MA­TE­MÁ­TI­CAS PA­RA EX­PLI­CAR LA CRI­SIS O EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Las ecua­cio­nes ayu­dan a ha­cer más fá­cil nues­tra vida co­ti­dia­na, pe­ro tam­bién nos pro­por­cio­nan in­for­ma­ción so­bre los fe­nó­me­nos que su­ce­den a nues­tro al­re­de­dor. Com­pren­de­mos el cam­bio cli­má­ti­co gra­cias a las ma­te­má­ti­cas y ac­tua­mos jun­to a ellas fren­te a los desas­tres na­tu­ra­les. Ian Ste­wart re­cuer­da, por ejem­plo, que “cuan­do el vol­cán is­lan­dés Ey­jaf­ja­lla en­tró en erup­ción en el 2010 pro­du­cien­do nu­bes de pol­vo que im­pe­dían el trá­fi­co aé­reo, las ecua­cio­nes se uti­li­za­ron pa­ra se­guir el mo­vi­mien­to de esas nu­bes, ya que era im­po­si­ble ob­ser­var­lo di­rec­ta­men­te”. Tam­bién las ecua­cio­nes pue­den pre­de­cir “có­mo la llu­via ra­diac­ti­va, con­se­cuen­cia por ejem­plo del desas­tre de Fu­kus­hi­ma, se ex­ten­de­rá y có­mo de­cae­rá con el tiem­po”, aña­de el ma­te­má­ti­co. Ca­si to­das las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les se pue­den ex­pli­car a tra­vés de las ma­te­má­ti­cas, “el pro­ble­ma de­vie­ne en po­der pre­ve­nir cuán­do van a ocu­rrir esas ca­tás­tro­fes –ad­vier­te Ma­nuel de León–; la tie­rra no es­tá pa­si­va y no po­de­mos con­tro­lar­la, pe­ro si lo ha­ce­mos bien en un fu­tu­ro sí que po­dre­mos y, ade­más, se­rá fac­ti­ble apro­ve­char a nues­tro fa­vor la gran can­ti­dad de ener­gía que ge­ne­ran esos fe­nó­me­nos”. En el úl­ti­mo año tam­bién se ha cul­pa­do a una ecua­ción de ser la res­pon­sa­ble del de­rrum­be del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Su­pues­ta­men­te el mal uso del mo­de­lo Black-Scho­les pro­pi­ció una coar­ta­da ma­te­má­ti­ca pa­ra la crea­ción de in­men­sos mer­ca­dos fi­nan­cie­ros glo­ba­les que fi­nal­men­te es­ta­lla­ron. “Se ha cul­pa­bi­li­za­do a los ma­te­má­ti­cos de ha­ber desa­rro­lla­do los ins­tru­men­tos que pos- te­rior­men­te han ser­vi­do al mer­ca­do de va­lo­res –ex­pli­ca De León–; pe­ro la cul­pa no la tie­ne una ecua­ción, sino el mal uso de las co­sas. ¿O aca­so Eins­tein, al for­mu­lar la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad, fue res­pon­sa­ble de la in­ven­ción de la bom­ba ató­mi­ca?”, se pre­gun­ta De León. Las ma­te­má­ti­cas pue­den pre­ver co­mo fun­cio­na­rá el mun­do, pe­ro no tie­nen la ver­dad ab­so­lu­ta so­bre ca­da si­tua­ción fu­tu­ra. “Al­gu­nos eco­no­mis­tas es­tán tra­ba­jan­do aho­ra en la me­jo­ra de ecua­cio­nes pa­ra po­der con­tro­lar el sis­te­ma eco­nó­mi­co glo­bal con sen­sa­tez – afir­ma Ste­wart –, pe­ro hay mu­cha re­sis­ten­cia por par­te de la in­dus­tria, que no quie­re ser con­tro­la­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.