DE FÁ­CIL LEC­TU­RA

Un 30% de la po­bla­ción no com­pren­de to­do lo que lee, o ni lee por­que el cuer­po de le­tra le re­sul­ta de­ma­sia­do pe­que­ño. Ca­da vez hay más ini­cia­ti­vas pa­ra pu­bli­car li­bros que cum­plen los re­qui­si­tos que los ex­per­tos de­no­mi­nan lec­tu­ra fá­cil

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jor­di Jar­que

Tal vez for­me par­te del gru­po de lec­to­res que se aven­tu­ró a leer la Cons­ti­tu­ción Eu­ro­pea y no pa­sa­ra de las pri­me­ras pá­gi­nas por en­con­trar­se con un tex­to lleno de tér­mi­nos ju­rí­di­cos de en­ten­di­mien­to no siem­pre tan fá­cil. Pue­de re­sul­tar un po­co frus­tran­te. Co­mo lo pue­de ser pa­ra to­do ni­ño que le cues­te com­pren­der los li­bros que lle­gan a su mano, o pa­ra las per­so­nas ma­yo­res que re­cha­zan leer tex­tos de cuer­po mi­núscu­lo pa­ra su can­sa­da vis­ta. To­dos ellos tie­nen un pun­to co­mún: no es tan fá­cil leer. Y les su­ce­de a más per­so­nas de lo que ge­ne­ral­men­te se cree. “En Es­pa­ña se es­ti­ma que afec­ta a un 30% de la po­bla­ción”, se­gún se­ña­la Eli­sa­bet Se­rra, miem­bro de la Aso­cia­ción de Lec­tu­ra Fá­cil. Es una di­fi­cul­tad que tam­bién se ha de­tec­ta­do en el res­to de paí­ses eu­ro­peos con unos por­cen­ta­jes si­mi­la­res. Ma­ría Sun­dín, ase­so­ra de len­gua­je sen­ci­llo, ha pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca BID es­pe­cia­li­za­da en in­for­ma­ción y do­cu­men­ta­ción, de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, la si­tua­ción en paí­ses co­mo Sue­cia, No­rue­ga, Di­na­mar­ca, Fin­lan­dia y Le­to­nia con por­cen­ta­jes si­mi­la­res. En el ca­so de Sue­cia, por ejem­plo, el 25% de la po­bla­ción tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra leer y en­ten­der un tex­to no es­pe­cia­li­za­do, co­mo un dia­rio ge­ne­ra­lis­ta. ¿Por qué no ha­cer­lo pre­ci­sa­men­te fá­cil? Los mo­ti­vos por los que re­sul­ta di­fí­cil en­ten­der un tex­to son va­rios. Hay oca­sio­nes en que un do­cu­men­to no se en­tien­de sen­ci­lla­men­te por­que el re­dac­ta­do no es el ade­cua­do. El uso de me­tá­fo­ras, ex­pre­sio­nes am­bi­guas o do­bles ne­ga­cio­nes, com­pli­can a más de uno la com­pren­sión de un tex­to. Si a es­to su­ma­mos la di­fi­cul­tad aña­di­da que mu­chas per­so­nas de­ben ha­cer fren­te, co­mo dis­ca­pa­ci­ta­dos psí­qui­cos o in­mi­gran­tes que des­co­no­cen el idio­ma, leer cier­tos con­te­ni­dos se pue­de con­ver­tir en un cal­va­rio. Por si fue­ra po­co, el he­cho mis­mo de ver y mi­rar es un pro­ce­so que in­vo­lu­cra más de 20 ha­bi­li­da­des y más del 65% de las co­ne­xio­nes ce­re­bra­les, tal co­mo se­ña­la Ignacio Va­lle­jo, ex­pre­si­den­te de la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal de Optometría del Desa­rro­llo y del Com­por­ta­mien­to. Así que cuan­do sur­gen di­fi­cul­ta­des pa­ra leer pue­de mer­mar in­clu­so la au­to­es­ti­ma. “Es un pro­ble­ma por­que el ac­ce­so a la lec­tu­ra es un de­re­cho”, se­ña­la Im­ma Ca­sals, bi­blio­te­ca­ria y do­cu­men­ta­lis­ta. Pe­ro no es un obs­tácu­lo in­sal­va­ble. De ahí las ini­cia­ti­vas que se mul­ti­pli­can en­torno a lo que los ex­per­tos de­no­mi­nan lec­tu­ra fá­cil. “Es la adap­ta­ción lin­güís­ti­ca de un tex­to que lo ha­ga más fá­cil de leer que el tex­to me­dio, al mis­mo tiem­po que lo ha­ga más fá­cil de