LA PA­TRIA DE EINS­TEIN

La ciu­dad de Ulm es co­no­ci­da por­que aquí na­ció el pa­dre de la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad, pe­ro es tam­bién un buen ejem­plo de integración en­tre el pa­sa­do me­die­val y las pro­pues­tas ar­qui­tec­tó­ni­cas más arries­ga­das

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

GO­RRIO­NES DE A PIE

El land ale­mán de Ba­den-Würt­tem­berg es co­no­ci­do por ser uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res in­dus­tria­les y de ne­go­cios de Eu­ro­pa. Pe­ro, ade­más, dis­fru­ta de una ex­tra­or­di­na­ria ex­ten­sión de bos­ques en las zo­nas de la Sel­va Ne­gra y del Ju­ra sua­bo, lo que aña­de in­gre­sos a la ya sa­nea­da eco­no­mía re­gio­nal. Al­go hay en el am­bien­te de es­te es­ta­do ale­mán que, a lo lar­go de la his­to­ria, ha da­do co­mo fru­to una nu­tri­da co­lec­ción de avan­ces tec­no­ló­gi­cos de pri­me­ra mag­ni­tud; des­de la crea­ción de ob­je­tos tan co­ti­dia­nos co­mo las ce­ri­llas o la co­la uni­ver­sal, has­ta pro­pues­tas de al­tos vue­los co­mo el pa­ra­pen­te o el ze­pe­lín, sin ol­vi­dar uno de los gran­des ico­nos de la in­dus­tria ale­ma­na: el au­to­mó­vil, que idea­ron a la vez Gottlieb Daim­ler en la ciu­dad de Mann­heim y Karl Benz en la de Bad Canns­tadt.

En un en­torno don­de la crea­ti­vi­dad era ha­bi­tual, na­ció en el año 1879 y en la ciu­dad de Ulm, el fí­si­co teó­ri­co Al­bert Eins­tein. El dato no es re­ve­la­dor, pues­to que Eins­tein cam­bia­ba de do­mi­ci­lio co­mo quien cam­bia de ca­mi­sa. Por si fue­ra po­co, lan­zó su fa­mo­sa teo­ría ge­ne­ral de la re­la­ti­vi­dad cuan­do se ha­bía na­cio­na­li­za­do sui­zo. Pe­ro lo di­ver­ti­do del ca­so es que, a pe­sar de su tem­pra­na fa­ci­li­dad por las ma­te­má­ti­cas, sus pro­fe­so­res opi­na­ban que nun­ca lle­ga­ría a na­da. Sin em­bar­go, lle­gó a ser uno de los po­cos cien­tí­fi­cos que han go­za­do de un es­ta­tus pró­xi­mo al de las es­tre­llas del rock. Y en vida.

Qui­zá por cul­pa del cam­bio de na­cio­na­li­dad, la ciu­dad no es­tá lle­na de mo­nu­men­tos a Eins­tein, sino de es­ta­tuas de­di­ca­das al go­rrión. De he­cho, a los mis­mos ha­bi­tan­tes de Ulm los lla­man spat­zen, el nom­bre del pá­ja­ro en ale­mán. El por­qué hay que bus­car­lo en una le­yen­da, se­gún la cual, los cons­truc­to­res de la ca­te­dral en­con­tra­ron el mo­do de ma­ne­jar las vi­gas fi­ján­do­se en có­mo es­tas aves cons­truían sus ni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.