¿TRAS­TOR­NOS PSI­CO­SO­MÁ­TI­COS?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

El sis­te­ma ner­vio­so es­tá com­pues­to por el cen­tral (SNC) y el au­tó­no­mo (SNA). El cen­tral com­pren­de el en­cé­fa­lo y la mé­du­la. A tra­vés de él nos re­la­cio­na­mos con el ex­te­rior, per­ci­bi­mos a tra­vés de los ór­ga­nos de los sen­ti­dos y res­pon­de­mos mo­vién­do­nos, ha­blan­do, et­cé­te­ra. Y por el sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo (SNA), que es una es­pe­cie de or­de­na­dor que ri­ge las fun­cio­nes in­ter­nas del cuer­po (la fre­cuen­cia car­dia­ca y res­pi­ra­to­ria, la con­trac­ción y di­la­ta­ción de los va­sos san­guí­neos, la di­ges­tión, la sa­li­va­ción, el su­dor, la aco­mo­da­ción vi­sual, el ta­ma­ño de la pu­pi­la, la se­cre­ción de glán­du­las exo­cri­nas y en­do­cri­nas, la mic­ción y la ex­ci­ta­ción se­xual). Tie­ne co­ne­xión con el área pre­fron­tal, que es el área de la afec­ti­vi­dad. Por ello, cual­quier al­te­ra­ción emo­cio­nal ori­gi­na una des­via­ción ha­cia sus dos gran­des ra­mas: el sis­te­ma ner­vio­so sim­pá­ti­co (SNS), que pre­pa­ra el or­ga­nis­mo pa­ra reac­cio­nar an­te si­tua­cio­nes de es­trés, y el pa­ra­sim­pá­ti­co (SNP), que man­tie­ne el cuer­po en si­tua­cio­nes nor­ma­les, nos re­la­ja y ha­ce que nues­tro or­ga­nis­mo se re­cu­pe­re del es­trés. Un gran dis­gus­to pue­de po­ner en mar­cha de for­ma anó­ma­la el SNA ha­cia el sim­pá­ti­co (an­sie­dad o es­trés) o ha­cia el pa­ra­sim­pá­ti­co (abu­lia, fal­ta de ex­pre­si­vi­dad, de­pre­sión). Las per­so­nas tie­nen ten­den­cia ha­cia uno u otro, bien des­de su na­ci­mien­to o por apren­di­za­je a lo lar­go de la vida. Si la emoción es du­ra­de­ra se pue­de ge­ne­rar un tras­torno psi­co­so­má­ti­co: úl­ce­ra, es­tre­ñi­mien­to-co­li­tis, tensión mus­cu­lar, des­equi­li­brio hor­mo­nal, et­cé­te­ra. Los cen­tros su­pe­rio­res del SNA que re­co­gen los men­sa­jes so­bre las ne­ce­si­da­des del cuer­po son los que de­ci­den si ace­le­rar o no el co­ra­zón, res­pi­rar más de pri­sa o más des­pa­cio... pe­ro po­de­mos pre­ci­pi­tar es­tos men­sa­jes con pen­sa­mien­tos, al­te­ran­do nues­tro or­de­na­dor cen­tral. Una per­so­na es­tre­sa­da man­da­rá el men­sa­je al SNA, que pro­du­ci­rá tensión mus­cu­lar, ta­qui­car­dia y au­men­to de la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.