com­pren­der”, acla­ra Im­ma Ca­sals. Son ma­te­ria­les que se ela­bo­ran es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra po­der ser leí­dos por per­so­nas con di­fi­cul­ta­des lec­to­ras y/o de com­pren­sión, tan­to tran­si­to­rias co­mo per­ma­nen­tes. Eli­sa­bet Se­rra aña­de que tan­to pue­den ser li­bros co­mo do­cu­men­tos in­for­ma­ti­vos, tex­tos le­ga­les, pá­gi­nas webs, in­clu­so hay un pe­rió­di­co se­ma­nal co­mo el sue­co 8 Si­dor. Ca­rac­te­rís­ti­cas Los ex­per­tos se­ña­lan que prác­ti­ca­men­te to­do tex­to pue­de ser adaptable, sean obras de fic­ción, co­mo Don Qui­jo­te de la Man­cha (que tie­ne ver­sión adap­ta­da), has­ta de no fic­ción co­mo la Cons­ti­tu­ción Eu­ro­pea (que tam­bién es­tá adap­ta­da), pa­san­do por no­ti­cias y otros do­cu­men­tos in­for­ma­ti­vos. Pe­ro no to­da adap­ta­ción sir­ve. Hay un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal que ha es­ta­ble­ci­do los cri­te­rios por los que un tex­to pue­de ser con­si­de­ra­do que cum­ple con los re­qui­si­tos de lec­tu­ra fá­cil. Se tra­ta de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Aso­cia­cio­nes e Ins­ti­tu­cio­nes Bi­blio­te­ca­rias (Ifla.org). Es­tas pau­tas ha­cen re­fe­ren­cia al len­gua­je, al con­te­ni­do y la for­ma de to­do tex­to o do­cu­men­to, tam­bién las ilus­tra­cio­nes. Y se tie­ne en cuen­ta al co­lec­ti­vo que va di­ri­gi­do. En Es­pa­ña es la Aso­cia­ción de Lec­tu­ra Fá­cil (Lec­tu­ra­fa­cil.net) quien fa­ci­li­ta el lo­go­ti­po LF, una vez re­vi­sa­dos los tex­tos. Eli­sa­bet Se­rra ex­pli­ca que un tex­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas se de­fi­ne por­que, “en­tre otros as­pec­tos, des­cri­be los acon­te­ci­mien­tos en or­den cro­no­ló­gi­co, na­rra las his­to­rias con una so­la lí­nea ar­gu­men­tal, la ac­ción tie­ne una con­ti­nui­dad ló­gi­ca y no in­ter­vie­nen de­ma­sia­dos per­so­na­jes”. Se pres­cin­de de to­do aque­llo que no se con­si­de­re ne­ce­sa­rio pa­ra su com­pren­sión. En de­fi­ni­ti­va, ofre­ce la in­for­ma­ción más re­le­van­te te­nien­do pre­sen­te los co­no­ci­mien­tos que el des­ti­na­ta­rio pue­da te­ner so­bre el te­ma. Es­to en cuan­to al con­te­ni­do. En cuan­to a la for­ma, “el len­gua­je es sen­ci­llo, di­rec­to y pre­ci­so. Se evi­ta la uti­li­za­ción de con­cep­tos abs­trac­tos, el len­gua­je fi­gu­ra­do y las me­tá­fo­ras. Y el or­den de la fra­se es el ha­bi­tual (su­je­to, ver­bo y com­ple­men­tos)”. Asi­mis­mo, y en la me­di­da de lo po­si­ble, hay que evi­tar los tec­ni­cis­mos, las abre­via­tu­ras y las ini­cia­les, ade­más de ex­pli­car las si­glas que apa­rez­can en el tex­to. Tam­bién el di­se­ño de­be­ría cum­plir con unos re­qui­si­tos. “De­be ser cla­ro y atrac­ti­vo, con már­ge­nes am­plios y un in­ter­li­nea­do ge­ne­ro­so”. En cuan­to a las ilus­tra­cio­nes, tan­to di­bu­jos co­mo fo­to­gra­fías, no son úni­ca­men­te un as­pec­to de­co­ra­ti­vo del tex­to, de­ben ayu­dar a en­ten­der el men­sa­je que se quie­re trans­mi­tir, “han de com­ple­men­tar el tex­to y fa­ci­li­tar su com­pren­sión”. Es­tas di­rec­tri­ces son ge­ne­ra­les y sir­ven pa­ra un am­plio por­cen­ta­je de la po­bla­ción. ¿Pa­ra quién sir­ve? Im­ma Ca­sals acla­ra que se pue­den es­ta­ble­cer, en prin­ci­pio, dos gran­des gru­pos de po­ten­cia­les des­ti­na­ta­rios de los ma­te­ria­les de lec­tu­ra fá­cil: