem­po y su­fro una aler­gia en la piel con hin­cha­zo­nes in­clui­das y al­gu­nos otros tras­tor­nos au­to­in­mu­nes. La so­lu­ción no son los me­di­ca­men­tos. Sé que ten­go que re­la­jar­me, pe­ro es que me ocu­rre in­clu­so cuan­do no estoy ner­vio­sa. Prac­ti­co me­di­ta­ción zen, pe­ro es­to no ter­mi­na a pe­sar de ha­ber sa­li­do ya de la si­tua­ción es­tre­san­te ha­ce tiem­po”, ex­pli­ca Car­me, de 49 años, tras la fi­na­li­za­ción de una re­la­ción con­flic­ti­va que du­ró 20 años. “Es­tu­ve ca­sa­da con una per­so­na de afec­to con­te­ni­do, que re­cor­da­ba ca­da pe­que­ño de­ta­lle, que em­pe­za­ba ca­da dis­cu­sión re­mo­vien­do pro­ble­mas de vein­te años atrás o más y que pre­ten­día que el mun­do gi­ra­se al­re­de­dor su­yo por­que se lo me­re­cía. Cuan­do

rom­pi­mos, per­dí 20 ki­los, mi pre­sión ar­te­rial ba­jó, y mi ni­vel de fe­li­ci­dad au­men­tó; mi vida en ge­ne­ral es más pa­cí­fi­ca. Mi sa­lud es cier­ta­men­te me­jor!”, di­ce Lu­cre­cia, de 52 años. “He apren­di­do que la cla­ve es la re­la­ción y no la ins­ti­tu­ción, a pe­sar de los co­men­ta­rios de fa­mi­lia­res y ami­gos, al­gu­nos de los cua­les se han di­vor­cia­do y han te­ni­do de­pre­sio­nes de­bi­do a los pro­ble­mas ma­ri­ta­les. Estoy fe­liz­men­te uni­do a mi pa­re­ja y no veo la ne­ce­si­dad de arrui­nar nues­tra re­la­ción con un do­cu­men­to le­gal”, co­men­ta Pe­re (37). “Con una com­pa­ñe­ra con quien se pue­de co­men­tar o dis­cu­tir asun­tos o pro­ble­mas sin lle­gar a ex­tre­mos de his­te­ria, al­guien res­pon­sa­ble, ca­ri­ño­so y ge­ne­ro­so. Una pa­re­ja in­se­gu­ra y com­pli­ca­da pue­de hun­dir­te. Y la re­la­ción con la sa­lud? Cons­tan­tes cons­ti­pa­dos, do­lo­res de ca­be­za, des­arre­glos di­ges­ti­vos, no­ches sin dor­mir…yo vi­ví es­to y veo ami­gos míos atra­pa­dos en re­la­cio­nes con mu­je­res que es­ca­sa­men­te pue­den ha­cer­se car­go de sí mis­mas”, co­men­ta An­dreu, de 52 años. “Mi sa­lud me­jo­ró enor­me­men­te tras el di­vor­cio, cuan­do de­jé de vi­vir si­tua­cio­nes es­tre­san­tes, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, mi ex­ma­ri­do em­pe­zó a en­fer­mar des­pués de la se­pa­ra­ción. Por al­gu­na razón, el es­trés no afec­ta­ba su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, só­lo el mío”, se­ña­la Mon­tse, de 50 años. “De­sa­for­tu­na­da­men­te hay gen­te que per­ma­ne­ce en re­la­cio­nes po­co sa­lu­da­bles por el he­cho de vi­vir en com­pa­ñía. Per­so­nas con ba­ja au­to­es­ti­ma y ba­jo la ame­na­za de su­frir dis­fun­cio­nes cró­ni­cas”, co­men­ta Pau­la, de 39 años. nes de adul­tos fran­ce­ses. Di­vi­dió la po­bla­ción en tres ca­te­go­rías: ca­sa­dos, sol­te­ros y viu­dos. Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que los sol­te­ros mo­rían, pro­por­cio­nal­men­te y de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, más que los ca­sa­dos y me­nos que los viu­dos. Fue uno de los pri­me­ro es­tu­dios que su­gi­rie­ron que exis­te una pro­tec­ción de la sa­lud den­tro del ma­tri­mo­nio y que la pér­di­da ma­ri­tal es un fac­tor de ries­go pa­ra la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.