‘EL DE­DO DE DIOS’

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Ulm es una ciu­dad in­vi­si­ble, ex­cep­to en ve­rano. En oto­ño y en pri­ma­ve­ra, mu­chos días ama­ne­cen en­vuel­tos en una den­sa nie­bla que di­fi­cul­ta ver al­go a más de trein­ta me­tros. La cul­pa la tie­ne el Da­nu­bio que pa­sa por el cen­tro. O me­jor di­cho, que dis­cu­rre en­tre las ciu­da­des ge­me­las de Ulm y Neue Ulm. Co­mo el lec­tor ha­brá adi­vi­na­do, la se­gun­da es la más mo­der­na. Lo cu­rio­so es que, aun­que la pro­xi­mi­dad las ha­ce pa­re­cer una so­la, Ulm per­te­ne­ce a Ba­den-Würt­tem­berg, mien­tras Neue Ulm es par­te del es­ta­do de Ba­vie­ra.

La se­ña de iden­ti­dad in­dis­cu­ti­ble de Ulm es el Müns­ter o ca­te­dral, co­no­ci­da con el so­bre­nom­bre de el de­do de Dios. Se tra­ta de la se­gun­da ma­yor ca­te­dral gó­ti­ca de Ale­ma­nia, por de­trás de la de Co­lo­nia. En ella des­ta­ca el cam­pa­na­rio que, con 161 me­tros de al­tu­ra, re­cla­ma el tí­tu­lo de ser el más al­to del mun­do. Se pue­de su­bir has­ta lo al­to afron­tan­do 768 es­ca­lo­nes, un es­fuer­zo que se ve re­com­pen­sa­do con una es­plén­di­da pa­no­rá­mi­ca de los Al­pes; si es uno de esos días de nie­bla que co­men­tá­ba­mos, nos po­de­mos aho­rrar la es­ca­la­da. En cuan­to a la ca­te­dral en su con­jun­to, tar­dó 500 años en com­ple­tar­se, pe­ro más que las ci­fras, lo que se va­lo­ra aquí es el co­ro con­ce­bi­do por Jörg Syr­lin el Vie­jo. La com­pli­ca­da tra­ce­ría no pue­de ocul­tar las es­bel­tas lí­neas de las co­lum­nas que se ele­van pa­ra en­con­trar­se allá arri­ba, muy al­to, en me­dio de un ar­co apun­ta­do.

La fa­ma de la ca­te­dral pue­de lle­var­nos a pen­sar en la tí­pi­ca ciu­dad me­die­val, co­mo tan­tas hay, pe­ro la des­truc­ción su­fri­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial hi­zo que Ulm op­ta­ra por un do­ble ca­mino: la res­tau­ra­ción de sus edi­fi­cios más em­ble­má­ti­cos y la crea­ción de otros nue­vos, van­guar­dis­tas, que rom­pie­ran con la es­té­ti­ca tra­di­cio­nal. Un buen ejem­plo lo en­con­tra­mos en el es­pa­cio que que­da en­tre la ca­te­dral y el Ayun­ta­mien­to, lo que se co­no­ce co­mo el “nue­vo cen­tro”, don­de se im­po­ne la Stadt­haus o Ca­sa de la Ciu­dad, con­ce­bi­da por el ar­qui­tec­to es­ta­dou­ni­den­se Ri­chard Meier, to­da una oda al cris­tal. Tam­bién es de cris­tal una pi­rá­mi­de cer­ca­na, que en lu­gar de co­bi­jar cua­dros co­mo en el Lou­vre de Pa­rís, cum­ple las fun­cio­nes de bi­blio­te­ca. El con­jun­to se com­ple­men­ta con el in­mue­ble que al­ber­ga los al­ma­ce­nes Op­tik –co­no­ci­dos co­mo la ca­sa de los sen­ti­dos–, el que sir­ve de se­de a la ca­ja de aho­rros Spar­kas­se y el es­pe­cia­lí­si­mo Obe­re Stu­be, con una fa­cha­da mó­vil.

El en­can­to se re­fu­gia en el an­ti­guo ba­rrio de pes­ca­do­res, el Fis­cher­vier­tel, que bor­dea el río Blau, afluen­te del Da­nu­bio. En es­ta zo­na hay mu­chas ga­le­rías de ar­te, la ca­sa na­tal de Eins­tein y Das Schie­fe Haus, un ho­tel que fi­gu­ra co­mo el más tor­ci­do del mun­do en el li­bro Guin­ness de los ré­cords.

MAN­FRED GOT­TS­CHALK

A la iz­quier­da, la ca­te­dral de Ulm, se­ña de iden­ti­dad de la ciu­dad, tam­bién co­no­ci­da co­mo el de­do de Dios So­bre es­tas lí­neas, ima­gen aérea de la ciu­dad de Ulm jun­to al río Da­nu­bio A la de­re­cha, la bi­blio­te­ca pú­bli­ca. Es­ta cons­truc­ción rom­pe con la es­té­ti­ca tra­di­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.