la po­bla­ción dis­ca­pa­ci­ta­da, con una mi­nus­va­lía o dis­fun­ción per­ma­nen­te, pa­ra quien los do­cu­men­tos de lec­tu­ra fá­cil se­rían vía obli­ga­da pa­ra el ac­ce­so a la in­for­ma­ción y a la cul­tu­ra, y las per­so­nas con su­fi­cien­cia li­mi­ta­da por un tiem­po de­ter­mi­na­do, que pue­den ha­cer uso de los ma­te­ria­les de lec­tu­ra fá­cil co­mo un pri­mer pa­so de apren­di­za­je, co­mo puer­ta de ac­ce­so a la in­for­ma­ción y la cul­tu­ra. En es­te úl­ti­mo ca­so pue­den en­con­trar­se in­mi­gran­tes, anal­fa­be­tos fun­cio­na­les, ni­ños… En ge­ne­ral, los ex­per­tos co­men­tan que es­te ti­po de ma­te­ria­les sir­ven pa­ra los in­mi­gran­tes re­cien­tes, pe­ro tam­bién pa­ra la gen­te ma­yor, así co­mo pa­ra au­tis­tas, sor­dos de na­ci­mien­to o con sor­de­ra precoz, per­so­nas con tras­tor­nos de apren­di­za­je (dis­le­xia, TDAH…), ni­ños de es­cue­las pri­ma­rias, de edu­ca­ción es­pe­cial y con dis­ca­pa­ci­da­des men­ta­les… “A pe­sar de la di­ver­si­dad de per­so­nas con di­fi­cul-

ta­des lec­to­ras a quie­nes pue­de ser útil es­te ti­po de ma­te­ria­les, los pro­fe­sio­na­les coin­ci­di­mos en afir­mar que son más los fac­to­res que tie­nen en co­mún que los que los se­pa­ran y, por tan­to, es­tos tex­tos son ade­cua­dos pa­ra to­dos ellos”, ex­pli­ca Eli­sa­bet Se­rra. Se­gún su ex­pe­rien­cia de va­rios años, hay lec­to­res que des­pués han po­di­do ac­ce­der a otros tex­tos más com­ple­jos. “En el ca­so de di­fi­cul­ta­des tran­si­to­rias, es­te pa­so es­tá prác­ti­ca­men­te ga­ran­ti­za­do si se con­si­gue des­per­tar el in­te­rés por la lec­tu­ra. En el ca­so de di­fi­cul­ta­des per­ma­nen­tes, el ni­vel de dis­ca­pa­ci­dad o de com­pren­sión cog­ni­ti­va de­ter­mi­na­rá las po­si­bi­li­da­des de la per­so­na pa­ra que pa­se a leer tex­tos ori­gi­na­les, sin adap­tar”. Mu­chas per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual li­ge­ra son ca­pa­ces de leer tex­tos sen­ci­llos, y las per­so­nas afec­ta­das con dis­ca­pa­ci­dad mo­de­ra­da pue­den tam­bién apren­der a leer tex­tos bre­ves de lec­tu­ra fá­cil. No así quie­nes su­fren dis­ca­pa­ci­dad se­ve­ra, aun­que pue­den dis­fru­tar de es­tos tex­tos si al­guien se los lee en voz al­ta. En cuan­to a las per­so­nas ma­yo­res, hay li­bros es­pe­cí­fi­cos pa­ra ellos. “La ex­pe­rien­cia nos de­mues­tra que pre­fie­ren lec­tu­ras que les re­cuer­den ex­pe­rien­cias vi­vi­das, así co­mo poe­mas. Va­lo­ran el po­der evo­ca­dor que el tex­to pro­vo­ca en sus re­cuer­dos”, se­ña­la Eli­sa­bet Se­rra. Pe­ro tam­bién hay ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas en es­te co­lec­ti­vo en tex­tos adap­ta­dos, por ejem­plo, por par­te del de­par­ta­men­to de gi­ne­co­lo­gía del En­field Ori­mary Ca­re Trust de Lon­dres. A tra­vés de di­bu­jos sen­ci­llos acom­pa­ña­dos de fra­ses cor­tas y di­rec­tas in­for­ma al pa­cien­te de qué tie­ne que ha­cer pa­ra vi­si­tar­se con el mé­di­co. A los pro­fe­sio­na­les tam­bién les sir­ve de ins­pi­ra­ción la ex­pe­rien­cia en otros paí­ses. Otras ex­pe­rien­cias Las pri­me­ras ini­cia­ti­vas apa­re­cen en la dé­ca­da de los se­sen­ta en Sue­cia, pa­ra más tar­de ex­ten­der­se a otros paí­ses co­mo No­rue­ga, Fin­lan­dia, Di­na­mar­ca y Le­to­nia, des­ta­ca Ma­ria Sun­din. En el ca­so de Sue­cia no só­lo hay li­bros y do­cu­men­tos adap­ta­dos, tam­bién exis­te una ca­be­ce­ra se­ma­nal, el 8 Si­dor (8si­dor.se); el dia­rio Se­sam (Se­sam.nu), di­ri­gi­do a in­mi­gran­tes adul­tos que se es­tán in­tro­du­cien­do al sue­co, y la ra­dio pú­bli­ca sue­ca tam­bién ofre­ce dia­ria­men­te no­ti­cias en for­ma­to de lec­tu­ra fá­cil, el pro­gra­ma Klar­text (Sr. se). Es­ta emi­so­ra tam­bién pu­bli­ca to­das sus pie­zas in­for­ma­ti­vas en su web, don­de tam­bién se pue­den es­cu­char las no­ti­cias se­gún las di­rec­tri­ces de lec­tu­ra fá­cil. A es­ca­la oficial, la ma­yo­ría de au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les tie­ne las in­for­ma­cio­nes más im­por­tan­tes en sus webs en es­te for­ma­to. Y los res­pon­sa­bles de la in­for­ma­ción del Par­la­men­to sue­co pu­bli­can re­sú­me­nes de to­das las de­ci­sio­nes y to­dos los do­sie­res de pren­sa en for­ma­to de lec­tu­ra fá­cil. Ma­ria Sun­din co­men­ta que Sue­cia es­tá muy por de­lan­te en re­la­ción con otros paí­ses. In­clu­so tie­ne pre­su­pues­to oficial pa­ra fi­nan­ciar los cen­tros, edi­to­ria­les y dia­rios que trans­for­men tex­tos se­gún los cri­te­rios de lec­tu­ra fá­cil. Tam­bién es el ca­so de No­rue­ga y Fin­lan­dia, que tam­bién dis­po­ne de un dia­rio de lec­tu­ra fá­cil LL-Bla­det (Di­gi­pa­per.fi/ ll-bla­det/), y una emi­so­ra de ra­dio (Pa­pu­net.net). Pe­ro, sin du­da, la pio­ne­ra es Sue­cia, cu­yo cen­tro fun­da­cio­nal Cen­trum för Lättläst, com­par­te sus ex­pe­rien­cias a tra­vés de la red in­ter­na­cio­nal de lec­tu­ra fá­cil (In­ter­na­tio­nal Easy-to-Read Net­work easy­to­read-net­work.org). Re­cur­sos En po­cos años se han mul­ti­pli­ca­do las ini­cia­ti­vas que pro­mue­van la lec­tu­ra fá­cil en Es­pa­ña, aun­que gran par­te de ellas se con­cen­tran en Ca­ta­lun­ya. De los 130 clubs de lec­tu­ra fá­cil, 120 es­tán en te­rri­to­rio ca­ta­lán. Pa­ra la dis­tri­bu­ción de ma­te­ria­les hay al­re­de­dor de 50 li­bre­rías don­de pue­de en­con­trar­se es­te ti­po de li­bros pu­bli­ca­dos por ocho edi­to­ria­les, de la cua­les sie­te son ca­ta­la­nas. En el mer­ca­do ya hay unos 140 li­bros de lec­tu­ra fá­cil con el se­llo ava­la­do de la As­so­cia­ció Lec­tu­ra Fà­cil, que co­la­bo­ra tam­bién con el Col·le­gi Oficial de Bi­blio­te­ca­ris-Do­cu­men­ta­lis­tes de Ca­ta­lun­ya. Es­te im­pul­so tie­ne su eco en cen­tros de día, co­mo el del hos­pi­tal de Man­lleu, así co­mo en bi­blio­te­cas y ta­lle­res ocu­pa­cio­na­les. Tam­bién co­bra fuer­za el pro­gra­ma Ex­tre­ma­du­ra vi­ve la fá­cil lec­tu­ra (Fa­ci­llec­tu­ra. es), pro­mo­vi­do por la Fun­da­ción Ciu­da­da­nía en coor­di­na­ción con di­ver­sas en­ti­da­des e ins­ti­tu­cio­nes que apo­yan la pro­mo­ción de la lec­tu­ra fá­cil, co­mo la del con­sor­cio Ide­nTIC, que ini­ció en el año 2009 la edi­ción de con­te­ni­dos pa­ra la al­fa­be­ti­za­ción tec­no­ló­gi­ca con tex­tos, que, muy ale­ja­dos del len­gua­je téc­ni­co in­for­má­ti­co, acer­can las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción a la ciu­da­da­nía. To­do sea pa­ra que la lec­tu­ra lle­gue a to­dos.

Có­mo ges­tio­nar tu di­ne­ro, de la As­so­cia­ció Lec­tu­ra Fà­cil (La Mar de Fà­cil edi­cio­nes), pa­ra un lec­tor jo­ven y adul­tos

To­can­do el cie­lo. Más allá de la can­cha de ba­lon­ces­to, de Eduar­do García (Eve­rest)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.